Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8
Honores1Víctor

Tema: Uruguay: benjamín de España

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,644
    Post Thanks / Like

    Uruguay: benjamín de España

    Uruguay: benjamín de España

    Por Juan María Bordaberry
    Ex Presidente de Uruguay

    Con este nombre, un culto e inquieto diplomático español, Ernesto La Orden Miracle, publicó una crónica de su experiencia del tiempo en que estuvo destinado al Uruguay durante los primeros años de la década de 1940 [1]. Abarca allí lo histórico, lo político, lo cultural, lo sociológico y lo religioso. Lo hace con amplitud y en especial con una profundidad que sorprende al desprevenido lector que aborda el libro con el prejuicio del diplomático superficial dado más a la sociabilidad.

    En realidad, aunque encara todos esos aspectos --y lo hace con autoridad e independencia de criterio-- trata de explicar y explicarse la ausencia de religiosidad que adevierte. Al cabo de su tiempo en Uruguay, se pregunta: «¿Qué religión profesa Benjamín?» Y agrega: «Digamos lisa y llanamente para empezar que el Uruguay contemporáneo parece haber perdido la fe de sus gloriosos abuelos españoles. La primera impresión que un católico recibe al llegar al Uruguay es terriblemente desconsoladora. (...) Los católicos uruguayos no parecen formar mayoría entre sus conciudadanos y la Iglesia Católica queda completamente al margen de la vida oficial. Basta asomarse a las calles de Montevideo para ver hasta qué punto se ha laicizado la vida entera del país (...) No hay cruces ni símbolos católicos en ningún paraje público: en los cementerios municipales existe, desde luego, una capilla católica, pero las tumbas señaladas con cruces están entremezcladas con otras en que hay símbolos paganos y masónicos, obeliscos, triángulos, estrellas judaicas, esculturas profanas e inscripciones irreligiosas» (pág. 296).

    Es tiempo de aclarar por qué llama Benjamín de España al Uruguay. Es por el corto tiempo de presencia española en la Banda Oriental del Río Uruguay en comparación con el resto de la evangelización y conquista hispánica en América.

    En efecto, si tenemos en cuenta la fundación de Santo Domingo (1497), de Lima y Quito (1555), de Asunción (1557), Bogotá (1550), Santiago de Chile (1541), La Paz (1548), y de la segunda fundación de Buenos Aires (1580), salta a la vista la diferencia con la fundación de Montevideo, en 1786. España llegó al Caribe, cruzó el istmo y bajó por el Pacífico llevando la fe y la cultura, la más avanzada de Europa en ese tiempo. Mientras los territorios de la cuenca del Atlántico Sur, excepto Asunción, permanecían vírgenes, desde México (no fundada sino conquistada) hasta La Paz y Santiago de Chile se levantaban catedrales y seminarios de los que salía un culto clero criollo, fruto de la cristianísima conducta de integración de europeos y nativos.

    Más impresionante aún es el hecho de que en 1677, es decir, casi sesenta años antes de la fundación de Montevideo, era canonizada Santa Rosa de Lima. Esto marca una abrumadora diferencia en el tiempo de evangelización, diferencia que se puede atenuar por el hecho de que la Banda Oriental se fue poblando por los españoles desde Montevideo y los indios guaraníes cristianos que se afincaron en ella procedentes de las misiones jesuíticas huyendo de las incursiones de los mamelucos paulistas.

    En segundo lugar, hemos de tener en cuenta que solo ochenta años después de la fundación de Montevideo llegaban los ingleses al Río de la Plata. Atacaron Montevideo y entraron por una brecha abieta en la muralla sureste de la ciudad, según algunos historiadores, no sin alguna complicidad masónica desde adentro. Su presencia, bien que breve, dejó la semilla anticatólica. Es bueno tener presente por quienes visitan hoy Montevideo que la pequeña calle existente donde corría el muro a través del cual entraron los ingleses se sigue llamando hoy «Brecha»; es decir, hoy se sigue homenajeando el punto por donde entró la herejía. Y que esa calle llevaba hasta el cercano lugar donde se levantaba el templo anglicano, el cual fue demolido por alguna razón de planificación urbana y vuelto a construir exactamente a poca distancia.

    Durante su tiempo de ocupación de Montevideo, los ingleses fundaron un diario que se editaba en inglés y en español, llamado simbólicamente The Southern Star, que en su primer y extenso editorial hacía afirmaciones tales como que habían venido a traer la luz a estos pueblos y que ahora lo habitantes de Montevideo iban a poder tener una prensa libre. Todo esto, proclamado en un tiempo de eufórica expansión de las ideas liberales, tenía que dejar, como es natural, una siembra nefasta para el pensamiento católico.

    En 1850, es decir, tan solo veinte y pocos años más tarde, se jura en Montevideo la primera constitución uruguaya, que recoge con mayor o menor disimulo los principios liberales y ateos. Radica la soberanía en la Nación, lo que niega a contrario sensu la soberanía de Dios, a quién relega a la intimidad de las almas, adelantándose a nuestro tiempo. Consagra la división de poderes, con lo que niega el principio de autoridad y establece un sistema representativo impracticable en un país despoblado y asolado por bandoleros y salvajes. Ernesto La Orden Miracle ironiza a este respecto diciendo: «La moda constitucional de aquellos años imponía seguir el ejemplo de las constituciones norteamericanas y francesas, consideradas por los tratadistas como el non plus ultra de las perfecciones doctrinales. La realidad social del Uruguay no se avenía con los modelos yanquis o franceses, pero los constituyentes debieron pensar que si los vestidos no se amoldaban bien al cuerpo, quizás el cuerpo acabara por amoldarse a los ropajes.»

    La Banda Oriental, ahora República Oriental del Uruguay, luciendo en su pabellón y en su escudo el sol masónico, se aleja cada vez más de la religiosidad católica que le dejó el breve pasaje de España. El siglo XIX transcurre, como era de esperarse al no tener una autoridad natural y legítima, en permanentes y sangrientas revoluciones. La masonería, sin embargo, no descansa y avanza. Monseñor Jacinto Vera, Vicario Apostólico, en uso de sus facultades sustituyó al párroco de la catedral, padre Bird, de cuyas vinculaciones con la masonería se tenía noticia. Esto provocó la reacción del Gobierno y de la intelectualidad montevideana (lo que demuestra la veracidad de la sospecha), que pidieron sus restitución. Monseñor Vera se negó, y luego de una disputa que se hizo pública, fue desterrado a la Argentina.

    Durante la presidencia del coronel Latorre, su ministro de educación José Pedro Várela, luego de coincidir con Sarmiento en Washington, instituye la enseñanza oficial laica y obligatoria. Como Latorre había tomado el poder por la fuerza para poner fin a la anarquía reinante, hoy es vituperado por el liberalismo masónico, en tanto que Várela, que podría ser considerado al menos cómplice del acto de fuerza, es un prócer nacional cuyo nombre satura el nomenclador uruguayo, además de los monumentos que lo recuerdan. Obviamente esta contradicción es debida a su reforma anticatólica.

    El último cuarto del siglo XIX recibe el embate implacable del positivismo que campea por la Universidad formando generaciones individualistas cada vez más soberbias. La masonería va teniendo cada vez más peso, oculto por supuesto, en la vida nacional. El ministro de gobierno del presidnete Santos, tenido por católico, es el Gran Maestre de la primera logia uruguaya.

    El siglo XX se inicia con la primera presidencia de José Batlle y Ordóñez, cuya figura dominará el escenario político uruguayo hasta 1928, año de su muerte. Tal vez basta para definir su figura el episodio de la ceremonia de su juramento al asumir su segunda presidencia. Después de jurar por Dios Nuestro Señor y por los Santos Evangelios, agregó: «Permitidme que, llenado el requisito constitucional, para mí sin valor, a que acabo de dar cumplimiento, exprese en otra forma el compromiso solemne que contraigo en este instante: Juro por mi honor de hombre y de ciudadano que la justicia, el progreso y el bien de la República, realizados dentro de un estricto cumplimiento de la ley, inspirarán mi más grande y permanente anhelo de gobernante.»

    Durante su tiempo se terminó de quitar todo rastro de religiosidad oficial. La enseñanza ya era pública y atea; los cementerios ya habían salido del dominio de la Iglesia, pero ahora se aprobó el divorcio, se retiraron los crucifijos de los hospitales, se prohibió a los sacerdotes celebrar matrimonios religiosos sin comprobar que habían sido precedidos por el matrimonio civil. Pero... quedaba aquello. La Constitución de 1850, consciente de la catolicidad aún viva en la Banda Oriental, no se atrevió a cortar los lazos del Estado con la Iglesia y mantuvo el artículo que decía: «La Religión del Estado es la Católica, Apostólica y Romana». Relata Ernesto La Orden Miracle, refiriéndose a la primera presidencia de Batlle y Ordóñez: «Por aquellos tiempos había pasado por Montevideo, entre otros intelectuales franceses, el célebre novelista Anatole France, que en una conferencia en el Ateneo dio consejos de prudencia a los laicistas uruguayos. Dijo entonces el novelista francés: “La virtud de la separación [entre la Iglesia y el Estado] reside en la separación misma y no en las severidades que se puedan introducir en ellas. Deben evitarse las molestias y las violencias. Para ser eficaces las leyes, deben tener tanta dulzura como firmeza. Conviene operar la ruptura con una moderación particular y con una equidad extrema en un país como el vuestro en que la religión, por obra de la mujer, llega al mismo corazón de la familia.”» Recién la constitución del año 1917 eliminará el artículo que establecía que la Religión Católica era la religión del Estado.

    Batlle creó lo que hoy llamaríamos un estado de bienestar, en el cual además el hombre espera todo del Estado. Se instituyó un generoso sistema de previsión social, la gratuidad de la salud pública, que se vino a agregar a la ya gratuita enseñanza laica y se creó una amplia administración pública, que además de controlar vastos sectores de la actividad económica del país (petróleo, energía eléctica, comunicaciones) permitió utilizar el empleo público como factor de adhesión política. Más allá de las graves consecuencias económicas a largo plazo (llegó el tiempo en que los recursos no ancalzaron, por supuesto que ya no en vida de Batlle), la incidencia más negativa recayó en el espíritu de los uruguayos. Sus aspiraciones se materializaron, su espíritu se mediocrizó; se acostumbraron a tener los bienes materiales como objetivo de vida, y por añadidura, no a conseguirlos con su esfuerzo, sino a que le fueran proporcionados por un Estado paternalista. Si en el hombre uruguayo quedaba alguna inquietud de transcendencia, con esto desapareció, y lo más triste es que lo perdió sin saberlo, sin valorar el tesoro del que era privado.

    Porque a todo esto, ¿qué queda de la ya lejana religiosidad católica? Inficionada por la presencia británica, erosionada durante casi todo el siglo por la silenciosa acción de la masonería, se encuentra ahora con que se estructura una sociedad atea y materialista. La religión católica ya no pesaba en la vida nacional y quedaba recluida a la intimidad de los hogares, en particular por las madres cristianas, como ya lo había advertido Anatole France. Pero desgraciadamente las corrientes modernistas francesas de Lamennais y Marc Sangnier deben haber ido llegando a la sociedad católica uruguaya, en la que se hizo carne cada vez más la posibilidad de coexistencia de la fe con la democracia política, de por sí excluyentes. Un partido político católico, la Unión Cívica, surgió reuniendo las figuras más eminentes del catolicismo. Transó sin embargo en los hechos con la situación y aceptó la validez del error si tenía el sustento del número, tranquilizando las conciencias con un inocuo voto negativo o una inútil abstención. En realidad, desde el punto de vista de la fe su presencia fue negativa, porque avaló la existencia de un sistema político enemigo de Dios. Cuando llegó el pensamiento de Maritain, consolidó el error y alejó aún más la posibilidad de un verdadero renacer católico. Su influencia fue tan decisiva que Ernesto La Orden Miracle lo llama doctor uruguayensis.

    Como era inevitable, la ideal del progreso espiritual desembocó en las democracias cristianas también entre nosotros, que pronto encontró puntos de coincidencia con el marxismo.

    Sobre esta caótico mapa religioso llegan las reformas del Vaticano II, a las que el pensamiento --si es que puede llamarse así-- católico uruguayo parece haberse adelantado. No obstante, el alejamiento de la iglesia uruguaya del tradicionalismo católico recibió con el Concilio una confirmación que consolidó el rumbo errado. Arrastró sin embargo a algunos sencillos espíritus católicos que seguían fieles, no al Concilio, sino al Magisterio papal, sin preguntarse por qué los fieles quedaban de pie en la consagración, por qué el sagrario no era más el centro del templo, por qué la comunión en la mano, por qué se vaciaban templos y seminarios... y un largo etcétera.

    Quisiera terminar con algún rasgo optimista, pero solo lo encuentro en la oración, para que Dios permita que vuelva a resplandecer en Roma y desde Roma al mundo Su Iglesia sobrenatural y eterna. Y para que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X siga siendo la depositaria cada vez más firme e intransigente del tradicionalismo católico.

    [1] Ediciones de Cultura Hispánica, Madrid 1949.

  2. #2
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    La fecha que corresponde a la fundación de la ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo es 1724, y no la que aparece, por error, en el artículo. Si no se hace la corrección, los siguientes párrafos carecen de sentido.

    Dicho esto, ya he comprado el libro a que se refiere el escrito, y solamente resta que me lo envíen; una vez recibido, procederé a leerlo y comentarlo en este tema.

    Así, quedan pendientes dos intervenciones mías: primero, comentar el libro "Imperios del Mundo Atlántico", como he prometido hacer (ya estoy leyéndolo); segundo, analizar "Uruguay: Benjamín de España".

    A modo de anécdota, quiero decir que la curiosidad por estudiar el último trabajo radica en que me surgió una interrogante: ayer visité la Catedral de la ciudad de Florida, en el interior del país; y me inquietó el hecho de que se llame ''De la Virgen de los 33", puesto que, según dicen, los 33 Orientales, quienes desconocieron a la monarquía española y lucharon contra ella, y entre los cuales había masones, llevaron consigo en su periplo una Virgen a la que rendían culto, en un hecho que resulta doblemente irónico y llamativo: querían reivindicarse de España, madre del catolicismo; y varios eran masones, sus enemigos.

    Quizás sea simplemente ignorancia histórica mía, o más bien, ignorancia de los 33, quienes querían hacer algo y profesaban ideas contrarias a la religión a la que pretendían pertenecer.

    Deberé investigar más el hecho, y es por eso que he comprado el libro.

    Por último, y cambiando un poco el tema, no hace falta decir que la Catedral es, sencillamente, espectacular, demostración fiel de lo que puede el ser humano cuando rinde culto a su Creador, inspirado y motivado por éste, en comunión con la Fe.

    Saludos a todos.
    Última edición por brua; 19/10/2015 a las 19:59
    Kontrapoder dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,644
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Nada más el nombre por el que se los conoce, los 33 orientales, tiene cierta resonancia masónica. De todos modos, la masonería de los países anglosajones, que es la responsable de la independencia de los países hispanoamericanos, es creyente (al menos exteriormente), al contrario que la de Francia, España y otros países europeos. En el fondo es lo mismo, pero esto puede deberse a que en los países más creyentes empleen otros métodos. Por eso muchos supuestos próceres de la Independencia eran también (al menos según se cuenta) devotos católicos. Hasta qué punto fueran sinceros o se tratara de una fachada, no lo puedo saber. Sólo Dios sabe qué tenían en su fuero interno, y en todo caso ya comparecieron hace tiempo ante el juicio de Dios. Esperemos que estuvieran confesados, que buena falta les hacía.

  4. #4
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,147
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Yo por ejemplo tengo una duda respecto a Artigas.El nacionalismo católico siempre lo ha tenido en la línea nacional, y fue un caudillo de la Confederación.Era católico y sus soldados eran indios reclutados de las misiones, pero ¿hasta qué punto lo era? ¿No tenía ideas liberales o relaciones con el financiero escocés John Parish Robertson? Al menos yo tengo entendido eso, yo siempre había considerado a Artigas dentro de esa línea nacional, pero hay un par de cosas que me gustaría que alguno me aclarase.

    Gracias de antemano y Saludos en Xto.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  5. #5
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Por mi parte, de momento no le podría responder con precisión.

    Mas, podría decirle que José Artigas estudió en un colegio católico, y desde el catolicismo siempre se ha destacado esa matriz para, de alguna manera, hacerlo suyo. Igualmente, en su vida privada no se comportó como un verdadero católico, y en la pública tampoco, pues se sublevó de España y tuvieron sus propuestas clara influencia republicana y liberal.

    Lo que sí podía destacar respecto a lo último, y es algo de lo que también se hacen gala los católicos de mi país, es el Reglamento de Tierras de 1815, en donde "los más infelices serán los más privilegiados": el programa consistía en la dación de una "suerte de estancia", es decir, una pequeña porción de tierra, en un orden de prelación en donde los primeros serían los más pobres, bajo condición de que la trabajaran.

    Personalmente, siempre he admirado dicho plan, que tiene clara influencia católica, aunque vale decir que muy pronto dejó de funcionar.

    Finalmente, y en otro orden, aunque referente al tema, cabe decir que el clero uruguayo, también de manera sorpresiva -siguiendo la línea de la sorpresa a que me referí en mi anterior intervención- en los años posteriores a la independencia siempre defendió el nacionalismo uruguayo, sosteniendo que el nacionalismo es una virtud cristiana, y acotando que muchos de los que participaron en la independencia eran católicos.

    Dicho esto, de paso viene el agradecimiento a Hyeronimus, quien con su explicación aclaró un poco la cuestión: no son excluyentes la fe católica y el liberalismo masónico procedente de Inglaterra, que profesaron los independistas.

    Claro está que para ellos no son excluyentes, de manera más que errada, puesto que tales principios sí lo son. Si lo serán!

  6. #6
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,147
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Muchas gracias brua.Algo que siempre me ha llamado la atención es que los nacionalistas uruguayos reivindiquen tanto a Artigas cuando Artigas siempre se consideró "un argentino nacido en la Banda Oriental", y a Uruguay como una provincia más de la Santa Federación.Uruguay como estado independiente no fue más que otra obra más de la masonería inglesa.

    Saludos en Xto.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  7. #7
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Efectivamente, resulta algo paradójico, pero ya sabe, el nacionalismo es una virtud pues es síntoma de cohesión y de identidad, y durante las dictaduras del siglo XIX en el Uruguay, los mandatarios, sabedores de esto, buscaron un héroe nacional, no encontrando a nadie mejor que a José Artigas.

    Esa es una biblioteca.

    Hay otras, y por respeto hacia ellas y a la verdad, confieso que me gustaría estudiar más el tema.

    Respecto a lo último, es así, nacimos por obra y gracia de un tal Lord Ponsomby, a lo que una profesora mía llegó a decir, en broma: "deberíamos llamarnos Ponsombylandia". Aunque a decir verdad, esa fue la única mención a los intereses británicos en toda la lección sobre la independencia uruguaya (sin tampoco mencionar a la masonería).
    Última edición por brua; 21/10/2015 a las 00:09

  8. #8
    brua está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 ago, 15
    Ubicación
    San Felipe y Santiago de Montevideo
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like

    Re: Uruguay: benjamín de España

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Paso a cumplir la segunda de mis atribuciones.

    Esta vez, un corto comentario de la primera parte del libro de Ernesto La Orden Miracle, "Uruguay: Benjamín de España".

    Limito la exposición a la primera parte pues es la que refiere al proceso artiguista y a la independencia del Uruguay, que, en lo que concierne al foro, es lo más relevante. Aunque admito que este tema es probable que no revista mayor interés para los usuarios.

    Pues bien, hay que decir que, según el autor, en un principio la campaña se sublevó del Rey, formada por gauchos, indios y negros; parte de la ciudad de Montevideo también lo hizo, en su mayoría los criollos de buena posición y clérigos. El resto de la ciudad, formada por españoles, no se reivindicó.

    Pero luego, se hizo evidente el apoyo del pueblo montevideano para con la causa independentista durante el llamado "Éxodo del Pueblo Oriental".

    Por lo que decir que la independencia uruguaya no tuvo el apoyo del llano, y que se debió únicamente a las maquinaciones de la élite criolla masónica, es, según enseña La Orden Miracle, un desperfecto histórico.

    Aunque vale aclarar, que tanto Artigas como luego los 33 Orientales, no buscaron la independencia total de la Banda Oriental, sino solamente hacerla autónoma dentro de un régimen federativo, junto al resto de las provincias argentinas.

    La independencia total se dio, tras idas y venidas, y luego del fracaso de los proyectos antedichos, por obra y gracia de la diplomacia inglesa, a través de un tal Lord Ponsomby: Inglaterra buscaba crear un Estado "tapón" entre Argentina y Brasil.

    Mas vale decir, y con esto finalizo, que el autor no desdeña, por esto, la dignidad patriótica uruguaya. Dice textualmente: "Las patrias no nacen siempre hechas de pies a cabeza [...] sino que en la mayor parte de los casos se forman mediante el tácito plebiscito de los patriotas y el paso del tiempo sobre la obra de varias generaciones. Si no hubiera existido el sentimiento autónomo de los uruguayos, gloriosamente puesto en relieve en la epopeya de Artigas y en la cruzada de los 33, ni Inglaterra ni nadie hubiera podido crear la patria uruguaya independiente."


LinkBacks (?)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 188
    Último mensaje: 29/09/2019, 23:05
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  3. La Batalla De BAILÉN
    Por Sant Marti en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 17/02/2012, 17:04
  4. Reconocimiento practicado en la frontera de Portugal
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/07/2006, 14:34
  5. Autoridad Y Fiesta Nacional
    Por Ulibarri en el foro Geografía y Etnografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 21/02/2006, 14:11

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •