Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 7 1234567 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 132

Tema: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

  1. #1
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Hola estimados amigos del foro, yo un fiel católico y conciente de las reglas del foro (siempre respentandolos), transcribo una serie de mitos o argumentos débiles que los protestantes en su afán de desviar a muchos hermanos en la Fe han enlistado de manera impía, recientemente he estado hablando con un sectario protestante que me remitió a unas de estas tesis que al menos para mí me han parecido muy anticatólicas, mal intencionadas y que muestran la falta de conocimiento cronológico de la Historia tanto eclesiástica como la secular, sosteniendomelas a mí de ciertas, transcribiré aquí estas tesis, no con el fin de que se sientan ofendidos hermanos, yo también soy católico y guardo con fe y celo el depósito de la Fe de la que el Apóstol Pablo habla en sus epístolas, lo hago para que todos colaboremos en refutar estas impías tesis a la luz de las Sagradas Escrituras y la Sagrada Tradición, con la asistencia del Espíritu Santo a que esto sea aplastado como la cabeza de la Serpiente fue mallugada por la Santísima Virgen María en el plan salvífico de Dios, ahora paso a transcribirlo, yo sé que en muchos de ustedes podré encontrar nuevos conocimientos que yo aún no tengo en los escasos que en mi caminar como fiel creyente católico he adquirido hasta hoy, yo sé que su colaboración en refutar con la recta Doctrina será de grata ayuda, que Dios les bendiga.

    Paso entonces a escribir las tesis impías y falaces:

    ¿CONOCE LOS PUNTOS DOCTRINALES DE LOS CATÓLICOS-ROMANOS?

    1. De todas las tradiciones del ser humano enseñadas y practicadas por la iglesia católica-romana, contrarias a la Biblia, de las más antiguas son los rezos por los muertos, así como también el símbolo de la cruz.
    2. Las velas de cera fueron introducidas en la iglesia romana cerca del año 320 d.C.
    3. La veneración de ángeles y de “santos” muertos cerca de 375 d.C.
    4. La misa, como celebración diaria, se adoptó en 394 d.C.
    5. La adoración de María, la madre de Jesús, y del uso del término “Madre de Dios”, en relación a ella, tuvo su origen en el concilio de Efeso en 431 d.C.
    6. Los sacerdotes comenzaron a vestir diferentemente en 500 d.C.
    7. La doctrina del purgatorio fue establecida por el papa Gregorio El Grande cerca del año 593 d.C.
    8. El lenguaje latino, como el lenguaje del rezo y de la adoración en iglesias, también fue impuesto por el papa Gregorio 1.600 años después de Cristo. La Palabra de Dios prohibe rogar y enseñar en lengua desconocida (1ª Corintios 14:9).
    9. La Biblia enseña que debemos orar a Dios solamente en el nombre de Jesús. En la iglesia primitiva nunca usaban los rezos dirigidos a María o a los santos muertos. Esta práctica comenzó en la iglesia romana cerca del 600 d.C. (Mateo 11:28; Lucas 1:46; Hechos 10:25-26; 14:14-18).
    10. El papado es de origen pagano. El título de papa, o de obispo universal, fue primero dado al obispo de Roma por el emperador malévolo Phocas, en el año 610 d.C. Esto lo hizo para darle rencor al obispo Ciriaco de Constantinopla, quien lo había, justamente, excomulgado por el asesinato de su precursor el emperador Mauricio. Gregorio I, entonces obispo de Roma, rechazó el título, pero su sucesor, Bonifacio III, primero asumió el título de papa. Jesucristo no designó a Pedro como líder de los apóstoles, y prohibió cualquier cosa semejante (Lucas 22:24-26; Efesios 1:223-23;Colosenses 1:18; 1ª Corintios 3:11). ( Tampoco existe ninguna mención en las Escrituras, ni en la historia, que Pedro estuviese en Roma alguna vez, mucho menos que fuese papa por 25 años. El obispo Clemente, el tercer obispo de Roma, comenta que no hay evidencia de que en el primer siglo Pedro hubiese estado en Roma).

    11
    . El besar los pies del papa comenzó en 709 d.C. Había sido una costumbre pagana la de besar los pies de los emperadores romanos. La Palabra de Dios prohibe tales prácticas (leer Hechos 10:25-26; Apocalipsis 19:10; 22:9).


    12.
    El poder temporal de los papas comenzó en 750 d.C cuando Pepin, el usurpador del trono de Francia, descendió a Italia, llamado por el papa Esteban II, a la guerra contra los lombardos italianos. Él los derrotó y dio la ciudad de Roma y el territorio circundante al papa. Jesús claramente prohibió tal cosa, y él mismo rechazó el reinado terrestre (leer Mateo 4:8-9; 20:25-26; Juan 18:38).

    13. La adoración de la cruz, de imágenes y de reliquias fue autorizada en 780 d.C. Esto fue por orden de la emperatriz Irene de Constantinopla, que primero hizo que sacaran los ojos de su propio hijo, Constantino VI, y enseguida hizo una reunión de la iglesia a petición de Adrian I, papa de Roma en aquella época.
    14. El agua bendita, mezclada por una pizca de sal y bendecida por el sacerdote, fue autorizada en 850 d.C.
    15. La veneración del santo José comenzó en 890 d.C.
    16. El Bautismo de campanas fue instituido por el papa Juan XIV, en el año 965 d.C.
    17. La canonización de santos muertos, fue hecho primero por el papa Juan XV en 995 d.C. Todo creyente y seguidor de Cristo es llamado santo en la Biblia(Romanos 1:7; 1ª Corintios 1:2).
    18. El ayuno de los viernes, y durante la Cuaresma, fue impuesto en el año 998 d.C. por papas que estaban interesados en el comercio de la pesca. La práctica de obtener permiso para comer carne, algunas autoridades dicen que comenzó en el 700 d.C. Esto está contra la clara enseñanza de la Biblia (Mateo 15:10; 1ª Corintios 10:25; 1ª Timoteo 4:1-3).
    19. La misa fue desarrollada gradualmente como sacrificio; el asistir a la misa se hizo obligatorio en el siglo XI. La Biblia enseña que el sacrificio de Cristo fue ofrecido una sola vez para siempre , para no ser repetido nunca, siendo conmemorado como memorial en la Santa Cena (Hebreos 7:27; 9:26-28; 10:10-14).

    20. El celibato del sacerdocio fue decretado por el papa Hildebrando, Bonifacio VII, en el año 1079 d.C. Jesús nunca impuso semejante regla, tampoco ninguno de los apóstoles. Al contrario, el apóstol Pedro era un hombre casado, y el apóstol Pablo dice que los obispos deben tener esposa e hijos (1ª Timoteo 3:2,5 y 12; Mateo 8:14-15).

    21. El rezo del rosario fue intrucido por Pedro El Hermitaño en el año 1090 d.C. Copiado de los hindúes y de los mahometanos en 1090 d.C. La repetición de rezos es una práctica pagana, y es condenada claramente por Cristo (Mateo 6:5-13).
    22. La Inquisición de los herejes fue instituida por el concilio de Verona en el año 1184. La Palabra de Dios, ni Jesús, nunca enseñaron el uso de la fuerza como medio de llevar a su salvación a los perdidos (Zacarías 4:6). Fue adoptada en 1184 d.C.).

    23. La venta de indulgencias, vista comunmente como la compra del perdón y como permiso para complacerse en el pecado, comenzó en el año 1190 d.C. El cristianismo, según lo enseña la Biblia, condena tal práctica, y fue la protesta contra esta práctica la que trajo la Reforma Protestante en el siglo XVI.

    24. El dogma de la Transubstanciación fue decretado por el papa Inocencio III, en el año 1215 d.C. En esta doctrina el sacerdote finge realizar un milagro diario cambiando una hostia en el cuerpo de Cristo, según ellos. Para tal acto, se emplean oraciones secretas, mágicas. Entonces, él finge comerlo vivo en presencia de la gente durante la misa. La Biblia condena tales absurdos. La participación de la Santa Cena se entiende en obediencia a un mandamiento de Jesús, como memorial o recordatorio del sacrificio de Cristo, nunca como una repetición del sacrificio único y perfecto de Cristo en la cruz (Hebreos 10:10-18; Lucas 22:19-20; Juan 6:35; 1ª Corintios 11:26).

    25. La confesión de pecados al sacerdote, al menos una vez al año, fue instituida por el papa Inocencio III en el concilio de Letrán en el año 1215 d.C. La Biblia nos ordena que confesemos nuestros pecados directamente a Dios por medio de Jesucristo (1ª Juan 1:8-9; 2:1-2; Salmo 51:1-10; Lucas 7:48; 15:21; ).

    26. La adoración a la hostia fue decretada por el papa Honorio en el año 1220 d.C. La iglesia romana adora a un dios hecho por manos humanas. Esto es idolatría, y absolutamente contrario al Evangelio (Juan 4:24).

    27. La Biblia fue prohibida y colocada en el Indice de Libros Prohibidos por el concilio de Valencia en 1229 d.C. Jesús ordenó que las Escrituras fueran leídas por todos (Juan 5:39; 1ª Timoteo 3:15-17).

    28. El escapulario fue inventado por Simón Stock, un monje inglés, en el año 1287 d.C. El escapulario es un pedazo de paño marrón, con una imagen de María y es, supuestamente, para obtener virtud sobrenatural y para protegerse contra los peligros a aquellos que lo lleven. Esto es fetichismo.

    29. La iglesia romana le prohibió la copa de la comunión a los laicos, instituyendo una sola clase de comunión en el concilio de Constanza en 1414 d.C. La Biblia nos ordena que celebremos la Santa Cena con pan y con el fruto de la vid (Mateo 26:27; 1ª Corintios 11:26-29).

    30. La doctrina del purgatorio fue proclamada como dogma de fe en el concilio de Florencia en 1439 d.C. No hay una sola palabra en la Biblia que enseñe sobre el purgatorio. La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado (1ª Juan 1:7-9; 2:1-2; Juan 5:24; Romanos 8:1).

    31. La doctrina de los siete sacramentos fue afirmada en 1439 d.C. La Biblia dice que Cristo instituyó solamente dos ordenanzas: el Bautismo y la Santa Cena (Mateo 28:19-20; 26:26-28).

    32. El avemaría comenzó en la última mitad de 1508 d.C. Fue terminado 50 años después y, finalmente, fue aprobado por el papa Sixto V, al final del siglo XVI.

    33. El concilio de Trento, en 1545 d.C., declaróque la Tradición es de igual autoridad a la de la Biblia, única revelación de Dios. Tradición se refiere a las enseñanzas humanas. Los fariseos creían de la misma manera (al igual que los llamados Testigos de Jehová, Mormones, Adventistas,etc.), y Jesús los condenó amargamente porque practicaban las tradiciones humanas que invalidaban los mandamientos de Dios (Mateo 15:6-9;Marcos 7:7-13; Colosenses 2:8; Apocalipsis 22:18).

    34. Los libros apócrifos fueron agregados a la Biblia también por el concilio de Trento en 1546. Estos libros no fueron reconocidos nunca como canónicos por los judíos ni por la iglesia de Jesucristo (Apocalipsis 22:8-9).

    35. El credo del papa Pío IV fue impuesto como Credo Oficial en 1560 d.C., muchos años después de Cristo y sus apóstoles. Los verdaderos cristianos conservan las Santas Escrituras como su único credo. Por lo tanto, el credo de los cristianos es 1.500 más antiguo que el credo de los católicos-romanos(Gálatas 1:6-9).

    36. La concepción inmaculada de la madre de Jesús fue proclamada como dogma obligatorio de fe por el papa Pío IX en el año 1854 d.C. La Biblia indica que todos los hombres, con la excepción única de Cristo, son pecadores. María misma tenía conciencia de ello y manifiesta su necesidad de un Salvador(Romanos 3:23; 5:12: Salmos 51:5; Lucas 1:30, 46, 47).

    37. En el año 1870 después de Cristo, el papa Pío IX proclamó el dogma de la Infalibilidad papal. Esto es una blasfemia, y la muestra de la apostasía y del Anticristo profetizado por el apóstol Pablo (2ªTesalonicenses 2:2-12; Apocalipsis 17:1-9; 13:5-8; 18). La Biblia declara que todo hombre es mentiroso y sólo Dios es veraz(Salmos 116:11; Rom. 3:4; Jeremías 17:9).

    38. El papa Pío X, en el año 1907 d.C., condenó juntamente con el “Modernismo”, todos los descubrimientos de la ciencia moderna que no son aprobados por la iglesia romana. Pío IX había hecho lo mismo en el concilio de 1864.

    39.
    En el año 1930, Pío XI condenó las Escuelas Públicas.

    40
    . En el año 1931, el mismo papa reafirmó la doctrina de que María “es la madre de Dios”. Esta doctrina fue decretada, en primer lugar, por el concilio de Efeso en el año 431 d.C. Esta es una herejía contraria a las propias palabras de María misma (Lucas 1:46-49; Juan 2:1-5).

    41.
    En el año 1950, por el papa Pío XII, se aprobó el último dogma católico contrario a la palabra de Dios: La asunción de la María a los cielos.



    Última edición por Josef; 08/08/2012 a las 00:29
    "Vive en el mundo como sino hubiera más en él que Dios y tu alma: para que no pueda tu corazón ser detenido por cosa humana." SJ+

  2. #2
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Amigo Josef respecto de todas las tesis que expones tú mismo lo has dicho los herejes en su afán de extraviar a nuestros hermanos católicos no se tientan el corazón al decir tremendas mentiras y tonterías ya que desconocen el largo caminar de la Iglesia de Jesucristo que es la Católica, para ejemplificartelo tan sólo fijate como en la tesis numero 1 ignorantemente confunden las "tradiciones humanas" o tradiciones populares, del folcklore con la TRADICIÓN recibida de los Apóstoles, la cual nada tiene que ver con festividades, ni con sacramentales, la Tradición que hemos recibido de los Apóstoles es la doctrinal, que ellos a su vez recibiero de Jesucristo, como lo afirma el apóstol Pablo, y quien alaba a los cristianos de su tiempo porque han guardado fielmente la tradición que de él recibieron, se trata de todo el depósito que los evangelios no tienen por escrito, es enseñanza que de manera oral circulaba entre los primeros cristianos, y los herejes yerran por eso mismo porque han renegado de esta genuina tradición.
    Y retomando la misma tesis: no puedes confundir como ellos dicen la costumbre o tradición popular de venerar el símbolo de la cruz en el que murió nuestro Salvador, que surgió entre los primeros cristianos, con los escritos doctrinales, dogmáticos o apologísticos de los Santos Padres sucesores inmediatos de los Apóstoles, en donde exponen de manera clara ese Depósito de Fe que los Apóstoles les entregaron (tradere) y que no plasmaron por escrito, si lo que distinguió a los primeros cristianos de las demás herejías de aquellas épocas (gnósticos, montanistas, arrianos, etc.) fué precisamente ese Depósito de Fe, San Ireneo, San Justino, entre muchos otros escritores apostólicos siempre lo recalcaron en sus escritos, hasta el mismo Tertuliano reconoció que los sectarios tal vez poseían las Escrituras mismas, pero a ellos les hacía falta algo, y era por ello que erraban en sus interpretaciones: la Tradición de los Apóstoles, cosa que sólo los cristianos poseían, así pues los protestantes y todos los sectarios que han despreciado la Tradición Apostólica (no la humana o popular) van por el mismo camino del error.
    Respecto de las tradiciones o piedad popular, es una manera de expresión que identifica a cada pueblo, por ser de carácter particular, desde los primeros tiempos los nuevos conversos tenían sus formas de expresión aunado a la enseñanza Oficial de la Iglesia, y que la Iglesia ha aceptado estas formas particulares en que cada pueblo manifiesta hasta nuestros días su fe de manera sencilla y pública, desde los primeros tiempos, pasando por el medievo y la época moderna la piedad popular se ha expresado de manera pictórica, devocional, teatral, por cofradías, procesiones, peregrinaciones, entre muchas formas; esto en nada afecta la Ortodoxia católica, sino más bien es retomado y enseñado con un sentido cristiano por la Iglesia al pueblo para instruirlo a la luz de las verdades de la Fe Católica (y por supuesto doy por sentado que una tradición popular puede surgir en determinada época y puede estar sujeta a la cultura del pueblo, algo que nunca ocurrirá con el Depósito de la Fe).
    Última edición por Mart.; 08/08/2012 a las 03:41
    Nicus, Josef y Pious dieron el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Mart. pues te agradezco la dedicación, me ha parecido muy completo tu aporte respecto de la Tradición y las tradiciones populares, que refuta el argumento 1 de toda la sarta de tonterías que inventan los herejes, yo no puedo tolerar la mentira y mucho menos la calumnia por eso he transcrito todas estas mitologías que entre ellos solamente han surgido, y yo sé que la Fe católica como la conocemos hoy fue igual a la de los primeros cristianos, sin embargo ellos le ponen fechas a todas las doctrinas que a su juicio fueron inventadas por "hombres", algo que es una vil mentira, la Tradición que recibieron los Apóstoles no la recibieron de hombre alguno, sino de Jesucristo, la misma Escritura da testimonio veráz de esto cuando dice San Pablo "Yo he recibido del Señor lo que a mi vez les he transmitido" (1 Cor. 11: 23), ¿y qué decir del canon escriturístico? ¡Fue preservado por la Tradición misma!.
    Si ellos ponen cronología a la Fe católica (muy mal hecha de antemano), los católicos podemos hacer cronología de todas sus herejías y doctrinas erróneas que surgen en el afán de atacar la Fe que recibimos de Cristo.

    Y también puedo decir que todos estos 41 argumentos, pueden ser aplastados y refutados por la Biblia misma a la luz de la Tradición.

    Última edición por Josef; 09/08/2012 a las 00:09
    "Vive en el mundo como sino hubiera más en él que Dios y tu alma: para que no pueda tu corazón ser detenido por cosa humana." SJ+

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    En efecto, todos esos argumentos se pueden refutar por la Biblia y por la Tradición. Ay, ayer me puse a contestar una por una las innumerables falacias, inexactitudes, disparates históricos, barbaridades teológicas, absurdos escriturísticos y hasta incoherencias gramaticales de un escrito que manifestaba a todas luces ser una pésima traducción del inglés (como suele ser todo lo escrito por herejes), incluso citando a numerosos Padres de la Iglesia (cuyos escritos los protestantes suelen desconocer tanto como la historia). Pero cuando ya llevaba contestada unas tres cuartas partes de la lista de disparates, un fallo con la computadora me hizo perder todo lo que había escrito. Desgraciadamente, en ese momento no estaba en casa sino en una biblioteca pública (con mi ordenador lo habría recuperado fácilmente) cuyos ordenadores no guardan el historial de las páginas. De todos modos, muchas de esas cosas están respondidas por aquí, y en todo caso, no vale la pena perder tiempo leyendo las tesis de esos ignorantes. ¿Te has preguntado alguna vez por qué los herejes tienen siempre a sus seguidores entre la gente de bajo nivel cultural, en zonas rurales o en las barriadas de las ciudades, y en cambio es raro encontrarlos entre la gente culta y en los barrios de más alto nivel socioeconómico? Por algo será.

  5. #5
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    En efecto, todos esos argumentos se pueden refutar por la Biblia y por la Tradición. Ay, ayer me puse a contestar una por una las innumerables falacias, inexactitudes, disparates históricos, barbaridades teológicas, absurdos escriturísticos y hasta incoherencias gramaticales de un escrito que manifestaba a todas luces ser una pésima traducción del inglés (como suele ser todo lo escrito por herejes), incluso citando a numerosos Padres de la Iglesia (cuyos escritos los protestantes suelen desconocer tanto como la historia). Pero cuando ya llevaba contestada unas tres cuartas partes de la lista de disparates, un fallo con la computadora me hizo perder todo lo que había escrito. Desgraciadamente, en ese momento no estaba en casa sino en una biblioteca pública (con mi ordenador lo habría recuperado fácilmente) cuyos ordenadores no guardan el historial de las páginas. De todos modos, muchas de esas cosas están respondidas por aquí, y en todo caso, no vale la pena perder tiempo leyendo las tesis de esos ignorantes. ¿Te has preguntado alguna vez por qué los herejes tienen siempre a sus seguidores entre la gente de bajo nivel cultural, en zonas rurales o en las barriadas de las ciudades, y en cambio es raro encontrarlos entre la gente culta y en los barrios de más alto nivel socioeconómico? Por algo será.
    Hyeronimus, hablas con mucha razón todas sus falacias pueden ser refutadas por la Doctrina Ortodoxa de la Iglesia, yo creo que si se pueden ir refutando en cuanto a Doctrina toda esta sarta de mentiras, la inexactitud histórica en los protestantes les hace creer que después de Constantino [a quien falsamente le atribuyen la fundación del catolicismo –otra inexactitud e ignorancia-] todas las formas de expresión y doctrinaria surgieron paulatinamente a la muerte de éste, tan sólo fijémonos en las fechas: año 320, 375, 394, etc. cuando muchas de estas cosas vienen desde las primeras comunidades cristianas.
    Y en perjuicio de ellos, que van siempre errando, no pueden comprobar que toda la doctrina luterana era tal cual como en los primeros siglos, o la calvinista, o la bautista, etc. y nunca la podrán comprobar por una sola razón: que sus fundadores no vivieron en los primeros siglos sino que después de la ruptura protestante siguieron surgiendo nuevas sectas y nuevos “fundadores”, cuando Cristo ya había fundado una sola Iglesia desde hace 2000 años y a la cual le prometió que nunca prevalecería contra ella las fuerzas del Infierno.
    Tan sólo veamos la teología que han hecho los protestantes, es un batido, citan a teólogos católicos (como San Agustín o Santo Tomás) y a protestantes, como Lutero, Calvino, Wesley entre muchos otros, cuando entre estos mismos teólogos había contradicción doctrinal evidente [aunque cuando los citan tratan de que sus opiniones sean afines], ya que Lutero abogaba por las Solas, Calvino iba en pos de la herejía de la predestinación y Wesley lo que quería era purificar algunas prácticas del anglicanismo., si leemos sus escritos no puede haber unificación teológica sino más bien confusión, y ya de los católicos, ellos toman lo que vaya a conveniencia de sus doctrinas raras, deformando de paso lo que grandes doctores católicos escribieron solo para la Fe cristiano católica. Nunca ocurrirá eso en la Teología católica en la cual veo armonía y unidad, los Santos Padres y Doctores católicos siempre son afines ya que el mismo Espíritu los guía y son miembros de una misma Iglesia.
    Última edición por Mart.; 11/08/2012 a las 06:37
    Jose Antonio Venegas, Josef y Pious dieron el Víctor.

  6. #6
    Jarauta está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    11 dic, 11
    Ubicación
    México
    Mensajes
    164
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Creo que sí sería importante que los miembros más versados del foro nos ayudarán a refutar, una por una, las mentiras de los protestantes, porque hay mucha gente que cae en ello, y si no se le dan ese tipo de argumentos, no entienden de su error. Gracias.
    ¡¡¡Viva Cristo Rey!!!

  7. #7
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Los argumentos de los herejes protestantes son tan débiles de sostener tanto por la incoherencia cronológica y la falta de preparación teológica que muestran ellos al mismo tiempo.
    Ahora bien, por lo que respecta a la falacia # 2, en donde se habla de que el uso de las velas de cera fue introducido en la Iglesia en el año de 320:

    2. Las velas de cera fueron introducidas en la iglesia romana cerca del año 320 d.C.
    Más bien me suena a tono burlesco y satírico, ya que las velas o lámparas, ni fue invento de la Iglesia ni tampoco su uso consta en esas fechas, las lámparas o velas en la antigüedad tienen tanto uso doméstico y litúrgico [ya que obviamente no existía ni la electricidad ni las bombillas para iluminarse] y el material de que estaban hechas eran a base de cera, de grasa o bien de aceite. Pero hablando del uso litúrgico y ceremonial, podemos constatar que el origen se remota desde el Antiguo Testamento, Dios mismo le encarga a Moisés la hechura y el cuidado del candelero que iluminaba el Tabernáculo [Ex. 25]; de la misma forma el rey Salomón “hizo trabajar diez Candeleros de oro purísimo, cinco para la mano derecha del Santuario, y cinco para la siniestra. Consta del tercer libro de los Reyes, cap. 7. También consta lo gustoso que estuvo el Señor, que en su antiguo Templo hubiese lámparas y candelas [...] Como se dice en diferentes lugares del libro de los Números y del Éxodo.” [“El porqué de todas las ceremonias de la Iglesia”. Lobera y Abio, Antonio. Cf. Ex. 25: 31-31; Ex 27:20-21; Num. 8: 2-4].
    En tiempo de los Apóstoles podemos constatar que el uso de las luces y lámparas no era ajeno y desconocido para ellos, el Nuevo Testamento es testigo de ello: con ocasión de la predicación de San Pablo en Troas había muchas lámparas en el aposento alto, y aunque esto fue en la noche (Hechos 20: 7-8), los comentaristas bíblicos [San Agustín, el Cardenal Baronio, Agustín Calmet, entre otros]coinciden en que las lámparas se habían encendido con ocasión festiva, el mismo versículo 7 nos da la premisa: “estaban reunidos para la Fracción del Pan” o la Eucaristía; San Pablo en su carta da testimonio del candelero en la liturgia judía [Heb. 9:2] y San Juan en el Apocalipsis, ve a Cristo glorificado de pie en medio de siete candeleros [Ap. 1:12-13].
    Así podemos ver que tanto en tiempos de los Apóstoles no era desconocido el uso litúrgico de las luces y lámparas, y por lo que leemos en las Escrituras, vemos que no hallaron inconveniente ni ellos ni los primeros cristianos en utilizarlo en el culto litúrgico.
    En la Tradición Apostólica encontramos extensos testimonios de la utilización de las lámparas o velas en los primeros tiempos: San Justino, mártir cristiano del siglo II, en sus Apologías, condena el que los herejes echaban por tierra las lámparas, y también hace memoria de las lámparas que se encendían cuando se celebraban los oficios divinos [Cf. Dial. Con Trifón].
    En las Actas del martirio de San Cipriano (m. 258 d.C.), se relata que su cuerpo fue llevado por los cristianos a la tumba praelucentibus cereis.
    Prudencio, en su segundo himno del martirio de San Lorenzo, dice que en la época de San Lorenzo, es decir, en el siglo III d.C., en las iglesias de Roma las velas estaban junto con el candelabro de oro [Peristeph. II. 71, en ​​Migne. Patr. Lat. L, X. 300.].
    Y por no extenderme más solo citaré que en los tiempos posteriores escribieron de la presencia constante de las lámparas en la Iglesia: Orígenes, San Paulino, San Atanasio, San Agustín, San Jerónimo y todos los Padres de la Iglesia orientales y occidentales.
    Hyeronimus, Nicus, Josef y 1 otros dieron el Víctor.

  8. #8
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    eliminado por error de repetición

  9. #9
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Empezando por la falacia número 1 (o nº1; me niego a escribir a la inglesa #, que en realidad es un signo de la notación músical para indicar sostenido), ya en el Antiguo Testamento se habla de rezar por los difuntos, en los libros de los Macabeos. Por eso los protestantes han rechazado siempre estos libros y los han contado entre los apócrifos. Y si rechazan el símbolo de la cruz, con eso ya se delatan como vampiros y amigos de las tinieblas. Yo, como San Pablo, no me avergüenzo de la cruz de Cristo. Sin Cruz, no tendríamos cristianismo ni tendríamos nada.

    Y si la veneración de los ángeles y los santos difuntos es un invento de finales del siglo IV, que se den una vuelta por las catacumbas y verán que están llenas de pinturas y letreros que los honran. Para el año 375 ya hacía casi un siglo que habían dejado de utilizarse las catacumbas al haber cesado las persecuciones.

    Afirman que la misa se inventó en el año 394. Cómo se nota que no han leído a los Santos Padres y los apologistas de los primeros tiempos. Por ejemplo, San Justino Mártir (principios del siglo II) ya da una descripción bastante clara de lo que es una misa. Aunque con el tiempo el canon se fuera ampliando y adaptando según el propio del día, el ordinario de la misa ha sido básicamente el mismo hasta no hace muchos años.

    La quinta falacia no merece ni contestación, porque ellos saben muy bien que los católicos no adoramos a María porque sería pecado mortal. Comprendo que en inglés y otros idiomas hablados mayoritariamente por protestantes tengan problemas para explicar esto, pero los hispanos y demás hablantes de romance tenemos un idioma mucho más rico y con preciso, con mucha más capacidad de matización que el inglés, y sabemos que no es lo mismo "adorar" que "venerar" que "dar culto" y otras expresiones que en la paupérrima lengua inglesa que hablan la mayoría de los protestantes expresan con el verbo "to worship" en todos los casos. Algún sinónimo tienen pero tiene muy poco uso y no lo entiende casi nadie, por lo que no se suelen usar.
    Es cierto que en el Concilio de Éfeso (que no Efeso, como dicen los protestantes) se decretó dogmáticamente que María era Theotokos, Madre de Dios. ¿Y qué? ¿Por qué les molestará tanto que la Virgen sea Madre de Dios? ¿Es que en el fondo no creen que Cristo sea Dios? Porque si Cristo es Dios, su Madre es Madre de Dios. Pero eso no la coloca por encima de Él. ¿Acaso la Madre de un rey reinante no sigue siendo su madre aunque no ejerza la autoridad? Eso sí, todavía tiene mucha influencia sobre el rey. Por eso son tan eficaces las oraciones dedicadas a Nuestra Señora, porque si luego intercede ante su Hijo, ¿cómo le va a decir Él que no?

    ¿Qué más da cuándo empezaran a vestir de un modo peculiar los sacerdotes? ¿Dejarán por ello de ser sacerdotes? ¿Prohíben las Escrituras que vistan de una manera especial? En todo caso, hay motivos muy importantes para que los sacerdotes vistan como tales, y de eso ya se hablado aquí en Hispanismo: Siete excelencias de la sotana


    De momento he empezado por estas breves refutaciones. Ahora tengo que parar, pero esta tarde si Dios quiere rebatiré con más tiempo y más pruebas algunas de estas estupideces sin fundamento de los herejes.
    Smetana, Nicus, Jose Antonio Venegas y 3 otros dieron el Víctor.

  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    En la falacia número 7 se afirma que la doctrina del Purgatorio fue establecida por el papa Gregorio el Grande (en realidad, en español se llama San Gregorio Magno) "cerca del año 593 d.C." ¿En qué quedamos? ¿Es una fecha aproximada ("cerca de") o una fecha tan precisa como 593? Pues en realidad del Purgatorio ya se sabía mucho antes de esa fecha. Santa Perpetua, martirizada en 203, tuvo una visión en la que vio a su difunto hermano en el Purgatorio. Tras rezar por él, tuvo una segunda visión en que lo vio salir. Y un tal Abercio, que no sabe exactamente quién fue, dejó un epitafio datado a finales del siglo II en el que se lee: "Fui habitante de una destacada ciudad. Erigí este sepulcro mientras vivía para que pueda tener ante los hombres un lugar descanso para mi cuerpo. Me llamo Avircio. Soy discípulo del Pastor casto que apacienta en las montañas a sus rebaños, y cuyos grandes ojos todo lo contemplan. (...) Que todo el que lo entienda y esté de acuerdo ruegue por Abercio." Esto demuestra que ya en aquellos tiempos era habitual rezar por los difuntos. Aparte de eso, tenemos los escritos que dejaron Padres de la Iglesia como San Clemente de Alejandría (fallecido hacia 210 ó 215), San Cipriano de Cartago (muerto en 258), San Efrén de Siria (muerto en 373), San Cirilo de Jerusalén (muerto en 386), San Basilio de Cesarea (muerto en 379), San Gregorio de Nisa (muerto hacia 400), San Juan Crisóstomo (muerto en 407) y San Agustín (muerto en 430). También hablan del Purgatorio apologistas como Lactancio (muerto hacia 325) y otros autores como Tertuliano y Orígenes, que aunque parte de sus obras no sean totalmente ortodoxas, tienen también escritos aceptados por la Iglesia, y en todo caso hablaron del tema porque era una doctrina importante. Como siempre, las doctrinas se remontan al tiempo de los apóstoles pero algunos Padres y papas, inspirados por el Espíritu Santo, fueron exponiendo más en detalle la doctrina. Como hizo, por supuesto, San Gregorio Magno. Pero no se sacó la doctrina de la manga. Sólo la definió con más precisión.

    El latín (que no lenguaje latino, esto apesta a inglés chapuceramente traducido) se habló en la Iglesia durante siglos, ¿qué es eso de que lo impuso el papa Gregorio (¿cuál de ellos, si ya para entonces había habido varios? Típico, nunca dan detalles precisos) 1600 años después de Cristo. El Concilio de Trento (1545-1563, o sea, medio siglo antes) fijó el canon de la misa e insistió en el uso del latín. Bueno, ¿y qué? ¿Es pecado? ¿Y qué es eso de que la Palabra de Dios prohíbe rezar y enseñar en lengua desconocida? Lo que, más que prohibir desaconseja San Pablo, es que no se haga como hacen tantos herejes pentecostales en sus reuniones, que se ponen a hablar en supuestas "lenguas" (esto puede ser síntoma de posesión, pero no me quiero desviar del tema) gritando palabras desconocidas. Pero el latín era una lengua que entendía toda persona medianamente culta, y aunque no tuviera tanta cultura las lenguas eran más próximas al latín, por lo que resultaba más transparente. De todos modos, se sabía más o menos lo que querían decir las oraciones por ser siempre las mismas en el propio de la misa, y en todo caso la predicación era siempre en lengua vernácula, cosa que ya estaba decretada desde muy antiguo. No olvidemos, en todo caso, que el latín tiene muchas ventajas, de lo cual ya se ha hablado bastante en Hispanismo.

    Cuando dice que en la Iglesia primitiva nunca rezaban a María ni a los santos difuntos, vuelvo a remitirlos a las inscripciones de las catacumbas. Y a los textos de los Padres de la Iglesia y otros testimonios de la época. Es más, la oración más antigua que se conoce es Sub tuum praesidium (donde ya vemos la expresión "Santa Madre de Dios"). Se han encontrado papiros y otros documentos con esta oración en griego y en copto que demuestran que hacia el año 250 ya era una oración conocida. Lo mismo se puede decir del himno Acatisto, que se canta en la Iglesia Ortodoxa, y se conoce al menos desde el siglo IV.

    Lo de que el Papado sea de origen pagano es otro disparate sin ningún rigor histórico. El título de Papa (que no significa otra cosa que padre, ¿acaso no les suena a papá?) se utiliza desde el tiempo del papa Siricio, muerto en 399. Luego sacan unas citas fuera de contexto en las que cualquiera que lo lea verá que Jesucristo jamás prohíbe el papado, y siempre omiten, cómo no, el famoso pasaje en que Jesús entrega las llaves a San Pedro y le promete que sobre esa piedra edificará la Iglesia. Más claro todavía para los católicos, pues la mayoría hablamos lenguas en que la diferencia entre Pedro y piedra es mínima (en francés, sólo de género). Que las Escrituras no digan claramente que San Pedro no estuvo en Roma no quiere decir que no estuviera nunca. ¿Acaso tenían que decirlo todo, adónde fueron todos siempre? Pero lo cierto es que lo dice en más de un lugar, en clave (¿y cómo no, si por las persecuciones romanas el Jefe de la Iglesia tenía que ser prudente y no decir abiertamente dónde estaba?) También hay otros testimonios de la época, y por supuesto de la arqueología. La autenticidad de los huesos de San Pedro enterrados en el Vaticano está confirmada.

    En fin, mañana si Dios quiere seguiré refutando los disparates. Más adelante, tal vez pueda exponer más a fondo estas cosas, pero por el momento estas respuestas, aunque breves y escritas apresuradamente, pueden servir para devolver el golpe y demostrar los errores.
    Smetana, Nicus, Jarauta y 4 otros dieron el Víctor.

  11. #11
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Mito numero 10. El papado es de origen pagano... no existe ninguna mención en las Escrituras, ni en la historia, que Pedro estuviese en Roma alguna vez, mucho menos que fuese papa por 25 años. El obispo Clemente, el tercer obispo de Roma, comenta que no hay evidencia de que en el primer siglo Pedro hubiese estado en Roma).
    La arqueología, la historia y el testimonio de los primeros cristianos es más que suficiente para refutar esta tontería que sostienen los herejes [me limitaré al testimonio de los Padres y escritores eclesiastico de los primeros siglos] la primacía de Roma, del Papa y de la estancia de San Pedro en Roma es verídico:

    La Antigua Roma pagana era conocida como la Babilonia la Grande, que los protestantes impía e ignorantemente le achacan a la Iglesia católica; San Pedro nos dice en su carta: "“Os saluda la Iglesia que está en Babilonia (Roma)” ( 1 Pedro 5:13).
    San Ignacio de Antioquía, discípulo del apóstol san Pablo, y obispo (m. 107), en su epístola auténtica a los romanos, llama a la Iglesia Romana: Presidente de la alianza de la caridad, esto es de la cristiandad (Ep. ad. Rom., proem.).
    San Clemente Papa (siglo I), tercer sucesor de san Pedro, para arreglar ciertas cuestiones que habían surgido entre la Iglesia de Corinto, próximos a los cuales vivía el Apóstol san Juan, les escribió con mucha autoridad diciéndoles: que los que no obedecieran en aquello que Jesucristo por su medio había ordenado, caerían en pecado (Ep. I ad Cor., c. 59). Los corintios habían recurrido a la Iglesia de Roma con motivo de las disensiones que habían surgido entre ellos.
    Eusebio afirma que san Clemente escribió en nombre de la Iglesia romana (Hist. Eccl., 1. III, c. 38).

    Hacia el año de 154 d.C., San Policarpo, discípulo de San Juan Apóstol, y obispo de la Iglesia de Esmirna, había ido a Roma para conferenciarse con san Aniceto Papa acerca de la cuestión de la celebración de la Pascua.
    El mismo San Ireneo (discípulo de san Policarpo y éste a su vez del apóstol Juan)(c. 140- 202 d.C.) escribió que para conocer la doctrina verdadera y apostólica "Basta para ello -dice- conocer la tradición y la fe de la Iglesia más grande, más antigua y más renombrada, instituida en Roma por los dos gloriosísimos Apóstoles Pedro y Pablo: pues es necesario que con esta Iglesia, por razón de su mayor preeminencia, concuerde toda otra Iglesia, es decir, los fieles de todos los lugares, ya que por medio de ella han conservado la Tradición apostólica los fieles de todos los lugares del mundo" (Contr. Haer., 1. III. c. 3, n. 1)
    Tertuliano de Cartago cristiano del siglo III (160-245 d.C.) escribía:
    "Pero si te encuentras cerca de Italia, tienes Roma, donde también para nosotros está pronta la autoridad. Qué feliz es esta Iglesia a la que los Apóstoles dieron, con su sangre, toda la doctrina, donde Pedro es igualado a la pasión del Señor, donde Pablo es coronado con la muerte de Juan [bautista], donde el Apóstol Juan, después que, enchado en aceite rusiente, no sufrió ningún daño y es relegado a una isla."
    San Cipriano, Obispo de Cártago (m. en 258 d.C.) llama a la Iglesia romana Cátedra de Pedro e Iglesia principal (Ep. 59 ad. Corn., n. 14)
    Puedo poner mucho más testimonios de los cristianos de los primeros siglos, pero me bastan estos para refutar y aclarar que el papa es sucesor de san Pedro, y que la Iglesia principal es la Romana, lo que lo dicen CLARAMENTE, son cristianos de siglos I, II y III que mantuvieron frescas y bien transmitidas las enseñanzas de los Apóstoles.
    Nicus, Josef y Pious dieron el Víctor.

  12. #12
    Avatar de Mart.
    Mart. está desconectado Miembro Bachiller
    Fecha de ingreso
    07 jul, 12
    Mensajes
    37
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Continuamos desmitificando:

    3. La veneración de ángeles y de “santos” muertos cerca de 375 d.C.
    9. La Biblia enseña que debemos orar a Dios solamente en el nombre de Jesús. En la iglesia primitiva nunca usaban los rezos dirigidos a María o a los santos muertos. Esta práctica comenzó en la iglesia romana cerca del 600 d.C. (Mateo 11:28; Lucas 1:46; Hechos 10:25-26; 14:14-18).
    Primeramente: la comunión de los santos, es algo que si es practicado en el cristianismo de todos los tiempos, desde la Iglesia primitiva hasta la actualidad.

    San Pablo habla de la santa familia de Dios, que está en el cielo y en la tierra:
    Ef 3,15… doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra

    Esa familia es la misma Iglesia de Cristo, tanto la militante como la Triunfante y la purgante son una sola...
    En segundo lugar: los Santos cristianos, no está muertos, están más vivos cielo que nosotros, ellos ya alcanzaron la victoria y la glorificación en el cielo. Cristo Jesús lo dice: "Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. Están muy equivocados" (Mc. 12: 27). Si los muertos están descansando o dormidos entonces: El rico de Lc 16, no parece nada dormido entre tormentos. ¿Para qué quería ir San Pablo con Cristo a estar dormido?
    Claro está que quería estar en el gozo del cielo (Fil 1,21-23). Los mártires que piden justicia (Ap 6,10) no parecen nada dormidos, un dormido no puede estar pidiendo justicia. Tampoco creemos que Jesús fue a predicar a los muertos si hubiesen estado dormidos (1 Ped 3,19-20), no me imagino a Jesús hablando como perico a alguien a quien no lo va a escuchar. Mucho menos podemos decir que Moisés y Elías estaban dormidos y platicando con
    Jesús (Mc 9,4). No hay motivos para decir que los vivos en el cielo nada saben de nosotros, pues al estar con Dios, se acabó el tiempo, se acabó el espacio, pero No se acabó la vida.
    No nos dirigimos a un muerto, sino a alguien vivo que está en el cielo, los primeros cristianos así lo entendieron, incluso los judíos, quienes creían en esta comunión, así hallamos que:


    En el antiguo testamento:
    Moisés pide a Dios por la intercesión de Abraham ya muerto (Ex 32,13).
    Dios dejó muy claro que Moisés y Samuel ya muertos podían interceder por Judá, pero no quiso (Jer 15,1).

    En los deuterocanónicos:
    El Arcángel San Rafael, presentaba ante Dios, las oraciones de Sara y Tobías (Tobías 12:11-12).
    Onías y el profeta Jeremías ya muertos, oran ante Dios sin cesar por el pueblo judío (2 Macabeos 15).

    En el Nuevo Testamento:
    El mismo apóstol Pablo nos habla de esa enorme nube de testigos (Hb 12,1.)

    Ahora bien, los primeros cristianos, siempre creyeron en la comunión de los Santos, En la Iglesia primitiva abundó el fervor por los hombres de la Iglesia que mostraban mucha santidad, sobre todo cuando eran martirizados. Hay testimonios de sus plegarias pidiendo intercesión, y también de procesiones con sus reliquias, como pasó con las reliquias de san Ignacio de Antioquia (siglo II), que tuvo lugar desde su martirio (Roma) hasta Antioquia. En las catacumbas de la Iglesia primitiva se ven decenas de inscripciones con plegarias por el alma del cristiano muerto, inclusive hay unas que piden la intercesión de María y de algunos cristianos.

    Policarpo de Esmirna (siglo II) antes de ser martirizado aparte de invocar a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, invocó a los Ángeles y a los santos mártires, y despues de su martirio los cristiano con justa razón proclamaron: "Nos concederá el Señor celebrar el aniversario de su martirio, reuniéndonos todos cuantos nos sea posible con júbilo y alegría. (Acts. Mart. Sn. P.)
    San Cirilo de Jerusalén (año 350 d.C.) en sus “Lecturas Catequistas” para los cristianos prontos al bautismo escribe:
    Cap. XXIII, 9: "Recordamos también a todos los que ya durmieron: en primer lugar, los patriarcas, los profetas, los apóstoles, los
    mártires, para que, por sus preces y su intercesión, Dios acoja nuestra oración
    ."
    Y sin duda san Agustín también nos da testimonio de esta Comunión de los santos, fe que transmitida desde la era apostólica nos ha llegado hasta hoy: "...Es un error orar por un mártir ya que nosotros debemos encomendarnos a sus oraciones". (Serm. 159:1 [año 411]).
    Si con la llegada de Lutero los protestantes o evangélicos han negado esta realidad bíblica y transmitida también por los primeros cristianos desde la era apostólica hasta hoy, eso no significa que no sea cierto que nuestros hermanos que han sido glorificados en el cielo, estén muertos, y sobre todo la plena comunión que hay entre los siervos de Dios de la tierra con los del cielo.
    Nicus, Josef y Pious dieron el Víctor.

  13. #13
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Cita Iniciado por Josef Ver mensaje
    5. La adoración de María, la madre de Jesús, y del uso del término “Madre de Dios”, en relación a ella, tuvo su origen en el concilio de Efeso en 431 d.C.
    ...
    9. La Biblia enseña que debemos orar a Dios solamente en el nombre de Jesús. En la iglesia primitiva nunca usaban los rezos dirigidos a María o a los santos muertos. Esta práctica comenzó en la iglesia romana cerca del 600 d.C. (Mateo 11:28; Lucas 1:46; Hechos 10:25-26; 14:14-18).

    36
    . La concepción inmaculada de la madre de Jesús fue proclamada como dogma obligatorio de fe por el papa Pío IX en el año 1854 d.C. La Biblia indica que todos los hombres, con la excepción única de Cristo, son pecadores. María misma tenía conciencia de ello y manifiesta su necesidad de unSalvador(Romanos 3:23; 5:12: Salmos 51:5; Lucas 1:30, 46, 47).

    40. En el año 1931, el mismo papa reafirmó la doctrina de que María “es la madre de Dios”. Esta doctrina fue decretada, en primer lugar, por el concilio de Efeso en el año 431 d.C. Esta es una herejía contraria a las propias palabras de María misma (Lucas 1:46-49; Juan 2:1-5).

    41.
    En el año 1950, por el papa Pío XII, se aprobó el último dogma católico contrario a la palabra de Dios: La asunción de la María a los cielos.


    Tengo un libro de Teología en donde se muestra que tanto las Escrituras, como la Tradición Avalan Verdades reveladas en torno a María Santísima hoy cuatro dogmas fundamentales de la Iglesia: inmaculada concepción, Maternidad divina, Asunción y Virginidad Pertetua.
    Los primeros cristianos creían como creemos ahora en estos dogmas oficiales.
    Pero en cuanto regrese a traerlo donde lo dejé expondré lo que publica de los Padres y las citas bíblicas.
    Mientras tanto me parece bien perfectas las tesis que la Fe ortodoxa expone a esta sarta de tonterías
    Dios les guarde
    "Vive en el mundo como sino hubiera más en él que Dios y tu alma: para que no pueda tu corazón ser detenido por cosa humana." SJ+

  14. #14
    Avatar de NovoHispano
    NovoHispano está desconectado Católico HispanoAmericano
    Fecha de ingreso
    04 nov, 11
    Ubicación
    Tamaulipas, México.
    Edad
    35
    Mensajes
    61
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    El problema con los herejes radica en la hermeneutica biblica e historica del Cristianismo cayendo en sendas contradicciones.

    El hereje dice:
    -La Biblia es Única Fuente de Revelación. Aunque la Biblia nunca dice.
    -La Historia es fuente de apoyo... cuando esta a su favor, cuando no, es solo tradición de humanos.

    Y de ahí nos los sacas.

    Pax.




  15. #15
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Gracias por echarme una mano, Mart. Por falta de tiempo no he profundizado mucho y me he limitado a dar unas respuestas rápidas aunque lo más contundentes que he podido, pero desde luego con la intención de desarrollarlas más en futuros posteos. eso sí, estas respuestas rápidas son más fáciles de recordar, pero conviene estar más informados sobre estos temas.
    Última edición por Hyeronimus; 16/08/2012 a las 17:39

  16. #16
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    LOS ORÍGENES DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN
    La Virgen María ha sido honrada y venerada como Madre de Dios desde los albores del cristianismo.
    "Los primeros cristianos, a los que hemos de acudir siempre como modelo, dieron un culto amoroso a la Virgen. En las pinturas de los tres primeros siglos del Cristianismo, que se conservan en las catacumbas romanas, se la contempla representada con el Niño Dios en brazos. ¡Nunca les imitaremos bastante en esta devoción a la Santísima Virgen!"
    (San Josemaría Escrivá)


    Con ocasión del mes de Mayo hablamos sobre los orígenes de la devoción mariana en los primeros cristianos.


    “DESDE AHORA TODAS LAS GENERACIONES ME LLAMARÁN BIENAVENTURADA” (Lc 1, 48)
    Como han puesto en evidencia los estudios mariológicos recientes, la Virgen María ha sido honrada y venerada como Madre de Dios y Madre nuestra desde los albores del cristianismo.
    Primera representación de la Virgen María (Catacumbas de Santa Priscila)
    En los tres primeros siglos la veneración a María está incluida fundamentalmente dentro del culto a su Hijo.

    Un Padre de la Iglesia resume el sentir de este primigenio culto mariano refiriéndose a María con estas palabras: «Los profetas te anunciaron y los apóstoles te celebraron con las más altas alabanzas».

    De estos primeros siglos sólo pueden recogerse testimonios indirectos del culto mariano. Entre ellos se encuentran algunos restos arqueológicos en las catacumbas, que demuestran el culto y la veneración, que los primeros cristianos tuvieron por María.

    Tal es el caso de las pinturas marianas de las catacumbas de Priscila: en una de ellas se muestra a la Virgen nimbada con el Niño al pecho y un profeta (quizá Isaías) a un lado; las otras dos representan la Anunciación y la Epifanía.

    Todas ellas son de finales del siglo II. En las catacumbas de San Pedro y San Marceliano se admira también una pintura del siglo III/IV que representa a María en medio de S. Pedro y S. Pablo, con las manos extendidas y orando.

    Una magnífica muestra del culto mariano es la oración “Sub tuum praesidium” (Bajo tu amparo nos acogemos) que se remonta al siglo III-IV, en la que se acude a la intercesión a María.

    Los Padres del siglo IV alaban de muchas y diversas maneras a la Madre de Dios. San Epifanio, combatiendo el error de una secta de Arabia que tributaba culto de latría a María, después de rechazar tal culto, escribe: «¡Sea honrada María! !Sea adorado el Señor!».

    La misma distinción se aprecia en San Ambrosio quien tras alabar a la « Madre de todas las vírgenes» es claro y rotundo, a la vez, cuando dice que «María es templo de Dios y no es el Dios del templo» , para poner en su justa medida el culto mariano, distinguiéndolo del profesado a Dios.

    Hay constancia de que en tiempo del papa San Silvestre, en los Foros, donde se había levantado anteriormente un templo a Vesta, se construyó uno cuya advocación era Santa María de la Antigua. Igualmente el obispo Alejandro de Alejandría consagró una Iglesia en honor de la Madre de Dios. Se sabe, además, que en la iglesia de la Natividad en Palestina, que se remonta a la época de Constantino, junto al culto al Señor, se honraba a María recordando la milagrosa concepción de Cristo.

    En la liturgia eucarística hay datos fidedignos mostrando que la mención venerativa de María en la plegaria eucarística se remonta al año 225 y que en las fiestas del Señor -Encarnación, Natividad, Epifanía, etc.- se honraba también a su Madre. Suele señalarse que hacia el año 380 se instituyó la primera festividad mariana, denominada indistintamente «Memoria de la Madre de Dios», «Fiesta de la Santísima Virgen», o «Fiesta de la gloriosa Madre».


    EL TESTIMONIO DE LOS PADRES DE LA IGLESIA
    Virgen con el niño
    El primer Padre de la Iglesia que escribe sobre María es San Ignacio de Antioquía (+ c. 110), quien contra los docetas, defiende la realidad humana de Cristo al afirmar que pertenece a la estirpe de David, por nacer verdaderamente de María Virgen.

    Fue concebido y engendrado por Santa María; esta concepción fue virginal, y esta virginidad pertenece a uno de esos misterios ocultos en el silencio de Dios.

    En San Justino (+ c. 167) la reflexión mariana aparece remitida a Gen 3, 15 y ligada al paralelismo antitético de Eva-María.

    En el Diálogo con Trifón, Justino insiste en la verdad de la naturaleza humana de Cristo y, en consecuencia, en la realidad de la maternidad de Santa María sobre Jesús y, al igual que San Ignacio de Antioquía, recalca la verdad de la concepción virginal, e incorpora el paralelismo Eva-María a su argumentación teológica.

    Se trata de un paralelismo que servirá de hilo conductor a la más rica y constante teología mariana de los Padres.

    San Ireneo de Lyon (+ c. 202), en un ambiente polémico contra los gnósticos y docetas, insiste en la realidad corporal de Cristo, y en la verdad de su generación en las entrañas de María. Hace, además, de la maternidad divina una de las bases de su cristología: es la naturaleza humana asumida por el Hijo de Dios en el seno de María la que hace posible que la muerte redentora de Jesús alcance a todo el género humano. Destaca también el papel maternal de Santa María en su relación con el nuevo Adán, y en su cooperación con el Redentor.

    En el Norte de África Tertuliano (+ c. 222), en su controversia con el gnóstico Marción), afirma que María es Madre de Cristo porque ha sido engendrado en su seno virginal.

    En el siglo III se comienza a utilizar el título Theotókos (Madre de Dios). Orígenes (+ c. 254) es el primer testigo conocido de este título. En forma de súplica aparece por primera vez en la oración Sub tuum praesidium. que –como hemos dicho anteriormente- es la plegaria mariana más antigua conocida. Ya en el siglo IV el mismo título se utiliza en la profesión de fe de Alejandro de Alejandría contra Arrio.

    A partir de aquí cobra universalidad y son muchos los Santos Padres que se detienen a explicar la dimensión teológica de esta verdad -San Efrén, San Atanasio, San Basilio, San Gregorio de Nacianzo, San Gregorio de Nisa, San Ambrosio, San Agustín, Proclo de Constantinopla, etc.-, hasta el punto de que el título de Madre de Dios se convierte en el más usado a la hora de hablar de Santa María.

    La verdad de la maternidad divina quedó definida como dogma de fe en el Concilio de Efeso del año 431.

    "¿Y después de la muerte del Salvador? María es la Reina de los Apóstoles; se encuentra en el Cenáculo y les acompaña en la recepción de Aquél que Cristo había prometido, del Paráclito; les anima en sus dudas, les ayuda a vencer los obstáculos que la flaqueza humana pone en su camino: es guía, luz y aliento de aquellos primeros cristianos".(San Josemaría Escrivá)

    LAS PRERROGATIVAS O PRIVILEGIOS MARIANOS
    La descripción de los comienzos de la devoción mariana quedaría incompleta si no se mencionase un tercer elemento básico en su elaboración: la firme convicción de la excepcionalidad de la persona de Santa María -excepcionalidad que forma parte de su misterio- y que se sintetiza en la afirmación de su total santidad, de lo que se conoce con el calificativo de "privilegios" marianos.

    Se trata de unos "privilegios" que encuentran su razón en la relación maternal de Santa María con Cristo y con el misterio de la salvación, pero que están realmente en Ella dotándola sobreabundantemente de las gracias convenientes para desempeñar su misión única y universal.

    Estos privilegios o prerrogativas marianas no se entienden como algo accidental o superfluo, sino como algo necesario para mantener la integridad de la fe.

    San Ignacio, San Justino y Tertuliano hablan de la virginidad. También lo hace San Ireneo. En Egipto, Orígenes defiende la perpetua virginidad de María, y considera a la Madre del Mesías como modelo y auxilio de los cristianos.

    En el siglo IV, se acuña el término aeiparthenos —siempre virgen—, que S. Epifanio lo introduce en su símbolo de fe y posteriormente el II Concilio Ecuménico de Constantinopla lo recogió en su declaración dogmática.

    Junto a esta afirmación de la virginidad de Santa María, que se va haciendo cada vez más frecuente y universal, va destacándose con el paso del tiempo la afirmación de la total santidad de la Virgen. Rechazada siempre la existencia, de pecado en la Virgen, se aceptó primero que pudieron existir en Ella algunas imperfecciones.

    Así aparece en San Ireneo, Tertuliano, Orígenes, San Basilio, San Juan Crisóstomo, San Efrén, San Cirilo de Alejandría, mientras que San Ambrosio y San Agustín rechazan que se diesen imperfecciones en la Virgen.

    Después de la definición dogmática de la maternidad divina en el Concilio de Efeso (431), la prerrogativa de santidad plena se va consolidando y se generaliza el título de "toda santa" –panaguía-. En el Akathistos se canta "el Señor te hizo toda santa y gloriosa" (canto 23).

    A partir del siglo VI, y en conexión con el desarrollo de la afirmación de la maternidad divina y de la total santidad de Santa María, se aprecia también un evidente desarrollo de la afirmación de las prerrogativas marianas.

    Así sucede concretamente en temas relativos a la Dormición, a la Asunción de la Virgen, a la total ausencia de pecado (incluido el pecado original) en Ella, o a su cometido de Mediadora y Reina. Debemos citar especialmente a S. Modesto de Jerusalén, a S. Andrés de Creta, a S. Germán de Constantinopla y a S. Juan Damasceno como a los Padres de estos últimos siglos del periodo patrístico que más profundizaron en las prerrogativas marianas.

    Primeros Cristianos.com
    Erasmus, Nicus y Pious dieron el Víctor.

  17. #17
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    La oración más antigua dirigida a la Virgen. “Sub tuum praesidium”

    LA VIRGEN HA SIDO VENERADA COMO MADRE DE DIOS DESDE LOS ALBORES DEL CRISTIANISMO

    <span style="font-size: x-large;"><span class="Section1"><strong><span lang="ES">

    EN UN PAPIRO EGIPCIO
    Edgar Lobel, experto en papirología de la Universidad de Oxford, dedicó su vida al estudio de los papiros encontrados en Egipto. Como es conocido, el clima extremadamente seco de la mayor parte de Egipto ha hecho que se conserven multitud de fragmentos de papiros antiquísimos, con textos de hace milenios, en griego y en copto. Muchos de estos textos se habían perdido. En otros casos, los papiros sirven para confirmar la antigüedad de textos que sí que se habían conservado a través de sucesivas copias o traducciones.
    Uno de estos papiros, descubierto en las proximidades de la antigua ciudad egipcia de Oxirrinco, contenía una oración a la Virgen. Y no cualquier oración, sino una plegaria que continuamos rezando hoy en día, la oración Sub tuum praesidium. La versión latina es:

    Sub tuum praesidium
    confugimus,
    Sancta Dei Genitrix.
    Nostras deprecationes ne despicias
    in necessitatibus nostris,
    sed a periculis cunctis
    libera nos semper,
    Virgo gloriosa et benedicta.

    La versión castellana, es muy conocida:
    Bajo tu amparo nos acogemos,
    santa Madre de Dios;
    no deseches las súplicas
    que te dirigimos en nuestras necesidades,
    antes bien, líbranos de todo peligro,
    ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

    Y la versión en griego clásico, que es precisamente la que se encontró en el papiro. Basta fijarse con detenimiento en la foto del papiro para reconocer las palabras griegas originales:
    Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
    καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
    Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
    μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
    ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
    μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.

    Cabe destacar la presencia del término Theotokos (en este caso, Theotoke, en vocativo), es decir, “Madre de Dios”. Dos siglos después, en el Concilio de Éfeso, se reconoció de forma solemne que este título era adecuado para la Virgen María, contra el parecer de Nestorio. Es decir, en Éfeso, la Tradición de la Iglesia fue defendida contra los que preferían sus propios razonamientos a la enseñanza de siempre de la Iglesia.
    Resulta impresionante rezar esta oración, sabiendo que los cristianos la rezaban ya, por lo menos, en el año 250 d.C., que es la fecha en la que Edgar Lobel dató el papiro en el que se encontraba. Nosotros no la hemos recibido de los arqueólogos, sino de la tradición de la Iglesia, a través del latín en el caso de la Iglesia Latina o del griego y el eslavonio antiguo en Oriente. Resulta agradable, sin embargo, que la arqueología nos muestre una vez más que la tradición no es algo inventado, sino que verdaderamente nos transmite la herencia que los primeros cristianos recibieron de Cristo y de los Apóstoles.

    THEOTOKOS, LA MADRE DE DIOS
    La oración Sub tuum praesidium es un testimonio entrañable, probablemente el más antiguo y el más importante en torno a la devoción a Santa María. Se trata de un tropario (himno bizantino) que llega hasta nosotros lleno de juventud. Es quizás el texto más antiguo en que se llama Theotokos a la Virgen, e indiscutiblemente es la primera vez que este término aparece en un contexto oracional e invocativo.
    G. Giamberardini, especialista en el cristianismo primitivo egipcio, en un documentado estudio ha mostrado la presencia del tropario en los más diversos ritos y las diversas variantes que encuentra, incluso en la liturgia latina. La universalidad de esta antífona hace pensar que ya a mediados del siglo III era usual invocar a Santa María como Theotokos, y que los teólogos, como Orígenes, comenzaron a prestarle atención, precisamente por la importancia que iba adquiriendo en la piedad popular. Simultáneamente esta invocación habría sido introducida en la liturgia.

    En el rito romano, su presencia está ya testimoniada en el Liber Responsalis, atribuido a San Gregorio Magno y es copiado en el siglo IX en la siguiente forma: "Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix". Algunos manuscritos de los siglos X y XI, presentan unas deliciosas variantes de esta oración, manteniendo intacta la expresión Santa Dei Genitrix, en estricta fidelidad a la Theotokos del texto griego.
    Se trata de traducciones fidelísimas del texto griego, tal y como aparece en el rito bizantino, en el que se utiliza la palabra griega eysplagknían, para referirse a las entrañas misericordiosas de la Madre de Dios. La consideración de la inmensa capacidad de las entrañas maternales de la Madre de Dios está en la base de la piedad popular que tanta importancia dio al título Theotokos para designar a la Madre de Jesús. Y quizás como lo más importante sea el hecho de que el testimonio del Sub tuum praesidium levanta la sospecha de que el título Theotokos se origina a mediados del siglo III en la piedad popular como invocación a las entrañas maternales de Aquella que llevó en su seno a Dios. Esta vez, quizás, la piedad popular fue por delante de la Teología. Al menos, es muy verosimil que así fuese.
    Los fieles que, con sencillez, rezan esta oración a la Sancta Dei Genitrix, la Theotokos, la Madre de Dios, porque la han recibido de manos de la Iglesia, son los que están más cerca de lo que transmitieron los primeros cristianos y, por lo tanto, más cerca de Cristo.
    La versión latina esta oración ha sido inmortalizada en la música especialmente por Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart.


    FUENTES:
    Lucas F. Mateo-Seco, La devoción mariana en la primitiva Iglesia
    Bruno Moreno Ramos, InfoCatólica

    Cfr G. Giamberardini, Il "Sub tuum praesidium" e il titolo Theotokos nella tradizione egiziana, en "Marianum" 31 (1969) 350-351; A.M. Malo, La plus ancienne prière à notre Dame, en De primordis cultus mariani, cit., t. 2, 475-485.


    Primeros Cristianos.com
    Erasmus y Pious dieron el Víctor.

  18. #18
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    LA DEVOCIÓN A LOS DIFUNTOS
    en
    los primeros cristianos


    MES DE NOVIEMBRE

    "Estos que visten estolas blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido…? Éstos son los que vienen de la gran tribulación y han lavado sus estolas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios, y le adoran día y noche en su templo."
    (Apocalipsis 7,13-15)
    HONOR Y RESPETO A LOS DIFUNTOS
    La Iglesia Católica, ya desde la época de los primeros cristianos, siempre ha rodeado a los muertos de una atmósfera de respeto sagrado. Esto y las honras fúnebres que siempre les ha tributado permiten hablar de un cierto culto a los difuntos: culto no en el sentido teológico estricto, sino entendido como un amplio honor y respeto sagrados hacia los difuntos por parte de quienes tienen fe en la resurrección de la carne y en la vida futura.
    El cristianismo en sus primeros siglos no rechazó el culto para con los difuntos de las antiguas civilizaciones, sino que lo consolidó, previa purificación, dándole su verdadero sentido trascendente, a la luz del conocimiento de la inmortalidad del alma y del dogma de la resurrección; puesto que el cuerpo —que durante la vida es “templo del Espíritu Santo” y “miembro de Cristo” (1 Cor 6,15-9) y cuyo destino definitivo es la transformación espiritual en la resurrección— siempre ha sido, a los ojos de los cristianos, tan digno de respeto y veneración como las cosas más santas.
    Este respeto se ha manifestado, en primer lugar, en el modo mismo de enterrar los cadáveres.
    Vemos, en efecto, que a imitación de lo que hicieron con el Señor José de Arimatea, Nicodemo y las piadosas mujeres, los cadáveres eran con frecuencia lavados, ungidos, envueltos en vendas impregnadas en aromas, y así colocados cuidadosamente en el sepulcro.
    En las actas del martirio de San Pancracio se dice que el santo mártir fue enterrado “después de ser ungido con perfumes y envuelto en riquísimos lienzos”; y el cuerpo de Santa Cecilia apareció en 1599, al ser abierta el arca de ciprés que lo encerraba, vestido con riquísimas ropas.
    Pero no sólo esta esmerada preparación del cadáver es un signo de la piedad y culto profesados por los cristianos a los difuntos, también la sepultura material es una expresión elocuente de estos mismos sentimientos. Esto se ve claro especialmente en la veneración que desde la época de los primeros cristianos se profesó hacia los sepulcros: se esparcían flores sobre ellos y se hacían libaciones de perfumes sobre las tumbas de los seres queridos.

    LAS CATACUMBAS
    En la primera mitad del siglo segundo, después de tener algunas concesiones y donaciones,los cristianos empezaron a enterrar a sus muertos bajo tierra. Y así comenzaron las catacumbas. Muchas de ellas se excavaron y se ampliaron alrededor de los sepulcros de familias cuyos propietarios, recién convertidos, no los reservaron sólo para los suyos, sino que los abrieron a sus hermanos en la fe.
    Andando el tiempo, las áreas funerarias se ensancharon, a veces por iniciativa de la misma Iglesia. Es típico el caso de las catacumbas de San Calixto: la Iglesia asumió directamente su administración y organización, con carácter comunitario.
    Con el edicto de Milán, promulgado por los emperadores Constantino y Licinio en febrero del año 313, los cristianos dejaron de sufrir persecución.
    Podían profesar su fe libremente, construir lugares de culto e iglesias dentro y fuera de las murallas de la ciudad y comprar lotes de tierra sin peligro de que se les confiscasen.
    Sin embargo, las catacumbas siguieron funcionando como cementerios regulares hasta el principio del siglo V, cuando la Iglesia volvió a enterrar exclusivamente en la superficie y en las basílicas dedicadas a mártires importantes.
    Pero la veneración de los fieles se centró de modo particular en las tumbas de los mártires; en realidad fue en torno a ellas donde nació el culto a los santos. Sin embargo, este culto especialísimo a los mártires no suprimió la veneración profesada a los muertos en general. Más bien podría decirse que, de alguna manera, quedó realzada.
    En efecto: en la mente de los primeros cristianos, el mártir, víctima de su fidelidad inquebrantable a Cristo, formaba parte de las filas de los amigos de Dios, de cuya visión beatifica gozaba desde el momento mismo de su muerte: ¿qué mejores protectores que estos amigos de Dios?
    Los fieles así lo entendieron y tuvieron siempre como un altísimo honor el reposar después de su muerte cerca del cuerpo de algunos de estos mártires, hecho que recibió el nombre de sepultura ad sanctos.
    Por su parte, los vivos estaban también convencidos de que ningún homenaje hacia sus difuntos podía equipararse al de enterrarlos al abrigo de la protección de los mártires.
    Consideraban que con ello quedaba asegurada no sólo la inviolabilidad del sepulcro y la garantía del reposo del difunto, sino también una mayor y más eficaz intercesión y ayuda del santo.
    Así fue como las basílicas e iglesias, en general, llegaron a constituirse en verdaderos cementerios, lo que pronto obligó a las autoridades eclesiásticas a poner un límite a las sepulturas en las mismas.

    FUNERALES Y SEPULTURA
    Pero esto en nada afectó al sentimiento de profundo respeto y veneración que la Iglesia profesaba y siguió profesando a sus hijos difuntos.
    De ahí que a pesar de las prohibiciones a que se vio obligada para evitar abusos, permaneció firme en su voluntad de honrarlos.
    Y así se estableció que, antes de ser enterrado, el cadáver fuese llevado a la Iglesia y, colocado delante del altar, fuese celebrada la Santa Misa en sufragio suyo.
    Esta práctica, ya casi común hacia finales del s. IV y de la que San Agustín nos da un testimonio claro al relatar los funerales de su madre Santa Mónica en sus Confesiones, se ha mantenido hasta nuestros días.
    San Agustín también explicaba a los cristianos de sus días cómo los honores externos no reportarían ningún beneficio ni honra a los muertos si no iban acompañados de los honores espirituales de la oración: “Sin estas oraciones, inspiradas en la fe y la piedad hacia los difuntos, creo que de nada serviría a sus almas el que sus cuerpos privados de vida fuesen depositados en un lugar santo. Siendo así, convenzámonos de que sólo podemos favorecer a los difuntos si ofrecemos por ellos el sacrificio del altar, de la plegaria o de la limosna” (De cura pro mortuis gerenda, 3 y 4).
    Comprendiéndolo así, la Iglesia, que siempre tuvo la preocupación de dar digna sepultura a los cadáveres de sus hijos, brindó para honrarlos lo mejor de sus depósitos espirituales. Depositaria de los méritos redentores de Cristo, quiso aplicárselos a sus difuntos, tomando por práctica ofrecer en determinados días sobre sus tumbas lo que tan hermosamente llamó San Agustín sacrificium pretii nostri, el sacrifico de nuestro rescate.
    Ya en tiempos de San Ignacio de Antioquia y de San Policarpo se habla de esto como de algo fundado en la tradición. Pero también aquí el uso degeneró en abuso, y la autoridad eclesiástica hubo de intervenir para atajarlo y reducirlo. Así se determinó que la Misa sólo se celebrase sobre los sepulcros de los mártires.

    LOS DIFUNTOS EN LA LITURGIA
    Por otra parte, ya desde el s. III es cosa común a todas las liturgias la memoria de los difuntos.
    Es decir, que además de algunas Misas especiales que se ofrecían por ellos junto a las tumbas, en todas las demás sinaxis eucarísticas se hacía, como se sigue haciendo todavía, memoria —mementode los difuntos.
    Este mismo espíritu de afecto y ternura alienta a todas las oraciones y ceremonias del maravilloso rito de las exequias.
    La Iglesia hoy en día recuerda de manera especial a sus hijos difuntos durante el mes de noviembre, en el que destacan la “Conmemoración de todos los Fieles Difuntos”, el día 2 de noviembre, especialmente dedicada a su recuerdo y el sufragio por sus almas; y la “Festividad de todos los Santos”, el día 1 de ese mes, en que se celebra la llegada al cielo de todos aquellos santos que, sin haber adquirido fama por su santidad en esta vida, alcanzaron el premio eterno, entre los que se encuentran la inmensa mayoría de los primeros cristianos.


    Primeros Cristianos.com
    Pious dio el Víctor.

  19. #19
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Retomando las falacias, no sé qué costumbre sea esa de besar los pies del Papa. Jamás he oído hablar de tal cosa, aunque si en algún momento se hizo tampoco me escandaliza. Ni tampoco me suena que fuera costumbre hacerlo con los emperadores romanos. Ni es cierto que la Palabra de Dios prohíba besar los pies de nadie. En todo caso lo prohibiría la higiene. Y evidentemente lo del año 709 se lo han sacado de la manga como las demás fechas.

    La famosa "donación constantiniana" es una leyenda más que refutada desde hace siglos por historiadores serios. Y además es Pipino, no Pepin, pero estos ignorantes no saben un pepino de historia. Y redactan tan mal que no se sabe de qué están hablando: "Jesús claramente prohibió tal cosa". ¿Qué cosa de todas las que ha mencionado? En todo caso, ¿qué tiene de malo donar tierras a la Iglesia? Cuando la Iglesia tenía tierras, como los extensos territorios que abarcaban los monasterios en los tiempos medievales y antes de las desamortizaciones, donados en la mayoría de los casos, eran tierras que en muchos casos los propios monjes habían puesto en uso (antes habían sido tierras incultas, cubiertas de maleza y pantanos insalubres). Y todo el mundo podía llevar sus ganados a pastar en esas tierras, cazar, pescar, cortar leña y todo lo que necesitara, y los monjes compartían con los necesitados de lo que producían las tierras. ¿Es malo que la Iglesia tenga tierras? ¿O es mejor que las tengan cuatro señoritos para su uso exclusivo sin dejar que otros se beneficien, como pasa desde las desamortizaciones.

    La veneración de la Santa Cruz no es ningún invento de una reina bizantina. Desde el primer momento se ha venerado (mucho antes de 780), y las catacumbas mismas están llenas de cruces e imágenes. Además, una reina o una emperatriz no tiene autoridad para imponer actos litúrgicos. Y encima, con mucha mala leche, lo mezclan con no sé qué intriga de sacar los ojos al hijo para que se vea lo malos que eran. Ya sabemos que los bizantinos podían tener costumbres muy crueles, pero intercalan ese episodio con toda la mala idea.
    Smetana, Nicus y Pious dieron el Víctor.

  20. #20
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,125
    Post Thanks / Like

    Re: Problematica y mitos del protestantismo contra la fe católica

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Se ve que ya hay respuestas a estos mitos en muchos lugares, como algunas de las que traído Mart. He encontrado otras más:

    Mito 2: Las velas de cera fueron introducidas a la Iglesia cerca de 320 años antes de Cristo.
    Jesús afirmaba: "Yo soy la luz del mundo: el que me sigue no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8,12).
    Mito 2: Las velas de cera fueron introducidas a la Iglesia cerca de 320 años antes de Cristo.
    Refutación y Argumentos Católicos

    Lo que más llama la atención de este mito, es como apuntan a la palabra "velas de cera", para justificarlo. La cera de abejas y el aceite de oliva tienen en su estructura química ácidos grasos, aunque de distinto origen. En otras palabras, la diferencia básica es su estado físico (Sólido uno, líquido la otra)...

    Ahora veamos que el uso de lámparas de "ácidos grasos", no inició 320 años A.D, sino miles de años antes: Éxodo 27,20. "Manda a los hijos de Israel que traigan aceite de olivas molidas para alimentar continuamente el candelabro"

    1 Samuel 3,2. "Un día, estando acostado en su lugar Helí, cuyos ojos se habían obscurecido y no podían ver, cuando todavía no se habían apagado la lámpara de Dios en el santuario..."

    Zacarías 4,2 Y me dijo :¿Qué ves? Yo le respondí: Miro y veo un candelabro todo de oro, con un vaso encima y sus siete lámparas, y siete tubos desde las lámparas al vaso que está encima"

    Zacarías 4, 5-6.10 Él entonces me habló, respondiendo: ¿No sabes lo que es eso? Yo le dije: No mi señor. Entonces él me habló diciendo: He aquí la palabra de Yahvé...Esos siete son los ojos de Yahvé que observan, que observan la tierra en toda su redondez"

    Éxodo 25,37 "Harás para él siete lámparas, que pondrás sobre el candelabro, para que luzcan de frente"

    Números 8,2-3 "...cuando pongas las lámparas en el candelabro, ponlas de modo que las siete alumbren hacia delante>. Así lo hizo Aarón, y puso las lámparas en la parte anterior del candelabro, como Yahvé se lo había mandado a Moisés. "

    Éxodo 39,37 "el candelabro de oro puro con sus lámparas; las lámparas que habían de ponerse en él... Éxodo 35,8 "Aceite para el candelabro, aromas para el óleo de unción..."

    No olvidemos tampoco el Apocalipsis: aparecen 7 candelabros en medio de los cuales se encuentra Cristo, con la vestidura del sumo sacerdote.

    Ap 1,12-13: "Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candelabros de oro, y en medio de los siete candelabros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro".

    Catholic.net - Mito 2: Las velas de cera fueron introducidas a la Iglesia cerca de 320 aos antes de Cristo.
    Nicus dio el Víctor.

Página 1 de 7 1234567 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/05/2018, 16:45
  2. Mitos y realidades del tema vasco
    Por Oestrimnio en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 23
    Último mensaje: 11/12/2009, 21:15
  3. La Inglaterra protestante contra la católica España
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 25/06/2009, 19:14
  4. Acusaciones Contra La Iglesia Católica
    Por Jorge Zamora E. en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 13/11/2008, 03:13
  5. Jornada mitos del nacionalismo catalán
    Por Villores en el foro Catalunya
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/10/2007, 16:24

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •