Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 3 de 6 PrimerPrimer 123456 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 60 de 113

Tema: Entrevista a Javier Garisoain

  1. #41
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje
    Para Jasarhez y Alacran.

    En primer lugar aclaremos qué entendemos por Estado.

    1. Si por Estado entendemos la persona que detenta el poder político...

    ...2. Si por Estado entendemos, en segundo lugar, una oligarquía partidista o una dictadura caudillista que se eleva por encima de las personas y sus asociaciones libremente organizadas al margen del poder político, y que se dedica a crear un aparato administrativo monstruo "que extiende sus brazos, sus ojos y sus oídos..." (
    El Estado no ni una cosa ni otra; sino un ente abstracto de gobierno presidido por el monarca y a su servicio.
    Antes que a las polémicas de la literatura política hay que remitirse a la Historia, que nos dice que el Estado moderno tuvo su origen en la España de los Reyes Católicos y a continuación en Francia e Inglaterra. En España continuó bajo los Austrias y Borbones, antes de que apareciera el Estado liberal.

    Monarquía autoritaria y nacimiento del Estado moderno son inseparables;el Estado creado por los Reyes Católicos trajo a España: los Consejos Reales, las Audiencias para ventilar juicios, los Secretarios Reales, los Virreyes para los territorios aragoneses y americanos; la creación de la Hacienda; la Santa Hermandad contra los delincuentes (equivalente a lo que sería la Guardia Civil) y el Ejército permanente, y algunas cosas más; todo ello con la aparición de funcionarios y consejeros especializados y dejando de lado en gran medida a obispos y nobles, que monopolizaban el entorno político medieval. Por supuesto, nada de ello incidió en el catolicismo y España fue hasta muchísimo más católica que antes.

    Todo esto es tan evidente que parece ocioso recordarlo. El que quiera más, que lo busque en Google, sin ir más lejos.

    Las polémicas sobre el Estado propiamente dichas aparecen desde el siglo XIX al socaire de los intereses políticos ventilados y solo sobre el Estado liberal, al que los acaloramientos alaban o denigran de tal modo que se hace perder la perspectiva del Estado de siglos pasados. Algo de eso me parece que pasa aquí.
    Kontrapoder y raolbo dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #42
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    El Estado no ni una cosa ni otra; sino un ente abstracto de gobierno presidido por el monarca y a su servicio. [.../...] El Estado creado por los Reyes Católicos trajo a España: los Consejos Reales, las Audiencias para ventilar juicios, los Secretarios Reales, los Virreyes para los territorios aragoneses y americanos; la creación de la Hacienda; la Santa Hermandad contra los delincuentes (equivalente a lo que sería la Guardia Civil) y el Ejército permanente, y algunas cosas más; todo ello con la aparición de funcionarios y consejeros especializados y dejando de lado en gran medida a obispos y nobles, que monopolizaban el entorno político medieval. Por supuesto, nada de ello incidió en el catolicismo y España fue hasta muchísimo más católica que antes.- (el subrallado es mío)
    Claro, es que cuando el Estado está orientado la consecución del bien común y cumple su misión regido por ideas y planteamientos católicos, la existencia del mísmo no supone ningún problema, sino incluso puede llegar a convertirse en una bendición por la que España podría llegar a ser mucho más católica que lo sería sin su existencia. La cuestión clave es que el Estado sea católico o no lo sea... mucho antes que ponerse a analizar lo fuerte, lo burocrático o lo centralizado que estuviera.
    Última edición por jasarhez; 09/01/2013 a las 22:14

  3. #43
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Estimado Rodrigo: Sinceramente, ni idea, para qué te voy a engañar.


    Estimado Martin:

    Yo, en la Comunión, jamás he visto divisiones en mi círculo. Son varias generaciones de carlistas (Y javieristas) y sin ningún problema. Más bien la división vino después y por otros, justo al poco tiempo de limar asperezas. Es al revés de cómo vd. lo cuenta. Pero incluso obviando esto (Que sería mucha tela) y el bagaje posterior, ¿vd. no se da cuenta de la edad de S.A.R. y que no tiene sucesión? ¿Vd. no se da cuenta de cómo está lo que queda de la Casa de Borbón-Parma?

    Por otra parte, hay todavía "hechos históricos" candentes que los carlistas no sabemos y que creo que ya es hora. Pero vuelvo a repetir: Legitimidad, ¡claro! Pero si el tema es otro....

  4. #44
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Yo, en la Comunión, jamás he visto divisiones en mi círculo. Son varias generaciones de carlistas (Y javieristas) y sin ningún problema
    En su círculo no. Pero yo me refería a toda la Comunión. La Comunión, por definición, siempre está encabezada por el Rey o en su defecto por el Regente (que al mismo tiempo, por ley, es quien detenta la potestad política legítima de todos los españoles). Ese es el elemento de unidad al que me refería, y que a día de hoy está encarnado en la persona de Don Enrique de Borbón (sin solución de continuidad desde 1977).

    Más bien la división vino después y por otros, justo al poco tiempo de limar asperezas. Es al revés de cómo vd. lo cuenta
    Y yo le digo que la Comunión, por definición, nunca puede estar dividida porque siempre está encabezada por el Rey o el Regente, que es el que le da siempre unidad a la Comunión. Otra cosa es que haya gente que se haya separado de la Comunión y encabecen otras organizaciones políticas por su cuenta.

    Pero incluso obviando esto (Que sería mucha tela) y el bagaje posterior, ¿vd. no se da cuenta de la edad de S.A.R. y que no tiene sucesión? ¿Vd. no se da cuenta de cómo está lo que queda de la Casa de Borbón-Parma?
    Bueno, ¿y qué? ¿Acaso el Rey Alfonso Carlos no era un octogenario y ahí le veíamos dando la orden de movilización de los Requetes sin los cuales no habría empezado ni se habría ganado la Cruzada del ´36 (cosa que por cierto, dicho sea de paso, muchos entusiastas franquistas parecen olvidar rápidamente)?

    La cuestión importante ahora es ¿es Juan Carlos o Don Enrique de Borbón el que detenta la potestad legítima de los españoles actualmente? Los dirigentes de la CTC dicen que Juan Carlos es ilegítimo. Muy bien, de acuerdo. Entonces, teniendo en cuenta que no puede haber vacío de poder entre los españoles, ¿quién es el que detenta según los dirigentes de la CTC la potestad legítima si rechazan a Don Enrique de Borbón?

    ¿Vé usted Ordóñez el callejón sin salida en que se meten los dirigentes de la CTC al desdeñar la cuestión legitimista?

  5. #45
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Para Jasarhez y Alacran.

    Estamos de acuerdo que el Estado debe informar toda su legislación, administración y judicatura en los principios de la Religión verdadera. El fin de la historia no fue en 1991 como decía Francis Fukuyama sino en el año 33, y en el caso particular de los españoles el 589. Sobre esto, obviamente no hay discusión ninguna.

    El problema está en si es bueno que el poder político legítimo pueda invadir o no competencias de manera innecesaria que vayan más allá de sus legítimas regalías.

    Para que nos entendamos, ¿es lícito que en un estado confesionalmente católico como el de los Reyes legítimos Carlos III, Carlos IV y Fernando VII los ministros déspotas ilustrados se dediquen a invadir campos político-sociales y eclesiásticos que no les pertenecen? ¿es lícito que en un estado confesionalmente católico encabezado ilegítimamente por Franco se invadan de manera innecesaria competencias político-sociales y eclesiásticas que están fuera de su ámbito de competencia o de las cuales no es necesario que se ocupen pues pueden hacerlo las comunidades y sociedades que conforman la comunidad política española, al margen del poder político y su Administración?

  6. #46
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    He leído hasta aquí:
    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje
    ¿es lícito que en un estado confesionalmente católico encabezado ilegítimamente por Franco...
    ¿Podría Vd. explicarme por qué considera ilegítimo el poder que tuvo el Caudillo?. ¿Podría detallarnos un poco mas los planteamientos en los que Vd. basa el concepto de legitimidad política?.

  7. #47
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    ¿Podría Vd. explicarme por qué considera ilegítimo el poder que tuvo el Caudillo?. ¿Podría detallarnos un poco mas los planteamientos en los que Vd. basa el concepto de legitimidad política?.
    Con mucho gusto Jasarhez.

    De acuerdo a las leyes de sucesión de la Monarquía hereditaria española (Ley se Sucesión de 1713, y leyes concomitantes sobre matrimonios desiguales y causas de exclusión), que NUNCA HAN SIDO ABROGADAS, la legitimidad, durante el gobierno efectivo pero ilegítimo de Franco (Octubre de 1936-Noviembre de 1975) correspondía a:

    1. El Regente legítimo Javier de Borbón desde el 29 de Septiembre de 1936 (antes de que Franco tomara el poder efectivo pero ilegítimo el 1 de Octubre de 1936) hasta el año 1952.

    2. El Rey Javier I desde 1952 hasta 1977 (después de la muerte de Franco).

    Franco no ignoraba este hecho de su ilegitimidad pues Fal Conde (jefe delegado de Don Javier) le hizo llegar (por conducto seguro militar) numerosos documentos en el que se lo explicaba clarísimamente, reclamándole, a su vez, por tanto, el poder político efectivo (Manifestación de los ideales Tradicionalistas de marzo de 1939 -es decir, antes de terminar la Cruzada-, Fijación de orientaciones de 1940, Reclamación del poder de 1943, La lección de los hechos de 1944, La única solución de 1947, etc...).

    Franco no quiso entrar en razones, y como buen revolucionario que era, hizo todo lo posible (repito para que se entienda bien la gravedad de las palabras que estoy escribiendo): HIZO TODO LO POSIBLE POR DESTRUIR a toda aquella porción del pueblo español que desde 1833 se habían levantado en continua Cruzada ininterrumpida durante un siglo para la restauración en el poder de los Reyes legítimos expulsados del poder político por la Revolución.

    Por supuesto esta persecución y este terror contra los católicos legitimistas incluía también a aquél por el que luchaban, es decir, el legítimo poseedor del poder político: Don Javier de Borbón.

    Un saludo en Cristo.

  8. #48
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Estimado Martin_Ant: El único que está en un callejón romántico-academicista sin salida es vd. Repito: Está contando, como otros (Y otros que nada quisieron saber de D. Javier cuando estaba vivo) la historia al revés. Pero bueno, se refuerza lo que digo. Cada día que pasa, le doy más la razón al general Cabrera, salvo en lo de reconocer a la usurpación puigmoltiana.

    Por mi parte no voy a entrar más en este pseudo-debate.
    Última edición por Ordóñez; 10/01/2013 a las 20:20

  9. #49
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Estimado Martin_Ant: El único que está en un callejón romántico-academicista sin salida es vd. Repito: Está contando, como otros (Y otros que nada quisieron saber de D. Javier cuando estaba vivo) la historia al revés. Pero bueno, se refuerza lo que digo. Cada día que pasa, le doy más la razón al general Cabrera, salvo en lo de reconocer a la usurpación puigmoltiana.

    Por mi parte no voy a entrar más en este pseudo-debate.
    La cuestión legitimista no es asunto romántico-academicista, sino que va, de manera realista, al corazón del problema que llevamos sufriendo desde 1833.

    Repito las mismas palabras con las que comencé este hilo: "Sinceramente, no entiendo esa trivialización de la cuestión legitimista. La legitimidad es lo más importante, pues es lo que hace que un Gobierno sea justo y favorable a los intereses de la comunidad política."

    Y añado la declaración autorizadísima de D. Jose María Alsina Roca:


    El carlismo tuvo arraigo popular gracias a su legitimismo dinástico, de tal modo que sin este hecho difícilmente hubiera aparecido en la historia española un movimiento político semejante, aunque su principal y más profunda motivación fuera religiosa. Podríamos encontrar semejanzas con otros movimientos antirrevolucionarios como la Vendée, los tiroleses de Austria o los cristeros de México. Pero estos casos, después de haber fracasado su levantamiento militar desaparecen como movimientos políticos. El carlismo, por el contrario, reaparece en la vida política española tras varias derrotas militares y largos períodos de paz en que se afirma que ha perdido toda su virtualidad. Se explica esta diferencia por el hecho de que la defensa de los principios político y religioso está íntimamente unida con la causa dinástica. Por ello Cuadrado puede afirmar que si ésta desapareciera su presencia se refugiaría “en las regiones inofensivas del pensamiento”.
    Si se tratara de encontrar el medio para que desapareciera definitivamente el carlismo de la escena política española, habría que seguir aquella política que se propone desde El Conciliador. Hacer que desaparezcan las motivaciones dinásticas y de este modo se habrá conseguido que el carlismo no represente un permanente peligro de desestabilización política”.

    (José Mª Alsina Roca. El Tradicionalismo Filosófico en España)


    Un saludo en Cristo Rey

  10. #50
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Gracias por sus explicaciones, Sr. Martin Ant. Verá yo no soy precisamente un experto en materia de legislación monárquica sucesoria (en realidad soy un completo ignorante). Por esta razón, mucho me temo que, en ese terreno, no voy a poder aportar nada nuevo que Vd. no haya ya dicho.

    En relación al problema sucesorio en España, leo por internet:
    A la muerte de Fernando VII, por una aparente paradoja, su viuda y su hija, Isabel II (1833–1868) se vieron obligadas a apoyarse precisamente en los mismos liberales a los que el rey Fernando había combatido, mientras que los antiguos partidarios de éste se agrupaban en torno al infante Carlos María Isidro, el pretendiente "Carlos V", iniciando una sangrienta guerra civil que duraría siete años, –la primera guerra carlista– (1833-1840). Posteriormente se desencadenaron dos nuevas guerras civiles, con el mismo resultado negativo. Isabel II consiguió conservar el trono hasta 1868, fecha en la que fue derribada por un movimiento revolucionario, uno de cuyos objetivos era expulsar para siempre a "la espuria raza de los Borbones" (sic).

    Seis años más tarde, un pronunciamiento militar llevaba al trono a su hijo Alfonso XII (1874-1885). El sucesor de éste, su hijo póstumo Alfonso XIII (1886-1931), acabó apoyándose en la dictadura militar del general Primo de Rivera, a cuya caída se desmoronó sin resistencia el régimen monárquico, dando paso a la II República española.


    Pocos meses después del destronamiento de Alfonso XIII se produjo la muerte del pretendiente carlista, Jaime de Borbón y Borbón, que no dejaba descendencia. Los carlistas proclamaron sucesor a su anciano tío Alfonso Carlos, que tampoco tenía descendencia. La muerte de Alfonso Carlos el 29 de septiembre de 1936, atropellado en Viena por un camión de la policía, dejaba la trama carlista extinguida en cuanto a la sucesión por línea masculina, y creaba un grave problema a sus partidarios, tanto más acuciante por cuanto los carlistas formaban parte de las fuerzas que habían de resultar vencedoras en la guerra civil española (1936-1939).

    Pocos meses antes de su muerte, Alfonso Carlos había firmado un decreto por el que nombraba regente a su sobrino, Javier de Borbón Parma (hijo de Roberto I, último duque reinante de Parma, y de una hermana de su esposa), a quien se encomendaba que se ocupase de resolver el problema de designar sucesor. La búsqueda de un nuevo pretendiente condujo a una multiplicidad de propuestas, más o menos basadas en argumentos legales, entre ellas la de designar a un hijo de la infanta Blanca (hija mayor de "Carlos VII"), que adoptó el nombre de Carlos VIII, pero que murió pocos años más tarde sin dejar descendencia masculina. Por su parte, el regente Javier de Borbón Parma dejó transcurrir el tiempo sin adoptar decisión alguna, si bien un grupo de carlistas tomó la iniciativa de proclamar su propia candidatura a la sucesión en mayo de 1952, durante el Congreso Eucarístico de Barcelona.

    También para la rama isabelina se presentaban problemas sucesorios; el príncipe de Asturias, Alfonso, renunció a sus derechos el 11 de junio de 1933 en razón de su matrimonio morganático, y lo mismo hizo diez días más tarde el infante Jaime, a causa de su sordomudez. Quedaba con ello designado sucesor el tercer hijo de Alfonso XIII, en quien renunció también su padre (15 de enero de 1941), poco antes de morir. Juan, que adoptó el título de Conde de Barcelona, prosiguió los contactos que su padre venía manteniendo con los carlistas desde 1931, con la esperanza de dar por terminada la escisión dinástica.

    Estas negociaciones se precipitaron de súbito, cuando el primogénito de Javier de Borbón Parma, el príncipe Carlos Hugo, insistió en proclamar en Montejurra que su padre era el soberano legítimo, y reivindicó para sí el título de príncipe de Asturias (5 de mayo de 1957). Sin embargo, tras una serie de reuniones preparatorias, un grupo de 44 delegados carlistas marchó a Estoril, residencia del conde de Barcelona, para reconocerle como rey (diciembre de 1957), previa la aceptación por parte de éste de los principios fundamentales de la ideología política tradicionalista. El llamado "Pacto de Estoril" no fue aceptado por los elementos intransigentes del carlismo, quienes, alegando la equívoca trayectoria política de Juan, conde de Barcelona, reafirmaron su adhesión a Javier de Borbón Parma. Ello venía a confirmar, una vez más, que los fundamentos de la disidencia carlista deben buscarse en su contenido político, no en las razones de legitimidad dinástica que le sirve de pretexto.

    Todo esto ha llevado la disputa sucesoria a extremos de retorcimiento bizantino casi increíbles, y los partidarios de una u otra rama se dedican a discutir cuestiones tales como el posible origen ilegítimo de los Borbón-Busset (lo que significa discutir la legitimidad del matrimonio de un príncipe francés de mediados del siglo XV), para calibrar si los hijos de Javier de Borbón Parma tienen o no derecho a ocupar el trono español.

    Para complicar más el panorama, hay que tener en cuenta que el infante Jaime, que renunció a sus derechos en 1933 a causa de su sordomudez, superó este defecto físico, por lo que podría considerarse nula aquella renuncia, una vez desaparecidas las causas que la justificaron. Se tenían entonces tres candidatos a la corona española (los infantes Jaime y Juan, hijos de Alfonso XIII, y el príncipe Javier de Borbón Parma), a los que había que añadir aún a los hijos de éstos; los príncipes Juan Carlos (hijo del conde de Barcelona, nacido en 1938), Carlos Hugo (hijo de Javier de Borbón Parma, nacido en 1930) y Alfonso (hijo del infante Jaime, nacido en 1936).

    El refrendo de Juan Carlos por las Cortes como heredero a título de rey de la jefatura del Estado a propuesta de Franco (26 de julio de 1969) y de acuerdo con la ley de sucesión vigente, que sólo tenía en cuenta la sangre real de la persona designada para ocupar el trono, resolvió legalmente la incógnita sucesoria. A la muerte de Franco, Juan Carlos fue proclamado rey (22 de noviembre de 1975), y su hijo Felipe se convirtió en príncipe de Asturias en enero de 1977. El problema sucesorio, si bien no resuelto desde el punto de vista monárquico, quedó clarificado en beneficio del titular de la monarquía restaurada, después de la renuncia de Juan de Borbón a sus derechos al trono (mayo de 1977). Ya anteriormente había fallecido en Lausana el infante Jaime (1975), uno de los candidatos a la corona española, y el hijo mayor de éste, Alfonso de Borbón y Dampierre, emparentado con la familia de Franco, había acatado a Juan Carlos de Borbón, sin pronunciarse en beneficio de sus posibles, aunque remotas, aspiraciones.

    Por parte de la rama carlista tradicional, el príncipe Javier de Borbón Parma cedió, en 1972, los poderes a su hijo Carlos Hugo, dirigente del Partido carlista, quien derivó las pretensiones carlistas a un terreno menos legitimista, aun después de haberse declarado en 1972 heredero y no pretendiente. En 1980 renunció a la dirección del partido, después de haber declinado su posible sucesión dinástica.
    El problema de la cuestión sucesoria, repito, sin ser ni de lejos un experto, no mas que un mero aficionado a la historia, me parece una cuestión, no solamente complicada, sino además delicadísima.

    De todas maneras, la cuestión de la legitimidad en el poder se puede obtener (al menos eso explica la ciencia política) de muy diversas maneras. Los republicanos también acusan de "ilegítimo" al régimen de Franco por haber surgido de un Alzamiento Militar en oposición a lo que ellos denominan "el legítimo gobierno republicano del Frente Popular". Gobierno que llegó al poder tras unas elecciones amañadas... La misma segunda república se implanta en España de una manera completamente ilegítima (esa es mi particular opinión), ya que unas elecciones municipales no están concebidas para cambiar algo tan importante como la forma de estado, sino para elegir alcaldes y concejales (independientemente del resultado, que ganaron las opciones monárquicas...). Todo el mundo reclama a "su gobierno" como "el legítimo" y descalifica a los demás como "ilegítimos", basándose cada cual en razones de legitimación distintas...

    También es verdad que Alfonso XIII abdica... lo cual produce un vacío de poder. Bueno, primero suspende deliberadamente el ejercicio de su poder en 1931, tras conocer el resultado de las elecciones municipales, y mas tarde, en 1941, abdica definitivamente, renunciando a todos sus derechos dinásticos en la persona de su hijo, el príncipe Don Juan. Y de don Juan a Juan Carlos... ya sabemos... Y hasta aquí la cuetión monárquica, según la entiende la línea isabelina. El problema es que, en la línea carlista, como vemos, la cuestión sucesoria tampoco parece estar del todo clara. Le ruego disculpe mis errores, si los he cometido, pero le repito que mis conocimientos en esta materia, no son en absoluto los de ningún experto. Ni siquiera los de una persona medianamente entendida en esta materia.

    El hecho indiscutible es que el Ejército Nacional obtuvo la victoria en la Cruzada contra la barbarie de la II República, y las Cortes Españolas, en 1947, aprobaron el Proyecto de Ley para la Sucesión a la Jefatura del Estado, aprobado después en Referendum por la Nación el 6 de julio de ese mismo año, y además (según las cifras oficiales) por una amplísima mayoría.

    Lo que yo veo cierto es que todo el mundo parece tener su "propia razón legitimista" y que existen muy diversas formas de entender lo que en el ejercicio del poder se denomina "legitimidad". Y no voy a entrar en lo que dice la teoría de la ciencia política, pero desde Aristóteles hasta Max Weber el tema de la "legitimidad" ha sido un tema recurrente en el estudio de la denominada ciencia política.

    Un saludo en Cristo
    Última edición por jasarhez; 11/01/2013 a las 00:15

  11. #51
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Jasarhez. Entiendo que muchos españoles hoy en día puedan estar confundidos con el tema de la legitimidad española. A fin de cuentas, toda esa escoria liberal de los isabelinos, alfonsinos y actualmente juancarlistas han estado haciendo propaganda masiva continuamnete intentando justificar por todos los medios la supuesta legitimidad que tenían ellos.

    El único criterio en el que los españoles debemos basarnos para conocer quién ostenta la legitimidad política española es el de las leyes españolas que regulan la sucesión de nuestra Monarquía hereditaria española y que nunca han sido abrogadas y, por lo tanto, a día de hoy, siguen vigentes (Ley de sucesión de 1713 y leyes correlativas sobre matrimonios desiguales y sobre causas de exclusión).

    Yo tampoco tenía ni idea de todas estas cosas, pero basta leer unos pocos libros que tratan el tema para salir por completo de dudas. En este sentido le recomiendo el libro de Fernando Polo ¿Quién es el Rey?


    La obra de Polo, publicada en 1949, una vez fallecido prematuramente su autor, fue escrita pensando en las circunstancias concretas de la sucesión en aquel momento. Sin embargo, como ofrece una síntesis muy bien hecha de las leyes sucesorias de la monarquía española, explica el carácter «automático» de la designación del heredero a la Corona y da cuenta de las profundas razones en que se fundan esas leyes, tiene extraordinaria vigencia en la actualidad. Porque hoy es fácil percibir, entre quienes se tienen por carlistas, la penetración de un cierto espíritu liberal que lleva a confundir la monarquía hereditaria con una monarquía poco menos que electiva. En esta tesitura conviene resaltar el sabio y realista sentido que anima a las leyes sucesorias para percatarse de que el heredero, el abanderado o el regente, no tienen nada en común con un candidato electoral o con un caudillo. Y así, de paso, se vendrá entre los carlistas a tener por insensato el decidido deseo de mantenerse indefinidamente en la ficción de una monarquía abstracta, a la espera de que algún aspirante satisfaga difusas exigencias que, en el fondo, ocultan una concepción voluntarista de la sucesión.

    Para acceder al libro, pulse en el siguiente enlace:


    Fuente: COMUNIÓN TRADICIONALISTA
    Xaxi dio el Víctor.

  12. #52
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Cita Iniciado por Martin Ant Ver mensaje

    Franco no ignoraba este hecho de su ilegitimidad pues Fal Conde (jefe delegado de Don Javier) le hizo llegar (por conducto seguro militar) numerosos documentos en el que se lo explicaba clarísimamente, reclamándole, a su vez, por tanto, el poder político efectivo (Manifestación de los ideales Tradicionalistas de marzo de 1939 -es decir, antes de terminar la Cruzada-, Fijación de orientaciones de 1940, Reclamación del poder de 1943, La lección de los hechos de 1944, La única solución de 1947, etc...).

    Franco no quiso entrar en razones, y como buen revolucionario que era, hizo todo lo posible (repito para que se entienda bien la gravedad de las palabras que estoy escribiendo): HIZO TODO LO POSIBLE POR DESTRUIR a toda aquella porción del pueblo español que desde 1833 se habían levantado en continua Cruzada ininterrumpida durante un siglo para la restauración en el poder de los Reyes legítimos expulsados del poder político por la Revolución.

    Por supuesto esta persecución y este terror contra los católicos legitimistas incluía también a aquél por el que luchaban, es decir, el legítimo poseedor del poder político: Don Javier de Borbón.

    Bien. Pues si eso fue así, nada se oponía a haber continuado la cruzada contra la Revolución, como sucedía desde 1833. A echarse al monte de nuevo, y esta vez contra Franco.... A continuar la lucha secular... Pero hete aquí que no se alzó nadie...

    Y si es como Vd dice, tampoco se entiende tanto documento y tanta palabrería de Fal Conde dirigido al “Revolucionario del Pardo”; lo que hubiera tenido que hacer sería –como en los buenos tiempos- menos bla bla bla al “Revolucionario del Pardo” y proclamar un bando de guerra movilizando a los españoles contra Franco.
    ¿Quién se lo hubiera impedido? ¿O acaso estaban más reprimidos los carlistas con Franco que con Isabel II o Alfonso XII para no batallar contra él?

    ¿Por qué no le pide Vd cuentas a Fal Conde, a sus superiores, y al carlismo en general de la época de Franco?
    ¿Cuándo se vieron carlistas “aterrorizados” y pasmados ante la “Revolución”? Yo pensaba que el miedo ante el "terror" solo era cosa de rojos, de mujeres y de demócratas, no de hombres-hombres como se supone a los carlistas.

    ¿O será que Vd lo cuenta de una forma tendenciosa y que la mayoría del carlismo sociológico estaba, digamos, "cómodo" con Franco? Algo falla en sus argumentos, de eso no cabe duda.


    Última edición por ALACRAN; 11/01/2013 a las 13:34
    raolbo dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  13. #53
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Bien. Pues si eso fue así, nada se oponía a haber continuado la cruzada contra la Revolución, como sucedía desde 1833. A echarse al monte de nuevo, y esta vez contra Franco.... A continuar la lucha secular... Pero hete aquí que no se alzó nadie...

    Don Javier, creyendo que Franco no estaba en contra de los tradicionalistas legitimistas y que nunca pretendería Franco entenderse con la rama revolucionaria liberal, utilizó en los primeros años del gobierno de Franco la vía de la oposición política no militar (además, las circunstancias internacionales desaconsejaban la vía militar, pues siempre la Comunión suspendía hostilidades militares contra los que en ese momento gobernaban ilegítimamente siempre que ello -es decir, la oposición por vía militar- pudiera favorecer a la Revolución Internacional, la cual en ese momento realizaba una campaña brutal contra los españoles desde la ONU: retirada de los embajadores, bloqueo comercial, etc...).

    En 1955, cambió esta política cesando a Fal Conde y poniendo al frente de su jefatura delegada a Jose María Valiente, con el que realizó una política todavía más suave con Franco de amigable colaboración, pues Don Javier seguía creyendo que Franco no se atrevería a dejar el poder efectivo otra vez en manos de la rama liberal causante, en última instancia, de los desastres que los españoles veníamos sufriendo durante un siglo desde 1833 hasta la Cruzada del ´36.

    Cuando Franco puso a Juan Carlos como sucesor (es decir al representante de la rama liberal revolucionaria causante de todos nuestros desastres) en 1969, Carlos Hugo, que por entonces ya hacía y deshacía a su antojo dentro de la Comunión sin que Don Javier -de naturaleza débil y poco enérgica-, pudiera hacer nada para impedirlo, comenzó una tercera política de oposición a Franco, pero esta vez mezclándose con los elementos irrisorios de la oposición revolucionaria antifranquista (Partido Comunista, Nacionalismo, etc...).

    El Príncipe de Asturias Carlos Hugo cayó en ilegitimidad en 1975 al no querer jurar ni reconocer los principios inmutables que debe defender todo dententador de la Legitimidad política española (auténticamente compendiados en el Real Decreto del Rey Alfonso Carlos de 1936) y al reconocer a Juan Carlos como su Rey en 1979. Don Enrique de Borbón es el que actualmente ostenta la Legitimidad española desde 1977 como Regente.

    Y si es como Vd dice, tampoco se entiende tanto documento y tanta palabrería de Fal Conde dirigido al “Revolucionario del Pardo”; lo que hubiera tenido que hacer sería –como en los buenos tiempos- menos bla bla bla al “Revolucionario del Pardo” y proclamar un bando de guerra movilizando a los españoles contra Franco.
    ¿Quién se lo hubiera impedido? ¿O acaso estaban más reprimidos los carlistas con Franco que con Isabel II o Alfonso XII para no batallar contra él?

    ¿Por qué no le pide Vd cuentas a Fal Conde, a sus superiores, y al carlismo en general de la época de Franco?
    Contestado en la respuesta anterior.

    ¿Cuándo se vieron carlistas “aterrorizados” y pasmados ante la “Revolución”? Yo pensaba que el miedo ante el "terror" solo era cosa de rojos, de mujeres y de demócratas, no de hombres-hombres como se supone a los carlistas.
    Cierre de círculos, cierre de periódicos y órganos de propaganda, atentados terroristas contra tradicionalistas legitimitas (por ejemplo el atentado de Begoña), encarcelamientos, internamientos en campos de concentración (Nanclares de Oca, etc...), prohibición del grito "Viva el Rey", multas exhorbitantes por cualquier fútil causa, expulsión de Don Javier y de la Familia Real (la de Don Javier, se entiende) del territorio español, etc., etc. etc.

    Puede consultar usted para mayor información si lo desea los Apuntes y Documentos para la Historia del Tradicionalismo Español de Manuel de Santa Cruz o el libro Retorno a la Lealtad de Manuel Martorell.

    ¿O será que Vd lo cuenta de una forma tendenciosa y que la mayoría del carlismo sociológico estaba, digamos, "cómodo" con Franco? Algo falla en sus argumentos, de eso no cabe duda.

    Yo lo cuento como lo cuentan los documentos, libros y testimonios que tratan de la época revolucionaria franquista. Nada más.

    Un saludo en Cristo Rey.
    Última edición por Martin Ant; 11/01/2013 a las 21:51

  14. #54
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Por cierto ya perdimos de vista el tema del hilo; sin embargo, junto unos pocos matices más.

    La legitimidad es la conformidad de un poder, de un titular de un poder, o del ejercicio de un poder ante un cuadro legislativo vigente. Martín lleva toda la razón cuando afirma que, en monarquía y si la Ley de Sucesión de 1713 nunca ha sido abrogada, es esa ley la que determina cual la sucesión legítima. Lo mismo es decir que si hoy España es un reino, o bien que aplica la ley a su soberano como al más humilde sus súbditos o no entonces es un estado de derecho por tolerar la ilegalidad.

    Pero, es que España era un reino en el consulado de Franco? La ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947, en su artículo primero, dice lo siguiente:

    España, como unidad política, es un Estado católico, social y representativo, que, de acuerdo con su tradición, se declara constituido en Reino.
    Parece claro. A ver el artículo siguiente:

    La Jefatura del Estado corresponde al Caudillo de España y de la Cruzada, Generalísimo de los Ejércitos, don Francisco Franco Bahamonde.
    Pues no. Nada claro. Si España retornaba a ser un reino -y al mismo tiempo un estado de derecho - se habría de cumplir la Ley de Sucesión de 1713 y sólo el soberano legitimo, reuniendo Cortes, podría firmar la abrogación de la misma ley. Sino, siendo España un reino, Franco sería jefe de estado ilegítimo; o entonces Franco sí que era legítimo desde 1947 y España no era un reino, sino de nombre. No hay más.

    A mi me parece que, al tiempo España, no era un reino, sino de nombre. Un reino sin monarquía no es políticamente un reino; y la verdad es que Franco no quiso restaurar la monarquía. Así que Franco ha sido legítimo jefe del estado franquista como lo ha sido Manuel Azaña de la república española: pero ni uno ni otro del Reino de España.

    No quiso Franco restaurar la monarquía precisamente porque no aceptaba el primado de la legitimidad monárquica. Esa legitimidad no depende de la aceptación o aprobación de unos cuantos - que sea de la mayoría - como es la legitimidad democrática; pero tan sólo de las leyes de sucesión vigentes. A Franco no le gustaba D. Javier de Borbón-Parma y no más D. Juan de Borbón y Borbón, como a mucha gente no le gustará D. Sixto Enrique de Borbón-Parma; pero la ley de sucesión vigente y la ilegitimidad de ejercicio de D. Carlos Hugo - que me parece ser unánime mismo en la CTC - colocaron a D. Sixto Enrique en la regencia de jure, por lo menos en la menor edad de los hijos de D. Carlos Hugo, de nacimiento anterior a la defección de su padre.

    Ahora pregunto yo a Martín (y a los otros foristas): D. Carlos Javier, hijo mayor de D. Carlos Hugo cuenta ya casi 43 años. Por qué no se ha concluido todavía el proceso de sucesión de D. Javier I? Es que la legitimidad monárquica carece de otro respaldo que no el de la ley? Veinte y cinco años no es tiempo suficiente para verificar la legitimidad de ejercicio de D. Carlos Javier y, si necesario fuere, también de su hermano D. Jaime? La carta que les ha dirigido D. Sixto hace 3 años y medio sigue sin respuesta: qué espera o por quien espera el regente?

    A mi me parece que D. Sixto espera una mayor unidad y consenso en la Comunión. Una Comunión que no puede ignorar a la CTC. No que la necesite para legitimarse como regente y probablemente como rey; pero porque el carlismo desde hace mucho tiempo que es mucho más que una mera lealtad dinástica y esa ha sido la razón de su longa y ininterrumpida vida política, al contrario de otros movimientos legitimistas como el miguelismo. Sin un mínimo de coincidencia sobre qué se abriga sobre el tetralema Dios-Patria-Fueros-Rey y como pugnar por su defensa, el capital de afirmación política del carlismo no se transmitirá a las generaciones futuras como hasta la fecha.

    Infelizmente, creo que el presente clima de crispación entre la Secretaría Política de D. Sixto y la CTC imposibilita una tal unión y una tal coincidencia. Una lástima.
    Última edición por Irmão de Cá; 11/01/2013 a las 18:59
    Reke_Ride y Xaxi dieron el Víctor.
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  15. #55
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Pues, créame Sr. Martin Ant que soy un completo iletrado en esta materia de la legitimidad política emanada de las leyes que regulan la cuestión sucesoria de nuestra Monarquía hereditaria. Y por lo tanto, le aseguro que voy a leerme ese libro de Fernando Polo que me recomienda. Se lo agradezco... porque yo también, me temo, soy uno de esos muchísimos españoles intoxicados por la propaganda emanada de la "escoria liberal isabelina, alfonsina y juancarlista intentado justificar su supuesta legitimidad...". Nada que argumentar ante esta cuestión, al menos hasta que haya terminado de leerme y haber reflexionado un poco sobre el libro del Sr. Polo que Vd. gentilmente me recomienda.

    Ahora bien, después de leerme la respuesta que Vd. le da al Sr. ALACRAN, he tenido la sensación de que, al menos (y eso sí tendrá que admitírmelo) existieron algunos errores estratégicos por parte de la jefatura delegada de Don Javier en España. Quizás, como Vd. dice, fuera debido a las circunstancias internacionales que "desaconsejaban" cualquier otra vía de oposición distinta a la meramente testimonial o política... aunque, como Vd. afirma, por no favorecer a la Revolución Internacional, quizás (si su hipótesis fuera cierta...) se correría el riesgo de haberla "consentido" en el interior. Pero, el hecho indiscutible es que nadie durante todo éste tiempo, aquí, nadie se alzó contra el supuesto gobernante "revolucionario" del Ferrol que se había instalado en el Pardo.

    Y para colmo, cuando Franco nombró a Juancarlitos como sucesor, a Carlos Hugo no se le ocurrió otra cosa que mezclarse con comunistas y nacionalistas. Es decir, y siendo demasiado benévolos, constituiría al menos otro grave error estratégico mas que sumar a los anteriores. Lo cierto es que durante el franquismo, y ese es un dato constatable que no admite discusión alguna, la mayoría de las gentes en España, y no solamente los integrantes de esa mayoría sociológica del carlismo de la que habla el Sr. ALACRAN, se encontraba bastante cómoda con el Caudillo... recordemos que la única verdadera oposición al Régimen que exitía venía de la mano de los pocos comunistas que habían, y de los nacionalismos periféricos (sobretodo los vascos de la recien nacida ETA). Ahh..!! bueno, y algunos niños bien que estudiaban en la universidad (no mas de cuatro o cinco docenas a lo sumo...) que les gustaba de vez en cuando montar algún que otro "sarao" de esos callejeros, a la salida de clase, para jugar un ratito al mayo del 68 (...que quedaba muy molonguis) para después ligarse, si había suerte, a alguna chavala guapa de la facul, mientras se le cantaba con la guitarra alguna que otra canción de moda de George Brassens o del Moustaki ese de las barbas (por cierto, que bonita la melodía de su canción "Le Métèque", y cuánto la ponían por la radio por aquellos días...).

    Admitámoslo, hoy en día todo el mundo parece haber tenido un "brillante" pasado antifranquista o reivindica motivos suficientes para haberlos tenido "si hubiera podido". Parece una moda, al igual que hace unos años también estaba de moda decir aquello de: "yo estuve en el mayo francés levantando adoquines para que saliera la hierba de las aceras..." y todas esas cosas. Pero la realidad es que muy pocos estuvieron en aquellos poquísimos "saraos" que de vez en cuando algunos organizaban por aquellos días. Porque, aquí, en España, a pesar de los pesares que cada cual tuviera (carlistas "descontentos", falangistas "antifranquistas", liberales instalados en el contubernio, pseudo-socialistas de salón, etc, etc...) en el fondo, todo el mundo vivía(mos) a las mil (y una...) maravillas.

    Es curioso como la memoria colectiva de los españoles ha ido perdiendo los correctos elementos de referencia histórica que jamás debiéramos de haber olvidado. Creo que ni fué tanto el descontento que existía, ni fueron tantísimos los "indignados" (carlistas o no carlistas) de aquellos días, para haber conseguido el número suficiente de "adeptos", para haber podido "rodear", al menos con la imaginación... el Palacio del Pardo; como sí ocurre hoy en día con el Congreso a pesar de tantísima policía como tenemos hoy en día.

    Pero, regresando al tema sucesorio, le prometo leerme el libro que me recomienda.


    Un abrazo en Cristo





    Última edición por jasarhez; 11/01/2013 a las 18:54

  16. #56
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    qué espera o por quien espera el regente?
    Bueno, eso mismo me pregunto yo.

    Pero nos guste o no, al único que le corresponde declarar si Carlos Javier y Jaime han caído en un supuesto de causa de exclusión señalada por las leyes españolas es al Regente legítimo Don Enrique de Borbón y a nadie más.

    Mi opinión personal (sólo formulo una simple opinión) es que Carlos Javier y Jaime ya han caído en causa de exclusión, y que por tanto Don Enrique no tendría ningún problema en aceptar ser ya el Rey legítimo de los españoles.
    Xaxi dio el Víctor.

  17. #57
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Pues, créame Sr. Martin Ant que soy un completo iletrado en esta materia de la legitimidad política emanada de las leyes que regulan la cuestión sucesoria de nuestra Monarquía hereditaria. Y por lo tanto, le aseguro que voy a leerme ese libro de Fernando Polo que me recomienda. Se lo agradezco... porque yo también, me temo, soy uno de esos muchísimos españoles intoxicados por la propaganda emanada de la "escoria liberal isabelina, alfonsina y juancarlista intentado justificar su supuesta legitimidad...". Nada que argumentar ante esta cuestión, al menos hasta que haya terminado de leerme y haber reflexionado un poco sobre el libro del Sr. Polo que Vd. gentilmente me recomienda.
    Cuando decía lo de escoria me refería a los cortesanos que rodeaban y rodean a los intrusos ilegítimos. Doy por sentado que hay mucha gente de a pie que ignoraba e ignora de buena fe la ilegitimidad de todos esos antirreyes. Yo, sin ir más lejos, hacía algunos años que pensaba que Isabel, los dos Alfonsos y el actual Juan Carlos no eran reyes ilegítimos, ni me planteaba estas cosas.

    Ahora bien, después de leerme la respuesta que Vd. le da al Sr. ALACRAN, he tenido la sensación de que, al menos (y eso sí tendrá que admitírmelo) existieron algunos errores estratégicos por parte de la jefatura delegada de Don Javier en España. Quizás, como Vd. dice, fuera debido a las circunstancias internacionales que "desaconsejaban" cualquier otra vía de oposición distinta a la meramente testimonial o política... aunque, como Vd. afirma, por no favorecer a la Revolución Internacional, quizás (si su hipótesis fuera cierta...) se correría el riesgo de haberla "consentido" en el interior. Pero, el hecho indiscutible es que nadie durante todo éste tiempo, aquí, nadie se alzó contra el supuesto gobernante "revolucionario" del Ferrol que se había instalado en el Pardo.
    Las decisiones estratégicas-prudenciales no las toma el jefe delegado, sino que las toma el Rey (o en su defecto el Regente) legítimo, que es el que encabeza siempre, por definición, a la Comunión.

    No tengo ningún problema en admitir, según mi opinión personal, la comisión de errores en la táctica política seguida por Don Javier en relación a Franco (principalmente en su segunda etapa política colaboracionista a partir de 1955). Fal Conde y Rafael Gambra, por poner dos ejemplos, fueron críticos con esta política colaboracionista, pero no cayeron en el doble error de admitir a Franco como legítima autoridad política (como hicieron Esteban Bilbao o Oriol) ni de declarar a Don Javier como caído en causa de exclusión (como hizo Mauricio de Sivatte).

    Como ya dije, si la Comunión no se levantó contra Franco fue porque ésa era la política que quería seguir Don Javier, creyendo que Franco entregaría pacíficamente el poder político a la rama tradicionalista legitimista (que fue la que se sacrificó dando los Requetés su sangre en la Cruzada del ´36) y no, como hizo finalmente, a la rama revolucionaria liberal (causante de todos los desastres revolucionarios que llevamos sufriendo desde 1833 y que actualmente seguimos sufriendo gracias a la elección de Franco).

    Y para colmo, cuando Franco nombró a Juancarlitos como sucesor, a Carlos Hugo no se le ocurrió otra cosa que mezclarse con comunistas y nacionalistas. Es decir, y siendo demasiado benévolos, constituiría al menos otro grave error estratégico mas que sumar a los anteriores.
    La desgraciada actitud de Carlos Hugo ya ha quedado explicada antes. Que Dios le haya perdonado.

    Lo cierto es que durante el franquismo, y ese es un dato constatable que no admite discusión alguna, la mayoría de las gentes en España, y no solamente los integrantes de esa mayoría sociológica del carlismo de la que habla el Sr. ALACRAN, se encontraba bastante cómoda con el Caudillo... recordemos que la única verdadera oposición al Régimen que exitía venía de la mano de los pocos comunistas que habían, y de los nacionalismos periféricos (sobretodo los vascos de la recien nacida ETA). Ahh..!! bueno, y algunos niños bien que estudiaban en la universidad (no mas de cuatro o cinco docenas a lo sumo...) que les gustaba de vez en cuando montar algún que otro "sarao" de esos callejeros, a la salida de clase, para jugar un ratito al mayo del 68 (...que quedaba muy molonguis) para después ligarse, si había suerte, a alguna chavala guapa de la facul, mientras se le cantaba con la guitarra alguna que otra canción de moda de George Brassens o del Moustaki ese de las barbas (por cierto, que bonita la melodía de su canción "Le Métèque", y cuánto la ponían por la radio por aquellos días...).
    La primera etapa de oposición a Franco de 1936 hasta 1955 vino caracterizada por una reclamación pacífica del poder político para la inmediata restauración de la Monarquía legítima en la persona de Don Javier. La respuesta de Franco fueron el destierro y posterior confinamiento de Fal Conde y la expulsión del territorio español de Don Javier (lo que le valdría ser apresado por los alemanes e internado en uno de sus Lagers, bajo la más absoluta indiferencia de Franco cuando los alemanes le comunicaron este aspecto). La política de terror de Franco durante esta primera etapa de oposición fue terrible contra los javieristas, los cuales, sin embargo, concurrían masivamente a vitorear a Don Javier cuando éste, liberado ya del campo de concentración, entraba clandestinamente en territorio español.

    Cuando usted habla del "carlismo sociológico acomodado" en el franquismo, no niego que existiera una porción que así estuviera, pero no es menos cierto que también existía una gran masa sociológica que también estaba preparada para una mayor oposición política en cualquier momento, y que si no fue así , fue por la política de mano tendida seguida por Don Javier en su segunda etapa política de 1955-1969, pues, como ya digo, pensaba que con esta táctica conseguiría que Franco entrara en disposición de entregar a la rama legitimista el poder político y no, como finalmente hizo, a la rama liberal revolucionaria.

    La oposiciòn al franquismo que usted llama "oposición verdadera" de los comunistas y sus amigos es un chiste que ya se encargó de desmentir documentadamente el historiador Pío Moa (el cual es un testimonio valioso, pues él formó parte de ella). La única oposición verdadera que hubo a Franco fue la de la Comunión, y no podía ser de otra forma pues el objetivo de la Comunión desde 1833 es la de restaurar en el poder político al Rey o Regente legítimo, por lo que Franco, en ese sentido, representaba un obvio obstáculo.

    Admitámoslo, hoy en día todo el mundo parece haber tenido un "brillante" pasado antifranquista o reivindica motivos suficientes para haberlos tenido "si hubiera podido". Parece una moda, al igual que hace unos años también estaba de moda decir aquello de: "yo estuve en el mayo francés levantando adoquines para que saliera la hierba de las aceras..." y todas esas cosas. Pero la realidad es que muy pocos estuvieron en aquellos poquísimos "saraos" que de vez en cuando algunos organizaban por aquellos días. Porque, aquí, en España, a pesar de los pesares que cada cual tuviera (carlistas "descontentos", falangistas "antifranquistas", liberales instalados en el contubernio, pseudo-socialistas de salón, etc, etc...) en el fondo, todo el mundo vivía(mos) a las mil (y una...) maravillas.
    Le doy toda la razón respecto a todos los actuales antifranquistas que han ido saliendo desde la muerte de Franco como setas. El pequeño detalle que a usted se le escapa es que la mayorísima parte de esos neoantifranquistas eran antes... acérrimos franquistas. Y no sólo acérrimos franquistas, sino que también casi todos ellos fueron puestos a dedo por Franco en los diferentes puestos oficiales de todos los ramos (Gobernaciones, Universidades, Sindicatos, Medios de Comunicación, etc....), incluyendo, por supuesto, a Juan Carlos en la Jefatura del Estado.

    Por el contrario, la oposición de la Comunión (con su Rey legítimo) a Franco se produjo durante todo el tiempo en que estuvo en el poder político sin solución de continuidad. La única pega es que en la última etapa política a partir de 1969, Carlos Hugo encabezó esa oposición a Franco juntándose con la chusma revolucionaria, pero, gracias a Dios, la inmensa mayoría no le siguió en esa última etapa de falsa oposición revolucionaria, conservando la mayoría siempre la verdadera oposición legitimista contra Franco (la que se siguió en la primera etapa política de 1936-1955 y que fue provisionalmente suspendida o, mejor dicho, relajada en la segunda etapa política de 1955-1969, pero sin perder en ningún momento la verdad de la ilegitimidad de Franco y la legitimidad política de Don Javier).

    Es curioso como la memoria colectiva de los españoles ha ido perdiendo los correctos elementos de referencia histórica que jamás debiéramos de haber olvidado. Creo que ni fué tanto el descontento que existía, ni fueron tantísimos los "indignados" (carlistas o no carlistas) de aquellos días, para haber conseguido el número suficiente de "adeptos", para haber podido "rodear", al menos con la imaginación... el Palacio del Pardo; como sí ocurre hoy en día con el Congreso a pesar de tantísima policía como tenemos hoy en día.
    Bueno. Pues ya que estamos con la memoria histórica le recomiendo también los Apuntes de Manuel de Santa Cruz y Retorno a la lealtad de Martorell (este libro se centra en la primera etapa política de oposición a Franco), que explican detalladamente lo que le he estado indicando en este mensaje.

    En la Comunión no ha habido ningún cambio de chaqueta ni ningún brote de repente de antifranquismo. El antifranquismo era políticamente esencial a la Comunión legitimista y siempre ha sostenido la misma posición antifranquista en todo momento (durante y después de la vida de Franco). Por lo tanto, no existe falta de coherencia en el hecho de que la Comunión siga considerando ilegítimo al franquismo a día de hoy (encabezada por el Regente Don Enrique de Borbón, hijo de Don Javier), porque lo único que hace es seguir las mismas ideas políticas que tenía desde el día en que Franco tomó el poder el 1 de Octubre de 1936.

    Un saludo en Cristo.
    Xaxi dio el Víctor.

  18. #58
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Voy a empezar por el final de su mensaje. La imagen que yo, desde mi ignorancia, tengo del carlismo jamás ha ido ligada a ninguna forma de "incoherencia". Realmente, una de las cosas que mas valoro del carlismo es su absoluta coherencia y el como su base, es decir la mayoría... siempre han sabido mantenerse fieles a las mas puras y auténticas posiciones legitimistas, según he tenido entendido (aunque vuelvo a repetir que no puedo emitir juicios propios de carácter técnico en esta materia, a consecuencia de mi falta de conocimientos). Sinceramente una de las cosas que mas admiro de las personas y de cualquier clase de movimientos o de asociaciones, sean éstas del tipo que sean, es la coherencia. Y lo que mas detesto es la falta de ella... El ejemplo que Vd. pone de Carlos Hugo cometiendo el error de aliarse políticamente con toda la chusma revolucionaria de izquierdas y cómo la inmensa mayoría no le siguió en ese experimento es contundente, y algo que además honra al verdadero carlismo y a los carlistas.

    Por otra parte, al margen de lo que ya ha desvelado el historiador Pío Moa (como todos sabemos ex-dirigente de PCE(r), partido que fundó el grupo terrorista GRAPO) lo único que ésto demuestra es que, por mucha "oposición" que esta gente intentara hacerle al franquismo, lo mas que conseguían era darle algún que otro quebradero de cabeza a la policía. Estoy en eso, con Vd. completamente de acuerdo. Pero es que realmente, por aquellos días, el franquismo no tenía prácticamente oposición. Testimonialmente, algunos grupos o personas dentro de ellos, podían (en su fuero interno la mayor parte de las veces, salvo excepciones...) sentirse opositores al Régimen. También hubieron algunos grupos como "Falange Auténtica" que alcanzó un cierto eco en los primeros años setenta, o los falangistas del Centro Social “Manuel Mateo”, y poco mas...

    Y tampoco se me había escapado que la inmensa mayoría de los actuales neoantifranquistas eran antes, todos ellos, unos acérrimos franquistas nombrados a dedo (y si no ellos sus padres). Hace algún tiempo colgué en este mismo foro un famoso chiste en el que se cuenta cómo Franco un día (tras el gobierno de Zapatero) resucita y mantiene una interesantísima conversación con una de las enfermeras del hospital en el que le estaban atendiendo (y existe una versión casi idéntica, que también pegué en este foro, con el gobierno de Aznar...). Sí, eso que Vd. dice es también un hecho que no admite contradicciones. Y eso es lo que mas desprecio de todos ellos, su chaqueterismo y su total ausencia del más mínimo sentido de coherencia moral y política. Pero ésto es lo que tenemos...

    Y regresando al tema de la cuestión legitimista, sinceramente pienso que fué un gran error de Franco designar como sucesor suyo a un hombre de la rama liberal isabelina, como juancarlistos (...y sobretodo a la vista de los resultados). Quizás haya sido una lástima que la política de mano tendida seguida por Don Javier no conseguiera que Franco, llegado el momento, hubiera entrado en disposición de entregar a la rama legitimista monárquica el poder político en lugar al hombre que hoy ocupa La Zarzuela, ya que Franco había tomado desde hacía algún tiempo una opción muy clara por la Monarquía (así, por lo menos, a muy seguro... los liberales jamás habrían tenido la fuerza que posteriormente tuvieron... y aún siguen teniendo). En cualquier caso, también podría decirse que fué un error táctico de Don Javier, aunque también es muy fácil e injusto, juzgar hoy en día los resultados de unas decisiones tomadas hace bastantes años, a la luz de lo que ya conocemos por el paso del tiempo hoy en día. Y como ve en absoluto me estoy refiendo a cuestiones de legitimidad hereditaria, de las que como ya le he dicho, nada entiendo. Solo estoy refiriéndome a las nefastas consecuencias de ese error que posiblemente cometió Franco (no se si movido por razones de presión internacional o de meras sismpatías o antipatías políticas o personales). Sinceramente no lo se... lo admito, pero la elección de Juan Carlos fué un error de magnitudes catastróficas, como todos aquí llevamos años sufriendo. Y algunos dirán que no hacía falta ser pitoniso para darse cuenta, incluso, por aquellos días... y tampoco les negaría su parte de razón.

    Lo cierto es que tanto carlistas como falangistas salieron defraudados y molestos con aquella decisión; recordemos el denominado Plan Arrese que "transigió con algunos de los postulados de los monárquicos, tradicionalistas y democristianos, con la finalidad de lograr una ley aceptable para todos, pero «nunca cedió ante lo que entendía esencial; la plasmación de un sistema político arquitrabado que impidiera a un futuro rey veleidoso dinamitar desde dentro el Estado heredado de Franco»" (DIEGO, Alvaro de, «La tardía definición programática del régimen de Franco: la ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional (1958)», Aportes, año XX, 1/2005, nº57, p. 97). Realmente, como hemos podido comprobar, ha sido finalmente "un rey veleidoso", el nombrado como sucesor por Franco, el que acabaría dinamitando desde dentro, y sin remedio... el Estado del hombre que le había nombrado como "heredero" (incumpliendo, además, ese hombre... dos solemnísimos juramentos de fidelidad al Régimen y al Movimiento, el primero ante Franco y las Cortes y el segundo casi al día siguiente de su entierro. Pero así es Juancarlistos...).

    Lo cierto es que el 25 de febrero de 1957, Franco formaba su décimo Gobierno... cesando a Arrese y nombrando secretario general del Movimiento a José Solís. Y ese cambio de Gobierno supuso la demolición definitiva del denominado "Plan Arrese". Franco le nombró ministro de la Vivienda, apartándole definitivamente de la construcción institucional del Régimen para llevarle a construir viviendas sociales y colegios (eso sí, por miles, como ya todos sabemos...). Como dicen algunos autores que han escrito sobre el tema, Franco apreciaba sinceramente a Arrese, al igual que a Muñoz Grandes, por ser ambos hombres fieles, honrados y vinculados a su Régimen de manera irrenunciable. Pero había llegado el momento de los tecnócratas del Opus..... Y en esas estamos todavía, se diga lo que se diga.

    Un abrazo en Cristo también para Vd.



    .
    Última edición por jasarhez; 12/01/2013 a las 00:06

  19. #59
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,714
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Voy a empezar por el final de su mensaje. La imagen que yo, desde mi ignorancia, tengo del carlismo jamás ha ido ligada a ninguna forma de "incoherencia". Realmente, una de las cosas que mas valoro del carlismo es su absoluta coherencia y el como su base, es decir la mayoría... siempre han sabido mantenerse fieles a las mas puras y auténticas posiciones legitimistas, según he tenido entendido (aunque vuelvo a repetir que no puedo emitir juicios propios de carácter técnico en esta materia, a consecuencia de mi falta de conocimientos). Sinceramente una de las cosas que mas admiro de las personas y de cualquier clase de movimientos o de asociaciones, sean éstas del tipo que sean, es la coherencia. Y lo que mas detesto es la falta de ella... El ejemplo que Vd. pone de Carlos Hugo cometiendo el error de aliarse políticamente con toda la chusma revolucionaria de izquierdas y cómo la inmensa mayoría no le siguió en ese experimento es contundente, y algo que además honra al verdadero carlismo y a los carlistas.
    Esta coherencia en su política y en su objetivo fundamental (restaurar en el poder político al Rey o Regente legítimo) de los españoles legitimistas sin solución de continuidad desde 1833 hay muchos filofranquistas que no la entienden y de ahí vienen los roces y los improperios que lanzan contra los legitimistas.

    Por otra parte, al margen de lo que ya ha desvelado el historiador Pío Moa (como todos sabemos ex-dirigente de PCE(r), partido que fundó el grupo terrorista GRAPO) lo único que ésto demuestra es que, por mucha "oposición" que esta gente intentara hacerle al franquismo, lo mas que conseguían era darle algún que otro quebradero de cabeza a la policía. Estoy en eso, con Vd. completamente de acuerdo. Pero es que realmente, por aquellos días, el franquismo no tenía prácticamente oposición. Testimonialmente, algunos grupos o personas dentro de ellos, podían (en su fuero interno la mayor parte de las veces, salvo excepciones...) sentirse opositores al Régimen. También hubieron algunos grupos como "Falange Auténtica" que alcanzó un cierto eco en los primeros años setenta, o los falangistas del Centro Social “Manuel Mateo”, y poco mas...
    Como le digo, la única oposición verdadera que existía era la de la Comunión legitimista que siempre estaba preparada en todo momento a que Don Javier diera las órdenes correspondientes. Pero como Don Javier quería seguir la táctica política del "buen" entendimiento con Franco con la esperanza de que Franco le entregara a su rama legítima el poder político, en la práctica esa oposición se quedaba en poco (manifestaciones anuales multitudinarias en diferentes partes de la geografía española de exaltación de la Monarquía legítima y la Familia Real legítima, escritos a favor de la Monarquía legítima, etc..., pero nada realmente serio contra Franco y su régimen).

    La oposición revolucionaria republicana en el exilio (Santiago Carrillo, Indalecio Prieto, Rodolfo Llopis, etc...) era un cero a la izquierda.

    Aquí tengo que meter el tercer tipo de "oposición" contra Franco: la Revolución Internacional. Ya comenté antes la campaña que desde Nueva York a través de la ONU se realizó contra los españoles (lo que motivó también la relajación en la oposición por parte de los legitimistas en ese momento). Esta "oposición" estaba encabezada por Don Juan y sus amigos con muy buenos contactos en el extranjero, pues no eran más que los hombres de confianza o reprentantes de la Revolución Internacional en territorio español.

    ¿Por qué pongo esta "oposición" entre comillas? Porque todo apunta (ya puse un hilo sobre esto) a que después de la Segunda Guerra Mundial Franco, para poder mantenerse en el poder, decidió comenzar contactos con los representantes de la Revolución Internacional, es decir, con Don Juan y sus amigos. Dicho con otras palabras, que decidió pactar con la Revolución Internacional.

    Los revolucionarios internacionales decían en su propaganda que Franco no era más que un dictador fascista y que el pueblo español debía volver a la normalidad política, es decir, la vuelta a la Monarquía (que es el régimen normal español). La pega, claro está, estaba en que la "monarquía" por la que la Revolución Internacional abogaba era la revolucionaria (que desde 1833 estaba implementando la Revolución en el pueblo español) y que en ese momento estaba encabezada por Don Juan (hombre de paja de la Revolución, como lo fueron la Isabelona, los dos Alfonsos y el actual Juan Carlos).

    Esta campaña internacional coincide con el primer periodo de oposición política de la Comunión a que antes me refería, y Don Javier, con buena lógica, instaba a Franco por medio de varios documentos a los que me he referido antes (Reclamación del poder, La única solución, etc...) a que Franco entregara el poder político inmediatamente a la rama monárquica legitimista, que Don Javier encarnaba en ese momento, y así, restaurando la Monarquía (la verdadera legítima no la revolucionaria) se quitaría todo pretexto a la campaña internacional que se realizaba contra los españoles, pues se abría restaurado la Monarquía (la legítima y única verdadera, claro está, no la que defendían los revolucionarios internacionales). Franco, sin embargo, quería permanecer en el poder a toda costa, y por ello optó por la solución alternativa a la de la restauración de la legitimidad javierista en el poder: pactar con la Revolución Internacional.

    Fue entonces cuando a partir de 1950, comenzó a meter al pueblo español en los diferentes organismos masónicos internacionales, tanto político-culturales (ONU, UNESCO, OIT, FAO, OMS, etc...) como económicos (FMI, Banco Mundial, etc..., que son los que manejaban la política económica de los españoles por medio de sus hombres de confianza locales a partir de 1957: los tecnócratas democristianos).

    Blas Piñar se dio cuenta del giro desastroso que estaba llevando la política franquista (él por su puesto no le echaba la culpa a Franco sino a sus subalternos) y por eso fundó su organización política de oposición (Fuerza Nueva) a todos esos desmanes que ya empezaban a generalizarse entre los españoles desde principios de la década de los ´60. La mayor parte de los javieristas (apartándose de los desmanes de Carlos Hugo) también se pusieron manos a la obra contra esta labor destructora que se estaba llevando a cabo contra los españoles desde los organismos internacionales y con el beneplácito de Franco (a diferencia de Blas Piñar, los javieristas sí apuntaban, y con razón, a Franco como causante último de esta debacle).

    A todo esto hay que sumar un hecho inaudito que nadie podía imaginar que pudiera ocurrir ni en sus peores pesadillas, a saber: la conquista de Roma por la Revolución Internacional. Es decir, igual que la campaña contra Franco había tenido lugar antes desde Nueva York y Franco, para salir del paso, pactó con la Revolución la sumisión política-económica del Régimen, ahora la campaña internacional contra los españoles se realizaba desde Roma con el Papa Pablo VI al frente de ella, y con el Nuncio Dadaglio como maestro de operaciones en suelo español con el fin de destruir la unidad católica española que, es justo reconocerlo, al menos Franco (al menos oficialmente) todavía la seguía manteniendo. Y para conseguir destruir todavía ese resquicio contrarrevolucionario de la unidad católica se realizó el nombramiento masivo de 60 obispos auxiliares en poco menos de 4 años (el derecho de presentación de Franco no les alcanzaba a ellos), la jubilación anticipada de obispos tradicionalistas reticentes, y la puesta al frente del episcopado de Tarancón para llevar a cabo la oposición religiosa contra Franco y su Régimen de acuerdo a las instrucciones recibidas desde la Secretaría de Estado del Vaticano (que es la que pincha y corta desde entonces hasta hoy: el Papa no tiene poder ninguno desde entonces en la Iglesia Católica. Repito: no tiene poder ninguno).

    Quizás haya sido una lástima que la política de mano tendida seguida por Don Javier no conseguiera que Franco, llegado el momento, hubiera entrado en disposición de entregar a la rama legitimista monárquica el poder político en lugar al hombre que hoy ocupa La Zarzuela, ya que Franco había tomado desde hacía algún tiempo una opción muy clara por la Monarquía (así, por lo menos, a muy seguro... los liberales jamás habrían tenido la fuerza que posteriormente tuvieron... y aún siguen teniendo).

    En efecto, Franco ya había tomado una posición clara por la Monarquía. Pero lo que no sabía Don Javier (o cuando se lo decían no lo quería creer) es que Franco ya había pactado con la Revolución Internacional que su sucesor sólo sería un miembro de la rama liberal revolucionaria (nunca de la tradicionalista legitimista), a cambio de que la Revolución Internacional le dejara mantenerse en el poder hasta su muerte e implantara entre los españoles las políticas culturales y económicas que le dictaban desde los Organismos Internacionales masónicos.


    En cualquier caso, también podría decirse que fué un error táctico de Don Javier, aunque también es muy fácil e injusto, juzgar hoy en día los resultados de unas decisiones tomadas hace bastantes años, a la luz de lo que ya conocemos por el paso del tiempo hoy en día.
    Ciertamente, Jasarhez, a toro pasado todos somos profetas. Evidentemente cuando hago alusión, como opinión personal mía, al error táctico de Don Javier en su oposición a Franco, no creo estar faltando al respeto a la memoria de Don Javier. Todos podemos cometer errores, faltaría más.

    De todas formas, quisiera citar aquí a ese gran político español que fue Rafael Gambra. Basta leer su correspondencia y escritos con otros correligionarios para darse cuenta de la brillantísima visión política que tenía al describir el panorama de la táctica política seguida por Don Javier y las críticas que hacía a la misma en aquél momento en que se llevaba a la práctica. Desde luego, no ha habido en materia político-prudencial mejor analista entre los legitimistas como lo fue Rafael Gambra.

    Solo estoy refiriéndome a las nefastas consecuencias de ese error que posiblemente cometió Franco (no se si movido por razones de presión internacional o de meras sismpatías o antipatías políticas o personales). Sinceramente no lo se... lo admito, pero la elección de Juan Carlos fué un error de magnitudes catastróficas, como todos aquí llevamos años sufriendo. Y algunos dirán que no hacía falta ser pitoniso para darse cuenta, incluso, por aquellos días... y tampoco les negaría su parte de razón.
    Es triste. Pero en medio de la campaña internacional antiespañola de la segunda mitad de los ´40, en lugar de entregar el poder político a Don Javier y solucionar así la situación de acuerdo con el bien común de todos los españoles, decidió mantenerse a toda costa en el poder y pactar con la Revolución su continuidad a cambio de elegir como sucesor a un miembro de la rama liberal revolucionaria (elección que finalmente recayó en Juan Carlos y no en su padre Juan, pero esto le era indiferente a la Revolución Internacional. Lo único importante para ésta es que el elegido no fuera de la rama tradicionalista legitimista).

    Lo cierto es que tanto carlistas como falangistas salieron defraudados y molestos con aquella decisión; recordemos el denominado Plan Arrese que "transigió con algunos de los postulados de los monárquicos, tradicionalistas y democristianos, con la finalidad de lograr una ley aceptable para todos, pero «nunca cedió ante lo que entendía esencial; la plasmación de un sistema político arquitrabado que impidiera a un futuro rey veleidoso dinamitar desde dentro el Estado heredado de Franco»" (DIEGO, Alvaro de, «La tardía definición programática del régimen de Franco: la ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional (1958)», Aportes, año XX, 1/2005, nº57, p. 97). Realmente, como hemos podido comprobar, ha sido finalmente "un rey veleidoso", el nombrado como sucesor por Franco, el que acabaría dinamitando desde dentro, y sin remedio... el Estado del hombre que le había nombrado como "heredero" (incumpliendo, además, ese hombre... dos solemnísimos juramentos de fidelidad al Régimen y al Movimiento, el primero ante Franco y las Cortes y el segundo casi al día siguiente de su entierro. Pero así es Juancarlistos...).
    No sé si Franco era sincero o no cuando decía que la auténtica garantía de que su sucesor revolucionario no haría nada que fuera a favor de la Revolución contra los españoles, era la clase media que él había dejado.

    Lo cierto es que, como muy bien decían los tradicionalistas (legitimistas y no legitimistas) lo que Franco denominaba clase media no era más que una sociedad de masas o masificada (ya vimos cómo rápidamente se diluyó como un azucarillo el famoso "franquismo sociológico") que no supondría ningún obstáculo para que su sucesor revolucionario (monigote dócil y sumiso al servicio de la Revolución Internacional y que llevamos padeciendo los españoles desde 1975) pudiera hacer y deshacer a su antojo lo que quisiera de acuerdo con la agenda de los revolucionarios internacionales (pero en esto Juan Carlos no hacía más que llevar un paso más adelante la política revolucionaria que su antecesor Franco se vio precisado a realizar -y que tanto disgustaba a Blas Piñar pero sin señalar nunca a su verdadero culpable- con motivo de su pacto con la Revolución Internacional para mantenerse en el poder tras rechazar la salida o solución legitimista y buena para todos los españoles que Don Javier le ofrecía en esos documentos que he citado en la década de los `40).

    Un saludo en Cristo.

  20. #60
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,240
    Post Thanks / Like

    Re: Entrevista a Javier Garisoain

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Otra forma de legitimidad, aparte de la de los tradicionalistas. La legitimidad por razón de conquista y protección a la religión: "tradicional" en épocas de guerra y de Cruzada, como en la edad media: Don Pelayo, El Cid, las Órdenes Militares... Con la bendición apostólica de Roma como gobernante absoluto, Franco no tenía ni por qué escuchar al señor Fal Conde o a los falangistas que le iban también con su respectiva cantinela. O los de Estoril con otra, etc etc.
    La Iglesia le legitimaba urbi et orbe como gobernante de España.

    Claro que como resultaba que Fal Conde no estaba de acuerdo... a la porra Franco, los cardenales, Pío XII, los generales victoriosos, todo el estamento militar y el 90% de los españoles .

    20 de mayo de 1939, el cardenal primado Gomá bendice a Franco en la iglesia de Santa Bárbara de Madrid, como a un monarca absoluto:
    ...
    ...A la puerta del templo el Caudillo besó el anillo del obispo de Madrid y éste le ofreció, con arreglo al ritual, el hisopo de plata, haciendo la señal de la Cruz el Caudillo al tomar el agua bendita.


    El libertador de España, ocupó el sitio que se le tenía preparado y los cantores entonaron el «Te Deum» en acción de gracias por la victoria obtenida y por la protección divina a las armas españolas.
    Al resonar en las amplias naves del templo las magníficas estrofas del himno religioso, los invitados, llenos de fe en Dios y en el Caudillo, difícilmente pudieron contener su emoción.

    Ofrenda de la espada invicta.
    Franco avanzó sereno y humilde Señor, como vasallo del Rey de Reyes, y llegó al sitio que en el centro del altar ocupaba el Primado. El Caudillo, que antes había orado ante Dios unos momentos, como cristiano modelo, se acercaba al Cardenal Goma, espada en mano.
    El momento, por su suprema emoción, no podía describirse... Silencio sepulcral... Con lágrimas en los ojos de todos los presentes, Franco venía a ofrendar a Dios su magna Victoria, que fue victoria de la Cristiandad.

    Franco llegó ante el Cardenal primado y pronunció palabras que eran oración y poema:
    «Señor, acepta complacido el esfuerzo de este pueblo, siempre tuyo, que, conmigo, por tu nombre, ha vencido con heroísmo al enemigo de la Verdad en este siglo.
    Señor, Dios, en cuyas manos está todo derecho ytodo poder, préstame tu asistencia para conducir este pueblo a la plena libertad del Imperio, para gloria tuya y de tu Iglesia.
    Señor: que todos los hombres conozcan que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»
    Franco pronunció esaoración, superando lapropia emotividad del momento.
    En este instante, Franco depositó su espada ante la máxima jerarquía de la Iglesia en España.

    Contestación del Primado.
    El Cardenal Gomá recibida la ofrenda simbólica, augustamente elevó sus preces al Altísimo y otorgó su bendición a Franco, salvador de España, diciendo:
    «El señor sea siempre contigo. Que El, de quien procede todo derecho y todo poder, y bajo cuyo imperio están todas las cosas, te bendiga y con amorosa providencia siga protegiéndote, así como al pueblo cuyo régimen te ha sido confiado. Prenda de ello sea la Bendición que te doy en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo»

    Canto de las antífonas.
    Después se cantaron las antífonas de Recepción del Caudillo:
    «Se nos anunció vuestro gozo y vuestro honor; nos alegramos de vuestra llegada.
    Porque hemos recibido un varón bueno y amable para que haya alegría en este lugar.
    R. — Y gozamos con gran gozo dando a Dios acciones de gracias por Vos.
    Porque hemos recibido un barón bueno y amable en este lugar.

    Antífona. — Bendito el Señor que dirigió vuestros pasos hasta nosotros. Para Vos paz y alegría hasta la Eternidad y en los siglos de los siglos.
    R. — Sois una raza elegida, un sacerdocio real, gente santa, pueblo de elección.
    Para Vos, paz y alegría hasta la Eternidad y en los siglos de los siglos.

    Antífona. — Bendito eres en la ciudad, bendito en el campo y benditas todas tus huellas. Bendito al entrar y al salir.
    R. — Bendígate el Señor desde Sión. Bendito al entrar y al salir.

    Antífona. — Te hemos deseado ver vuestra llegada con la mayor alegría. La vimos y nos alegramos. Aleluya.
    R. — Y nos alegramos con gran alegría- Y la vimos y nos alegramos, Aleluya.

    Antífona. — Aleluya. Salieron al encuentro los ancianos de la ciudad, diciendo: Paz a vuestra llegada. Aleluya; venimos a anunciar la paz al Señor. Aleluya. Santificaos y alegraos con nosotros. Aleluya. Aleluya.

    Antífona. — Todos los Santos de la Iglesia de Cristo os saludan con ósculo santo. Aleluya. Aleluya.

    Antífona. —Hemos esperado ver vuestro rostro- Aleluya, con gran deseo, porque Vos sois nuestro gozo ante el Señor Aleluya, Aleluya.

    Antífona. — He aquí que la puerta de la Verdad se os ha abierto. Entrad en el Tabernáculo de Dios. Aleluya, Aleluya; entrad por las puertas del Señor con alabanza. Aleluya. Aleluya.

    Las oraciones de la Vuelta del Caudillo.
    A continuación se entonaron las oraciones de la Vuelta del Caudillo después de la guerra, siguientes:

    «Rey Dios, por quien se rige el Reino de los Reyes, bajo cuyo gobierno todo se hace sublime, y en cuya ausencia frágil, asiste como prudente moderador al Caudillo Francisco Franco tu siervo. Dale, señor firme rectitud en la fe y una guarda incansable de Tu ley. Sobresalga por su honestidad de costumbres, de manera que sea agradable a Tu Majestad. Y de tal modo conduzca ahora a sus pueblos que sea coronado con los elegidos después del transito. Porque, según mandato, decimos: Padre Nuestro...

    Bendición:
    El Dios omnipotente que trajo a nosotros tus pasos en paz, lleve nuestras almas a la Heredad Eterna. Así sea.
    Y El que nos hizo, clemente, volver aquí, nos haga siempre llegar a El felizmente. Así sea.
    Para que a El, ante quien derramáis aquí lágrimas por vuestro regreso, le deis gracias perennes por el eterno don que nos ha dado. Así sea.

    Oración: ¡Oh Dios! a quien todo se somete, a quien todas las cosas sirven, haz que los tiempos de tu fiel siervo el Caudillo Francisco Franco, sean tiempos de paz, y aleja con Tu clemencia las guerras bárbaras. Para que aquel a quien pusiste al frente de tu pueblo, bajo Tu guía tenga paz con todas las naciones.

    Oración. Te rogamos, ¡oh, Señor! que seas propicio a nuestras preces. Tú que eres Rey de Reyes y Señor de Señores, para que mires benignamente desde el Trono de Tu Majestad a nuestro Caudillo Francisco Franco. Y al que diste un pueblo sujeto a gobierno, le des también hacer en todo Tu voluntad.

    Bendición. Escucha, Cristo Señor, los ruegos de tu fiel siervo, nuestro Caudillo Francisco Franco, con rostro sereno, y que guarde en paz su pueblo. Así sea.

    Fortifique su trono la justicia y multiplique en paz su pueblo. Así sea.
    Sirva para salvación a la tierra y para defensa desu patria. Así sea.
    ....

    Franco ofrendó su espada invicta a Dios
    Última edición por ALACRAN; 12/01/2013 a las 21:20
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Página 3 de 6 PrimerPrimer 123456 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El Rey Don Javier I.
    Por Tradición. en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 15
    Último mensaje: 21/05/2017, 15:32
  2. Impaciente Javier
    Por Hyeronimus en el foro Biografías
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/12/2011, 13:39
  3. RIP Javier de Echegaray
    Por Ordóñez en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/08/2009, 11:47
  4. Fallece F.Javier Lizarza.
    Por Tradición. en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 10/01/2008, 23:58
  5. Boicot A Javier Krahe
    Por Donoso en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 21
    Último mensaje: 09/03/2006, 12:54

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •