Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 3 de 7 PrimerPrimer 1234567 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 60 de 126

Tema: Vida inteligente extraterrestre

  1. #41
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    ERASMUS, mis diferencias políticas con el sr. El Cura y El Barbero, están más que dirimidas, en lo que a mi se refiere. Ya cito dicho ex-curso con este término de "off-topic" para referirme a él, y vino motivado por el tono agresivo de este señor en su primera intervención hacia la actividad de muchos sacerdotes, descalificándolos de un modo que, ni como católico ni como persona, me parecieron adecuados. Él también afirma ser católico, y yo ni lo dudo siquiera, y me llamó sobremanera la atención la firma que usa.
    Última edición por Valmadian; 04/09/2008 a las 02:47

  2. #42
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Erasmus Ver mensaje
    En el sitio de apologética de los Dos Corazones hay un artículo del R.P. Jordi Rivero sobre extraterrestres:


    En la misma página un lector le pregunta por las declaraciones del padre Funes:




    Sobre si puede haber otros seres que no necesiten redención:




    http://www.corazones.org/apologetica...errestres.htm/

    Muchas gracias por colgar este enlace, ERASMUS. No puedo estar más de acuerdo con él dado que es lo que pienso sobre el tema y así lo he venido sosteniendo como buenamente se me ha dejado.

  3. #43
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Erasmus Ver mensaje
    Monseñor Balducci ha ido más lejos todavía, encontré este curioso artículo en el site de la revista "Más Allá" al respecto:

    LA IGLESIA FRENTE A LOS EXTRATERRESTRES


    Textos Gloria Garrido
    Así que cabe preguntarse si el empeño de Balducci en convencernos de la existencia de vida extraterrestre inteligente tiene su origen en alguna estratagema de la Iglesia cuyos fines se nos escapan. En este sentido, hay quien relaciona estas declaraciones con la próxima “desclasificación” del Tercer Secreto de Fátima (MÁS ALLÁ, 136), nunca revelado oficialmente. Siempre se ha dicho que la Iglesia no ha desvelado su contenido por prudencia. Y las hipótesis apuntan a que bien podría anunciar una III Guerra Mundial o una crisis doctrinal de la Iglesia tan fuertecomo las que provocaron las escisiones de la Iglesia ortodoxa y de la protestante. Pero ahora, tras las reiteradas declaraciones realizadas por Balducci en los últimos años, empieza a sospecharse que el tercer misterio podría recoger información sobre vida alienígena o la orden de evangelizar otros planetas. Quizá por ello Balducci ha manifestado que su primera pregunta a un extraterrestre sería cuál es su concepto de Dios.

    Aunque en todas las entrevistas el prelado se ha apresurado a aclarar que la suya es una investigación personal en la que el Vaticano no tiene nada que ver, también es cierto que algunas de sus declaraciones dejan entrever que en la citada institución existe un comité que estudia los presuntos encuentros con extraterrestres con rigor y seriedad.
    del Sol se produzca un giro en el seno de la Iglesia, y esta vez de 180En todo caso, no deja de ser curioso que 400 años después de la quema de Giordano Bruno en la hoguera por afirmar que los planetas giran alrededorgrados, para reconocer que la Tierra no tiene por qué ser el único de los mundos habitados posibles. Aunque, como apunta Balducci, ya otros antes que él así lo sugirieron.


    http://www.masalladelaciencia.es/la-...ccion_id256040

    Más información

    He entresacado, destacando en negrita frases que no tienen desperdicio, la cantidad de barbaridades que se pueden contener en ellas. Esta es una muestra de un pésimo ejercicio periodístico, colmado de especulaciones e infundios convenientes a los intereses del medio, fomentando el morbo del presunto público lector, y con un manifiesto tono sensacionalista. Estas revistillas venden a base de explosivas portadas y de reportajes absolutamente indefinidos, de los que pocos aspectos pueden sacarse en claro pero que dejan un poso de "queremos más, queremos más" en un público vacuo, inculto e inmaduro.

    Ni la Iglesia Católica tiene algún comité secreto para ver cómo establecer encuentros en la tercera fase, el famoso síndrome "conspiranoico" o "paranoia de las conspiraciones", que tanto caracterizan a estas publicaciones y a quienes se mueven sus órbitas. Ni la Iglesia Católica está preparándose para evangelizaciones, caso de contacto abierto y masivo , ni pensando en preparar una expedición a ignotos planetas alejados a ... ni se sabe cuantísimos años luz de aquí... ¡flipante!

    Por supuesto de Astrofísica no saben más que lo aprendido en alguno de los libros que hoy lamentablemente son considerados como "de texto" en los planes de la Secundaria. Sólo desde unos conocimientos de Física mucho más sólidos, que no es preciso en modo alguno que sean universitarios, más la lectura pausada de algunos libros serios de divulgación sobre el Cosmos, resulta posible entender cómo el contacto físico es casi, casi imposible.

    Tales contactos sólo podrían darse a través de las comunicaciones de radio, y hagamos una breve reflexión sobre ello. Supongamos que un planeta habitado por seres inteligentes, con el necesario desarrollo tecnológico para poder comunicar, cuyo planeta reuna unas características similares al nuestro, es decir, que tenga cielos limpios de nubes, que no se encuentre en las proximidades de un cúmulo globular (condensación de cientos de miles de estrellas en un espacio cúbico muy reducido) que impida una visión de la galaxia, que no se encuentre en sector galáctico libre de polvo y gases en dirección hacia el centro ( tendrían un cielo similar al que deja la Luna llena, excepto por una fantástica visión concentrada en un único sector de su firmamento), que, además, detectasen nuestras frecuencias de las que hay millones aunque la más empleada está basada en la del hidrógeno que es el elemento más común del Universo y quisieran comunicar, y se encontrasen , por ejemplo, a 100 a.l. del Sistema Solar, que es ahí mismo hablando en términos cósmicos.

    Nuestro primer mensaje tardaría un siglo en llegarles, y sirva como ejemplo que la primera emisión televisada que salió al espacio fue en 1936 con motivo de los JJOO de Berlín, es decir, la señal todavía no habría llegado al hipotético planeta. Allí, sus científicos y técnicos tendrían que descifrar los contenidos del mensaje o de la emisión, y, en función de lo que interpretasen, responderían o no. Suponiendo que lo hiciesen, su mensaje tardaría otros cien años en llegarnos para luego ser interpretado aquí. Mantengamos pues una animada conversación y, que ésta, incluya un fecundo y fructífero intercambio de orden filosófico, teológico y moral. Pues bien, nuestro potencial de emisión actual alcanza a un radio de 300 años luz, los cuales se irán incrementando en las próximas décadas, si Dios así lo permite, y el centro de la galaxia se encuentra a 30.000 a.l., independientemente de que en tal sector, por sus características, ya se sabe con cierta seguridad que no sólo no albergaría seres vivos de ninguna clases, sino ni siquiera la posibilidad de existencia planetaria, cuestiones de tirones gravitacionales y fuerzas de marea inimaginables. Sólo lo menciono a efectos de información y cálculo. Por cierto quela galaxia más próxima anosotros y mucho mayor que la nuestra se conoce como M 33, o más popularmente "Galaxia de Andrómeda" , y se encuentra sólo a unos 2 millones 400 mil años luz de distancia. Vamos para un crucerito de nada en transatlántico estelar.

    "Pues es que resulta que los casos de OVNIS parecen llevarte la contraria, pues hay un montón de casos sin resolver y, otros, que han sido ocultados por las autoridades porque no convienen..."

    Este es un modelo-tipo de ¿razonamiento? de adolescentes incautos y credulones con todo lo ilógico, cosas de edad. Pero acerca de los OVNIS lo que se ha hecho es engordar el asunto hasta extremos de no hacerlo creíble de ningún modo y, pese a que existe un 5% aproximadamente de casos no resueltos, no hay modo de tomarlos en serio. Y es que no se puede dejar en manos de especuladores fantasiosos, ávidos tragones de novelas cuajadas de seres malos con antenas y garras que quieren destruir la Humanidad, la investigación sobre las escasísimas ocasiones en las que la explicación más racional (recuérdese la "navaja de Occam") no da resultados satisfactorios. También, esta gente tiene la sorprendente manía de mezclar las churras con las merinas, y así, nos encontramos con mucha frecuencia con que, por ejemplo, los fenómenos marianos están entrelazados con "avistamientos ovni", con "bailes del Sol", y otros fenómenos que ellos denominan "paranormales" sin más.

    La Comisión para la Doctrina de la Fe de la Iglesia Católica tiene establecidos lo que se llaman criterios de credentidad, a efectos de separar los fenómenos no naturales, según las características específicas de cada fenómeno, cuando se producen, en: sobrenaturales, preternaturales, paranormales y naturales. Los sobrenaturales se refieren a la acción de Dios y a su consentimiento, por ejemplo, las apariciones marianas; las preternaturales, están referidas a sucesos que se escapan de la comprensión humana y entre las que están las posesiones diabólicas confirmadas, por ejemplo. Las paranormales, término que no aparece en muchos diccionarios, se refieren a cuestiones que se salen de lo común pero que pueden ser explicadas por la razón, y naturales, no es preciso especificarlas. ¿A cuál de estas categorías asignaríamos el llamado genéricamente "fenómeno OVNI"? Evidentemente, si no se trata de alucinaciones, las cuales pueden afectar a cualquier mente con cualquier grado de desarrollo y formación intelectuales, se tratará, ya que nos quieren hacer creer que ss trata de máquinas tripuladas, y toda una serie de especulaciones más o menos ingeniosas, de fenómenos "naturales". Sí, por el contrario, tienen algunas característicass no definidas que no entren dentro del campo de la Física, estarán entre preternaturales y paranormales, pero nunca serán fenómenos sobrenaturales, luego no cabe en modo alguno mezclarlos con las presuntas apariciones marianas o de santos.

    Por último, el párrafo final es de traca, no merece la pena ni comentarlo, pues habla por sí mismo.

    Un saludo.

  4. #44
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    ASPECTOS TEOLÓGICOS DE LA CONQUISTA DEL ESPACIO

    Introducción
    Sentido y límites del saber teológico
    Cuando me invitaron a participar en este ciclo, dije que la conquista del espacio, por lo que hasta ahora sabemos, no presenta cuestiones teológicas especiales, que añadan algo nuevo a lo que, ya antes de ahora, se pregunta la Teología sobre el universo.
    Lo que en realidad solicita la atención del teólogo son hipótesis sobre situaciones hipotéticas. Pero también se le ofrece -y esto es más importante- la oportunidad de aclarar posibles equívocos.
    Hablamos de "aspectos teológicos"... Pero, ¿qué es el aspecto teológico? No una prolongación en la línea de la investigación astronómica, mecánica, fisiológica, jurídica. Lo teológico concierne a la relación de las cosas, según todos sus aspectos, con Dios.
    En efecto, la ciencia "natural" describe el comportamiento de las cosas, inducido de la experiencia, en cuanto es mensurable y se expresa en forma matemática. Por eso, en gran parte, se atiene a los aspectos cuantitativos de los fenómenos. Presupone el dato metafísico de la "realidad sustantiva", y supone también que la realidad "no observada" funciona matemáticamente, esto es, con regularidad automática. Suposición acertada, que se confirma las veces (relativamente pocas) que se puede comprobar. (Aunque no cabe desconocer que hay científicos penetrantes que no se atreven a decidir si estamos ante un automatismo radical, o uno meramente estadístico, que recubriría una actividad de orden "psíquico"...) La "ciencia", pues, se mueve en el orden de la legalidad natural, al menos fenoménica.
    La Teología estudia la subordinación de lo "natural" al Poder personal (inteligente, libre).
    El enlace de los dos órdenes parece oscuro. El científico sabe que su ciencia es en gran parte descriptiva, fenoménica, autolimitada; su método no sirve para descubrir el sentido último, la verdadera ontología. Pero el hábito de la especialización -concentrada en el estudio de la legalidad- induce a veces a pensar o a suponer que el sentido último tiene que ser prolongación del funcionamiento legal automático: todo evento resultaría "fatalmente" de fuerzas sometidas a leyes necesarias y universales. Se resbala así hacia una visión monista o panteísta, que, aun si escapa del burdo materialismo, parece excluir al Dios Personal. Se tiende a diluir la "Persona" en el "Todo".
    Este desorbitamiento suele ser excitado por una reacción contra el "personalismo antropomórfico,": la visión mágica, la de las religiones populares (paganas) o animistas, la tendencia a "animar" los astros y a tenerlos por deidades... Cunde la impresión de que el avance de la ciencia (descubridora de leyes) equivale al retroceso de esa mentalidad personificadora. Recuerden la cita de Platón dada por el doctor Domínguez: "La ciencia -decía hace ver que los astros son cuerpos físicos; lo cual podría ser considerado por el pueblo como impiedad".
    No será inútil anotar que esa mentalidad es pagana; no judaica ni cristiana. La primera página del Génesis (tan extraña a más de un científico, por su sencillez popular), contiene como lección fundamental la de despersonalizar (desdivinizar) a los astros: éstos no son más que creaturas instrumentales, inferiores al hombre, sin valor ninguno propio en comparación con Dios Creador.
    Según el pensamiento teológico, en Dios se da precisamente la conjunción de lo Universal~Necesario y lo Personal o Libre, en El convergen y se unifican de raíz los dos órdenes, el "legal" y el "personal".
    Esa conjunción es, hasta cierto grado, empírica: pues aparece en el hombre mismo. Este muestra dos vertientes (la de la biología "automática"-, la de la inteligencia, libertad, anhelos infinitos), irreductibles entre sí; pero además insuprimibles, pues ambas -tanto la visión legalista como la personalista- son experimentales. En rigor, la prioridad empírica corresponde a lo subjetivo y lo personal! Con todo, hay un hábito mental que tiende a extraverterse y objetivar; al generalizar su método ---legalista",recae en una metafísica que, tanto en su forma de racionalismo como de positivismo, formula como esquema del Universo un sistema objetivo de leyes universales y necesarias, donde la "Persona" no encaja, o se diluye como un ingrediente indiferenciado de la totalidad; o bien, furtivamente, el sujeto queda fuera, como un espectador inexplicado e inexplicable.
    La filosofía reciente, por fidelidad a lo empírico', reclama atención hacia la perspectiva "personal"; y así apunta en la dirección de la fe. Piénsese también en la visión evolucionista de Teilhard de Chardin, que trata de mostrar desde la ciencia cómo la persona es el foco de convergencia del universo físico-psíquico. Hay que reconocer, sin embargo, que, aunque las dos vertientes parezcan indisolubles y como fundidas en misteriosa unidad, no vemos bien cómo se integran; el análisis tropieza con una yuxta-posición o paralelismo. De ahí, en muchos hombres, cierta tensión bipolar entre los dos enfoques, el de una razón extravertida y objetivante y el de la fe. Mas todo intento de reducir la tensión anulando uno de los dos polos lleva a negar al hombre.
    Por eso la "Ciencia" no apaga la "angustia" del hombre, sino que la aumenta. La respuesta sólo puede venir de la Teología. La Teología no trata sólo de "Dios en sí"; también, necesariamente, de Dios como causa y fin; ella inquiere cómo, por la fuerza personal de Dios, puedo yo no ser víctima de la ley fatal, y participar en la supremacia de Dios. ¡El misterio de Dios tiene por correlativo al misterio experimental de la persona humana! Esta aparece simultáneamente implicada en las leyes universales y trascendente a las mismas. Sin relación finalista con Dios, el hombre sería mero epifenómeno del Todo fatal.
    En cuanto al Espacio, la información que apcrta la Teología es muy escasa.
    Porque su Método, -lo mismo que el de las ciencias tiene un punto de apoyo en la experiencia. La ciencia -natural parte de la experiencia común, repetible, en cuanto es mensurable. La Teología atiende, desde luego, a la misma experiencia (y de modo especial a la experiencia interior, a veces singular) en busca de su sentido y trascendencia causal, pero, la experiencia básica de la teología cristiana es una manifestación histórica (personal) de Dios: que nos orienta hacia la participación en su Vida, mas no nos explica la estructura o funcionamiento de las cosas. No satisface curiosidades; fomenta la confianza y la adhesión personal.
    En consecuencia, la Teología nunca se ha interesado mucho por la Astronomía, si bien muchos teólogos se ocuparon de este saber. Verdad es que la Astronomía no carece de interés, religioso: la contemplación de una grandeza desbordante nos hace sentir mejor nuestra limitación y la necesidad de Dios... "Caeli enarrant gloriara DeC... Mas que la totalidad esencial de ese interés religioso se concentra en cualquier cosa. No hay por qué esperar nada esencialmente nuevo -en el orden religioso, y por lo que atañe al sentido último del Universo- por la vía de una exploración de lejanías espaciales. Ya el doctor Domínguez señaló que el orden natural es tan apreciable aquí en la Tierra como en los astros. Lo, divino no estará más cerca en cosas lejanas que en las próximas, pues al mismo tiempo las trasciende y las penetra todas.
    Dar primacía a los astros, para comunicar con Dios, podría reflejar una actitud idolátrica, o ser una ilusión "espacial" e imaginativa. Es igual buscar a Dios en la dispersión de lo grandioso y macrocósmico que en la concentración de lo microcósmico. Puede ser por igual una pesquisa fecunda o estéril y descorazonadora; una aventura banal, de mera distracción, o un descubrimiento renovador: según que percibamos la realidad profunda que asoma a la superficie fenoménica de cualquier cosa.... o nos detengamos en la superficie misma.
    Eliminemos, de entrada, un estorbo perjudicial: ¿No están la Revelación y la Teología, al menos la medieval, atadas a la concepción física antigua del Universo?
    Esta concepción fue utilizada, naturalmente, en sus fórmulas expresivas-, pero sin ligamen intrínseco. Bastaría
    traer aquí el famoso pasaje de Santo Tomás en que sugiere que las apariencias celestes acaso podrían ser interpretadas de otro modo: "Forte secundum aliquem alium modum, nondum ab hominib,us comprehensum, apparentia circa stellas salvantur" (De caelo et mundo, lect. 17). Con este criterio perfectamente científico Santo Tomás ha desligado su teología de la relatividad inherente a todas las observaciones fenoménicas. (Es lastimoso ver cómo algunos pseudohistoriadores, manipulando materiales de segunda mano y sin conocer las fuentes, deforman a veces el pensamiento medieval.)
    Según anunciamos al principio, lo que más interesa al teólogo en relación con la investigación espacial es el adecuado planteamiento de ciertas cuestiones, que han suscitado ya curiosidad, y el discernimiento de equívocos más o menos vulgares. Unas y otros pueden disponerse en torno a tres núcleos: 1 ) los referentes al encuentro del hombre con habitantes de otros astros; 2) la conexión religiosa de Dios con los "Cielos"; 3) el "Cielo", como habitación de nuestra vida futura.
    ¿HABITANTES EXTRATERRESTRES?
    1. Se trata de seres orgánicos y racionales.
    La ciencia teológica no sabe si existen o no.
    La Revelación no los excluye. Hay quienes ven una alusión a ellos en las fórmulas que expresan la supremacía de Dios o bien la exaltación de Cristo Resucitado al señorío universal. Por ejemplo, según la carta a los Filipenses, Dios dispuso que in nomine Jesu omne genu llectatur caelestium, terrestrium et infernorum: que doblen la rodilla todos los seres celestes, terrestres y subterráneos. Es un modo expresivo derivado de la obvia compartimentación del Universo en tres planos, con el de la Tierra en medio, que corresponde a una arcaica imagen oriental judaica del mundo.
    Pero fórmulas genéricas, corno la citada, ¿se refieren a seres encarnados, a semejanza del hombre? ¿Se refieren a espíritus? ¿Se refieren a la totalidad de las cosas, sin más determinaciones? La Revelación de la Escritura no parece afirmar formalmente la existencia de los habitantes extraterrestres.
    2. Muchos han creído en la posibilidad o realidad de mundos habitados. Nadie con más entusiasmo que el astrónomo C. Flaramarion, quien reseña complacido la lista de creyentes. El mismo recuerda que David Fabricius, en el siglo XVII, "pretendía haber visto con sus propios ojos habitantes en la Luna"; y que Pedro Borel, consejero del rey de Francia, en un tratado inédito investiga sobre "el medio por el cual se podría descubrir la verdad pura de la pluralidad de mundos", a saber la navegación aérea y la observación aerostática.
    Flammarion opina que la idea de la pluralidad de mundos habitados es innata en el hombre. Describe elocuentemente la creencia íntima que brota al contemplar de noche el cielo estrellado:
    «Para conocer el origen de esta admirable doctrina, y para saber a qué mortal debemos esta maravillosa concepción de la inteligencia humana, bastará trasladarnos con el pensamiento a esas noches espléndidas en las que el alma, sola con la naturaleza, medita, pensativa y silenciosa, bajo la inmensa cúpula del estrellado cielo. Allí mil astros perdidos en las regiones lejanas del espacio derraman sobre la tierra una dulce claridad que nos manifiesta el verdadero lugar que ocupamos en el universo; allí, la idea del infinito que nos rodea, nos separa de toda agitación terrestre y nos arrastra sin saberlo a esas vastas regiones inaccesibles a la debilidad de nuestros sentidos. Absortos en un vago fantaseo, contemplamos esas perlas centelleantes que tiemblan en el azul melancólico, seguimos a esas estrellas pasajeras que surcan de cuando en cuando las etéreas llanuras, y alejándonos con ellas en la inmensidad, erramos de mundo en mundo por el infinito, de los cielos. Pero la admiración que excita en nosotros la escena más conmovedora del espectáculo de la naturaleza se transforma al punto en un pensamiento de indefinible tristeza, porque nos consideramos extraños a esos mundos donde reina una aparente soledad, y que no pueden producir en nosotros la impresión inmediata por la cual la vida nos une a la Tierra. Ellos despiertan un pensamiento de lo infinito que es una fuente de melancolía al mismo tiempo que un raudal de purísimos goces; ciérnense ellos allá arriba como moradas que aguardan en silencio y cumplen lejos de nosotros el ciclo de su vida desconocida; ellos atraen nuestros pensamientos como un abismo, pero reservan la clave de su enigma indescifrable. Contempladores oscuros de un universo tan grande y tan misterioso, sentimos interiormente la necesidad de poblar esos globos en apariencia olvidados por la vida, y sobre sus playas eternamente desiertas y silenciosas buscamos miradas que respondan a las nuestras; bien así como un esforzado, navegante exploró largo tiempo en sueños los desiertos del océano, buscando la tierra que le había sido revelada, penetrando con sus miradas de águila las distancias más dilatadas, y salvando audazmente los límites del mundo conocido, para abordar al fin a las llanuras inmensas donde el Nuevo Mundo se asentaba desde períodos seculares. Su ensueño se realizó. Despréndase el nuestro del misterio que lo envuelve todavía, y sobre el bajel del pensamiento subiremos a los cielos en busca de otras tierras».
    Flammarion advierte: "La mayor parte de los filósofos... (los partidarios de la pluralidad de mundos habitados) admiten simplemente la posibilidad de la existencia de otros mundos..., pero sin afirmar por esto su realidad. Es un paso -añade- que no podía darse antes que hubiese brillado la antorcha de las ciencias modernas".
    La ciencia actual no cree poseer esa antorcha. La de Flammarion era endeble cuando sostenía condiciones de habitabilidad en otros astros; aunque con la observación valiosa de que condiciones diferentes permiten formas diferentes de vida, de modo que el equivalente del hombre sería allí, no obstante posibles diferencias, la culminación de la correspondiente vida animal.
    En realidad, el paso de la "habitabilidad" a la habitación no lo da Flammarion por razones de ciencia positiva, sino por consideraciones "platónicas", no desatinadas. Según él, la pluralidad hace entrever la solución a tina aporía: la de la inconciliabilidad entre la Perfección de Dios y la bajeza de la humanidad terrestre, Como en la naturaleza -explica- todo se ordena según leyes seriales, y el plan de la Creación abarca una amplísima jerarquía de seres, nuestra raza estará en uno de los grados inferiores; y no se puede juzgar la Creación toda por la Tierra, como no se puede juzgar un coro de Palestrina por notas sueltas.
    Atribuye Flammarion a la doctrina de la pluralidad una trascendencia salvadora, Es, en su sentir, la parte viva de la ciencia astronómica; nos enseña lo que somos relativamente al conjunto de lo creado. Es la filosofía del porvenir. El estudio de las relaciones de nuestra raza con las del espacio fundará la "Religión por la ciencia". Un parentesco universal nos reúne a todos; todos somos hermanos. Ellos, no obstante las diferencias físicas, son hombres que participan de un destino semejante al nuestro. Los varios mundos nos ofrecen varias existencias, de perfección creciente: regiones futuras de nuestra inmortalidad, lugar a que han llegado nuestros padres, y que nosotros habitaremos algún día... "Esta es nuestra fe. Nuestro paraíso es el infinito de los mundos" .
    Su entusiasmo se derrama en la conclusión de la obra:
    «... Queremos sentir los lazos desconocidos que nos unen a la vida universal de las almas... Sí, nos habéis aparecido en vuestra espléndida vestidura, astros magníficos que resplandecéis en el éter... Hemos conocido mejor la distancia que aleja nuestra raza primitiva de las gloriosas rayas cuya residencia sois... Pero, ¿nos sois tan extrañas como pensamos, oh razas lejanas que seguís con nosotros los variados caminos del cielo?... ¡Oh, no!, ¡no nos sois extrañas, oh blancas estrellas que centelleáis dulcemente durante la noche profunda! Toda alma que se ha dejado extasiar en vuestra contemplación no ha podido librarse del sentimiento de simpatía que se desprende de vuestra mágica mirada... ¡Oh, noche majestuosa!, ¡cuánto mayor se ha hecho tu esplendor ante nuestros ojos desde que hemos vislumbrado la vida bajo tu muerte aparente! ¡Cuán deliciosas se han hecho tus armonías!, ¡cómo se ha transfigurado tu espectáculo ante nuestras almas! ¡Oh, Pléyades lejanas, cuya difusa claridad nos arrebata tan lejos de la Tierra, cuánto me complacía yo en contemplaros en el silencio de la medianoche, complacíame en ver descansar sobre vosotras el enjambre de mis pensamientos, porque sois una estación brillante del infinito de los cielos! Empero, ahora estoy viendo en vuestro múltiple centelleo otros tantos centros donde están reunidas familias humanas; ahora que en ese tan plácido resplandor creo reconocer las miradas de hermanos desconocidos, la mirada quizá de los seres queridos que tanto amé, y que la muerte inexorable ha arrebatado lejos de mí, de ese ser, sobre todo, que voló con la sonrisa en los labios para no dejarme adivinar sus sufrimientos, y que ahora está allí, meditando acaso en algún punto oscuro de una tierra desconocida, recordando con tristeza inexplicable nuestros interrumpidos amores, y buscando como yo miradas perdidas en el cielo... ¡Oh!, ahora os amo yo, Pléyades refulgentes; yo os amo, encantadoras estrellas; yo os amo como el peregrino ama los lugares de su peregrinación, como ama el altar adonde tienden sus votos, y sobre el cual depositará algún día el beso de sus aspiraciones más queridas» (14).
    «... No es ya un sentimiento de tristeza el que nos resulta de la contemplación del cielo, sino un sentimiento de felicidad íntima, cuyas huellas quedarán grabadas con un perfume de esperanza. Nos reconocemos como, de la gran familia de los astros, sabemos que esos mundos lejanos no nos son extraños, y que la soledad aparente que los envuelve no es más que una ilusión causada por la distancia... Sabemos que acercándonos a ellos encontraríamos la vida en el esplendor de su fuerza y de su actividad...» (15).
    Demasiado optimismo el de estas páginas románticas, si sólo se funda en una especulación de teología natural. La Esperanza fundada en la Revelación no se reduce a ese "traslado a otras tierras. Es una esperanza sobrenatural, que se enraíza en la acción transformadora del Dios Personal, semejante a la realizada ya en la Resurrección de Cristo, meta de la Encarnación Redentora.
    3. Ahora, un manojo de cuestiones teológicas, dentro de la hipótesis de otros mundos habitados.
    a) Si hubiese en otros astros seres orgánicos espirituales (parecidos o no a los hombres), ¿están sometidos e incorporados a Cristo?
    Sí; el Señorío o Reino de Cristo es universal. El Hijo de Dios es único; no algo relativo a la Tierra. Los textos sagrados exaltan su señorío universal, que abarca a los ángeles y todas las creaturas. El plan de Dios es "instaurare omnia in Christo, quae in caelis et quae in terra sunt" (17). "Omnia subjecit sub pedibus eius" Recapitula en Sí, como un Pleroma, todo el Universo. La extensión de su Reino es igual al de Dios.
    b) ¿Participan de la Redención de Cristo?
    En el aspecto "negativo" (liberación del pecado), no sabemos si han pecado. (Extraña objeción, recordada por Flammarion: si no tienen pecado, estarían exentos de la ley del trabajo, y así no podrían desarrollarse... Pero la ley del trabajo es anterior al pecado; lo que corresponde a éste es la ley del dolor entre los hombres, que estaban eximidos.)
    En el sentido de "elevación a vida sobrenatural", tampoco lo sabemos; si bien la noción de Señorío o Reino Universal de Cristo parece incluir una acción vivificadora, y no sólo una jefatura.
    c) ¿La Encarnación del Hijo de Dios sería única, en la Tierra, con eficacia sobre el Universo?
    Algunos han visto en el simple hecho de la pluralidad de mundos habitados la siguiente objeción: ¿por qué la Tierra, tan insignificante, ha de tener el privilegio de la Encarnación? ¿Puede ser la Tierra centro del Universo moral y religioso, si no lo es, en el Universo físico? Objeción sin sentido. Ignoramos sí la Encarnación es privilegio de la Tierra; pero, en cualquier caso, no vale objetar contra un hecho, sólo porque no sepamos situarlo en un sistema esquemático.
    La unicidad de la Encarnación es posible. Y aun parece razonable a quien considere que el Ser sensible, asumido por Dios, tiene que ser, por su naturaleza, algo particularizado en el tiempo y en el espacio. Lo mismo que Cristo Jesús asume como cabeza a toda la Humanidad, siendo El un hombre de Nazaret, que vivió allí hace veinte siglos.
    d) ¿Encarnaciones múltiples, en cada uno de los mundos habitados? Posible... En cierto sentido, parecería conveniente: pues uno de los fines de la Encarnación en la Tierra es hacer a Dios visible y en comunicación fraternal con los hombres; de este modo se nos garantiza, frente a la impresión de fatalidad, la personalidad y el amor de Dios; Cristo, habitando entre nosotros, es Revelación viva del amor del Padre, que disipa la ambigüedad de las manifestaciones a través de la naturaleza y del raciocinio. ¿Tal visibilidad de Dios no será conveniente a cualquier creatura racional sensible?
    e) Si los habitantes de otros mundos llegaran a comunicarse con nosotros, ¿deberán someterse a la Iglesia?
    Si tienen su Encarnación particular, parece que no; pues ésta implica una Iglesia propia.
    Si no tienen Encarnación distinta.... no sabemos. Ni la Iglesia lo sabe; su misión, tal como le ha sido! revelada, mira a la Tierra. Pero, en su momento, el Espíritu le desvelará todo el contenido de la Revelación; le hará saber cuál es su misión en situaciones nuevas. La iluminación del Espíritu, prometida por el Señor (21 ), continúa en la historia de la Iglesia: eso sí, referida, siempre a lo ya dicho por Jesús.
    Atribuye Flammarion a la doctrina de la pluralidad una trascendencia salvadora, Es, en su sentir, la parte viva de la ciencia astronómica; nos enseña lo que somos relativamente al conjunto de lo creado. Es la filosofía del porvenir. El estudio de las relaciones de nuestra raza con las del espacio fundará la "Religión por la ciencia". Un parentesco universal nos reúne a todos; todos somos hermanos. Ellos, no obstante las diferencias físicas, son hombres que participan de un destino semejante al nuestro. Los varios mundos nos ofrecen varias existencias, de perfección creciente: regiones futuras de nuestra inmortalidad, lugar a que han llegado nuestros padres, y que nosotros habitaremos algún día... "Esta es nuestra fe. Nuestro paraíso es el infinito de los mundos" .
    Su entusiasmo se derrama en la conclusión de la obra:
    «... Queremos sentir los lazos desconocidos que nos unen a la vida universal de las almas... Sí, nos habéis aparecido en vuestra espléndida vestidura, astros magníficos que resplandecéis en el éter... Hemos conocido mejor la distancia que aleja nuestra raza primitiva de las gloriosas rayas cuya residencia sois... Pero, ¿nos sois tan extrañas como pensamos, oh razas lejanas que seguís con nosotros los variados caminos del cielo?... ¡Oh, no!, ¡no nos sois extrañas, oh blancas estrellas que centelleáis dulcemente durante la noche profunda! Toda alma que se ha dejado extasiar en vuestra contemplación no ha podido librarse del sentimiento de simpatía que se desprende de vuestra mágica mirada... ¡Oh, noche majestuosa!, ¡cuánto mayor se ha hecho tu esplendor ante nuestros ojos desde que hemos vislumbrado la vida bajo tu muerte aparente! ¡Cuán deliciosas se han hecho tus armonías!, ¡cómo se ha transfigurado tu espectáculo ante nuestras almas! ¡Oh, Pléyades lejanas, cuya difusa claridad nos arrebata tan lejos de la Tierra, cuánto me complacía yo en contemplaros en el silencio de la medianoche, complacíame en ver descansar sobre vosotras el enjambre de mis pensamientos, porque sois una estación brillante del infinito de los cielos! Empero, ahora estoy viendo en vuestro múltiple centelleo otros tantos centros donde están reunidas familias humanas; ahora que en ese tan plácido resplandor creo reconocer las miradas de hermanos desconocidos, la mirada quizá de los seres queridos que tanto amé, y que la muerte inexorable ha arrebatado lejos de mí, de ese ser, sobre todo, que voló con la sonrisa en los labios para no dejarme adivinar sus sufrimientos, y que ahora está allí, meditando acaso en algún punto oscuro de una tierra desconocida, recordando con tristeza inexplicable nuestros interrumpidos amores, y buscando como yo miradas perdidas en el cielo... ¡Oh!, ahora os amo yo, Pléyades refulgentes; yo os amo, encantadoras estrellas; yo os amo como el peregrino ama los lugares de su peregrinación, como ama el altar adonde tienden sus votos, y sobre el cual depositará algún día el beso de sus aspiraciones más queridas» (14).
    «... No es ya un sentimiento de tristeza el que nos resulta de la contemplación del cielo, sino un sentimiento de felicidad íntima, cuyas huellas quedarán grabadas con un perfume de esperanza. Nos reconocemos como, de la gran familia de los astros, sabemos que esos mundos lejanos no nos son extraños, y que la soledad aparente que los envuelve no es más que una ilusión causada por la distancia... Sabemos que acercándonos a ellos encontraríamos la vida en el esplendor de su fuerza y de su actividad...» (15).
    Demasiado optimismo el de estas páginas románticas, si sólo se funda en una especulación de teología natural. La Esperanza fundada en la Revelación no se reduce a ese "traslado a otras tierras. Es una esperanza sobrenatural, que se enraíza en la acción transformadora del Dios Personal, semejante a la realizada ya en la Resurrección de Cristo, meta de la Encarnación Redentora.
    3. Ahora, un manojo de cuestiones teológicas, dentro de la hipótesis de otros mundos habitados.
    a) Si hubiese en otros astros seres orgánicos espirituales (parecidos o no a los hombres), ¿están sometidos e incorporados a Cristo?
    Sí; el Señorío o Reino de Cristo es universal. El Hijo de Dios es único; no algo relativo a la Tierra. Los textos sagrados exaltan su señorío universal, que abarca a los ángeles y todas las creaturas. El plan de Dios es "instaurare omnia in Christo, quae in caelis et quae in terra sunt" (17). "Omnia subjecit sub pedibus eius" Recapitula en Sí, como un Pleroma, todo el Universo. La extensión de su Reino es igual al de Dios.
    b) ¿Participan de la Redención de Cristo?
    En el aspecto "negativo" (liberación del pecado), no sabemos si han pecado. (Extraña objeción, recordada por Flammarion: si no tienen pecado, estarían exentos de la ley del trabajo, y así no podrían desarrollarse... Pero la ley del trabajo es anterior al pecado; lo que corresponde a éste es la ley del dolor entre los hombres, que estaban eximidos.)
    En el sentido de "elevación a vida sobrenatural", tampoco lo sabemos; si bien la noción de Señorío o Reino Universal de Cristo parece incluir una acción vivificadora, y no sólo una jefatura.
    c) ¿La Encarnación del Hijo de Dios sería única, en la Tierra, con eficacia sobre el Universo?
    Algunos han visto en el simple hecho de la pluralidad de mundos habitados la siguiente objeción: ¿por qué la Tierra, tan insignificante, ha de tener el privilegio de la Encarnación? ¿Puede ser la Tierra centro del Universo moral y religioso, si no lo es, en el Universo físico? Objeción sin sentido. Ignoramos sí la Encarnación es privilegio de la Tierra; pero, en cualquier caso, no vale objetar contra un hecho, sólo porque no sepamos situarlo en un sistema esquemático.
    La unicidad de la Encarnación es posible. Y aun parece razonable a quien considere que el Ser sensible, asumido por Dios, tiene que ser, por su naturaleza, algo particularizado en el tiempo y en el espacio. Lo mismo que Cristo Jesús asume como cabeza a toda la Humanidad, siendo El un hombre de Nazaret, que vivió allí hace veinte siglos.
    d) ¿Encarnaciones múltiples, en cada uno de los mundos habitados? Posible... En cierto sentido, parecería conveniente: pues uno de los fines de la Encarnación en la Tierra es hacer a Dios visible y en comunicación fraternal con los hombres; de este modo se nos garantiza, frente a la impresión de fatalidad, la personalidad y el amor de Dios; Cristo, habitando entre nosotros, es Revelación viva del amor del Padre, que disipa la ambigüedad de las manifestaciones a través de la naturaleza y del raciocinio. ¿Tal visibilidad de Dios no será conveniente a cualquier creatura racional sensible?
    e) Si los habitantes de otros mundos llegaran a comunicarse con nosotros, ¿deberán someterse a la Iglesia?
    Si tienen su Encarnación particular, parece que no; pues ésta implica una Iglesia propia.
    Si no tienen Encarnación distinta.... no sabemos. Ni la Iglesia lo sabe; su misión, tal como le ha sido! revelada, mira a la Tierra. Pero, en su momento, el Espíritu le desvelará todo el contenido de la Revelación; le hará saber cuál es su misión en situaciones nuevas. La iluminación del Espíritu, prometida por el Señor (21 ), continúa en la historia de la Iglesia: eso sí, referida, siempre a lo ya dicho por Jesús.
    f) ¿Podrá haber relaciones morales, unidad en el orden moral, entre ellos y nosotros?
    Los principios del orden moral son iguales. Su realización estaría determinada por la "naturaleza" de los distintos seres, que habría que estudiar, la cual importaría muchas variaciones, en virtud de los mismos principios.
    Así se vería cómo responder a la curiosa pregunta que se me ha hecho, a saber: si sería legítimo el matrimonio, entre terrestres y extraterrestres. Si el matrimonio fuese posible (esto es, fecundo y con posibilidad de vida en común), parece que sería lícito. Pero, para saber si es posible, ¿no haría falta una experiencia sexual que la Iglesia prohíbe? ¿Habría que sacar provecho de experiencias condenadas? ¿No resulta así la Moral antirrealista? Se olvida que, dentro de la norma moral vigente, es posible la experiencia, por ejemplo, para determinar si hay o no impotencia, anuladora del matrimonio. La Iglesia rechaza la experiencia irresponsable, que usa las personas como instrumentos. Exige la "experiencia responsable", que es la que se compromete a asumir la convivencia indisoluble, si resulta posible: ¡es una experiencia en el matrimonio!.... el cual, si falla la condición esencial, se declara nulo. (Entre nosotros, la "esterilidad" no impide el matrimonio, porque
    es accidental. Si fuese absoluta, o específica, parece que lo impediría.)
    Bueno será no desorbitar las diferencias en el orden moral. Ya Flammarion había emitido la atinada observación de que la ciencia ligada a lo espacial es relativa, estudia relaciones variables, pero hay un absoluto espiritual, el aprecio de la Verdad, el Bien y la Belleza: la unidad moral del Universo, se realiza por la unión de todas las inteligencias con la Inteligencia divina.
    4. ¿Sería turbador, en el orden religioso, que el hombre fuese el único ser racional en el mundo visible?
    Evoquemos la literatura tópica, que ha subrayado lo increíble de que sólo la Tierra esté habitada: la Tierra..., que no es más que un granito de arena, excéntrico, en la vastedad del Cosmos... ¿Y para qué tantos millones de astros, muchos ni siquiera visibles al hombre?
    La Física y la Matemática antiguas profesaban una armonía geocéntrica. Concepción griega, más que judía. (¡No que los antiguos lo centrasen todo sobre el hombre, pues, al contrario, daban la primacía a los astros celestes!) Al imponerse la visión heliocéntrica, subsiste ciertamente el sentido de la armonía matemática, pero con una sensación de desquiciamiento para el pensar antropocéntrico. Ahora, sin que se disminuya el imperio de la matemática, quizá se desvanece la armonía de su significación global: la visión del Universo resulta indefinida, borrosa, si no "caótica" (¿qué sentimos al imaginar, por ejemplo, el Universo "en expansión"?).
    Ahora bien, por lo que toca a la relación Universo-habitantes orgánico-racionales, confesemos ante todo lo insuficiente de nuestros conocimientos.
    Luego, somos víctimas de la ilusión geometrizante; la misma que llevó a algún teólogo antiguo a imaginar que los cuerpos glorificados tendrían que ser redondos.
    El hombre parece excéntrico en relación con el Espacio total. ¡Mas no lo parece menos en relación con el Tiempo!: dentro de la evolución de la Tierra el hombre aparece durante menos de un "segundo", comparado con el "año" que le precede; y, sin embargo, justifica toda la Tierra. Véase la opinión de Teilhard de Chardin: la Física de comienzos de la Edad Moderna creía haber desplazado al hombre del centro del mundo; y, en efecto, no es el centro estático que antes creía ser; pero es el "eje y la flecha de la evolución, lo cual es mucho más bello"; ya no es un elemento perdido en las soledades cósmicas, pues, según la visión de Teilhard, es una voluntad de vivir universal la que converge y se hominiza en él.
    Por lo demás, nos empeñamos en encuadrar el Universo en la perspectiva de nuestra breve vida temporal. Habría que contar con una perspectiva de auténtica totalidad.
    ¿EL "CIELO", MORADA DE DIOS?
    1. La mentalidad "primitiva".
    Después del primer viaje al espacio un periódico marxista, según triste costumbre, no se libró del intento de explotación burda de un materialismo vulgar: ¡el explorador no había encontrado a Dios! ¡El hombre es el único señor racional del mundo!
    Aparte la enorme precipitación -por lo limitadísimo de la exploración, que ni siquiera vale para saber si hay otros seres vegetales, animales o parecidos al hombre...--, el juicio es de una tosquedad increíble, por olvido de la espiritualidad de Dios. Es idéntico al de aquellos, positivistas agnósticos del siglo XIX que pretendían que el escalpelo debería encontrar el alma, si existiese: sin advertir que tampoco "encuentra" realidades de evidencia primaria como son los pensamientos, imaginaciones, sentimientos, decisiones...
    Lo único interesante de este modo de pensar es la teoría que refleja acerca de la religión. La religión seria una supervivencia de la mentalidad primitiva, la cual interpretaba antropomórficamente las realidades físicas y astronómicas cuya explicación ignoraba y que se le aparecían misteriosas: Dios no sería más que un personaje en un lugar distante. La exploración de ese lugar -concluye el comentarista moderno- disipará en el pueblo esa falsa imaginación.
    Anticipemos que nuestra noción de Dios nada tiene que ver con esa proyección imaginativa que se atribuye a los primitivos. Mas como, al menos, el lenguaje lo heredamos todos, digamos unas palabras sobre la localización primitiva" de Dios.
    La conexión de Dios con el Cielo es casi universal. Entre las inciertas etimologías del griego "Zeós" está la del verbo "zéo" (correr: referido a los "astros corredores"); y, con la autoridad de Max Müller, la del sánscrito "Dyu" (lo brillante: el cielo luminoso). El indoeuropeo "Dieus" ("deiuos") -de donde Júpiter-, -señor del rayo- es el celeste, contrapuesto al terrestre, es decir, el hombre-homo-,humus. En la época en que los judíos evitan pronunciar el nombre de Dios (Yahvé), muchas, veces sustituyen la designación corriente "Dios del cielo," por El Cielo. Así, los Macabeos: "El Cielo nos libre de abandonar la ley..." (23). Es bien conocido el uso del evangelista San Mateo, quien en lugar de "Reino de Dios" dice Reino de los Cielos.
    Se ha pensado que el Dios del Cielo (extendidísimo en todas partes en los pueblos primitivos) era uno entre otros dioses, pero con una supremacía sobre los demás precursora del monoteísmo. Pettazzoni propuso, para explicar su origen, la siguiente hipótesis: así como había personificación de seres particulares (cada astro, etc.), se llegó también a la personificación de esa intuición sensible universal que es la bóveda celeste, con sus propiedades características: unidad, inmensidad. omnipresencia, omnipotencia (manifestada en los fenómenos meteorológicos), providencia (la lluvia benéfica... ).
    Se replicó a Pettazzoni (por Ehrenreich, Foucart, Schmidt) que es inadmisible entre los primitivos la personificación de un elemento que carece de individualidad visible. Lo que ellos podían concebir es una fuerza personal, distinta del Cielo material, más o menos relacionada con el mismo, más aún: separable. En varios mitos primitivos Dios aparece como Creador del Cielo. (Y Schmidt anota que en las culturas más primitivas la habitación original de Dios es la Tierra; al Cielo se habría ido por culpa humana.)
    2. Nota acerca del empleo de fórmulas espaciales en religión.
    La imaginación y el lenguaje están esencialmente ligados al espacio en su forma tridimensional. El entendimiento puede trascender: ¡pero las mismas expresiones que indican "trascendencia" están tomadas de lo espacial! Por tanto, el uso de una terminología espacial"(por ejemplo: "anima", "spiritus", "gehenna", "caelum"... ) no basta para atribuirle significación espacial.
    Muchísimos hombres, como es natural, quedan apegados a lo imaginativo. Pero no caigamos en interpretaciones minimistas, como la que ha llevado a reducir todas las nociones religiosas a un supuesto significado original de calificación de estados físicos: Santidad, Pureza, Pecado... serían, en su origen, . blancura", 1impieza", "mancha"..., sin sentido moral ni religioso. ¡Cuánta precaución se requiere para interpretar a los antiguos! Veamos, por ejemplo, la convicción -presente en Egipto y en casi todas partes- sobre el viaje de los muertos, abastecidos para el mismo con utensilios, alimentos, etc. ¿Creían acaso que era un desplazamiento espacial ordinario? lbn Fadlán relata esta ceremonia funeral para un jefe entre los antiguos eslavos: ponen el cadáver en una nave o barca, con alimentos, bebidas, perfumes, armas, un perro, dos caballos, dos bueyes, un gallo, una gallina.... animales todos matados. Una muchacha, de la familia del muerto, se ofrece a acompañarle; pide que la hagan llegar a él": para ello la matan en la nave. Por fin, dan fuego a la nave (!); las cenizas se cubren con un montículo de tierra, en medio del cual se planta un palo con el nombre del muerto. También a los hombres del pueblo difuntos los metían en una barca, que quemaban.
    El citado cronista árabe oyó de un ruso, asistente al funeral descrito, estas palabras: "Vosotros los árabes sois necios poniendo al hombre más amado y honrado bajo tierra, donde los gusanos lo devoran; nosotros, al contrario, lo quemamos en un instante para que entre rápidamente en el paraíso." Pedro de Dusburgo dice de los prusianos: "Creían que los objetos quemados resucitaban con los muertos y les servían como antes." También de los antiguos cananeos consta que quemaban los cadáveres, convencidos de que seguían viviendo con las mismas necesidades.
    Es decir: podemos pasarnos de listos, al proyectar sobre los antiguos nuestras coordenadas mecánicas y superficiales. Como "racionales" (esto es, como conocedores de las estructuras universales necesarias del pensar y de las cosas) superamos la fluida maleabilidad con que los primitivos imaginaban el mundo; ¡pero no perdamos elasticidad, prisioneros de esquemas! Elasticidad necesaria, desde luego, para entender a los antiguos; también, acaso, para entender la realidad objetiva.
    FÓRMULAS DE LA ESCRITURA
    Están tomadas naturalmente de la intuición o concepción espacial del pueblo judío. Esta intuición no es única, tiene sus variantes: el "cielo" se dice unas veces de la bóveda o firmamento; otras, de los cielos concéntricos; el agua, muchas veces, viene de encima del cielo o bóveda; pero también se habla de las nubes de vapor . En general, los judíos no se interesan mucho por localizaciones. La terminología usual refleja el triple plano: Dios, en el cielo; los
    hombres vivos, en la tierra; los muertos, en el Sheol o subterráneo. Para evitar equívocos, en el Antiguo Testamento hay que distinguir: a) el fondo popular, idolátrico (dioses, ídolos... ) del que permanecen vestigios en el Pueblo consagrado a Yahvé y reflejos en la Escritura; b) la Revelación patriarcal-mosaica-profética, siempre en lucha para purificar los elementos populares (las concepciones del cielo, los astros, la historia) de sus adherencias mitológicas, y para proclamar la trascendencia de Yahvé Creador.
    En efecto, la Biblia muestra cómo, juntamente con el Monoteísmo puro, que desde el principio profesan los Patriarcas, Moisés y los Profetas, aparecen en el pueblo contaminaciones (¿o supervivencias?) politeístas: santuarios locales, el becerro de oro, la adhesión a cultos cananeos, etc. Los críticos del tipo Wellhausen opinan que el Monoteísmo comenzó con los Profetas, y que el que aparece antes es proyección retrospectiva de los redactores tardíos del Pentateuco; de modo que las manifestaciones politeístas serían la forma única y común de la antigua religión judaica. ¿Es tan simple la cuestión? Prescindimos ahora de ese problema histórico. Si lo evocamos es sólo para dejar bien claro que, en lo que sigue, nos referimos precisamente a la religión patriarcal o profética, como la propone la Escritura, cuyo origen se relaciona directamente con Dios, y no ciertamente con el fondo de los pueblos semíticos en torno.
    Abrahám,. emerge de un ambiente idolátrico: recuérdense los teraphím que Raquel, esposa de Jacob, trajo de Mesopotamia a escondidas.
    Moisés emerge de Egipto, pero enlaza religiosamente con Abraham.
    Ambos, por mandato de Dios, se alejan de esos dos focos culturales politeístas, y van a Canaán. El Origen de su actitud religiosa no es la herencia, sino una Vocación de Dios. Su forma de relación con Dios no proviene de especulación, ni de la tradición de un lugar, sino de una comunicación divina personal (Dios de Abraham, Isaac, Jacob). Es el "Dios de los padres", sin localización. A veces se conmemoran lugares (como Bethel) por alguna manifestación divina; pero es una manifestación de carácter personal, y Dios es Uno y el Mismo. Los cananeos de Paletina-Siria, anteriores a los israelitas, tenían por Dios principal -entre otras personificaciones de fuerzas naturales al "Dios del Cielo", de la tempestad y el rayo ("Hadad", o simplemente "Baal": Señor). Mas a los hebreos se les prohibió asociarse al culto cananeo, por idolátrico.
    IMÁGENES "CELESTES", IDEAS TRASCENDENTES
    Volvamos a la doctrina de la Escritura. Los de Babel hacen ciudad y torre, cuya flecha penetraría en los Cielos. ¿Se les castiga por la pretensión de ascender a la Casa de Dios? Más bien, por su orgullo y prepotencia. La redacción breve del enigmático episodio no permite suponer que el pecado consistiese en ir al Cielo (!).
    Jacob contempla en sueño la escala por la que bajaban y subían los ángeles de Dios. Jacob, despierto, estima que aquel lugar es una puerta del cielo. La lección parece ser: allí se da una comunicación entre Dios y los hombres.
    Pettazzoni supone que primitivamente "Yahvé" era un "dios celeste", en relación especial con el trueno, la lluvia, los vientos. Pero el Yahvé de la Revelación es trascendente. Si San Pablo dice que fue elevado al "tercer cielo", y que Cristo subió encima "de todos los cielos", no señala un lugar relativamente más alto. La expresión "sobre los cielos" quiere destacar la Trascendencia. Dios tiene su "trono" y "morada" por encima del cielo; en el más alto o "cielo de los cielos", por encima de todo el Universo ; in Altissimis. El Hijo del Hombre está sentado a la diestra del Padre, y así lo ve Esteban al morir: no es indicación de lugar, sino de categoría.
    Dios no está ligado al cielo material: ¡porque el Cielo es como un manto, que puede cambiar, enrollándolo como un vestido, mientras Él permanece. Dios es independiente de los astros, que son sus creaturas, proclaman su Gloria.

    Los judíos fieles al Señor evitan, durante su peregrinación hacia Palestina, las figuraciones de Dios, que podían vincularlo y confundirlo con una creatura particular. Se le simboliza únicamente en la "nube"amorfa y viajera. Salomón, en su preciosa oración el día de la Consagración del Templo de Jerusalén, expresará perfectamente el sentido de la presencia trascendente del Señor en aquel lugar: que es sólo un sitio de comunicación, no un lugar que contenga a Dios, que no puede ser contenido ni por todos los Cielos.
    El sentido de una comunicación universalmente íntima y a la vez espacialmente trascendente culmina en el diálogo de Jesús con la mujer samaritana. Dios es Espíritu. No está vinculado restrictivamente a ningún lugar. La comunicación con el Padre se logra por la Persona del Hijo, accesible corno un hermano entre los hombres. Por eso Cristo Jesús puede aplicarse a Sí mismo, en su auténtico sentido, la imagen de la escala de Jacob: "Veréis abrirse el cielo y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre".
    El "Cielo". Lugar de la vida gloriosa
    1. Los Apóstoles, con quienes nosotros enlazamos históricamente, fueron testigos de la Ascensión de Jesús. Lo vieron subir; una nube lo ocultó a sus ojos; y "mientras estaban mirando al cielo, fija la vista en El, que se iba", dos varones les dijeron: "Ese Jesús que ha sido arrebatado de entre vosotros al cielo, vendrá como le habéis visto ir al cielo".
    Todo el que ama a Jesús desea imaginar dónde y cómo reside su Cuerpo glorificado. El mismo deseo suscita la Asunción de Nuestra Señora la Virgen María.
    2. Los cristianos justos viven en la esperanza de "ir al cielo", .. estar en el Cielo". Cristo ha ido delante a preparar las moradas para los suyos. Al buen ladrón prometió: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso". Nos ha dicho que los bienes imperecederos, nuestra recompensa, están en los Cielos.
    Algunos ambientes religiosos (el antiguo Egipto, por ejemplo; ciertas corrientes populares cristianas... ) sacian su anhelo imaginativo con gran riqueza descriptiva y con localizaciones en relación con el viaje del alma al Cielo". Por lo contrario, la Escritura, tanto la del Antiguo como la del Nuevo Testamento, es en este aspecto de una sobriedad impresionante.
    El pensamiento judío arcaico es muy impreciso respecto al lugar de los muertos y a su estado. (Sheol: subterráneo: sombras vagantes en lugar oscuro y de confusión... El Eclesiastés pregunta con vacilación: ¿el espíritu --o aliento vital- del hombre sube acaso a lo alto? ¿y el de las bestias baja a las entrañas de la tierra?). Lo más positivo de la Revelación judaica, para la esperanza de los justos, era "reunirse con", "estar con" los Padres (con Abrahám, etc.). Evoquemos la atmósfera de la parábola de Jesús sobre el rico y el mendigo Lázaro.
    La Predicación de los Apóstoles se desinteresa de la pintura de "lugares". La esperanza que alimenta es la de "estar con Cristo", lo que hará posible contemplar la Gloria que tiene en el Padre, ver a Dios directamente sin velos, en comunión personal con las Personas divinas, participando de su Vida y Felicidad, en una fiesta de gozo inacabable, que será a la vez la perfección de nuestra vida social, nuestra Patria y Ciudad definitiva, donde nuestros mismos cuerpos serán plenamente vivificados a semejanza del Cuerpo de Cristo, redundando su gloria sobre todo el mundo mediante una transformación que lo hará "cielo nuevo" y "tierra nueva", según un modo que ignoramos, pero que incluye, al parecer, una renovación física.
    3. La doctrina de la Iglesia sobre el Cielo destaca como elementos esenciales: la vida en comunión con Dios; y la comunidad o sociedad de los bienaventurados. Las alusiones a la "habitación ultraterrestre" nunca determinan qué es ni dónde está el Cielo.
    La Teología se ha ocupado poco de localizaciones. Los teólogos que lo hacen se limitan a emitir hipótesis filosóficas privadas (p. ej., la del "cielo empíreo", más allá de las esferas). Y en general lo conciben como lugar distinto del universo móvil, es decir: sin continuidad con nuestro espacio astronómico o sideral.
    En cuanto a las almas, antes de la Resurrección, el Cielo no tiene por qué ser un "lugar". En esto hay que asentir a, San Agustín: "¿Queréis saber dónde se encuentra ese lugar en que se ve a Dios cara a cara?: es Dios mismo quien será después de esta vida el lugar de nuestras almas".
    4. Los cuerpos gloriosos, sí, parecen requerir lugar; y así lo afirma la opinión común de los teólogos. Pero la "glorificación" importa una transformación del cuerpo y, por tanto, del "ámbito físico" que lo acoge. A imitación del Cuerpo de Cristo Resucitado, el nuestro tendrá un modo de ser (sutileza, agilidad, incorruptibilidad... ) que lo hará independiente de las actuales condiciones y limitaciones del espacio físico. El paso a vida mejor no se puede concebir, pues, como un traslado a astros en que hubiese condiciones de vida natural superior, al modo que lo imaginaba Flammarion, el cual omitía explicar cómo se realiza ese trasplante a través de la muerte! El Cielo de la vida gloriosa supone una transformación corpórea por gracia de la Potencia divina.
    5. Carece de sentido la suposición o el anhelo de que una exploración total de nuestro espacio tendría que encontrar el Cuerpo de Jesús, el Cuerpo de María. No sabemos dónde están; no parece que estén en ningún lugar accesible por traslado espacial. Sin dejar de ser cuerpos, lo son, y "están", de otro modo. El realismo de la escena de la Ascensión del Señor -como advirtió Blondel- no ha de llevarnos a prolongarla según las formas del estado físico ordinario. Lo alto a que tendemos, no está en la vertical del sitio que ocupamos; es una Vida Superior en Dios.
    6. ¿Extraña, esa diversidad física? No. Aun sin recurrir a las desconocidas posibilidades de la Potencia Divina, y permaneciendo en el marco de nuestro saber físico (tan limitado), hay algo que permite entrever la posibilidad de modos distintos de existencia corpórea.
    Consideremos la hipótesis, no rara entre físicos, del Metaespacio o Hiperespacio.
    Como en la literatura de fines del siglo XIX y comienzos del XX se ha producido la vulgarización, humorística o sensacionalista, de la "cuarta dimensión" (La máquina del tiempo de Wells, etc.), es necesario advertir que no nos referimos al "espacio cuatridimensional en cuanto se conjuntan las tres dimensiones espaciales y la dimensión temporal: el Espacio que Minkowski llama "Universo" , y que hay que utilizar para situar cualquier suceso en un punto del Universo, ya que toda realidad física se da dentro de un "proceso". Evidentemente estas cuatro dimensiones existen: ¡son nuestro espacio y nuestro tiempo ordinarios!
    Hablamos de un verdadero Metaespacio; de un espacio con cuatro o más dimensiones auténticamente espaciales, además de la temporal. Desde luego, en el orden analítico matemático se conciben bien espacios de cuatro, cinco y más dimensiones; y la Geometría Analítica del espacio puede operar con cuatro, cinco y más variables. ¿Pero es posible realizarlo en el orden físico? Varios físicos estiman que sí, o al menos indican que no se ve la imposibilidad. Cierto es que el hiperespacio matemático no es imaginable o representable intuitivamente. Pero esto se debe -razonan, por ejemplo, Einstein e Infeld- a que nuestra imaginación está ligada a un cuerpo tridimensional.
    Tampoco un ser plano (de dos dimensiones) percibiría ni imaginaria algo que penetrase verticalmente (por la tercera dimensión) en su área. Cabe, pues, suponer que así como el "plano" está dentro de un espacio tridimensional, también el espacio tridimensional (que es el nuestro) esté: sumergido en otro cuatridimensional, inaccesible a nuestros sentidos.
    No me compete, ni me interesa ahora, entrar a fondo en la difícil cuestión del hiperespacio. No insinúo que ese sea el "modo de estar" de los Cuerpos gloriosos. Quiero sólo indicar que entre físicos muy "positivistas" se admite un modo de ser corpóreo o espacial, que no estaría lejos de nuestro espacio y, sin embargo, no nos seria perceptible. Sería un modo corporal pensable, no imaginable ni visible. ¡Algo que, respecto a la Física ordinaria, no parece espacial, sino más recóndito que el espíritu!
    Otro caso de cuerpo a la vez presente y físicamente imperceptible sería la hipótesis del ETER. Hipótesis abandonada por Einstein y otros, renace con Lorentz; y, en todo caso, no está excluida como una "posibilidad física". Supone un ser extenso, corpóreo, pero imponderable; que no sólo ocupa los, espacios entre las partículas, sino que permea las partículas, sin moverse con ellas. Grandes físicos piensan que tal ser es postulado por el Electromagnetismo y la Gravitación. Y aún añaden que -si bien la teoría de la Relatividad especial de Einstein lo recusaba, no sin equívocos-, la de Relatividad General lo implica equivalentemente, a pesar de la oposición verbal, por cuanto admite un espacio dotado de cualidades físicas y operante, y no un mero vacío indiferenciado.
    Nota interesante.-En el hiperespacio sería natural entrar en nuestros recintos cerrados, sin atravesar sus paredes, lo mismo que en el espacio tridimensional pasamos de fuera a dentro de un círculo sin tocar la línea de circunferencia; podemos entrar por elevación.-Nota no menos interesante: el ser tridimensional no percibe al cuatridimensional; éste, si, percibiría a aquél.-¿ Evocamos a Jesús Resucitado, penetrando sin abrir la puerta donde estaban recluidos los Apóstoles? ¿Nos dejamos ganar por la idea de la proximidad invisible de los Cuerpos gloriosos de Jesús y de María? Mejor será detener el pensamiento; pues ya hemos dicho que no pretendíamos sugerir una explicación determinada sobre el modo de presencia de esos Cuerpos en el universo.
    En suma: al menos quede asentado que nuestra experiencia espacial ordinaria no justifica ninguna objeción ni recelo alguno contra un modo de vivir, incluso corpóreo, diferente del acostumbrado. No se puede imponer la tesis de que una supuesta exploración total del espacio tendría que encontrar en alguna parte el Cuerpo viviente de Cristo.
    7. También se reafirma un concepto muy importante: la forma empírica del espacio es accidental en los cuerpos. Esta adivinación de la Física reciente era ya la tesis; de la Filosofía cristiana tradicional.
    Descartes -que por otra parte reservaba la supremacía a los espíritus- vio en el espacio empírico la esencia de los cuerpos. (Si nos ceñimos al espacio observable, la afirmación es "prácticamente admisible": después de todo, es convencional no llamar "cuerpo" a una materia que no tenga nuestro modo espacial, ¡siempre que al cuerpo glorioso o "espiritualizado" no lo confundamos plenamente con el Espíritu! Pero en rigor el espacio observable no es "de esencia ya que puede cambiar.) El colmo llega cuando los mecanicistas pretenden reducir toda realidad a lo espacial, y a la forma empírica de espacio. Todo sería -como en Demócrito- imaginable y visualizable: es la esencialización del espacio empírico.
    Los teólogos escolásticos, en capítulos que ahora solemos apreciar poco, se habían aplicado a estudiar con la máxima atención un modo distinto de presencia corporal referido a la Santa Eucaristía. El Cuerpo de Cristo en la Eucaristía, aunque tenga su interna disposición espacial, no ocupa lugar; no se distribuye por las dimensiones visibles. Está como un cuerpo real; pero sin la localización dimensional, que es "accidente" separable (está "ad modum substantiae"). Por eso no hay actividad física entre el Cuerpo de Cristo y los cuerpos ambientes. Por eso no está ligado a un solo lugar, sino que goza de multilocación...
    8. La esperanza teológica respecto a los espacios cósmicos. La creatura racional está inserta en el universo físico; está inserta en Dios. La Revelación nos dice que el Reino de Dios es unificación de todo y, en cuanto la libertad creada no resista al Don divino, vivificación de todo por Dios. La glorificación del hombre entero (cuerpo y espíritu), gracias a su comunión con el Verbo Encarnado, supone una cierta renovación del mundo sensible. (La filosofía griega sólo llegaba a pensar la salvación del espíritu, a costa de, la materia.)
    La carta a los Romanos nos presenta la gloria de los hijos de Dios participada por las demás creaturas. Así la esperanza de aquéllos, es esperanza universal. "... Los padecimientos del tiempo presente no son nada en comparación con la gloria que ha de manifestarse en nosotros. Porque la expectación ansiosa de la creación está esperando la manifestación de los hijos de Dios, pues las criaturas están sujetas a la vanidad, no de grado, sino por razón de quien las sujeta, con la esperanza de que también ellas serán libertadas de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera hasta ahora gime y siente dolores de parto; y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos 'dentro de nosotros mismos suspirando por la adopción, por la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza estamos salvos ... ; en paciencia esperamos" .
    Esperamos, como satisfacción plena a nuestro anhelo más hondo, la armonía de lo personal (Dios, hombre...) y lo natural. "Dios todo en todas las cosas" .
    Ir al Cielo" no representará un enojoso abandonar realidades (cuerpo, mundo, sociedad). El Reino de Dios transfigura, sin anularlas, todas las cosas. El hombre llevará consigo "su mundo". El Reino de Dios incluye el reino del hombre. La vida celeste, por ser la deificación de nuestra vida en filial comunión con Dios, nos da también el dominio perfecto de las cosas. "...Ya lo presente, ya lo venidero, todo es vuestro; y vosotros de Cristo, y Cristo de. Dios".
    ¿De qué modo concreto se realizará ese "mundo nuevo", glorificado?
    Lo ignoramos. Será por acción divina. Pero no deberíamos dejarnos ganar por la repugnancia que siente hacia esa perspectiva de gloria el hombre acostumbrado a la interpretación mecanicista del universo. La Esperanza cristiana supone la superioridad de Dios y de la persona humana sobre las leyes mecánicas. Sólo quien degrada al hombre creerá absurda tal esperanza. El que ha pensado en la primacía del Espíritu o Libertad, hallará adecuadísima la idea de un estado en que todas las cosas se someten al hombre (o a personas semejantes), y el hombre a Cristo y por Cristo a Dios.
    Santiago, 16 de febrero de 1962
    José Guerra Campos

  5. #45
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Me sorprendes Góthico. De pronto estás completamente de acuerdo con lo afirmado por el Padre Rivero que dice lo mismo, pero con otras palabras, más aún responde específicamente sobre ellas, que lo dicho por el Padre Funes, y que yo he venido sosteniendo los "porqués" desde mi personal óptica, y ahora estás de acuerdo.
    Dejando a un lado mi opinión particular sobre el tema (que ya la dije), yo veo un matiz esencial y distinto entre ellos.
    Destaco estas declaraciones del padre J. Rivero:
    El padre Funes no dijo que existan extraterrestres. Solo opinó que quizás existan. Opinar que existe esa posibilidad no es un acto de fe ni contradice nuestra fe católica.

    El padre Funes no esta opinando y no formulando doctrina. No confundamos opiniones con doctrina. No confundamos entrevistas con alguien que trabaja en el Vaticano con pronunciamientos oficiales de la Iglesia.

    No es cierto que el Vaticano haya dado aprobación oficial a la existencia de vida en otros planetas. La Iglesia nunca se ha declarado al respecto.

    La Iglesia enseña que TODO lo existente fue creado por Dios. Se deduce que, si existieran extraterrestres también serían sus criaturas.

    El padre Funes dijo que no deberíamos poner límites arbitrarios sobre lo que Dios puede haber hecho al crear el universo.
    La ciencia no ha probado ni refutado la existencia de extraterrestres. No hay ni la mas remota indicación de que existan extraterrestres. En otras palabras, las opiniones sobre su existencia no están basadas ni en la ciencia ni en la religión. No son mas que meras opiniones sobre algo que no sabemos.
    El padre Rivero dice, claramente, que “las opiniones sobre su existencia no están basadas ni en la ciencia ni en la religión. No son mas que meras opiniones sobre algo que no sabemos.”
    Luego dar razones científicas o teológicas para probar ya no solo la posibilidad de existencia extraterrestre sino incluso su no-imposibilidad no es válido para el padre Rivero. Ese es el matiz.

    El padre Rivero parece escéptico a cualquier tipo de postura que presuponga esa supuesta vida intelectual extraterrestre., y su frase invalida que se consideren como "razones científicas y teológicas" las que daba el padre Funes en el inicio del hilo; tales afirmaciones serían, para el P. Rivero, tan solo opiniones a secas (ni científicas ni teológicas) del padre Funes:
    -¿Existen los extraterrestres? ¿Creen en Dios? ¿Serán católicos o no?
    -La posibilidad existe. El universo, según los astrónomos, está formado por 100.000 millones de galaxias, a su vez compuestas por 100.000 millones de estrellas. Muchas de ellas podrían tener planetas. No podemos excluir que la vida se haya desarrollado en algunos de ellos. La astrobiología, que hizo muchos progresos en estos años, está estudiando a fondo este aspecto. Creo que pronto podremos individuar los elementos de sus atmósferas y comprender si hay condiciones para el nacimiento de la vida, que podría desarrollarse incluso sin oxígeno o hidrógeno.

    -¿No cree que esto pone en apuros a la religión católica, que refiere de una creación puramente terrestre?
    -No, considero que no. Dios puede haber creado seres inteligentes en otras partes del universo. No contrasta con nuestra fe. No podemos poner límites a la libertad creadora de Dios. Dios se encarnó en Jesucristo en este mundo para redimir a los hombres con el sacrificio de su Hijo. La encarnación es un hecho único e irrepetible. Esos seres inteligentes podrían haber elegido amar a Dios. Podrían no tener necesidad de la redención.
    Esa sería la simple opinión del padre Funes: tan válida como su contraria, para el padre Rivero.

    Más aun, aquí al padre Rivero hasta parece desagradarle la opinión del padre Funes:
    El Padre Funes sugirió que si percibimos a las criaturas de la tierra como hermanos y hermanas, ¿por que no hablar de hermanos y hermanas en otros planetas? Yo le respondería: Porque no sabemos si los extraterrestres existen. Pero sabemos muy bien que nuestros hermanos en la tierra existen y que Jesús nos mandó a amarlos.
    Última edición por Gothico; 03/09/2008 a las 21:57

  6. #46
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Gracias VILLORES por tan extenso artículo que has colgado de Mons. Guerra Campos. Leerlo lleva no sólo tiempo, sino que la densidad del contenido hace que sea realmente dificultoso dar una visión sobre él, y no digamos sobre los contenidos concretos. Observo que el texto es de 1962, y aunque el afán empirista de los investigadores no ha cambiado, las ciencias físicas sí, han dado un enorme paso en el conocimiento de la materia no sólo teórico sino también práctico, (si alguien en aquellos días pudiera ver lo que hoy existe, creería estar viendo una película de ciencia-ficción), lo que probablemente ha reforzado considerablemente los prejuicios de los investigadores y su menosprecio hacia cualquier otra forma de acceso al conocimiento. En tal aspecto creo muy acertado el juicio del autor del escrito.

    Pero, la posición personal de los prelados y sacerdotes, muestran a las claras un preocupante grado de desconcierto ante estas cuestiones que van a ser decisivas en los próximos decenios. La mejor postura, la más adecuada si se quiere vivir con tranquilidad de ánimo, aunque también la más cómoda, es la de las personas como Góthico, que bien podría decir palabras como estas: "No admito posibilidad alguna de que lo que se salga de la Doctrina me afecte personalmente". El mayor inconveniente de esta postura, legítima en cualquier sentido, es que finalmente se deja el campo a los partidarios del Adversario. Pero, al tiempo, como dice Mons. Guerra Campos, la teología no da respuestas, las Sagradas Escrituras tampoco aunque se hagan citas que, estando en ellas, son un cajón de sastre para cualquier especulación en cuanto nos salgamos de su sentido literal, aúnque, eso sí, se deja una cierta libertad de opinión ante el tema.

    Pero hay cuestiones que me preocupan sobremanera. En el escrito encontramos esto:

    ¿HABITANTES EXTRATERRESTRES?

    En el punto clasificado como 3 d) "¿Encarnaciones múltiples en cada uno de los mundos habitados? Posible... En cierto sentido, parecería conveniente...", para seguir una línea argumental que me ha dejado estupefacto. Casi no sé si se está siguiendo las suposiciones de Flammarion, o ya es parte de la opinión del autor y a ello contribuye una letra tan pequeña, abigarrada y con las partes del escrito tan deficientemente escalonadas. Pero, de cualquier modo, me recuerdan escalofriantemente algunos contenidos de cierto libro, cuyo título no quiero citar aquí. Si alguno tiene interés en saber cuál es, en privado se lo puedo decir, pero también dependerá de quién sea. Me cuesta demasiado esfuerzo aceptar que se admita como posibilidad la de una metempsicosis cósmica. No me imagino a mi padre (q.e.p.d) "reencarnado" en otro planeta, y así, de mundo en mundo, hasta alcanzar la Visión de Dios. O al menos esto es lo que yo he entendido en dicho punto del escrito. Si lo he interpretado mal, que alguien me lo explique, por favor.

  7. #47
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Gothico Ver mensaje
    Dejando a un lado mi opinión particular sobre el tema (que ya la dije), yo veo un matiz esencial y distinto entre ellos.
    Destaco estas declaraciones del padre J. Rivero:


    El padre Rivero dice, claramente, que “las opiniones sobre su existencia no están basadas ni en la ciencia ni en la religión. No son mas que meras opiniones sobre algo que no sabemos.”
    Luego dar razones científicas o teológicas para probar ya no solo la posibilidad de existencia extraterrestre sino incluso su no-imposibilidad no es válido para el padre Rivero. Ese es el matiz.

    El padre Rivero parece escéptico a cualquier tipo de postura que presuponga esa supuesta vida intelectual extraterrestre., y su frase invalida que se consideren como "razones científicas y teológicas" las que daba el padre Funes en el inicio del hilo; tales afirmaciones serían, para el P. Rivero, tan solo opiniones a secas (ni científicas ni teológicas) del padre Funes:Esa sería la simple opinión del padre Funes: tan válida como su contraria, para el padre Rivero.

    Más aun, aquí al padre Rivero hasta parece desagradarle la opinión del padre Funes:
    Pues ya hilas fino, ya. A este paso vas a acabar haciendo punto de cruz.Pero bueno, respeto tu parecer.

  8. #48
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    En el punto clasificado como 3 d) "¿Encarnaciones múltiples en cada uno de los mundos habitados? Posible... En cierto sentido, parecería conveniente...", para seguir una línea argumental que me ha dejado estupefacto.
    Valmadian, por si te puede servir en tu autopregunta sobre otros "mundos habitados":
    Respecto a la posibilidad de existencia de otros mundos, y por lo que puede tener de conexión con el tema de vida inteligente extraterrestre, expongo la posición (negativa) de Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia y máxima autoridad teológica.
    La simple existencia de dos o más mundos independientes entre sí sería, según él, contradictorio con la ordenación de todas las cosas entre sí, característica de la Providencia divina.
    como dice Mons. Guerra Campos, la teología no da respuestas,
    Sí las da muchas veces, pero hay que buscarlas. Y solo pasar a elucubrar si es que no las hay realmente.

    Precisamente, según Santo Tomás, el planteamiento de Guerra Campos en el punto 3 d) sería disparatado (supongo que como alguno otro más de su artículo, que nos ha traído Villores). Creo que Monseñor Guerra Campos de haber tenido esto presente no hubiera redactado ese artículo como lo hizo.
    Me permito insistir en que muchas respuestas seudoteológicas de la actualidad tienen contestación teológica auténtica desde hace siglos. El problema es que los religiosos no estudían teología como debieran. Y si tal disparate insinuaba nada menos que M. Guerra Campos, ¿qué decir de otros religiosos?

    Es digno de destacar cómo rebatía Santo Tomás a quienes imaginaban la posibilidad de existencia de otros "mundos" (incluido San Agustín).
    El texto es de la Suma Teológica I q.47 a.3.:
    ¿Hay o no hay un solo mundo?
    Objeciones por las que parece que no hay un solo mundo, sino muchos:

    1. Como dice Agustín en el libro Octoginta trium quaest., no es correcto decir que Dios creó las cosas sin un motivo. Pues por lo mismo que creó un solo mundo, pudo crear muchos. Pues su poder no está limitado para hacer un solo mundo, sino que es infinito su poder, como quedó demostrado anteriormente (q.25 a.2). Por lo tanto, Dios hizo muchos mundos.

    2. La naturaleza hace siempre lo que es mejor. Con mucha más razón lo hace Dios. Pero hubiera sido mejor la existencia de muchos mundos a la de uno sólo, porque muchas cosas buenas son mejores que pocas bueñas. Por lo tanto, Dios hizo muchos mundos.

    3. Todo lo que tiene forma en la materia puede multiplicarse según el número, permaneciendo en la misma especie, porque la multiplicación numérica se hace a partir de la materia. Pero el mundo tiene forma en la materia. Pues así como cuando digo hombre indico la forma, cuando digo este hombre indico la forma en la materia; así también, cuando digo mundo se indica la forma, y cuando se dice este mundo, se indica la forma en la materia. Por lo tanto, nada impide que haya muchos mundos.

    Contra esto: está lo que se dice en Jn 1,10: El mundo ha sido hecho por El. Ahí mundo está en singular, indicando la existencia de un solo mundo.

    Respondo: La armonía existente en las cosas creadas por Dios manifiesta la unidad del mundo. Pues se dice que en este mundo hay unidad y armonía en cuanto que unas cosas están ordenadas a otras. Todas las cosas que provienen de Dios, están ordenadas entre sí y también al mismo Dios, como se dijo anteriormente (q.11 a.3; q.21 a.1 ad 3). Por lo tanto, es necesario que todas las cosas converjan hacia un solo mundo. El hecho de que algunos sostuvieran la existencia de muchos mundos se debe a que establecieron que la causa del mundo no se debía a una sabiduría que todo lo ordenaba, sino a la casualidad. Es el caso de Demócrito, que dijo que este mundo y otros muchos han sido hechos a partir de la concurrencia de los átomos.

    A las objeciones:

    1. Esta es la razón por la cual el mundo es uno: Porque todas las cosas se deben armonizar en un solo orden y orientarse a un mismo fin. Por lo cual, Aristóteles, en XII Metaphys., partiendo de la armonía que se da en las cosas, llegó a la conclusión de la unidad del Dios que las gobierna. Y Platón, a partir de la unidad ejemplar, prueba la unidad del mundo como algo imitado.

    2. Ningún agente busca la pluralidad material como fin, porque la multitud material no tiene un final concreto, sino que, en cuanto tal, tiende hacia lo indefinido. Y lo indefinido contradice el mismo concepto de fin. Cuando se dice que la existencia de muchos mundos es mejor que la existencia de uno solo, se está haciendo referencia a la multitud material. Pero esto que se considera como lo mejor no está en la intención de Dios. Porque, por lo mismo que se dice que podía haber hecho dos mundos, sería mejor que se dijera que podía haber hecho tres. Y así indefinidamente.

    3. El mundo está constituido por toda su materia. Pues no es posible que haya otra tierra más que ésta, porque cualquier otra tierra, donde quiera que estuviera, por naturaleza sería atraída hacia este centro. Lo mismo se puede decir de todos los otros cuerpos que son partes del mundo.
    http://hjg.com.ar/sumat/a/c47.html
    Última edición por Gothico; 05/09/2008 a las 00:12

  9. #49
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Bueno, la verdad es que hay algunos aspectos a considerar en lo que dices y respecto a los pasajes que has colgado de Santo Tomás.

    1.- Yo no estoy por sistema en contra de sus argumentos teológicos. Antes al contrario, y es de una enorme eficacia cuando se trata de "abatir" los argumentos de los enemigos de Dios. Pero, mi postura personal y de otra mucha gente con formación científica, al tiempo que católicos, es que los ámbitos que tratan estas cuestiones son muy distintos. Es decir, lo mismo que no puedo responder una cuestión teológica con una respuesta de la física, no podré responder a una cuestión física con razonamientos teológicos. Es decir, son ciencias que se mueven en ámbitos distintos, aunque muchas veces se ocupen de realidades que se yuxtaponen y de ello los frecuentes roces o choques. ¿Cómo podríamos responder teológicamente al porqué la luz se desplaza a 300.000 km/s? Pero ¿cómo podríamos contestar con la Física a las cualidades del espíritu? Más aún, cuando se ha intentado responder con la física y la biología a preguntas tales como ¿qué es el amor?, por ejemplo, no se ha hecho sino el ridículo y ahí quedan aisladas socialmente tales respuestas que, en realidad, no se las creen ni quienes las dan.

    2.- Mientras que hay que proclamar la superioridad moral de la teología de Santo Tomás, lo cierto es que en Física el pobre estaba bastante "pez", dicho con todo el afecto. No obstante, hay que reconocerle una extraordinaria capacidad intuitiva, pues su pensamiento si algo tiene es racionalidad, hasta el extremo de que su filosofía no sólo es respetada, sino incluso utilizada para argumentar por parte de bastantes físicos no materialistas, ni ateístas. Y esta afirmación no es una opinión subjetiva por mi parte, afortunadamente lo que he dicho se puede leer en libros de Cosmología.

    3.- Y es que una cuestión es la pluralidad de mundos, y otra la de una pluralidad de mundos habitados. Respecto a la primera es suficiente con mirar el cielo a simple vista para comprender que están ahí, y tales mundos (galaxias, soles, planetas, cometas, asteroides...) son reales, no es un invento ni el producto de la imaginación, más o menos calenturienta, de nadie. Tengo delante de mí mientras escribo una Biblia "Nácar&Colunga" abierta por su página 28 ya en el Génesis, porque viene una representación de cómo se concebía la Creación en la Edad Antigua y en el Medioevo, épocas de S. Agustín, Platón o Aristóteles, y Santo Tomás, respectivamente. A la vista de tal cosmovisión es lógico que los argumentos físicos de Aristóteles, o los argumentos teológicos de Sto Tomás sean los que son. En cuanto a la segunda cuestión acerca de los posibles mundos habitados, no puede dar respuesta ni la propia Física. Se han publicado trabajos en los que analizando una por una, desde la perspectiva Astrofísica más empírica que se pueda suponer, las características propias y del entorno de nuestro mundo, y se llega a la conclusión de que debe de ser único, sino en el Universo, sí al menos en la Vía Láctea. Su título es Rare Earth, y aunque ahora mismo no tengo a mano el resto de la referencia, creo que se puede encontrar en este sitio: Astrotienda.com

    Una consecuencia inmediata en todos y cada uno de nosotros, pese a nuestras cualidades y defectos, es que en mayor o menor medida (depende del grado de aceptación e integración social de cada uno) somos "hijos de nuestro tiempo" Lo han sido quienes nos han precedido, y lo serán quienes nos sucedan. Tú puedes hacer muchas objeciones a esta sociedad, si me vieses a mí soltar las "perlas" que suelto te parecería que tengo 40 ó 50 años más que mi edad real, pero lo cierto es que por mucho que nos neguemos no nos queda otra que "tragar demasiados sapos". En este mes se cumplen dos años desde que tengo Internet, antes me negaba a tenerlo afirmando que es un "instrumento satánico" y sigo con el mismo convencimiento. Testigos de ello son correligionarios carlistas que se reían por mi ocurrencia a la salida de la misa del 4 de Noviembre (S. Carlos Borromeo y Día de la Dinastía Carlista), en S. Fermín de los Navarros en Madrid, antes de que me diese de alta. Y, además, estoy convencido que "Ése" está suelto y muy suelto, basta con mirar a tu alrededor para comprender que es así. Pero todo ello, de lo que esto que digo no son sino anécdotas, es producto de una pésima interpretación de la realidad creativa de Dios, de su presencia ignorada entre nosotros, del desprecio hacia Él (cada vez que pienso en ello me dan escalofríos, por las acciones y actitudes de muchos inconscientes), ¿qué es eso de un registro para apostatar? ¡qué espanto! el sólo pensamiento de que esa gente cuando se muera se acabó, no volverán a tener ninguna clase de vida, es que ni en el Infierno, me provoca una inmensa angustia. Y rechazan rotundamente a creer en algo y reniegan, es inaudito. Pero yo responsabilizo indirectamente a los sectores eclesiales a quienes compete la continua evangelización, que no la llevan a cabo como deberían, también el haber cedido el terreno que es de Dios porque es su Creación, y conocer y admirar lo que Él ha creado es una forma de adorarlo.

    4.- Y hablando de la otra cuestión, lo que hizo que me saltasen las alarmas fue lo que dijo Mons. Guerra Campos al dar como factible y hasta deseable, esa especie de metempsicosis cósmica. Este señor no tenía ni idea de lo que decía, es que está fuera de la Doctrina, ni como especulación filosófica es admisible. Por ello, también menciono que me recuerda lo que se expone a un libro del que no doy título porque no quiero darlo , pero que tengo en casa, del que se ha ocupado la Iglesia negativamente, del que nadie habla, y cuya lectura se ha de hacer por pasajes ya que no hay forma de tragarlo de otro modo, es alucinante. Ya digo que me recuerda a sus contenidos y cuya expresión populachera, sería: "¡ qué fuerte !". Espero y deseo que sólo se trate de una simple coincidencia, y expresión inverosimil entonces de un posible curica atolondrado.

  10. #50
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Por cierto, la entrevista completa a José Gabriel FUNES está en la siguiente web:

    www.revistaecclesia.com

    En dicha entrevista emplea la expresión "en mi opinión..."
    Última edición por Valmadian; 05/09/2008 a las 02:37

  11. #51
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Red face Re: Vida inteligente extraterrestre

    El texto es de la Suma Teológica I q.47 a.3.:

    ¿Hay o no hay un solo mundo?
    Objeciones
    por las que parece que no hay un solo mundo, sino muchos:

    1. Como dice Agustín en el libro Octoginta trium quaest., no es correcto decir que Dios creó las cosas sin un motivo. Pues por lo mismo que creó un solo mundo, pudo crear muchos. Pues su poder no está limitado para hacer un solo mundo, sino que es infinito su poder, como quedó demostrado anteriormente (q.25 a.2). Por lo tanto, Dios hizo muchos mundos.

    2. La naturaleza hace siempre lo que es mejor. Con mucha más razón lo hace Dios. Pero hubiera sido mejor la existencia de muchos mundos a la de uno sólo, porque muchas cosas buenas son mejores que pocas bueñas. Por lo tanto, Dios hizo muchos mundos.

    3. Todo lo que tiene forma en la materia puede multiplicarse según el número, permaneciendo en la misma especie, porque la multiplicación numérica se hace a partir de la materia. Pero el mundo tiene forma en la materia. Pues así como cuando digo hombre indico la forma, cuando digo este hombre indico la forma en la materia; así también, cuando digo mundo se indica la forma, y cuando se dice este mundo, se indica la forma en la materia. Por lo tanto, nada impide que haya muchos mundos.

    Contra esto: está lo que se dice en Jn 1,10: El mundo ha sido hecho por El. Ahí mundo está en singular, indicando la existencia de un solo mundo.

    Respondo: La armonía existente en las cosas creadas por Dios manifiesta la unidad del mundo. Pues se dice que en este mundo hay unidad y armonía en cuanto que unas cosas están ordenadas a otras. Todas las cosas que provienen de Dios, están ordenadas entre sí y también al mismo Dios, como se dijo anteriormente (q.11 a.3; q.21 a.1 ad 3). Por lo tanto, es necesario que todas las cosas converjan hacia un solo mundo. El hecho de que algunos sostuvieran la existencia de muchos mundos se debe a que establecieron que la causa del mundo no se debía a una sabiduría que todo lo ordenaba, sino a la casualidad. Es el caso de Demócrito, que dijo que este mundo y otros muchos han sido hechos a partir de la concurrencia de los átomos.

    A las objeciones:

    1. Esta es la razón por la cual el mundo es uno: Porque todas las cosas se deben armonizar en un solo orden y orientarse a un mismo fin. Por lo cual, Aristóteles, en XII Metaphys., partiendo de la armonía que se da en las cosas, llegó a la conclusión de la unidad del Dios que las gobierna. Y Platón, a partir de la unidad ejemplar, prueba la unidad del mundo como algo imitado.

    2. Ningún agente busca la pluralidad material como fin, porque la multitud material no tiene un final concreto, sino que, en cuanto tal, tiende hacia lo indefinido. Y lo indefinido contradice el mismo concepto de fin. Cuando se dice que la existencia de muchos mundos es mejor que la existencia de uno solo, se está haciendo referencia a la multitud material. Pero esto que se considera como lo mejor no está en la intención de Dios. Porque, por lo mismo que se dice que podía haber hecho dos mundos, sería mejor que se dijera que podía haber hecho tres. Y así indefinidamente.

    3. El mundo está constituido por toda su materia. Pues no es posible que haya otra tierra más que ésta, porque cualquier otra tierra, donde quiera que estuviera, por naturaleza sería atraída hacia este centro. Lo mismo se puede decir de todos los otros cuerpos que son partes del mundo.

    http://hjg.com.ar/sumat/a/c47.html

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    3.- Y es que una cuestión es la pluralidad de mundos, y otra la de una pluralidad de mundos habitados. Respecto a la primera es suficiente con mirar el cielo a simple vista para comprender que están ahí, y tales mundos (galaxias, soles, planetas, cometas, asteroides...) son reales, no es un invento ni el producto de la imaginación, más o menos calenturienta, de nadie. Tengo delante de mí mientras escribo una Biblia "Nácar&Colunga" abierta por su página 28 ya en el Génesis, porque viene una representación de cómo se concebía la Creación en la Edad Antigua y en el Medioevo, épocas de S. Agustín, Platón o Aristóteles, y Santo Tomás, respectivamente. A la vista de tal cosmovisión es lógico que los argumentos físicos de Aristóteles, o los argumentos teológicos de Sto Tomás sean los que son.
    Valmadian: Esto dicen en el comentario al capítulo 47 en cuestión, los teólogos comentaristas al Tomo II de la Suma Teológica (B.A.C. año 1948):
    La palabra mundo se toma aquí (Santo Tomás, Suma Teológica) por el universo entero o conjunto de todos los sistemas astronómicos...
    (…) Tampoco se trata propiamente sobre la posibilidad de varios mundos, sino sobre la unidad del mundo actualmente existente.
    No obstante, las razones que aduce el Santo para probar esta unidad probarían igualmente la unidad de todos los mundos posibles.
    Siempre habría esta unidad de causas eficiente, ejemplar y final y esta conveniencia en la razón analógica de ser, que constituyen la unidad del mundo actual…
    Es decir, que si no entiendo mal, según esta interpretación, las galaxias formarían parte de este universo: de "este mundo"; no constituiría cada una de ellas un mundo aparte.
    Última edición por Gothico; 05/09/2008 a las 18:18

  12. #52
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Evidentemente el término mundo es equivalente a cosmos y a universo. Creo que solemos olvidar fácilmente cómo se usaban los conceptos en otras etapas de la Historia, vamos, que nos dejamos llevar demasiado de nuestras propias imágenes.

    Por supuesto coincido con Santo Tomás, y contigo, en que no hay otros universos, ni paralelos, ni superpuestos, ni aislados. Sobre este tema de los pluriversos dispongo de varios textos semi-divulgativos, es decir, que lo mismo están dirigidos a especialistas que a personas interesadas pero ya con un nivel consistente en Física, y no coincido para nada con lo que se expone. No obstante, aparte del recurso a la teología y a la Fé, en un lenguaje estrictamente físico, no estoy en condiciones de replicarles , y ya me gustaría, además con difusión. El problema es que si empleas otros argumentos no te hacen ni el más mínimo caso.

  13. #53
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Casi tres años después, refloto este tema con lo siguiente.
    Mi opinión sobre este asunto es que puede ser que existen seres extraterrestres, de muchas formas variables , pero nunca inteligentes como nosotros, por las mismas razones que ya sean explicado aquí: el hombre fue "creado a imagen y semejanza de Dios". Los OVNIS que se ven por ahí, no pasan de:
    1- Farsas, mentiras rotundas, o locuras de gente loca que ve cosas inexistentes.
    2- Fenómenos atmosféricos aún no explicados por la ciencia.
    3- Bolsas de nylon y otros objetos, que se confunden con "platos voladores".
    4- Aeronaves avanzadas hechas por humanos.
    5- Demonios que surcan los cielos para confundir a gente incauta.

    El punto cinco, es lo más peligroso; se podría pensar que son ángeles buenos, pero los ángeles no necesitan de platos voladores, ni de clase alguna de nave, pues son seres espirituales puros y verdaderos, que si quieren aparecérsele a alguien, lo hacen sin mentir. Los demonios, en cambio, no; ellos son mentirosos y buscan engañar a las personas con todas clases de mentiras. En nuestros tiempos modernos, los demonios engañan a la gente, haciéndose pasar por "seres inteligentes de otros planetas". ¡Pero eso es un gran engaño! Después se oyen relatos de encuentros cercanos y abducciones, y eso no pasan de posesiones demoníacas. Yo diría que si alguien ve un ET, no le crea, aléjese de él; llame a un exorcista.

    Por cierto, sobre esto:
    [IMG]file:///C:/Users/NICOLS%7E1/AppData/Local/Temp/msohtmlclip1/01/clip_image002.gif[/IMG]Iniciado por Gothico
    Respecto a que la Iglesia no se haya pronunciado oficialmente sobre el tema de la "inteligencia extraterrestre" debe responderse que tampoco se ha pronunciado oficialmente sobre las brujas ni sobre los duendes ni sobre los zombies, etc.

    Valmadian:

    "Todas las prácticas de magia o hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un don sobrenatural sobre el prójimo -aunque sea para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también represensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legitima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo".

    CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
    Segunda Sección:
    Los Diez Mandamientos. Cap., 1º Artículo III "No habrá para tí otros dioses delante de mí".
    "La superstición implícita consiste en esperar de una criatura aquello que sólo puede provenir de Dios. Sus principales clases son: la vana observancia, la adivinación y la magia. En nuestros días se comete el pecado de superstición con la práctica del hipnotismo y del espiritismo.


    ...la Magia Negra se desarrolló mucho en la Edad Media, y la Iglesia usó con ella de un extremo rigor..."


    Religión y Moral
    J. BONATTO , Canónigo.
    Texto aprobado por la SAGRADA CONGREGACION DEL CONCILIO.
    Traducción del Edo D. Cipriano Montserrat, Pbro. 2ª Edición.
    Cap., IV "Primer Mandamiento"
    Epígrafe: "Pecados contra el Primer Mandamiento"
    pág., 156
    EDITORIAL LITURGICA ESPAÑOLA
    Cortes, 581. _ Barcelona
    M C M X X X I V ( 1 9 3 4 ).
    La Iglesia no se expresó sobre los zombies, pero ¡la ciencia sí! Sólo que no son muertos vivos, sino personas bajo el efecto de la TTX. Véase por ejemplo, aquí o estas cosas más impresionantes: aquí y aquí (sobre lavado de cerebro y control mental).
    Sobre el Rapto, puede verse esto. Los ETs también son una mentira planificada por el NOM.
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  14. #54
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    miércoles 29 de septiembre de 2010

    Extraterrestres, una herejía moderna



    Placa de la sonda Pioneer destinada a los extraterrestres


    
    Hace unos pocos días apareció en los medios informativos una de esas noticias que causan estupefacción entre las personas que aún conservan pura su fe. La noticia decía que un astrónomo del Vaticano, Guy Consolmangno, aseguraba que no sería nada extraño encontrarse con extraterrestres inteligentes por esos “mundos de ahí fuera”, e incluso aludía a la posibilidad de enviar misioneros a esos “mundos” para evangelizar a aquellos ETs. Por ejemplo, la noticia está en:
    http://www.telegraph.co.uk/news/newstopics/religion/the-pope/8009299/Pope-Benedict-XVIs-astronomer-the-Catholic-Church-welcomes-aliens.html

    Sorprendentemente en los últimos años varios comentaristas del Vaticano, además de Consolmagno, han argumentado con tesis favorables a la existencia de inteligencias extraterrestres de naturaleza no-angélica, llamémoslo “hipótesis de la inteligencia extra-terrestre” (IET). En realidad esta hipótesis IET tiene su origen en el heliocentrismo de Copérnico, Kepler, etc. y en el evolucionismo de Darwin, como explicaremos en un próximo post, en éste nos ocuparemos exclusivamente de hacer una crítica de los argumentos de Consolmagno y de otros científicos cristianos que la soportan.

    Los defensores de la hipótesis IET basan sus argumentos en que hay tantos testimonios directos de OVNIs desafiando toda explicación natural que podría ser anticientífico negar la realidad objetiva de estos fenómenos y su posible origen extraterrestre. En segundo lugar, aseguran que la existencia en el universo de otros seres inteligentes no-angélicos redundaría en una mayor gloria de Dios. Dicen además que parece absurdo tener que asumir una tan abismal distancia entre las formas de vida humana y angélica, y puesto que “la naturaleza no emplea saltos”, y aseguran que sería bueno buscar tales seres inteligentes por la ayuda que ellos podrían aportar a la humanidad terrestre. Finalmente, los apologistas de la IET intentan apoyarse en algún experto en teología y en una o dos personas de vida santa que presuntamente soporta su tesis. Por ejemplo, se ha citado un libro escrito en 1974 por el sacerdote Don Nello Castello.



    Analicemos cada uno de estos argumentos:


    1) Hay tantos testimonios directos de OVNIs desafiando toda explicación natural que podría ser anticientífico negar la realidad objetiva de estos fenómenos y su posible origen extraterrestre.



    Replica:


    Este argumento es defectuoso porque suponiendo que estos avistamientos OVNI parezcan tener una realidad objetiva, se está afirmando que la única conclusión deducible es que su origen sea IET. Esto es incierto porque otros investigadores que han estudiado exhaustivamente el fenómeno OVNI han concluido de manera convincente que el fenómeno es objetivamente real (es decir, no una alucinación o ilusión óptica) sin embargo tiene un origen diabólico. Por ejemplo, el investigador australiano Gary Bates presenta abundantes evidencias para esta tesis en su libro “Alien Intrusion”. Kolbe Center for the Study of Creation
    Los apologistas de la IET no parecen conocer estas investigaciones, ni tampoco, por otra parte, presentan pruebas que estos seres extraterrestres sean benevolentes.


    2) La existencia en el universo de otros seres inteligentes no-angélicos redundaría en una mayor gloria de Dios.


    Replica:
    Un argumento muy débil que queda en evidencia cuando se lo lleva a su conclusión lógica. Si una cantidad mayor de seres inteligentes redundase en una mayor gloria de Dios, entonces se podría concluir que el único camino para dar suficiente gloria a Dios sería el de multiplicar el número de seres inteligentes hacia infinito. Sin embargo, sabemos que esa no es la Voluntad de Dios, pues Él ha fijado el número de seres inteligentes que llegarán a la existencia antes del fin del mundo. Además, la gloria que Dios busca de Sus criaturas no depende de la cantidad sino de la calidad de la respuesta de éstas a Su amor. Y obviamente esto no depende de la existencia de criaturas extraterrestres.

    3) Parece absurdo tener que asumir una tan abismal distancia entre las formas de vida humana y angélica puesto que “la naturaleza no emplea saltos”.


    Replica:

    Aquí se pretende hacer una comparación entre el hombre caído y los ángeles. Sin embargo, Dios creó al hombre en un tan exaltado estado de santidad que la diferencia entre el hombre y los ángeles no era tan grande en el comienzo de la creación como se presenta ahora.

    4) Sería bueno buscar tales seres inteligentes por la ayuda que ellos serían capaces de aportar a la humanidad terrestre.


    Replica:
    Este argumento tiene un doble fallo. En primer lugar, si en otras partes del universo hubiera seres no-angélicos caídos, estos seres representarían más una amenaza a los habitantes de la tierra que una bendición. Los apologistas de la IET asumen, sin ninguna prueba de ello, que los seres super-inteligentes serían generosos ayudantes y colaboradores altruistas para nosotros, pero una mayor inteligencia puede ser utilizada por seres pecadores para propósitos perversos igual que puede ser utilizada por seres en plenitud de gracia para propósitos santos. Por otra parte, los apologistas de la IET olvidan que la Iglesia es “una sociedad perfecta” que, por tanto, no necesita de la ayuda de inteligencias superiores procedentes de otras partes del universo para conducir a sus miembros a la perfección. Estos dos deslices en la apologética de la IET revelan una tendencia a contemplar la cuestión de los seres extraterrestres desde un punto de vista naturalista y un probable pelagianismo, situándola fuera de la realidad del pecado, y fuera también de la realidad de la gracia de Dios y de la providencia sobrenatural.

    5) Los apologistas de la IET intentan apoyarse en algún experto en teología y en una o dos personas de vida santa que presuntamente soporta su tesis.


    Replica:
    Los apologistas de la IET, si verdaderamente desearan utilizar el argumento de la autoridad, deberían comenzar por apoyarse en las Sagradas Escrituras, en la Santa Tradición y en las enseñanzas del Magisterio. Y esto no lo hacen. Como mucho aseguran que “la Biblia no hace alusiones específicas a inteligencias extraterrestres no-angélicas, lo cual no excluye esta hipótesis”. Pero esta argumentación no es una base firme sobre la que establecer una hipótesis, sobre todo sabiendo que hay muchos pasajes bíblicos y enseñanzas magisteriales que parecen contradecirla.


    La Sagrada Escritura, los concilios de Letran IV, Trento y Vaticano I, así como todos los Padres y Doctores de la Iglesia, mantienen que la creación finalizó con la creación de Adán y Eva, en el sexto día, y que Dios creó “todas las cosas, visibles e invisibles” culminándolo con la creación de Adán que acumula en sí mismo los ordenes espiritual y corpóreo de la creación. El Papa Pío II en su epístola “Cum Sicut” ya condenó la proposición que “Dios creó otro mundo distinto de éste, y que en su tiempo muchos otros hombres y mujeres existieron y que consecuentemente Adán no fue el primer hombre”.


    De acuerdo a Sirácida 49 y todos los Padres y Doctores, Adán recibió más gloria de Dios que cualquier otro ser viviente de la creación, y además Adán fue el rey y el culmen de toda la creación. Así, cualesquiera otros seres inteligentes no-angélicos, si hipotéticamente los hubiera en otra parte del universo, habrían sido subordinados a Adán. Por si esto fuera poco, en Gen 1 está indicado que el sol, luna y las estrellas fueron creadas como signos para señalar el tiempo a los hombres de la tierra, y no como soportes de vida. En realidad, como Gary Bates describe en Alien Intrusion, la creencia en seres inteligentes no angélicos está casi siempre asociada con errores de New Age y de herejías de toda tipo. Si la hipótesis ETI fuera correcta ¿por qué nunca está citada en los escritos místicos aprobados por la Iglesia (por ejemplo, Sta. Hildegarda de Bingen, Sta. Brígida de Suecia, Venerable María de Jesús de Agreda…?.



    Publicado por JuanC en 09:18
    Fuente: Creacionismo Especial.
    Última edición por Nicus; 31/08/2011 a las 22:23 Razón: Faltó la fuente.
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  15. #55
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Si las pruebas que se aportan en cualquier tema son sólo palabras, sólo tendremos una conversación sin otro valor que el subjetivismo de cada interviniente. Todas las respuestas de ese texto anterior pueden ser replicadas a su vez. Siendo algunas alucinantes al suplantar directamente lo que puede ser la mismísima Voluntad de Dios. Aconsejo la lectura completa de los contenidos del enlace siguiente:

    El Cosmos

    Por mi parte, además de mis argumentos de los mensajes que aporté en el hilo, tengo que decir que el tema ya sea enfocado desde la Astrofísica, la Cosmología, la Metafísica, la Ontología o la Teología, ni se puede afirmar o negar nada sobre lo que no hay pruebas físicas ni positivas ni negativas, ni se puede afirmar, ni negar nada, desde una perspectiva de pura especulación según la particular óptica de cada cual.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  16. #56
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Si las pruebas que se aportan en cualquier tema son sólo palabras, sólo tendremos una conversación sin otro valor que el subjetivismo de cada interviniente. Todas las respuestas de ese texto anterior pueden ser replicadas a su vez. Siendo algunas alucinantes al suplantar directamente lo que puede ser la mismísima Voluntad de Dios. Aconsejo la lectura completa de los contenidos del enlace siguiente:

    El Cosmos

    Por mi parte, además de mis argumentos de los mensajes que aporté en el hilo, tengo que decir que el tema ya sea enfocado desde la Astrofísica, la Cosmología, la Metafísica, la Ontología o la Teología, ni se puede afirmar o negar nada sobre lo que no hay pruebas físicas ni positivas ni negativas, ni se puede afirmar, ni negar nada, desde una perspectiva de pura especulación según la particular óptica de cada cual.
    Hola amigo Valmadian, perdón por demorar un poco en contestar...Gracias por el enlace.
    Después de haber leído todo lo de El Cosmos y de haber visto todos sus videos correspondientes, llegué a las siguientes conclusiones:

    1. No se comprueba la existencia de seres extraterrestres inteligentes (de naturaleza no angélica)-->IETs.
    2. Simplemente se asegura la existencia de lo que ya sabemos que existen: ángeles, quienes se revelarán a la humanidad en un futuro cercano; además de probar la existencia de Dios y de la Virgen María.
    3. Deja abierta la posibilidad de vida extraterrestre no inteligente (bacterias, hongos, algas, plantas, animalitos...).
    4. Habla de profecías y milagros, que involucran a Dios, la Virgen y los ángeles; no necesariamente de IET (inteligencia extra-terrestre de naturaleza no angélica).

    A veces me parece que con esto es como que se quisiera decir que Dios, la Virgen y los ángeles son simples seres mortales carnales, de otros planetas…
    Es como una recopilación de supuestas “pruebas”, en donde se ve lo que se quiere ver. Me suena a algo armado por el NewAge, para engañar incautos, es decir mezclan cosas ciertas con cosas cuestionables o incluso mentiras, para intentar armar una "verdad" forzada. No entiendo por qué el esmero de decir: "no estamos solos, no somos los únicos, hay otros seres como nosotros". Vi algunas incongruencias y estoy de acuerdo con lo que dijo el Tribunal Inquisitorial: pueden ser fenómenos meteorológicos, quien sabe. Hay mucha cosa que todavía no sabemos...
    Además todo puede ser interpretado de otra manera: ¡se tratarían de ángeles, no de IETs!

    Igualmente, supongamos que es cierto, que existen los IETs; volvemos a las mismas preguntas de siempre: ¿qué forma tendrían? Tendrían que tener forma humana, pues de otra forma no serían a imagen y semejanza de Dios. ¿Es creíble que existan otros seres humanos en otros planetas? Y si hay otros seres humanos, ¿por qué Dios ha dicho que este planeta es el centro del universo (está en una posición privilegiada) y creó a este planeta antes que a ninguno? ¿Por qué Jesucristo vino a este planeta y no a otro? ¿O se está diciendo que existe la Iglesia Católica en otros planetas? Y si existe, ¿cómo es que no nos enteramos? ¿Es acaso algún secreto del Vaticano? Y si no hay Iglesia Católica, ¿cómo es que pueden salvarse esos seres humanos IETs? ¿Estarían sin pecado esos IETs (eso explicaría su avance tecnológico, pues serían gigantes y tendrían vida eterna), a diferencia de nosotros que caímos? Y de ser así, esos seres serían inmortales, aunque carnales, pero ¿por qué el secreto? ¿Por qué no se manifiestan (bien clarito, a plena luz del día y por ejemplo, aquí en Montevideo) para que todo el mundo pueda verlos? Seguramente porque Dios no se lo permite, por algún motivo...
    Pero entonces, ¿por qué en la Biblia no indica algo sobre esos IETs? E insisto, ¿y si esos IETs no existen y en realidad son demonios que quieren engañarnos?

    ...ni se puede afirmar o negar nada sobre lo que no hay pruebas físicas ni positivas ni negativas, ni se puede afirmar, ni negar nada, desde una perspectiva de pura especulación según la particular óptica de cada cual
    ¡Exacto! Porque si los IETs existieran, ¡deberían dejar pruebas físicas! En cambio, los ángeles (buenos que vienen del cielo, o malos que vienen del infierno), son seres espirituales y no nos dan pruebas físicas. Simplemente creemos en su existencia o no.
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  17. #57
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Nicus Ver mensaje
    Hola amigo Valmadian, perdón por demorar un poco en contestar...Gracias por el enlace.
    Después de haber leído todo lo de El Cosmos y de haber visto todos sus videos correspondientes, llegué a las siguientes conclusiones:
    1. No se comprueba la existencia de seres extraterrestres inteligentes (de naturaleza no angélica)-->IETs.
    2. Simplemente se asegura la existencia de lo que ya sabemos que existen: ángeles, quienes se revelarán a la humanidad en un futuro cercano; además de probar la existencia de Dios y de la Virgen María.
    3. Deja abierta la posibilidad de vida extraterrestre no inteligente (bacterias, hongos, algas, plantas, animalitos...).
    4. Habla de profecías y milagros, que involucran a Dios, la Virgen y los ángeles; no necesariamente de IET (inteligencia extra-terrestre de naturaleza no angélica).
    A veces me parece que con esto es como que se quisiera decir que Dios, la Virgen y los ángeles son simples seres mortales carnales, de otros planetas…
    Es como una recopilación de supuestas “pruebas”, en donde se ve lo que se quiere ver. Me suena a algo armado por el NewAge, para engañar incautos, es decir mezclan cosas ciertas con cosas cuestionables o incluso mentiras, para intentar armar una "verdad" forzada. No entiendo por qué el esmero de decir: "no estamos solos, no somos los únicos, hay otros seres como nosotros". Vi algunas incongruencias y estoy de acuerdo con lo que dijo el Tribunal Inquisitorial: pueden ser fenómenos meteorológicos, quien sabe. Hay mucha cosa que todavía no sabemos...
    Además todo puede ser interpretado de otra manera: ¡se tratarían de ángeles, no de IETs!

    Igualmente, supongamos que es cierto, que existen los IETs; volvemos a las mismas preguntas de siempre: ¿qué forma tendrían? Tendrían que tener forma humana, pues de otra forma no serían a imagen y semejanza de Dios. ¿Es creíble que existan otros seres humanos en otros planetas? Y si hay otros seres humanos, ¿por qué Dios ha dicho que este planeta es el centro del universo (está en una posición privilegiada) y creó a este planeta antes que a ninguno? ¿Por qué Jesucristo vino a este planeta y no a otro? ¿O se está diciendo que existe la Iglesia Católica en otros planetas? Y si existe, ¿cómo es que no nos enteramos? ¿Es acaso algún secreto del Vaticano? Y si no hay Iglesia Católica, ¿cómo es que pueden salvarse esos seres humanos IETs? ¿Estarían sin pecado esos IETs (eso explicaría su avance tecnológico, pues serían gigantes y tendrían vida eterna), a diferencia de nosotros que caímos? Y de ser así, esos seres serían inmortales, aunque carnales, pero ¿por qué el secreto? ¿Por qué no se manifiestan (bien clarito, a plena luz del día y por ejemplo, aquí en Montevideo) para que todo el mundo pueda verlos? Seguramente porque Dios no se lo permite, por algún motivo...
    Pero entonces, ¿por qué en la Biblia no indica algo sobre esos IETs? E insisto, ¿y si esos IETs no existen y en realidad son demonios que quieren engañarnos?



    ¡Exacto! Porque si los IETs existieran, ¡deberían dejar pruebas físicas! En cambio, los ángeles (buenos que vienen del cielo, o malos que vienen del infierno), son seres espirituales y no nos dan pruebas físicas. Simplemente creemos en su existencia o no.

    Estimado Nicus, en su día yo puse dicho enlace por considerarlo un buen resumen sobre la cuestión desde un enfoque religioso pero no científico. En él no hay nada de "New Age", basta con echar un vistazo a lo que caracteriza a esta corriente para comprobarlo. Cuestión distinta es que se manejen ciertas ideas similares, algo que es normal dado que nosotros los católicos y ellos, los que siguen dicha corriente, todos somos miembros de la misma cultura occidental. No obstante, también son diferentes los modos de entender el mundo.

    Desde un punto de vista pragmático y puramente material, la respuesta a si hay seres orgánicos en otros puntos del Universo ha de ser positiva por su altísimo grado de probabilidad cierta. ¿Por qué? pues porque unos 40 billones de estrellas repartidas por unos 150 mil millones de galaxias así lo atestiguan. Y estas cifras para mi incluso son cortas. Es decir, si hablamos de probabilidades hemos de concluir que, aparte de nuestro mundo, al menos existe la posibilidad de que entre esa monstruosa cifra exista alguno más.

    Para que tal posibilidad sea cierta basta con analizar cuales son las opciones reales en base al único modelo que conocemos: el nuestro. Pero ello no es óbice para que puedan existir otros organismos basados en otras químicas distintas a la nuestra. ¿Se han encontrado? todavía no; ¿se van a encontrar? se espera que si. Y, al respecto podemos plantear esta aporía:

    1.- ¿Es posible que, en efecto, pueda haber vida en otras esferas del Cosmos? SI.
    2.- ¿Es probable que la haya? SI.
    3.- ¿Es cierto que la vayamos a descubrir o encontrar? NO.

    En resumidas cuentas, el Universo está ahí, a la vista, es real, cierto, se puede medir, estudiar, hasta calcular su masa total (ya se ha hecho), y no se puede negar la evidencia. El conocimiento científico no es contrario a la fe, esa es una patraña que se han inventado los materialistas para su conveniencia y, tal vez, debida a que su cerebro no funcione correctamente del todo.

    Pero una cosa es un enfoque científico del tema y otra pretender mezclarlo con interpretaciones metafísicas o teológicas, pues hablamos de campos de conocimiento distintos. Lo cierto es que en el enlace hay un poco de todo, particularmente cuando se busca apoyar ciertas explicaciones en hechos contrastados o al menos testimoniados. Personalmente soy muy reticente al llamado fenómeno OVNI, por el "circo" que se suele montar a su alrededor, y particularmente contrario a mezclarlo con manifestaciones religiosas. Del fenómeno en cuestión nadie sabe nada de su verdadera razón y, en efecto, sus manifestaciones pueden tener causas bien objetivas basadas en hechos absolutamente normales, pero también hay casos realmente extraños que caen fuera de la esfera de nuestros conocimientos actuales, por ejemplo que sean por efecto de la física cuántica.

    Y dentro de este orden de ideas podemos llegar al tema de la vida inteligente extraterrestre. En primer lugar, hay que entender que El Génesis no es un libro de Física, ni de Historia, ni de Antropología, sino que es un libro cosmogónico y antropogónico, elaborado con un lenguaje lleno de metáforas y alegorías que encierra una enseñanza verdadera y por ello exige la necesidad de la fe para creerlo y no cuestionarlo. Por tanto, estar intentando estrujarlo para ver si se obtiene alguna información de él carece de sentido en mi opinión. Así, del mismo modo que no afirma la existencia de seres inteligentes en otros mundos, tampoco hace ninguna falta que los mencione. El Génesis, independientemente de cualquier otra consideración, está inspirado y escrito para nosotros en concreto. Y, posiblemente, las dos ideas fundamentales contenidas en él y que más quebraderos de cabeza generan en los incrédulos o en camino se serlo, son: la creación del hombre y el pecado original.


    De la creación del hombre hay que destacar la expresión "Díjose entonces Dios: "hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gen., 1-26) y que siempre ha desatado toda clase de especulaciones y discusiones. Veamos, ¿qué aspecto tendrá Dios? ¿de qué estatura lo podemos imaginar? ¿cómo será el color de su piel? ¿cuánto pesará? ¿cómo sonará su voz?... ¿es razonable plantearse estas preguntas? Sinceramente yo pienso que no, y a pesar de ello ¿qué postura se puede tomar ante estas otras palabras?

    "Díjole Tomás: no sabemos adónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús les dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mi. Si me habéis conocido, conoceréis también a mi Padre. Desde ahora le conocéis y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. Jesús le dijo: Felipe: ¿tanto tiempo ha que estoy con vosotros, y no me habéis conocido? El que me ha visto a mi ha visto al Padre..." (Jn. 14-5,9)


    "En una sola naturaleza divina hay tres personas, Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo.
    El Padre no es el Hijo, el Hijo no es el Espíritu Santo, el Espíritu Santo no es el Padre: ninguna de
    las tres personas es la otra.
    El Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios. No hay tres dioses, sino un solo Dios."


    (M. SHEED en Teología y Sensatez pág., 75 HERDER)

    En nuestra naturaleza ¿cuántas personas hay? además de cuerpo y alma espiritual ¿qué otra cosa somos? Entonces, ¿qué significa "a nuestra imagen y semejanza"?

    Comprendo que nos empeñemos en querer darle a Dios aspecto antropomórfico, eso da seguridad a nuestra pequeñez, pero no olvidemos que no somos nosotros los que lo asemejamos, sino Él hacia sí mismo quien nos asemeja. Y "asemejarse" no significa en modo alguno "igual a". A raíz de esta reflexión ¿resulta posible admitir que el Padre tenga "otros apriscos que no son éste"?


    La Iglesia Católica es una "común unión universal" fundada por Cristo en versión de los patrones culturales de nuestro mundo. Es la Casa que nos guarda y guía mientras estemos aquí. Y puesto que no todo nos ha sido revelado y se nos exige la fe, no tenemos derecho a querer desentrañar los misterios que algún día se nos desvelarán.

    Mientras tanto, me llama mucho la atención estas preocupaciones teológicas y canónicas en otros posibles mundos habitados por seres inteligentes. Y dichas preocupaciones tienen su otra cara de la moneda, pues los materialistas esperan encontrar alienígenas que no crean en Dios. Se suele afirmar que los extremos se tocan y se atraen como los polos magnéticos, ¿por qué será?

    La posibilidad de que existan es real, la certeza no, y la posibilidad de comunicación es muy escasa debido a las espantosas distancias que hay entre los sistemas estelares, no digamos entre aquellos que pudieran contener esa vida inteligente y que se ha estimado que a lo sumo no pasará de un diez por ciento del total. Además, ¿quién ha dicho que tales hipotéticos seres hayan de estar en posesión de una tecnología suficientemente avanzada como para intentar un contacto? También me llama la atención eso de que "este planeta es el centro del Universo" y que, además, nos lo ha dicho Dios. No sé de dónde sacas esto, y es que desde un enfoque de la Astrofísica y la Cosmología para nada somos tal centro el cual, todo sea dicho de paso, está en todas partes y en ninguna. Aunque si es obvio que para nuestra naturaleza física si lo es dada nuestra dimensión como seres en comparación con el Cosmos, y por el hecho contrastado de que no tenemos más que ésta, que no conocemos otra --lo que no significa que no exista--, y carecemos de los medios para irnos a otro lugar distinto. Visto así, en efecto, la Tierra para el hombre es "su" centro del Universo y "su" único y posible lugar habitable.

    Por último, los seres angélicos y los seres diabólicos, dada su naturaleza puramente espiritual, no necesitan ni de esferas habitables, ni de sistemas físico-mecánicos de desplazamiento y para manifestarse o comunicarse. Así mismo, a la pregunta de por qué si es cierta la hipotética existencia de seres inteligentes no terrestres, no se muestran en Montevideo, aparte de que es tanto como afirmar que sí están aquí, yo también tengo una duda: ¿por qué no me toca la lotería? Es una de las preguntas más tópicas que se suelen hacer ante las apariciones marianas: ¿por qué la Virgen no se aparece en el centro de una gran ciudad para que todo el mundo la vea?

    Saludos en Xto.
    Última edición por Valmadian; 04/12/2011 a las 03:27
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  18. #58
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Cita Iniciado por Nicus Ver mensaje
    Pero entonces, ¿por qué en la Biblia no indica algo sobre esos IETs? E insisto, ¿y si esos IETs no existen y en realidad son demonios que quieren engañarnos?
    ¿Por qué tomas la tesis más improbable? Del texto final acerca de las visiones de La Salette se puede interpretar como mucho más probable una referencia a la aviación y no al fenómeno ovni. Ten presente que han transcurrido 165 años y que entonces la posibilidad del vuelo era algo impensable y, en cualquier caso, el posible engaño es mucho más pragmático, está a ras de suelo, en los medios de comunicación de masas, en el absoluto abandono de toda moral, en "hacer creer que no existen" (los demonios), en el más completo relajamiento de las costumbres, en prácticas innombrables y más generalizadas de lo que parecen...

    Todo lo demás sobre "ET" no parece guardar mucha relación, pero algo se está preparando y no es algo reciente, al contrario, son ya décadas de silencio sobre cuestiones que se ocultan deliberadamente.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  19. #59
    Avatar de francisco rubio
    francisco rubio está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 sep, 10
    Ubicación
    Valle de México
    Mensajes
    496
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Descubren un planeta similar a la Tierra




    La sonda espacial Kepler, especializada en "captar" los llamados exoplanetas, acaba de descubrir uno situado a 600 años-luz del sistema solar que podría ser habitable. Según la NASA, se trata de Kepler 22B, un planeta algo mayor que la Tierra, que orbita alrededor de una estrella más pequeña que el Sol, dentro de la conocida como "zona orbital habitable", es decir, a una distancia adecuada donde la temperatura de la superficie podría permitir que exista agua en estado líquido. El Kepler 22B tendría una veces dos veces y media superior a la Tierra, y es uno de los 2.000 planetas que se han detectado fuera del Sistema Solar.
    ¡ VIVA MÉXICO VIVA SANTA MARÍA DE GUADALUPE VIVA MÉXICO !

    Adelante soldado de Cristo
    Hasta morir o hasta triunfar
    Si Cristo su sangre dio por ti
    No es mucho que tu por ÉL
    Tu sangre derrames.


  20. #60
    Avatar de El Tercio de Lima
    El Tercio de Lima está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 oct, 11
    Ubicación
    La Ciudad de los Reyes
    Mensajes
    448
    Post Thanks / Like

    Re: Vida inteligente extraterrestre

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La vida es creación divina y está presente en cualquier lugar de Universo y se acomoda a las condiciones más extremas, es casi seguro que hay vida superior en muchos planetas del vasto Universo, y en muchos casos nunca podremos tener contacto con ellos por muchos factores, como por ejemplo que las condiciones de su desarrollo y su medio ambiente sean incompatibles con nosotros y el nuestro con ellos o por las distancias tan inmensas que nunca podremos acercarnos, como tambien puede haberla muy semejante a nosotros, pero en todo caso los gastos de energía para llegar a nosotros va a ser muy alto probablemente demande un viaje de cientos de años, lo más probable que el contacto con otra civilización extraterrestre se dé por medio de la comunicación radioscópica y eso puede incluso tardar años entre un ¿Hola quiénes son? y la respuesta "Somos Terrestres ¿y Uds.?; en todo caso es complejo el tema y hay que estar alerta pues no sabemos ni cuándo ni dónde nos puede contactar.

    Saludos en Xto. Rex et Maria Regina
    Pro Deo, Patria Regimen et Rex
    No se ama lo que no se conoce

Página 3 de 7 PrimerPrimer 1234567 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El Origen de la Vida
    Por Donoso en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 23/10/2018, 15:04
  2. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 19:56
  3. Mi serie poética : Recuerdos de la muerte y Amoríos
    Por Ordóñez en el foro Literatura
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 29/09/2008, 22:33
  4. Spe Salvi
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 04/12/2007, 11:40
  5. La Falange homenajea a los Legionarios Rumanos Mota y Marin
    Por Ordóñez en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 27/01/2006, 13:51

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •