Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 41 de 46 PrimerPrimer ... 31323334353637383940414243444546 ÚltimoÚltimo
Resultados 801 al 820 de 905

Tema: Habemus Papam - Francisco I

  1. #801
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ADIVINANZAS

    por Alejandro Sosa Laprida


    Adivinanzas del día: lean las citas siguientes e intenten adivinar a cual de los autores mencionados pertenecen...




    I. Me pregunto con Ustedes educadores: ¿Velan por sus alumnos, ayudándolos a desarrollar un espíritu crítico, un espíritu libre, capaz de cuidar el mundo de hoy? ¿Un espíritu que sea capaz de buscar nuevas respuestas a los múltiples desafíos que la sociedad hoy plantea a la humanidad? ¿Son capaces de estimularlos a no desentenderse de la realidad que los circunda, no desentenderse de lo que pasa alrededor? ¿Son capaces de estimularlos a eso? Para eso hay que sacarlos del aula, su mente tiene que salir del aula, su corazón tiene que salir del aula. ¿Cómo entra en la currícula universitaria o en las distintas áreas del quehacer educativo, la vida que nos rodea, con sus preguntas, sus interrogantes, sus cuestionamientos? ¿Cómo generamos y acompañamos el debate constructor, que nace del diálogo en pos de un mundo más humano? El diálogo, esa palabra puente, esa palabra que crea puentes.




    1. Jean-Jacques Rousseau.
    2. Emmanuel Kant
    3. Papa Francisco



    II. La evangelización puede ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías. Claro que sí; eso creemos y gritamos. «Mientras en el mundo, especialmente en algunos países, reaparecen diversas formas de guerras y enfrentamientos, los cristianos queremos insistir en nuestra propuesta de reconocer al otro, de sanar las heridas, de construir puentes, de estrechar lazos y de ayudarnos "mutuamente a llevar las cargas". El anhelo de unidad supone la dulce y confortadora alegría de evangelizar, la convicción de tener un inmenso bien que comunicar, y que comunicándolo, se arraiga; y cualquier persona que haya vivido esta experiencia adquiere más sensibilidad para las necesidades de los demás. De ahí, la necesidad de luchar por la inclusión a todos los niveles, ¡luchar por la inclusión a todos los niveles!


    1. Martin Luther King
    2. Leonardo Boff
    3. Papa Francisco




    III. La migración, la concentración urbana, el consumismo, la crisis de la familia, la falta de trabajo, las bolsas de pobreza producen incertidumbre y tensiones que constituyen una amenaza a la convivencia social. Las normas y las leyes, así como los proyectos de la comunidad civil, han de procurar la inclusión, abrir espacios de diálogo, espacios de encuentro y así dejar en el doloroso recuerdo cualquier tipo de represión, el control desmedido y la merma de libertades. La esperanza de un futuro mejor pasa por ofrecer oportunidades reales a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, creando empleo, con un crecimiento económico que llegue a todos, y no se quede en las estadísticas macroeconómicas, crear un desarrollo sostenible que genere un tejido social firme y bien cohesionado.


    1. Gustavo Gutiérrez
    2. Adolfo Pérez Esquivel
    3. Papa Francisco




    IV. ¿Qué puedo hacer yo, cartonero, catadora, pepenador, recicladora frente a tantos problemas si apenas gano para comer? ¿Qué puedo hacer yo artesano, vendedor ambulante, transportista, trabajador excluido, si ni siquiera tengo derechos laborales? ¿Qué puedo hacer yo, campesina, indígena, pescador, que apenas puedo resistir el avasallamiento de las grandes corporaciones? ¿Qué puedo hacer yo desde mi villa, mi chabola, mi población, mi rancherío, cuando soy diariamente discriminado y marginado? ¿Qué puede hacer ese estudiante, ese joven, ese militante, ese misionero que patea las barriadas y los parajes con el corazón lleno de sueños pero casi sin ninguna solución para sus problemas? Pueden hacer mucho. Pueden hacer mucho. Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos, pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas.


    1. Milagro Sala
    2. Dom Helder Cámara
    3. Papa Francisco




    V. La educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente, como evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias. Todo esto es parte de una generosa y digna creatividad, que muestra lo mejor del ser humano. El hecho de reutilizar algo en lugar de desecharlo rápidamente, a partir de profundas motivaciones, puede ser un acto de amor que exprese nuestra propia dignidad. No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman un bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente. Además, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo.


    1. Ban Ki-Moon
    2. El Dalai Lama
    3. Papa Francisco




    VI. Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz.


    1. Paulo Coelho
    2. Pierre Teilhard de Chardin
    3. Papa Francisco




    VII. Y si ahora mandamos que Cristo Rey sea honrado por todos los católicos del mundo, con ello proveeremos también a las necesidades de los tiempos presentes, y pondremos un remedio eficacísimo a la peste que hoy inficiona a la humana sociedad. Juzgamos peste de nuestros tiempos al llamado laicismo con sus errores y abominables intentos; y vosotros sabéis, venerables hermanos, que tal impiedad no maduró en un solo día, sino que se incubaba desde mucho antes en las entrañas de la sociedad. Se comenzó por negar el imperío de Cristo sobre todas las gentes; se negó a la Iglesia el derecho, fundado en el derecho del mismo Cristo, de enseñar al género humano, esto es, de dar leyes y de dirigir los pueblos para conducirlos a la eterna felicidad. Después, poco a poco, la religión cristiana fue igualada con las demás religiones falsas y rebajada indecorosamente al nivel de éstas. Se la sometió luego al poder civil y a la arbitraria permisión de los gobernantes y magistrados. Y se avanzó más: hubo algunos de éstos que imaginaron sustituir la religión de Cristo con cierta religión natural, con ciertos sentimientos puramente humanos. No faltaron Estados que creyeron poder pasarse sin Dios, y pusieron su religión en la impiedad y en el desprecio de Dios.



    1. Pío XI
    2. San Pío X

    3. Papa Francisco


    In exspectatione

  2. #802
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    LAS CONFESIONES DE LOS SACERDOTES LEFEBVRISTAS SERÁN VÁLIDAS

    El Papa decreta que todos los sacerdotes puedan confesar del pecado del aborto en el Año de la Misericordia.

    El papa Francisco ha concedido a todos los sacerdotes para el próximo Año jubilar la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y, arrepentidos de corazón, piden por ello perdón y ha dispuesto igualmente que durante el Año Santo de la Misericordia los que se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados.

    1/09/15 4:17 PM



    Los sacerdotes que confiesen durante la JMJ podrán remitir la pena de excomunión por aborto

    Los sacerdotes de la archidiócesis de Guayaquil pueden levantar la excomunión por el delito de aborto


    "La cercanía del Jubileo extraordinario de la Misericordia me permite centrar la atención en algunos puntos sobre los que considero importante intervenir para facilitar que la celebración del Año Santo sea un auténtico momento de encuentro con la misericordia de Dios para todos los creyentes. Es mi deseo, en efecto, que el Jubileo sea experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiese tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz.

    Mi pensamiento se dirige, en primer lugar, a todos los fieles que en cada diócesis, o como peregrinos en Roma, vivirán la gracia del Jubileo. Deseo que la indulgencia jubilar llegue a cada uno como genuina experiencia de la misericordia de Dios, la cual va al encuentro de todos con el rostro del Padre que acoge y perdona, olvidando completamente el pecado cometido. Para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión. Igualmente dispongo que se pueda ganar la indulgencia en los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares. Es importante que este momento esté unido, ante todo, al Sacramento de la Reconciliación y a la celebración de la santa Eucaristía con un reflexión sobre la misericordia. Será necesario acompañar estas celebraciones con la profesión de fe y con la oración por mí y por las intenciones que llevo en el corazón para el bien de la Iglesia y de todo el mundo.

    Pienso, además, en quienes por diversos motivos se verán imposibilitados de llegar a la Puerta Santa, en primer lugar los enfermos y las personas ancianas y solas, a menudo en condiciones de no poder salir de casa. Para ellos será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor que en el misterio de su pasión, muerte y resurrección indica la vía maestra para dar sentido al dolor y a la soledad. Vivir con fe y gozosa esperanza este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando en la santa misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios de comunicación, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar. Mi pensamiento se dirige también a los presos, que experimentan la limitación de su libertad. El Jubileo siempre ha sido la ocasión de una gran amnistía, destinada a hacer partícipes a muchas personas que, incluso mereciendo una pena, sin embargo han tomado conciencia de la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad dando su contribución honesta. Que a todos ellos llegue realmente la misericordia del Padre que quiere estar cerca de quien más necesita de su perdón. En las capillas de las cárceles podrán ganar la indulgencia, y cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad.

    He pedido que la Iglesia redescubra en este tiempo jubilar la riqueza contenida en las obras de misericordia corporales y espirituales. La experiencia de la misericordia, en efecto, se hace visible en el testimonio de signos concretos como Jesús mismo nos enseñó. Cada vez que un fiel viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar. De aquí el compromiso a vivir de la misericordia para obtener la gracia del perdón completo y total por el poder del amor del Padre que no excluye a nadie. Será, por lo tanto, una indulgencia jubilar plena, fruto del acontecimiento mismo que se celebra y se vive con fe, esperanza y caridad.

    La indulgencia jubilar, por último, se puede ganar también para los difuntos. A ellos estamos unidos por el testimonio de fe y caridad que nos dejaron. De igual modo que los recordamos en la celebración eucarística, también podemos, en el gran misterio de la comunión de los santos, rezar por ellos para que el rostro misericordioso del Padre los libere de todo residuo de culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin.

    Uno de los graves problemas de nuestro tiempo es, ciertamente, la modificación de la relación con la vida. Una mentalidad muy generalizada que ya ha provocado una pérdida de la debida sensibilidad personal y social hacia la acogida de una nueva vida. Algunos viven el drama del aborto con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo. Muchos otros, en cambio, incluso viviendo ese momento como una derrota, consideran no tener otro camino por donde ir. Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa. Lo sucedido es profundamente injusto; sin embargo, sólo el hecho de comprenderlo en su verdad puede consentir no perder la esperanza. El perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido, sobre todo cuando con corazón sincero se acerca al Sacramento de la Confesión para obtener la reconciliación con el Padre.


    También por este motivo he decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón. Los sacerdotes se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido, e indicar un itinerario de conversión verdadera para llegar a acoger el auténtico y generoso perdón del Padre que todo lo renueva con su presencia.


    Una última consideración se dirige a los fieles que por diversos motivos frecuentan las iglesias donde celebran los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X. Este Año jubilar de la Misericordia no excluye a nadie. Desde diversos lugares, algunos hermanos obispos me han hablado de su buena fe y práctica sacramental, unida, sin embargo, a la dificultad de vivir una condición pastoralmente difícil. Confío que en el futuro próximo se puedan encontrar soluciones para recuperar la plena comunión con los sacerdotes y los superiores de la Fraternidad. Al mismo tiempo, movido por la exigencia de corresponder al bien de estos fieles, por una disposición mía establezco que quienes durante el Año Santo de la Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados.

    Confiando en la intercesión de la Madre de la Misericordia, encomiendo a su protección la preparación de este Jubileo extraordinario".



    FUENTE: InfoCatólica: información, análisis y opinión en la red
    Kontrapoder dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #803
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    TIMEO DANAOS ET DONA FERENTES

    En la resonante Carta del Santo Padre Francisco con la que se concede la indulgencia &c, apenas un párrafo después de que se dispone (entre otras providencias tomadas para el «Año de la Misericordia») que la absolución sacramental de las mujeres incursas en aborto quede en manos de cualquier sacerdote sin expresa delegación de facultades de parte del obispo -como lo prevé la normativa sacra para tales casos-, sobresale (casi se tratara de otra libérrima concesión en favor de pecadores reos de un delito no menos grave) la voluntad papal de otorgar validez y licitud al sacramento de la confesión ministrado por sacerdotes de la FSSPX durante el período del inminente año jubilar. Sin excluir los agradecimientos de rigor, la Casa General de la Congregación aclaró, en carta al Santo Padre, que «en el ministerio del sacramento de la penitencia, [la FSSPX] siempre se ha apoyado, con absoluta certeza, en la jurisdicción extraordinaria que confieren las Normae generales del Código de Derecho Canónico», lo que pone a la cosa en sus justos términos en tiempos de conspicua marea modernista («estado de necesidad»). Pues si es cierto que detrás de las leyes hay razones que no pueden soslayarse impunemente, también es cierto que la tentación del ius-positivismo puede afectar a la Iglesia, opacando las evidencias de orden espiritual que indican un verdadero estado de excepción.

    Lo último que se nos ocurriría suponer, en un pontífice consagrado con pelos y señales al ejercicio de la confusión y menoscabo de la conciencia cristiana, es que con esto haya obrado un acto de buena fe. Si no bastaran las resoluciones tomadas en contra de los odiosos tradicionalistas (tales como las despóticas defenestraciones del fundador de los Franciscanos de la Inmaculada y del finado monseñor Livieres sin derecho a defensa y sin explicitación de motivos, aunque muy presumiblemente por el delito de celebrar la Misa en latín), baste al menos la abrumadora mole de palabras y gestos desplegados por Francisco durante su mandato, todos en un único sentido y éste siempre contrario al Evangelio: las bendiciones a transexuales y activistas pro-aborto, la coyunda con la hez de la política anticristiana, el impulso del sincretismo religioso, las burlas a la piedad genuinamente católica, etc.


    Equo ne credite, Teucri! Lo único auspicioso del caso -sabido que Dios escribe derecho en los renglones torcidos por los hombres- es que muchos fieles añorantes la tradición y hasta aquí acometidos por escrúpulos acerca del presunto carácter "cismático" de la empresa lefebvrista, podrán, gracias a la misericordia de Francisco, acudir a sacerdotes católicos para confesar sus culpas y, de paso, asistir a sus misas. Y que, a despecho de los planes que Bergoglio pudiera acariciar, y en vista del posible cisma mil veces anunciado, unos y otros (católicos adscritos a la Fraternidad y católicos aún resistentes en Babilonia) acaben confluyendo sin recíprocos recelos en la Iglesia fiel. Lo que no es poco, caramba. Pero el precio -de no consumarse la división que parece inevitable- sería el de prolongar indefinidamente, gracias a medidas como ésta, esa situación de convivencia en una misma sociedad visible de las «dos Iglesias» aludidas por el padre Meinvielle en el final de su «De la cábala al progresismo»:
    «no hay dificultad en admitir que la Iglesia de la publicidad pueda ser ganada por el enemigo y convertirse de Iglesia Católica en Iglesia gnóstica. Puede haber dos Iglesias, la una la de la publicidad, Iglesia magnificada en la propaganda, con obispos, sacerdotes y teólogos publicitados, y aun con un Pontífice de actitudes ambiguas; y otra, Iglesia del silencio, con un Papa fiel a Jesucristo en su enseñanza y con algunos sacerdotes, obispos y fieles que le sean adictos, esparcidos como "pusillus grex" por toda la tierra. Esta segunda sería la Iglesia de las promesas, y no aquella primera, que pudiera defeccionar. Un mismo Papa presidiría ambas Iglesias, que aparente y exteriormente no sería sino una [...] La eclesiología no ha estudiado suficientemente la posibilidad de una hipótesis como la que aquí proponemos».
    Éste descrito por Meinvielle ha sido, en rigor, el statu quo eclesial a lo largo de todo el post-concilio. Si algo ha hecho Bergoglio es inclinar definitivamente la balanza hacia la Iglesia de la publicidad, lo que vuelve sospechoso, por su crasa extemporaneidad, su donativo. Más bien -aparte un posible propósito de neutralizar toda oposición pasando incluso por generoso y bien dispuesto- podría pensarse, en línea con sus filias más notorias, en un intento de integrar a la Tradición católica en un panteón multirreligioso en el que cabrían indistintamente todas las confesiones: católicos ortodoxos y heréticos, judíos, musulmanes, animistas, agnósticos de café-bar, cultores de la Tierra y de Marilyn Monroe -más o menos como en los tiempos del Imperio romano, con la sola e indolora exigencia de avenirse a tributar unos pocos granos de incienso al Emperador. No podemos afirmar categóricamente que ésta sea la intención de Bergoglio; lo que sí sabemos es que puede ser la de Satanás.

    Dos son los principales mandamientos:
    cuidado del inmigrante musulmán
    y cuidado del medio ambiente
    Por lo pronto, en una insuperable síntesis de creativismo litúrgico y autorreferencialidad sin tope, la misa celebrada en Roma por la «Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación» contó con la lectura de un pasaje de la Laudato Si' en lugar de la epístola paulina. Bien lo afirmó Ettore Gotti Tedeschi, el ex-interventor del IOR en los días de Benedicto, con un tono infrecuente para los tiempos que corren: la gnosis, aquella fuerza en perpetua guerra contra la Iglesia, apela hoy al problema inmigratorio, al problema ambiental, al problema del fundamentalismo y la violencia religiosa para reducir a la Iglesia al silencio y la impotencia. «Así como parece decidido hacer creer que los problemas de miseria moral sean consecuentes a aquellos de miseria económica, se estimula a la Iglesia a privarse de riquezas y distribuirlas, y a interrumpir así el proceso de evangelización [pues] evangelizar es contrario a la realidad histórica multirreligiosa y multicultural, y también priva de su libertad al prójimo y lesiona peligrosamente la cultura de otros pueblos. [...] Habiéndose decidido, al parecer, dejar acelerar el proceso de inmigración y declararlo necesario, [...] a la Iglesia se la alienta a ocuparse de consolar, y menos de educar. Pero lo más grave es que todo el mundo debe acoger el programa "ambientalista" como religión universal que reunirá a todos los pueblos de la tierra».

    No hace falta decir que el programa coincide estrechamente con el de Francisco, que pronto sesionará ante la ONU para refrendarlo. Por eso sus regalos, como los de los dánaos, no son para saltar de alegría.




    In exspectatione

  4. #804
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    La venganza de Enrique VIII: el Papa agiliza los procesos de nulidad
    Michael Matt








    ¡Ojalá me hubiera concedido la anulación en vez del divorcio!


    Han llegado los primeros informes, y parece que S.S. Francisco, como se esperaba, ha efectuado una reforma radical en el procedimiento por el cual se puede anular un matrimonio, agilizando unos trámites que muchos católicos liberales consideraban excesivamente engorrosos.

    Esta iniciativa es la última en una serie con las que el papa Francisco intenta que su pontificado parezca más receptivo a las necesidades de los seglares, en particular aquellos que desde hace tiempo se sienten rechazados por la jerarquía (LÉASE: a los que no les gustan las enseñanzas morales de la Iglesia).

    Estos son los tres cambios principales anunciados este martes:
    • Ya no será necesario que un segundo juez evalúe el caso para anular un matrimonio.

    • En determinadas circunstancias, los obispos podrán acelerar los trámites y conceder ellos mismos la nulidad. Por ejemplo, en casos de malos tratos por parte del cónyuge o de infidelidad.

    • El proceso será gratuito, salvo por una tarifa nominal para cubrir las costas del juicio, y deberá estar concluido en un plazo de 45 días.

    La reforma se publicó este martes por medio de dos motu proprio. Es decir, como el nombre indica, documentos redactados por iniciativa del propio Pontífice. Entrarán en vigor como parte del Código de Derecho Canónico el próximo 8 de diciembre, con el inicio del Año de la Misericordia proclamado por Francisco."


    COMENTARIO DE THE REMNANT: Habrá que esperar a que se publique la traducción oficial, ya más avanzado el día, pero esto amenaza con socavar gravemente el matrimonio, sobre todo en países del Tercer Mundo, donde son menos populares los procesos de nulidad y las promesas del matrimonio tienen más peso.

    Se informa que el Papa ha eliminado las tarifas, conferido autoridad a los obispos para delegar las sentencias de nulidad en sacerdotes de sus diócesis, eliminado uno de los tribunales, así como la apelación automática, y autorizado la nulidad cuando ambas partes la quieren. (Por cierto, éste es el que más me gusta, ya que en esencia significa que para poner fin al matrimonio basta con que los dos se pongan de acuerdo en que nunca se casaron. Qué oportuno, ¿no?)


    Y, cómo no, el Santo Padre añade la "falta de fe" a la creciente lista de motivos inventados para llegar a la conclusión de que nunca llegó a existir el matrimonio. Al final, si quieres, la nulidad, la conseguirás... Eso sí, no lo llamemos divorcio. ¡Claro que no, qué narices! Eso sería alterar la indisolubilidad del matrimonio!

    A propósito, ¿qué pasará con los que nos sintamos marginados por creer lo que han creído los católicos durante miles de años, que prometerse en matrimonio es un juramento serio que sólo puede rescindir la muerte porque estamos casados ante Dios y no hay causas que valgan para anularlo? ¿Y nosotros qué?

    ¿Qué pasará con los que cumplan las normas y se tomen el matrimonio en serio, los que crean firmemente que "agilizar el proceso de nulidad" no es otra cosa que un eufemismo vergonzosamente transparente para lo que no es más que la concesión del divorcio a todo católico que lo pida?
    ¿No habrá misericordia para nosotros? ¿No? ¡Me parece que no la va a haber!

    ¡Qué chiste! Enrique VIII se estará desternillando en el Infierno.

    Buena la has hecho, Francisco. ¡Otra vez haciendo lío!



    The Remnant Newspaper - Henry's Revenge: Pope "Streamlines Annulment Process"

    Última edición por Hyeronimus; 08/09/2015 a las 21:27

  5. #805
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿Divorcio a la Bergoglio?

    No entiendo nada de derecho canónico y, por tanto, habrá que esperar a que los que entienden puedan dar una opinión acerca del Motu Proprio del Papa Francisco que agiliza el proceso de nulidad matrimonial disponiendo que sea el propio obispo de los cónyuges quien actúe como juez y dicte sentencia, la cual será definitiva sin necesidad de segunda instancia como ocurría hasta ahora.
    Lo que sí llama mi atención de neófito es que se agregan a las ya definidas por el Código de Derecho Canónico (c. 1683-1687), de un modo más bien vago e indefinido y con un inquietante etcétera final, otras “circunstancias que pueden consistir tratar las causas de nulidad del matrimonio por medio del procesos breve”. Ellas son (Art. 14 § 1.):
    1. Falta de fe que puede general la simulación del consenso o el error que determina la voluntad;
    2. la brevedad de la convivencia matrimonial;
    3. el aborto procurado para impedir la procreación;
    4. la obstinada permanencia en una relación extraconyugal al momento de la boda o en un tiempo inmediatamente sucesivo;
    5. el ocultamiento doloso de la esterilidad o de una enfermedad grave contagiosa o de hijos nacidos de una relación precedente o de un encarcelamiento;
    6. la causa del matrimonio totalmente extraña a la vida matrimonial o consistente en el embarazo imprevisto de la mujer;
    7. la violencia física utilizada para lograr el consentimiento;
    8. la falta de uso de razón comprobada por documentos médicos;
    9. etc.


    Pregunto:
    2. ¿Quién y cómo se determina la brevedad? ¿Cúantos días, o meses o años se consideran breves para la convivencia matrimonial? ¿Podría un obispo, por ejemplo, determinar que hasta 2 años de convivencia es “convivencia breve”?
    4. Si el novel esposo comienza una aventura extraconyugal con su nueva compañera de trabajo tres meses después de su matrimonio ¿es causa de nulidad? ¿Qué significa “obstinada? ¿El touch and go vale? ¿O deben ser más de 10 encuentros? ¿Qué tipos de encuentros? ¿No es que las causas de nulidad debían ser antecedentes?
    6. No entiendo.
    8. ¿Una depresión mayor supone la falta de uso de razón? Quizás el CIC determine qué entiende concretamente por “uso de razón”. Si no lo hace, me parece que es una puerta abierta para que la doña se consiga de su psiquiatra un certificado diciendo que en el momento del matrimonio estaba medio pirada para que el obispo sentencia la nulidad.
    9. ¿Quién va a llenar ese etcétera? ¿El obispo de cada diócesis que podrá agregar, según su criterio pastoral, nuevas causas de nulidad?



    Insisto. El documento acaba de aparecer y yo no entiendo de derecho. Solamente tengo dudas.


    The Wanderer

  6. #806
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    UN PROCESO GRATUITO

    Procesos de nulidad, no de anulación, más veloces y manteniendo el rigor

    Sin cambiar en absoluto los principios sobre la validez o nulidad de un matrimonio, el Papa Francisco ha cambiado vigorosamente los procesos para verificarla, ordenando que sean gratuitos y rápidos, con participación directa y definitiva del obispo en los casos más claros. Los cambios entran en vigor el próximo 8 de diciembre.

    8/09/15 12:54 PM | Imprimir | Enviar


    (ABC) La reforma del Título VI del código de Derecho Canónico establece que la primera sentencia sea ya ejecutiva si no hay recurso de ninguna de las partes, eximiendo por tanto del recurso obligatorio a un segundo tribunal, exigido hasta ahora.

    Los nuevos cánones otorgan responsabilidad directa al obispo diocesano, que será juez único en los casos más claros de constatación de la nulidad de un matrimonio.

    -El plazo para la primera audiencia, que puede ser también la última si las dos partes están de acuerdo, será de treinta días apartir de la presentación de la demanda de nulidad.

    -Si la demanda es presentada por sólo uno de los cónyuges, se entiende que el otro no se opone si ignora las dos convocatorias para presentar su punto de vista.

    -Naturalmente, todo esto se refiere al examen de la validez del vínculo religioso, y no exime de ninguna responsabilidad ni proceso civil que establezcan las leyes de cada país.

    En el caso de sentencia de nulidad del vínculo religioso se deben recordar las «obligaciones morales y también civiles» que subsisten en cualquier caso.

    El Papa solicita a las conferencias episcopales que «dejando a salvo la retribución justa y digna de los jueces y funcionarios de los tribunales, se asegure la gratuidad del proceso para que la Iglesia, mostrándose a los fieles como madre generosa en una materia tan relacionada con la salvación de las almas manifieste el amor gratuito de Cristo, por el cual todos hemos sido salvados».

    -El proceso gratuito significa que los promotores de una causa podrán hacer aportaciones voluntarias y que la diócesis puede aceptar donativos para el funcionamiento de los tribunales, pero el procedimiento en sí debe ser gratuito.

    -Los casos más sencillos y claros los juzgará directamente el obispo o un juez único en el que delegue. Los más complejos serán estudiados por un tribunal de tres jueces de los cuales el presidente debe ser sacerdote, mientras que los otros dos pueden ser laicos.

    -En una línea de colegialidad episcopal, los recursos no pasan automáticamente de la diócesis a Roma, sino a la sede arzobispal metropolitana.

    A su vez, las sentencias de una sede metropolitana pueden recurrirse ante la diócesis sufragánea presidida por el obispo más antiguo.

    El documento –denominado técnicamente «motu proprio», es decir, a «iniciativa suya»– del Papa Francisco lleva por título «El Señor Jesús, Juez clemente», y subraya que «la preocupación por la salvación de las almas es el fin supremo de las instituciones, de las leyes y del derecho». Responde a la necesidad de evitar que, ante la complejidad y los costes de un proceso, los católicos se abstengan de verificar la validez de un matrimonio y lo rompan sin más por la vía de los hechos.

    El texto subraya que «no se debe favorecer la nulidad de los matrimonios, sino la celeridad de los procesos». La iglesia no anula matrimonios sino que constata que fueron siempre nulos o se han vuelto nulos por motivos graves.

    Entre los motivos para presentar una demanda de nulidad el documento menciona explícitamente «la falta de fe que lleva a simular el consenso» en la boda, «la brevedad de la convivencia conyugal», «el aborto para impedir la procreación», «una relación extraconyugal en la época de la boda o inmediatamente sucesiva», así como el «ocultamiento de la esterilidad», de «una enfermedad contagiosa» o de «hijos nacidos de una relación anterior». Incluye también causas que pueden disminuir la libertad en el consenso como «un embarazo imprevisto» o «la violencia física para arrancar el consenso», la «falta de uso de razón», etc.

    El Papa menciona que las nuevas normas responden al deseo manifestado por los padres sinodales en el primer Sínodo de la Familia, celebrado en octubre del 2014, y añade que, además de nombrar una comisión de juristas de primera fila encargada de proponerle reformas, ha escuchado también las opiniones de otros expertos para que el cambio de las normas facilite la tranquilidad de las conciencias al mismo tiempo que mantiene el principio de indisolubilidad del matrimonio.



    InfoCatólica: información, análisis y opinión en la red
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  7. #807
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Hace ya unos cuantos años fui testigo en el proceso de nulidad canónica de la farsa en la que una mujer había convertido el presunto matrimonio de mi mejor amigo. Dicho "matrimonio" fue celebrado con toda la pompa en una de las más afamadas parroquias de Madrid. Dicho "matrimonio"no llegó a dos meses de duración. Dicho "matrimonio" que contó con viaje de novios a Santo Domingo, no fue consumado. Dicho "matrimonio" fue buscado por ella que estaba embarazada del ex-novio, el cual había roto por pura cobardía y egoísmo, y que buscó un imbécil que cargase con el mochuelo.

    La broma del mencionado "matrimonio" le costó a mi amigo la friolera de unos 13 mil o 14 mil euros, entonces en pesetas, así como tener que asistir una y otra vez a diferentes citaciones de los dos procesos en el Tribunal de la Rota correspondiente. Y recuerdo con asombro e indignación, como tuve que asistir como testigo a una de aquellas sesiones de la farsa que fue dicho proceso a la vista de la manifiesta y evidente nulidad de facto del supuesto matrimonio. En una habitación pequeña, delante de un cura, obispo, o cualquiera sabe qué, y junto a una señora salida de las novelas de Agatha Christie, que actuaba como taquígrafa, fui respondiendo una a una las preguntas de un cuestionario con un centenar de ellas. parecía que me iban a llevar a "la trena". Por supuesto he olvidado prácticamente todas, pero una se me quedó grabada para siempre:

    ¿Verdad que "..." es inmaduro para el matrimoniooooo?

    Me dieron ganas de responder:

    Y yo qué sé, no me he casado con él.

    Pero si pensé en la absurda, injusta y manifiestamente escandalosa situación en la que se encontraba, y accedí a decir que en efecto era un perfecto imbécil e inmaduro para todo.

    Por supuesto, me acordé de los múltiples "matrimonios NULOS" así declarados en los casos de los "famosos", sin duda inmaduros hoy y maduros a continuación de conocer a fulanita o menganita, igual de famosetes que ellos/as, y que con toda la pompa volvían a "casarse por la Iglesia", 365 días después de la sentencia de nulidad.

    Que cada cual juzgue lo que quiera, pero para tener un "divorcio encubierto", al menos que la pasta no sea la causa de que para unos si y para otros no. De lo que no debemos dudar es de la honestidad de cada persona, porque hay casos sangrantes y ya está bien, particularmente porque la tan admirada por algunos Iglesia cismática Ortodoxa SI reconoce el divorcio por una sola vez, pero lo tiene recogido en su propio Canon.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #808
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    La problemática en el matrimonio está directamente ligada al tipo de sociedad en que vivimos. Directamente conozco más casos: el de una pareja que no se casa porque él no tiene la nulidad y ella es del Opus; el de otra en el que ella, abogada, se casó "por venganza", literalmente y ante mi comentario de "sabes que eso no es matrimonio", responderme ella "lo sé pero no me importa", y habiéndose destrozado la vida, hoy ya no están juntos, aunque la situación sigue siendo la misma; un tercer caso en el que ella fue al altar afectada por "temor reverencial" hacia la figura de su padre y llegado un momento, unos años después, destrozó el matrimonio y la familia creada.

    A mi modo de entender, lo primero que habría que plantearse es acerca de quienes están realmente capacitados para el matrimonio. Hace un siglo, incluso menos, era motivo de chirigota y amargura que la mujer se "quedase para vestir santos", o sea, el matrimonio no era una opción, era una obligación para evitar la murmuración. Luego, cuantos hay que celebran sus esponsales por el boato, los regalos, el dinero, la fama, y un sinnúmero de razones más, por subir en un Jaguar para ir a la parroquia o por el viaje que se van a dar después en las Islas Vírgenes, eufemismo total por cuanto habría que saber cuántas novias llegan en dicha condición al matrimonio o más usadas que la pipa de un indio y además, se casan "de blanco" como signo de "pureza". Hay quienes se "matrimonian" para legalizar que fornican a diario y que así no los critiquen, o porque a la hora de encontrar un empleo si él está casado da imagen de seriedad.

    El matrimonio no es el pitorreo en el que lo ha convertido esta sociedad, pero tampoco coincido con la frase del Papa: "El matrimonio es una fiesta cristiana, no una fiesta mundana". No para mi, entiendo que el matrimonio es un sacramento para toda la vida y si no va a ser así es mejor dejarlo. Me temo, eso si, que queriendo solucionar el problema de los casos reales de "inexistencia real de matrimonio en el momento de su celebración", esta nueva reforma se vaya a convertir en el coladero que muchos esperan y desean. Cinismo impera.
    Última edición por Valmadian; 09/09/2015 a las 01:32
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #809
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Dos motu proprio de aperitivo

    Los motu proprio 'Mitis Iudex Dominus Iesus' et 'Mitis et misericors Iesus', además de ser lo que son, ¿son algo más? Yes of course: Son el aperitivo para el Sínodo, la señal para que los PP. Sinodales entiendan qué se espera de ellos y en qué sentido deben encauzar sus exposiciones, deliberaciones y conclusiones.

    También pudieran entenderse como el preámbulo admonitorio de lo que al fin sucederá: Desde el Sumo Solio se resolverá, motu proprio, el nudo gordiano sinodal, si se trabase el asunto.

    Entiéndase - y entiendan todos - que la voluntad resolutiva, simplificante, lenitiva de PP Franciscus se aviene mal con el sostenella y no enmendalla que, desde la óptica kasperita, parece ser el mote emblemático de los irreductibles.

    Conque los motu proprio date, son un aviso, un alto aviso.

    Y tonto el que no lo vea.

    Por otra parte, dada la idiosincrasia de personas y lugares, siendo el tema anulatorio-matrimonial tan poliédricamente rico en circunstancias e intereses, supuestos los tejemanejes perpetrados cuando imperaban el rigor y la severidad y las cautelas de eximios tribunales, horripila imaginar los pasteleos y enjuagues que puedan ocurrir cuando, a partir de ahora, se aflojen las trabas y todo quede, sub specie collegialitatis, en manos de obispos y curias diocesanas...estando como están los prelados hodiernos y sus curias atque curiales.

    ¡Qué miedo!

    Si quieren quemar en la hoguera de la modernidad la indisolubilidad que tanto les molesta, lo están haciendo muy bien: Un motu proprio en latín no suena a golpe revolucionario, aunque lo pueda ser.


    +T.

    EX ORBE

  10. #810
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Un incentivo perverso

    El Papa publica hoy dos motu proprio mediante los cuales agiliza y reduce el coste de los procesos de nulidad.


    Ahora la nulidad será más rápida y gratuita.


    Algún amigo que sabe de estas cosas me decía hace tiempo que en su docta opinión (y es docta) un alto porcentaje de los matrimonios son, de hecho, nulos por cuestión de vicio de consentimiento, o sea, porque la gente realmente no sabe lo que hace.


    Por esa razón parecería casi obvio que lo que hay que hacer es precisamente lo que se ha hecho, y así el personal se ahorra traumas.


    Por otro lado, a nadie se le escapa que facilitar la nulidad devalúa el matrimonio. Hacer más sencilla la disolución del vínculo es un incentivo perverso, por cuanto que la gente se pensará menos y no más, el casarse. Siendo más fácil cancelar el matrimonio, hay menor incentivo a considerar el paso que se da con más cuidado.


    Y me pregunto: ¿No sería más misericordioso ahorrarle al personal todo el jaleo, papeleo y problemones de conciencia que conlleva una nulidad, haciendo más difícil el contraer matrimonio canónico?.


    En eso la Iglesia actuaría como la madre que no deja que su hijo meta los dedos en el enchufe.


    Y no como la mucama a la cual lo único que le importa es que el coñazo del nene deje de berrear. Si metiendo los dedos en el enchufe el chaval se calla, pues que los meta.








    Embajador en el Infierno

  11. #811
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I


    Se inflige una herida al matrimonio cristiano

    Los dos motu propio del papa Francisco, Mitis iudex Domins Iesus para la Iglesia latina y Mitis et misericors Jesu para las iglesias orientales, publicados el 8 de septiembre de 2015, infligen una grave herida al matrimonio cristiano.
    La indisolubilidad del matrimonio es una ley divina e inmodificable instituida por Jesucristo
    . La Iglesia no puede anular, en el sentido de disolver, un matrimonio. Lo que sí puede hacer es, mediante una declaración de nulidad, verificar la inexistencia de la unión por falta de los requisitos que garantizan la validez. Eso significa que en un proceso católico la prioridad de la Iglesia no es el interés de los cónyuges de obtener la declaración de nulidad, sino la verdad en cuanto a la validez del vínculo matrimonial.


    Pío XII nos recuerda en este sentido que «en el proceso matrimonial, el fin único es un juicio conforme a la verdad y al derecho en el proceso de nulidad sobre la pretendida inexistencia del vínculo conyugal»
    (Alocución a la Rota Romana, 2 de octubre de 1944). Un fiel puede engañar a la Iglesia para obtener la nulidad, por ejemplo mediante declaraciones falsas, pero la Iglesia no puede engañar a Dios, y tiene el deber claro y riguroso de verificar la verdad.


    Lo que hay que defender por encima de todo en el proceso canónico es el supremo interés de una institución divina como el matrimonio.
    El reconocimiento y la protección de esta realidad se formulan en el ámbito jurídico con la expresión sintética favor matrimonii, es decir, la presunción hasta que se demuestre lo contrario de la validez del matrimonio. Juan Pablo II explicó claramente que la indisolubilidad es presentada por el Magisterio como la ley ordinaria de todo matrimonio celebrado, precisamente porque se presupone su validez, independientemente del éxito de la vida conyugal y de la posibilidad de que en ciertos casos se diera una declaración de nulidad (Discurso a la Rota Romana, 21 de enero de 2000).


    Cuando el iluminismo intentó asestar un golpe mortal al matrimonio cristiano, Benedicto XIV, mediante el decreto Dei miseratione del 3 de noviembre de 1741 ordenó que en toda diócesis se nombrara un defensor vinculi. Decretó además, para obtener la declaración de nulidad, el principio de la necesaria conformidad de la sentencia en dos niveles de juicio.
    El principio de la doble sentencia conforme fue consagrado por el Código de Derecho Canónico de 1917 y se incluyó en en la nueva codificación promulgada por Juan Pablo II el 25 de enero de 1983. En el motu proprio del papa Francisco se invierte la perspectiva. El interés de los cónyuges prima sobre el del matrimonio. El propio documento lo afirma, reasumiendo en estos puntos los criterios fundamentales de la reforma: abolición de la doble sentencia de conformidad, que es sustituida por una sola sentencia a favor de la nulidad ejecutiva; se otorga la atribución de una potestad monocrática al obispo, calificado como único juez; y se introduce un proceso breve, y de hecho incontrolable, con desautorización sustancial del Tribunal de la Rota para pronunciar su dictamen.


    ¿De qué otra forma se puede interpretar, por ejemplo, la abolición de la doble sentencia? ¿Cuáles son los graves motivos por los cuales, después de 270 años, se abroga este principio?
    El cardenal Burke ha recordado que existe una experiencia catastrófica en este sentido. En Estados Unidos, entre julio de 1971 y noviembre de 1983, entraron en vigor las llamadas normas provisionales, que eliminaron de hecho la obligatoriedad de la doble sentencia de conformidad. El resultado fue que la Conferencia Episcopal no negó una sola solicitud de dispensa entre los centenares de miles recibidas, y para el sentir general de la gente el proceso llegó a ser conocido como “el divorcio católico” (Permanecer en la verdad de Cristo. Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica, Ediciones Cristiandad, 2014).

    Más grave aún es otorgar al obispo diocesano, como juez único, la facultad de instruir a su discreción un proceso breve y dictar sentencia.
    El obispo puede ejercitar personalmente su potestad jurisdiccional o delegarla en una comisión, que no estará compuesta necesariamente de juristas. Una comisión formada a su imagen que seguirá, naturalmente, sus indicaciones pastorales, como ya sucedió con los “centros diocesanos de escucha” privados hasta hoy de competencia jurídica. Este revoltijo del canon 1683 con el artículo 14 en cuanto a las reglas de procedimiento tiene un alcance explosivo en este sentido. Sobre las decisiones pesarán inevitablemente consideraciones de naturaleza sociológica: los divorciados vueltos a casar tendrán, por razones de misericordia, una vía preferente. «La Iglesia de la misericordia –señala Giuliano Ferrara– ha arrancado a correr» (Il Foglio, 9 de septiembre de 2015). Se corre por una vía no administrativa, sino judicial, en la que queda muy poco de judicial.


    En algunas diócesis, los obispos intentarán tomar medidas que garanticen la seriedad del procedimiento, pero es fácil imaginar que en muchas otras –por ejemplo, las de Centroeuropa– obtener la declaración de nulidad será un mero trámite.
    En 1993 Oskar Saier, arzobispo de Friburgo de Brisgovia, Karl Lehman, obispo de Maguncia, y Kasper, obispo de Rotemburgo-Stuttgart, redactaron un documento a favor de quienes estuvieran seguros en su conciencia de la nulidad de su matrimonio pero no disposieran de los elementos para probarlo en los tribunales (Obispos del Alto Rhin, Acompañamiento pastoral de los divorciados, Il Regno Documenti, 38 (1993), pp. 613-622).


    La Congregación para la Doctrina de la Fe respondió con la carta Annus Internationalis Familiae del 14 de septiembre de 1994, afirmando que esa via no era posible porque el matrimonio es una realidad pública:
    «No reconocer este aspecto significaría negar que el matrimonio existe como una realidad eclesial, o sea como sacramento». Pero hace poco la Diócesis de Friburgo volvió a proponerlo (Orientaciones para la pastoral de los divorciados, Il Regno Documenti, 58 (2013), pp. 631-639). Según dicha propuesta, los divorciados vueltos a casar de resultas de la nulidad de conciencia del matrimonio anterior podrían recibir los sacramentos y obtener cargos en los consejos parroquiales.


    El favor matrimonii queda sustituido por el favor nullitatis, que viene a constituir el elemento primario del derecho, mientras que la indisolubilidad es reducida a un ideal impracticable.
    La afirmación teórica de la indisolubilidad del matrimonio acompaña de hecho en la práctica al derecho a la declaración de nulidad de todo vínculo fallido. Bastará, en conciencia, considerar inválido el propio matrimonio para que la Iglesia lo declare nulo. Es el mismo principio por el que algunos teólogos consideran muerto un matrimonio en el que, uno de los cónyuges o ambos, afirma que “su amor ha muerto”.


    El 29 de enero de 2010 Benedicto XVI exhortó al Tribunal de la Rota a no ser indulgentes en los procesos de nulidad para «condescender a los deseos y expectativas de las partes, o a los condicionamientos del ambiente social».
    Ello no obstante, en las diócesis de Centroeuropa, la declaración de nulidad se convertirá en un simple trámite, como sucedió ya en Estados Unidos cuando las normas provisionales. Según la conocida ley que establece que la moneda falsa hace desaparecer la de curso legal, en el caos consiguiente el “divorcio exprés” está destinado a prevalecer sobre el matrimonio indisoluble.


    Desde hace más de un año se habla de un cisma latente en la Iglesia,
    pero ahora lo dice el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que en un discurso pronunciado en Ratisbona ha recordado el riesgo de ruptura en la Iglesia, invitando a adoptar una actitud mucho más vigilante y a no olvidar la lección del cisma protestante que incendió Europa hace cinco siglos.


    En vísperas del Sínodo sobre la familia del próximo octubre,
    esta reforma del papa Francisco no apaga ninguna incendio. Al contrario, lo propaga y allana el camino para introducir innovaciones desastrosas. Ya no es posible callar.


    Roberto de Mattei



    Se inflige una herida al matrimonio cristiano | Adelante la Fe
    Valmadian dio el Víctor.

  12. #812
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I


    ¿Rezar por las intenciones del Santo Padre? ¿En serio?


    Nota de la dirección: Quede constancia de que el padre X no pertenece a la FSSPX ni va por libre. Es un sacerdote que tiene buenas relaciones con sus superiores, quienes a su vez mantienen buenas relaciones con Roma. Aunque acostumbra decir Misa según el Rito Tradicional, también celebra según el Novus Ordo. Da a entender con sus palabras que hay sacerdotes católicos de toda condición en la Iglesia que están hondamente preocupados por el nuevo rumbo que parece que Su Santidad el papa Francisco está empeñado en imprimir a la Iglesia que todos amamos. No dejen de rogar por el Santo Padre. Que Dios nos asista a todos. MJM

    Apreciado Sr. Matt:


    Continuando el tema expuesto en mi artículo del pasado 31 de julio en The Remnant sobre la manera en que el Papa Francisco desmitifica el milagro de los panes y los peces, me gustaría aconsejar a los lectores la siguiente práctica, que yo también he adoptado.


    La Providencia y los juicios de Dios, que son inescrutables, han decidido obviamente castigar a la débil, corrompida y neomodernista Iglesia posconciliar permitiendo que unos cardenales sin convicciones elijan a uno de los pontífices más calamitosos de la historia.

    Por consiguiente, en estas semanas críticas previas al Sínodo de la Familia, en vez de rezar un Padrenuestro y tres Avemarías por las intenciones del Santo Padre en el rosario de cada día, proponemos rezar las mismas oraciones para implorar que las intenciones del Sumo Pontífice se vean frustradas e impedidas.

    A fin de cuentas, desde principios del año pasado Francisco ha expresado de muchas maneras su intención y sentida esperanza de que el próximo sínodo lo ayude a introducir oficialmente la revolución sexual en la Iglesia, permitiendo administrar la Sagrada Comunión a los bígamos (adúlteros) y acoger los “valores positivos” de las relaciones sodomíticas. Eso sí que es el humo de Satanás.


    Padre X

    vía internet


    ¿Rezar por las intenciones del Santo Padre? ¿En serio? | Adelante la Fe

  13. #813
    Avatar de Carolus V
    Carolus V está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    06 ago, 15
    Ubicación
    España Europea
    Mensajes
    754
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Artículo del blog judire me, domine:



    La gran crisis de refugiados: superficialidad intencionada en el enfoque más común; silencios y omisiones


    ¿Dice Francisco algo de esto? Sí, en todo caso que hay que acoger a los refugiados, sin más. Que eso es lo humano, le da vergüenza porque se mueren tanto en el mar, etc. Para él no existe la cuestión de los cristianos de Oriente Medio o Próximo. Cristianos que están allí desde los mismos comienzos de la predicación apostólica. ¿Cómo le va a importar eso a Francisco? Aquí la cuestión de que si la Sede de Pedro está ocupada o no se debe plantear desde los términos mucho más previos: ¿tenemos aquí a un cristiano siquiera? ¿Este hombre piensa en católico? ¿Realmente tú ves a un papa aquí?
    Sé lo peligroso que es sedevacantismo; es muy, muy peligroso. Basta ver que buena parte de los obispos sedevacantistas ordenados proceden del arzobispo vietnamita Thuc, el que dio origen a la secta “La Iglesia Palmariana”, ordenando como obispo al charlatán vidente Clemente Domínguez. Esta misma “Iglesia” ha tenido ya varios papas. Y no son solamente ellos; hay unos cuantos “papas” procedentes de otras corrientes sedevacantistas, ordenados como obispos en algún comedor en secreto y luego proclamados “papas” de la forma que sea. Otro tema muy grave de los sedevacantistas es la cuestión de la validez de los “sacramentos posconciliares” (en su jerga, más o menos) de la eucaristía y orden, especialmente. Si bien, en esto último –en lo primero, es decir en cuanto a los nuevos “papas” no merece la pena comentarlo-, técnicamente no carecen de argumentación, manifiestan el estado de desconcierto, crispación y desorientación en la que está sumida la mayor parte de católicos… precisamente de los que más se preocupan por su fe. Los otros, ¡encantados con el guirigay y permisos para tod@s y sus respectivas opiniones que se ha montado!
    Pero el hecho de que sedevacantismo sea un planteamiento peligroso para un católico, y lo es, no es menos cierto que un católico que acepta y en su modo entiende, más aún: ama los preceptos de fe dados por Jesucristo, transmitidos por la Palabra de Dios escrita y oral, que por definición es la Tradición, todo desde Jesucristo mismo anduvo y enseñó en esta tierra, y San Pedro y San Pablo y San Juan y todos los demás continuaron con perfecta coherencia intelectual lo ya dicho, todo hasta que el Concilio Vaticano II empezó a desatinar con respecto a lo de siempre en asuntos claves como la libertad religiosa, eclesiología, ecumenismo, colegialidad episcopal, relación con otras religiones; para luego imponer el Nuevo Orden Missae… no es menos cierto, repito, que tales católicos se planteen muchas cosas, que pocas veces se han planteado sus predecesores en la fe.
    Una de esas cosas, una de esas preguntas de millón es: ¿quién o qué es este hombre que está sentado en el trono de Pedro? ¿Te imaginas que un católico entre en coma en los años cincuenta, y por un gran milagro despierte y recobre sus cabales hoy y le digan que Francisco es el papa? ¿Qué diría un tal católico? Pues esto es, eso es lo que tenemos.
    Tenemos algo increíble. Este hombre no dirá en católico casi nada; bueno, normalmente después de algún que otro disparate viene a “calmar” a su confusa tropa, de los mejores entre los fieles que le rinden obediencia, aunque, francamente os digo que lo dudo; a Francisco no le obedece ni Infocatólico ni Aleteia ni la Religión en Libertad entera. No lo obedecen. Pero fingen. O se hacen milonguis. “Donde dije digo, digo Diego”, más o menos.
    A Francisco le va Maradona; eso dice este mismo, habla de que Francisco lo casaría, ¡por segunda vez! – una vez obtenida la nulidad. Que debería por lo visto firmarla el mismo Francisco. Y se “casaría” nuestro Diego con una de 31 años menos. Para el 31 de octubre. Estaremos pendientes de “Los Diez Minutos”.
    A Francisco le van las ofensas para la fe que supone todo lo relacionado con las lesbianas militantes italianas esas, del Piccolo Uovo:
    En definitiva, a Francisco no le va nada serio, como no sea una seria blasfemia. Ah, entonces, esos asuntos sí que le molan a Francisco. Está que se derrite. Que si las palabras para acá, las palabritas para allá… los medios en la secciónamarilla comentan sus fechorías… No me preguntaré si Francisco es el Papa, o no. Esa pregunta creo que ya la tenemos que dejar de lado. Hay que pensar confrialdad y racionalidad viendo este hombre vestido de blanco y preguntarse con la imparcialidad un inspector de policía investigando un caso, si aquí tenemos categorías cristianas, o no. Tenemos a un cristiano delante nuestra, o no, es la pregunta.
    En el fondo, creo que la gente se está dando cuenta que lo suyo es una cháchara barata, y empiezan ir desertando a decenas de miles de sus audiencias, hay como un millón de personas menos en las audiencias que hace un par de años. Instintivamente la gente se está dando cuenta que no merece la pena ir a oírlo, que más bien es una pérdida de tiempo. No vas a oír de él más que lo amarillo, pero de fe… él no te va a hablar, menos para confundir a los incautos. En una frase definiré a su persona y su pensamiento: en él no hay cuestionessobrenaturales, sino todo es lo natural. Los conceptos de gracia, libertad, sacramentos, caridad, fe… son vacuos y carecen de sentido católico, sobrenatural. Él no te va a enseñar de fe más que uno de esos “catequistas” que pude ver en su tiempo en España enseñando la confirmación y hablando de Che y cosas similares, como la solidaridad, amor al prójimo como la esencia del cristianismo,conciencia… y no yendo a misa dominical siquiera mientras tanto, por supuesto.
    Esto es Francisco: un vacío. Viktor Orban habla como un cristiano, Francisco no.
    Vamos ahora a la crisis de refugiados, para retornar al finalizar sobre su relación con Francisco. Porque es inevitable relacionar todo asunto con la religión, ya que nada está al margen de Dios. [De paso, indico que en este portal se ha tratado este tema en varias ocasiones:

    Hace cuatro años se inicia, así llamada, la primavera árabe. ¡Qué ironía del destino! Aunque, realmente, ha manifestado el verdadero significado de todaslas pretendidas primaveras sociológicas e históricas, eso sí, posiblemente con más crudeza que ninguna.
    Como dije, hace cuatro años empezaron los medios a llamar dictador a Assad. Menuda ironía, los colaboradores de uno de los más aberrantes e hipócritas regímenes del mundo,
    llaman dictador a un hombre que gobierna Siria de una única manera que puede ser gobernado un país árabe: con mano dura, pero justa, tal vez de más; pero no quedan muchas más opciones para gobernar un país como este, como el mismo devenir de los acontecimientos ha demostrado.
    Los cristianos sirios, sean católicos o bizantinos, siempre lo han tenido claro: no hay alternativa a Assad. Posiblemente lo han apoyado como los que más:
    Un pretendido líder cristiano en el Occidente no puede no ver esta realidad. Ni tampoco un periodista siquiera. Por eso digo que Viktor Orban sí se da cuenta de estas cosas, porque además las conoce como las conocen todos los presidentes por los servicios de inteligencia que tienen a su disposición, aunquequieran deliberadamente, es obvio, actuar de otra forma. Pero saber, lo saben.
    Hace meses desde el Califato han amenazado con lanzar cientos de miles de refugiados nada más de Libia a Europa. So pretexto de impedir (¿?, en el fondo debería provocar lo contrario) una ofensiva del Occidente contra ellos. Pero la finalidad la conocemos: es la hégira, la yijad silenciosa. Ellos cuentan en Europa con sus colaboradores tipo Francisco, que los llamará hasta mártiressimplemente por morir en el Mediterráneo en el intento de alcanzar la costa europea. De colaboradores para los que lo natural es lo sobrenatural. Y losobrenatural se tendrá que contentar con eso.
    El 22 de agosto la televisión macedonia transmitió una escena de la más delatadora. La policía macedonia iba a distribuir paquetes de alimentos de la Cruz Roja a los refugiados en la frontera. Les espera un ¡NOOOOOOOOOOOOOOOO! como de los posesos. ¡No quieren que se les ofrezca la ayuda relacionada con la cruz! ¡Ellos odian la cruz! ¡Lleva eso, lleva! “Allah ekber!”, resuena. La policía devuelve los paquetes, forzándose mostrar menos escandalizada posible, mostrar menos indignación y nausea delante de las cámaras. Perfectamente se dan cuenta de lo que se trata, pero no quieren delatarse mientras están de oficio. Solamente alguna sonrisa apenas disimulada, o mirada de complicidad al compañero, asco en el rostro por ofensa tragada del violento delante del cualtiene que fingir. Allí, delante de ellos, están los “refugiados”:
    Al ver esta escena, el pensamiento me vuela a la descripción de las reacciones turcas al menguar su poderío hechas por el Nóbel croata-serbio, Ivo Andric, que hizo en su monumental obra, Na Drini ćuprija (El puente sobre el río Drina), una especie de una profuna radiografía de la mentalidad bosnio (musulmana) y serbia a lo largo de cuatro siglos de dominación turca, desde que el Sultán mandaba traer a Estámbul de los más despiertos y sanos hijos de los infieles, arrebatándoles de sus madres, para hacer de ellos los más salvajes y fielesjenízares al servicio de su imperio. Así uno de esos muchachos llegó a ser el granvezir otomano, Mehmed Paša Sokolović, que al cruzar el río Drina camino de cautiverio recuerdaba el lugar de paso en el río que para siempre lo separaba de su patria. Al llegar a ser el segundo hombre del imperio, decide construir un bello puente en recuerdo de su persona y pasado.
    Es el tiempo de la ocupación austro-húngara de Bosnia-Herzegovina en el 1878. Un alocado turco, Osman Karamanlija, agita en favor de la resistencia armada frente al invasor germánico. Pero sin lógica y consistencia alguna, ya que no dispone ni de los medios ni de los hombres cualificados para tal empresa. Le queda solamente el odio hacia el infiel que no es capaz de dominar.
    Se le opone, abierta y francamente, y evidentemente poco previsor de las respuestas fanáticas de Karamanlija, un imám (Alihodža) lo suficientemente pragmático como para darse cuenta de la inutilidad de tal empresa. Y no es que no desprecie a los kafires (infieles), sino porque no hay perspectiva ninguna de éxito. A la incisiva observación de su claudicación responde:
    «Ni mis ancestros se bautizaron, ni yo tampoco lo haré. Yo, mi efendi, ni quiero bautizarme con el Germano, ni con un fantoche compartir la lucha», le respondía tranquilamente el imám.
    Todos los turcos de Višegrad (la casaba del puente) pensaban lo mismo que Alihodža, pero nadie consideraba conveniente decirlo tampoco, especialmente no tan abiertamente y sin rodeos. Ellos temían al Austríaco que venía, pero también a Karamanlija que con sus hombres había tomado control sobre la casaba.
    Karamanlija le amenaza con pagarle cara su desfachatez para con él (y sus ridículos e inservibles proyectos), cosa que lleva a cabo ordenando clavarle su oreja derecha, y a su portador, al poste colocado en la parte central del puente. De esa forma quedará humillado esperando a los nuevos dueños. Castigo sin fuste alguno; gracias a que era este un turco más; a los serbios sí les cortaban cabezas colocándolas en el puente en tiempos de rebeliones. La identificación del incapaz para algo efectivo, cutre hasta para el mal. Sólo odio versus primitivismo es capaz de destilar.
    Llegan los soldados austro-húngaros al puente, encuentran al imám en esa situación humillante y proceden a su liberación:
    «Al llegar un soldado sanitario, encontraron unos alicates, con cuidado sacaron el clavo, uno de aquellos que servían para clavar las armaduras de los caballos, y liberaron al imám. Estaba tan rígido y requete cansado que se dejó caer sobre los escalones de piedra, igualmente gimiendo y aullando. Aquel sanitario le curaba la oreja herida con un líquido que escocía. A través de las lágrimas el imám miraba, como en un sueño extraño, un brazalete blanco sobre el brazo del soldado; un brazalete ancho sobre la mano izquierda, blanco y sobre él una cruz grande y bien hecha de una tela roja. Solamente en las fiebres altas pueden verse esas pesadillas tan asquerosas y horribles. Esa cruz le bailaba delante de su vista empapada por las lágrimas, y, como una aparición enorme, le quitaba todo el horizonte. Entonces el soldado le envolvió la herida y encima de las tiras de tela blanca le colocó su ahmedija (sombrero turco). Con la cabeza recubierta con vendas, todo roto en las caderas, el imám se enderezó y se quedó así durante algunos minutos apoyados sobre la pared lateral del puente. Le costó tranquilizarse y volver en sí.»
    ¡Ni una palabra de gratitud! Es normal que un kafir le sirva, ese siempre será su cometido. Ahora él ya no tiene poder alguno, pero no se humillará ante el que le ayudó libre y gratuitamente. ¡Nunca dice gracias! Es un infiel que tiene su papel, ya vermos lo que pasa el día de mañana, pero ahora me aguanto, que él haga hoy lo que debe respecto a mí. Un superior no le debe dar las gracias a uno que le debe servir. A uno que existe para eso.
    Por eso estos refugiados en Macedonia exigen ya lo suyo, para lo que han venido:no ver la cruz. ¿Entendemos? ¿Entendemos por qué no la quieren?
    Estos vienen a lo suyo, a lo que ellos han dicho que les coresponde. En sus países son no más que la carne, e incapaces – estos mismos que aquí son paradigma de la reivindicación – por supuesto para que esos mismos países funcionen medianamente. Pero aquí exigirán sus derechos, que se les tendrán que dar por las buenas o por las malas:
    Estos son los refugiados, ¡miles!, a los que no enseñáis en la tele y en los medios más comunes. Estos también son los refugiados que tenemos. Parece que esto es su país y no de los que viven en él.
    Otra vez voy a la descripción de Andric de la reacción de la mentalidad turca frente al orden, planificación, razonabilidad y sentido de la medida y proyección común de los funcionarios y poderes estructurales de un imperio, antaño cristiano, como lo fue Austro-Húngaro:
    [Vienen, de esa forma, los tiempos, cuando la razón se nuble, el idiota se atreva a hablar, y un gentuza se vuelve rico.]
    «Pero aquello que más sorprende a la gente de kasaba y lo llena de maravillación y desconfienza no es tanto su número (de los funcionarios austro-húngaros enviados junto con sus familias – nota del traductor) cuanto sus incomprensibles e inacabables planificaciones, su inagotable laboriosidad y perseverancia con la que se aplican en la ejecución de estas tareas. Estos extraños no se están quietos no permiten a nadie estarlo; parecen determinados que con su invisible pero cada vez más sentida red de la leyes, órdenes y reglas abarquen la vida misma, con la gente, animales y cosas muertas, y que cambien y midan todo alrededor suyo; y el aspecto exterior de la kasaba y las costumbres y caracteres de las personas vivas desde la cuna hasta la tumba. Todo ello lo hacen con la mayor tranquilidad del mundo y sin muchas palabras, sin recurrir a la fuerza y provocación, de forma que una persona no tiene a qué oponerse. Si se topan con la incomprensión o resistencia ellos paran en seco, en alguna parte y sin que nadie los vea, llegan a elaborar una nueva táctica, cambian solamente la dirección y el modo de su trabajo, para finalmente realizar lo acometido según sus intenciones. Cada empresa que emprenden parece inocente, hasta sinsentido. Miden un pasto, marcan los árboles del bosque, inspeccionan los retretes y la canalización, revisan la dentadura de los caballos y vacas, examinan medidas y pesas, preguntan por las enfermedades en el pueblo, por el número y el nombre de los árboles frutales, por las clases de las ovejas y aves domésticas. (Parece que están jugando. De tal manera son incomprensibles, irreales e informales en los ojos de la gente todas sus trabajos.) Y entonces, todo aquello que se hizo con tanta atención y esmero, se hunde en alguna parte como si hubiese desaparecido para siempre, sin rastro ni pronunciando palabra. Pero algunos meses, muchas veces hasta un año después de ello, cuando esos asuntos y procedimientos llegaron al olvido de la gente, de pronto se revela el propósito de aquellas medidas que aparentemente carecían de sentido, hace tiempo borradas de la memoria: se convocan los muktares (aguaciles, vigilantes; es un turcismo – nota del traductor) de cada mahala (barrio, turcismo – nota del traductor) al Han y se les comunica la nueva orden sobre la tala de bosques, de la lucha contra el tifus, del modo de la venta de frutas y dulces, o de los pastos de ganado. Y así, día tras día, para cada día, una orden.»
    «Los oriundos de kasaba no son capaces de entenderlo y de maravillarse lo suficiente. Justamente cuando piensan que a ese rigor inaprensible ha llegado a su final, los extranjeros emprenden una nueva empresa, más incomprensible todavía. Los de la kasaba se paran y observan esas operaciones pero no a modo de los niños que gustan fijarse en los trabajos de los adultos, sino al contrario, como los adultos a veces se paran delante de los juegos infantiles. Porque esa continua necesidad de los extranjeros para construir y reformar, escavar y edifucar, levantar y cambiar de forma, su eterna tendencia para preveer la actuación de las fuerzas de la naturaleza, para escaparles y controlarlas, eso aqui nadie lo comprende ni lo aprecia. Todo lo contrario, todos de kasaba, especialmente la gente más mayor, ven en eso un fenómeno insano y mal presagio. Y si fuera por ellos, kasaba parecería como todas las demás poblaciones orentales. Lo que se raje sería enmendado; lo que se incline, soportado; pero antes de que se presente cualquier defecto y fuera de ello nadie iniciaría un trabajo con una planificación y sin necesidad, ni tampoco tocaría en las bases de las construcciones o cambiado el aspecto ya establecido del pueblo.»
    ¿Qué cultura vencerá, qué cultura se abrirá paso? Aunque estos del último vídeo no son de Siria, cabe preguntarse qué clase de sirios son los que vienen. ¿No es lo más razonable preguntar a los mismos sirios, consultar con ellos, observar con rigor su postura y el por qué de sus razones? Acudí a las imágenes y mensajes de Facebook de The Christian Syria como una fuente auténtica de información sobre el particular. ¿No son ellos también, aunque no aparezcan jamás en los medios de comunicación, los ciudadanos sirios, y además, los que no ostentan el poder y por lo tanto libres de toda sospecha de ser opresores? ¡Menudos opresores son estos sirios!:
    Y estos musulmanes chitas, estos supuestos monstruos que están del lado del poder de Assad, estos sí que no les da realmente asco para compartir la existencia sin más en una situación dramática con los compatriotas cristianos:
    Esta temible dictadura de Assad celebraba fiestas nacionales en Palmira, ¡con mujeres en el escenario!, y los enemigos de Assad celebran otras fiestas en Palmira este mismo año:
    [Palmira en 2008 y 2015. Gracias a Assad y a la Primavera Árabe]
    Muestran en la tele una mujer desesperada gimiendo y pidiendo auxilio diciendo: «vosotros sois gente buena, Assad nos persigue, nos matará».
    Seguramente os perseguirá si sois del otro bando, no cabe duda. Y por eso me fío más de Assad que de vosotros y de vuestros aliados.
    ¿Atacan vuestro país, os echan de vuestros hogares? Luchad, defended vuestros hogares y vuestro país como las reglas morales y patrióticas más normales y comunes lo exigen. Como luchan los cristianos, las cristianas, los kurdos y las kurdas, como ellos, tengan la edad que tengan defienden su honor y su hogar frente al malvado.
    ¿O acaso sois del otro bando? Deberíamos combrobar quiénes soís, ¿no os parece? Pero vosotros os ponéis el pegamento en la yema de los dedos, para que no se os identifique. ¿Escondéis algo acaso? Debemos comprobar, y si tenéis causas
    contra las vidas y los bienes de los sirios, es justo se os devuelva y saldais las cuentas. Mientras, debéis ser identificados de alguna manera, aunque a los checos los llamen racistas por ello. ¿Acaso no tenemos todos un DNI?
    Reflexiones finales

    ¿Pero por qué este extraño comportamiento de Francisco? Sacaron nueve vídeos escandalosos y animales de Planned Parenhood, y él no dijo ni media palabra. En cambio, ¡se muestra yendo de compra de unas gafas!
    Esto es surrealismo. Esto es la ralidad para él, eso parece. No hay cosas en el mundo y en la Iglesia de las que ocuparse y a las que dedicar el tiempo, y él, sabiendo que le van a hacer miles de fotos, ¡va a comprarse unas gafas!
    La implicación de Israel en la creación de ISIS es más que sospechosa. Como es significativo que allí no hay refugiado que entre, ni a nadie se le ocurrirá hacer este planteamiento (en los medios de siempre, claro está). Allí en todo caso serán solidarios y hasta curarán los «soldados» de Al Nusra, islamistas que combaten a Assad. A algún que otro rabi se le escapará unos pensamientosraros:
    Y la postura de Francisco frente a sus hermanos mayores es notoria:

    ¿Dirá algo Francisco en contra del gusto e intereses de los judíos?
    ¿Pero es posible que un Vicario de Cristo se avergüence, escondaintencionadamente la cruz frente a los judíos? ¿Las manos de quién están hoy al frente de la Iglesia Católica?

    [Nada con Francisco es evidente y tal cual; siempre deja un espacio de interpretación, como si las cosas ocurren por casualidad. El saludo se parece, pero no es exactamente. La estrella de cinco puntas, el pentalfa masónico, aparece en su escudo, pero se dirá que representa a la Virgen María (con todo, se ha cambiado, ahora es de ocho puntas). Llama la atención el uso al principio del anillo del pescador – por poco tiempo, antes de dejar de usarlo. El autor del anillo era Enrico Manfrini, encargado todavía por Pablo VI. Manfrini a su vez era el Consultor de la Comisión Pontificia del Arte Sagrado.Su nombre apareció en la lista Pecorelli, de los eclesiásticos y personas relacionadas con la Iglesia, pertenecientes a la masonería. Su apodo era “MANE”.]

    ¿Quién es este hombre?

    Pero sea quién sea, no perdamos jamás una cosa de vista: no podrá destruir la Iglesia, que es indefectible por la irrevocable promesa de Cristo. El desenlace lo veremos pronto.
    Si nos mantenemos fieles, en la gracia de Dios y en oración, Dios será de nuestra parte. El mal no podrá nunca tener victoria final, solamente hacer daño con sus escaramuzas. Como en el caso de este país torturado, elevemos nuestras miradas, en confianza inquebrantable, hacia nuestro único Salvador.


  14. #814
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje


    Desde hace más de un año se habla de un cisma latente en la Iglesia,[/B] pero ahora lo dice el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que en un discurso pronunciado en Ratisbona ha recordado el riesgo de ruptura en la Iglesia, invitando a adoptar una actitud mucho más vigilante y a no olvidar la lección del cisma protestante que incendió Europa hace cinco siglos.



    Roberto de Mattei



    ADVIERTE DEL PELIGRO DE UN CISMA COMO EL LUTERANO

    Cardenal Müller: «Todo aquel que permanece fiel a la doctrina de la Iglesia es difamado como adversario del Papa»


    El cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha advertido del peligro de un cisma como en el fatídico año de 1517 -cisma luterano-, según informa el periódico «Die Tagespost».

    (Die Tagespost/InfoCatólica) Según el purpurado, en Alemania se debería estar muy alerta en lo que respecta a la separación entre doctrina de la fe y práctica religiosa y no olvidar la lección que nos da la historia de la Iglesia.

    El cardenal invitó a ser fieles al anuncio del Evangelio y recordó que a los maestros de la fe no les está permitido adormecer a la gente en una falsa seguridad de salvación solamente para no provocar escándalo:

    «No podemos engañar a las personas acerca de la sacramentalidad del matrimonio, de su indisolubilidad, de su apertura a los hijos y de la complementariedad fundamental entre ambos sexos. La ayuda pastoral no debe perder de vista la salvación eterna».

    Las elucubraciones sobre una nueva concepción de la revelación en el sentido de la «realidad de la vida» fueron explícitamente rechazadas por el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe:

    «No se trata de adaptar la Revelación al mundo sino de ganar el mundo para Dios».

    El purpurado germano hizo estas declaraciones en el marco de la presentación de la traducción alemana del libro «Gott oder Nichts» («Dios o nada», en la versión española, N. del T.) del cardenal Robert Sarah.


    Muy crítico con la Iglesia en Alemania

    El cardenal criticó igualmente «el clima de pretensión de liderazgo alemán en la Iglesia Universal». A dicha pretensión habría que oponerle el alto número de apostasías, los confesionarios abandonados y los seminarios y conventos vacíos. Müller mencionó que a menudo se le pregunta de dónde saca el establishment de la llamada «iglesia alemana», con todos esos síntomas de decadencia, sus exigencias de liderazgo precisamente en cuestiones de moral sexual y de doctrina matrimonial. Solamente una «nueva evangelización persistente y llena de sinceridad y de celo apostólico» podrá contrarrestar el desenraizamiento del cristianismo en Alemania, apostilló Müller según «die Tagespost».

    De cara al inminente sínodo episcopal sobre la familia el Prefecto lamentó la preocupante ceguera según la cual tanto la admisión a la comunión de los casados civilmente que todavía viven en un matrimonio canónico válido como el reconocimiento de las relaciones homosexuales serían «temas centrales de una pastoral del futuro». El cardenal afirmó literalmente:

    «Se intenta por todos los medios -exégesis, historia, dogmática, psicología y sociología-, deconstruir y relativizar la doctrina católica sobre el matrimonio que se deriva del Magisterio de Jesús, con el único propósito de que la Iglesia tenga una apariencia conforme con la sociedad. Todo aquel que permanece fiel a la doctrina de la Iglesia es atacado públicamente e incluso difamado como adversario del Papa, como si el mismo Papa, junto a todos los obispos en comunión con él, no fueran testigos de la Verdad revelada, aquélla que les fue confiada para que la administraran con fidelidad, a fin de que no pudiera ser rebajada por los hombres a la medida humana»



    InfoCatólica: información, análisis y opinión en la red


    Cada día más cerca del desastre
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  15. #815
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    [IMG]

    Por consiguiente, en estas semanas críticas previas al Sínodo de la Familia, en vez de rezar un Padrenuestro y tres Avemarías por las intenciones del Santo Padre en el rosario de cada día, proponemos rezar las mismas oraciones para implorar que las intenciones del Sumo Pontífice se vean frustradas e impedidas[I].
    Hombre estando bien rezar para impedir que las intenciones del Papa salgan adelante, ¿no sería preferible pedir que no las tenga o, mejor aún, que dichas intenciones fuesen otras? Y es que si a los posibles errores pedimos que el error sea todavía más manifiesto ya se dirá en qué queda no la autoridad del Papa, sino la de la propia Iglesia. Hay que cuidar más no sólo las palabras y su significado, sino también las intenciones.

    A fin de cuentas, desde principios del año pasado Francisco ha expresado de muchas maneras su intención y sentida esperanza de que el próximo sínodo lo ayude a introducir oficialmente la revolución sexual en la Iglesia, permitiendo administrar la Sagrada Comunión a los bígamos (adúlteros) y acoger los “valores positivos” de las relaciones sodomíticas. Eso sí que es el humo de Satanás.

    Padre X

    Vía Internet.
    Bueno, bueno, ciertamente es "compasivo", confuso por momentos, que actúa en plan cura párroco, "pater" espiritual de barrio y que busca no condenar pero, o yo lo interpreto de otro otro modo, o no he visto nada de lo que dice este sacerdote con estas afirmaciones, y ya van dos en la misma frente. Así que, repito, cuidado con lo que se dice y cómo se dice, porque estas afirmaciones son gravísimas, particularmente si después no se cumplen.




    ¿Rezar]rezar | Adelante la Fe por las intenciones del Santo Padre? ¿En serio? | Adelante la Fe
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  16. #816
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,122
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por Carolus V Ver mensaje

    El 22 de agosto la televisión macedonia transmitió una escena de la más delatadora. La policía macedonia iba a distribuir paquetes de alimentos de la Cruz Roja a los refugiados en la frontera. Les espera un ¡NOOOOOOOOOOOOOOOO! como de los posesos. ¡No quieren que se les ofrezca la ayuda relacionada con la cruz! ¡Ellos odian la cruz! ¡Lleva eso, lleva! “Allah ekber!”, resuena. La policía devuelve los paquetes, forzándose mostrar menos escandalizada posible, mostrar menos indignación y nausea delante de las cámaras. Perfectamente se dan cuenta de lo que se trata, pero no quieren delatarse mientras están de oficio. Solamente alguna sonrisa apenas disimulada, o mirada de complicidad al compañero, asco en el rostro por ofensa tragada del violento delante del cualtiene que fingir. Allí, delante de ellos, están los “refugiados”:

    En esa escena no ocurre lo que el autor del blog cree que ocurre. Los refugiados no rechazan los paquetes de la Cruz Roja por razones religiosas, sino porque llevan varias horas bajo la lluvia retenidos por la policía y en ese momento lo que quieren es cruzar la frontera. Lo indica el sentido común a poco que uno visione el vídeo abstrayéndose de la consigna manipuladora que lo acompaña, pero también lo explica así la persona que grabó el vídeo:

    Debunking: we spoke to the guy who shot the video purportedly showing migrants refusing Red Cross aid - Il Post

    El artículo tampoco es riguroso en otras cuestiones, por ejemplo, cuando acusa al Papa de no haber dicho nada de los cristianos perseguidos y de prácticamente ser un colaborador del Daesh.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  17. #817
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Perifereando ??


    Esperábamos que en la muy periférica Cuba, el teólogo de la perifericidad se periferizaría en las periferias - ¡tan abundantes! - del rancio régimen comunista caribeño. Eso creíamos y esperábamos ver.

    Pero no. El líder pastoral del periferismo no ha visitado las cárceles para lavar los pies de los últimos de Cuba, los oprimidos y represaliados por el régimen comunista castrista. Tampoco ha recibido a las Damas de Blanco, señoras de la perifericidad, dignas de la atención del proto-evangelizador perifericogenial. Ni se ha sentado a comer en los parcos y mal surtidos comedores de niños cubanos, tan delgaditos, perifériconutridos. Ni tampoco ha ido a un barrio decrépito, desconchado, perifercourbano, para animar a los vecinos de la periferiprecariedad.

    La foto con el patriarca Fidel, sin embargo, ha quedado muy bonita, hogareña, incluso. Familiar, podría decirse.

    Y muy contra-periférica.

    Los sermonea tampoco se han perifericoreados.

    A los incondicionales, les ha gustado. Están siempre muy satisfechos.

    Concluimos, pues, que el periferismo pastoral-teologal es un espíritu que sopla caprichosamente. Como el que llaman 'espíritu del concilio' aquel.

    Son 'espíritus' de la misma especie.


    +T.

    EX ORBE: Perifereando ??

  18. #818
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿De qué pueblo habla?

    Desde que salió al balcón (¡ay aquel 13-3-13!!!) casi todo lo que dice necesita aclararse porque suena turbio, tan turbio que espanta. Esto que ha dicho, también tendrá que aclararse, porque atufa maloliente: "...El santo Pueblo fiel de Dios, no le teme al error...".

    Yo seré de otro pueblo, porque temo mucho el error. Sobre todo cuando amaga en instituciones que son garantes de la verdad. Soy de los que profesan la sentencia metafísica: Ens et verum convertuntur. Si el ser no coincide con la verdad...¿qué pasa?

    Tampoco dice nada nuevo, por otra parte, porque repite tópicos manidos, consignas vacías, acusaciones que son dardos que él sabe a quien dirige y nosotros sabemos a quien pretende herir. Si para él su oficio (su vocación?) es una aventura que incluye el error como una atrayente fascinación confundida con la libertad malentendida, tenemos un temerario irresponsable manejando el timón de la barca.

    "...El santo Pueblo fiel de Dios, no le teme al error; le teme al encierro, a la cristalización en elites, al aferrarse a las propias seguridades. Sabe que el encierro en sus múltiples formas es la causa de tantas resignaciones..."


    Qué mal suena. Qué mal huele. Qué amargo sabe.

    Y encima, es un mensaje más rancio que un copla de Joan Baez.


    +T.

    EX ORBE

  19. #819
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    APÁRTATE DE MI, SATANÁS


    por Antonio Caponnetto


    El siguiente artículo forma parte del libro de reciente aparición: Francisco. Antología. Significativas declaraciones de personalidades del mundo católico sobre el actual pontificado (Buenos Aires, Santiago Apóstol, 2015).




    La escena, no por muy conocida, deja de causarnos asombro y sobresalto. Nos la cuenta San Mateo en el capítulo dieciséis de su Evangelio.

    Ya estaba Jesús en Cesárea de Filipo, cerca del Mar de Galilea y al pie del monte Hermón. Ya había multiplicado panes y peces, y había rebautizado al pescador Simón llamándolo Pedro, ofreciéndole a la par la jefatura visible de la Iglesia y las llaves del Reyno (Mt.XVI,13-20). Los grandes manantiales que alimentan al río Jordán hacían llegar su música, como un laúd inmenso con encordados de agua.

    De pronto, el Señor anuncia su inminente pasión, y los muchos sufrimientos y suplicios que el trance le acarreará. El relato, por cierto, debió ser estremecedor e hiriente. Tanto, que movido por un impulso entre oscuro e indondable, mezcla de cielo y de azufre, Pedro lo aparta de la escena a Jesús, lo conmina a retirar lo dicho, asegurándole que nada malo de cuanto anuncia podrá sucederle a Él.

    La respuesta y la reacción de Cristo ha pasado a la historia, y no debemos olvidarla jamás: “¡Quítateme de delante, Satanás! ¡Un estorbo eres para Mí, porque no sientes las cosas de Dios sino la de los hombres” (Mt.XVI, 22-23). Y abruptamente le cortó la palabra y le clavó la vista.

    No le han faltado exégetas a este párrafo crucial –que vuelve a aparecer en Marcos VIII, 33- y comparando traducciones de reconocidas ediciones católicas de la Sagrada Biblia, concuerdan los principales intérpretes en que el verbo utilizado por el Señor para ordenarle a Pedro que se retirara de su vista es el mismo que utilizó en los exorcismos y en las duras tentaciones del desierto[1] . Con lo que queda abierta la posibilidad de que, en aquellas aciagas horas de prueba, el mismísimo Satanás hubiera podido apoderarse, siquiera fugazmente, del noble y rudo corazón de Pedro.


    Monseñor Straubinger sostiene que Pedro no llegó a comprender entonces la verdadera misión mesiánica del Maestro, estando su amor en un estadio meramente sentimental. Emocionalismo de pescador hidalgo cuanto rústico, al que le faltaba aún la purificación del entendimiento que le traería el Paráclito con su fuego vivificador. Y un severo cargo le agrega: le faltó espiritu sobrenatural, de allí la airada pero justiciera admonición de Jesucristo, llamándolo con la crudeza con que lo llamó [2].

    El ilustre Cardenal Gomá, por su parte, nos narra así el crucial episodio: “Indignóse Jesús y rechazó a Pedro, como se repele a un mal consejero […]. El momento es de fuerte dramatismo; rompe a hablar Jesús, increpando duramente al temerario apóstol. Conminó a Pedro diciendo las mismas palabras que en otra ocasión dijera a Satanás en el desierto, cuando se empeñaba en que no cumpliese la voluntad del Padre:¡Quitáteme de delante, Satanás; apártate de mi presencia, porque secundas la voluntad de Satanás […]. Vete detrás de mí, porque me eres escándalo, me estorbas en la ruta que el Padre me tiene trazada […]. Porque no entiendes las cosas que son de Dios, sino las que son de los hombres”[3].

    Retratados quedan los perfiles esenciales que hicieron merecedor al mismo Pedro de volverse aliado del Maligno; y en consecuencia estorbo y escándalo para el Redentor. No se puede entender las cosas de los hombres a expensas de las cosas de Dios; y para entender rectamente las primeras han de estar ordenadas a las segundas, conforme a la sempiterna enseñanza que nos legaría después el apóstol San Pablo (I Corintios, III, 21): “todas las cosas son vuestras, pero vosotros sois de Cristo y Cristo es de Dios”.

    Al magisterio de Benedicto XVI llegó la preocupación por esta encrucijada de la vida de su primer predecesor. Para él, lo sucedido a Pedro acontece cada vez que “no se razona según Dios sino según los hombres”. Porque “pensar según el mundo es dejar aparte a Dios. Por eso Jesús le dice unas palabras particularmente duras: ‘¡Aléjate de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo’”[4]. Estorbamos a Dios –tengamos la jerarquía que tengásemos en la Iglesia- si nuestra forma mentis es antropocéntrica antes que teocéntrica. Mutación del orden de las predilecciones de la que se sirve Lucifer, otrora y ahora, aunque prelados como Kasper o Lehmann prefieran hablar de la liquidación del diablo en su nouvelle théologie.

    Insiste Benedicto con el tema. “Pedro quiere un Mesías que realice las expectativas de la gente”. “Expectativas demasiado humanas”, pero que “la respuesta de Jesús echa por tierra, a la vez que lo invita a convertirse y a seguirlo. ‘Ponte detrás de mí,Satanás, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres’ (Mc.VIII, 33). No me señales tú el camino; yo tomo mi camino y tú debes ponerte detrás de mí”[5].

    Y una vez más se ocupará del espinoso punto, en esta ocasión acaso dándonos una pista hermenéutica mayor. La actitud de Pedro, en aquella circunstancia preternaturalmente intranquilizadora, “se trata todavía de una confesión puramente judía, que interpreta a Jesús como un Mesías político, según las ideas de la época[…].Una intervención a la que Jesús –como hiciera cuando Satanás le ofreció el poder- responde con un brusco rechazo: ‘¡Quítate de mi vista, Satanás!. Tú piensas como los hombres, no como Dios’”[6].

    Capital distinción la que nos deja planteada Benedicto XVI, entre un mesianismo carnalista, al modo hebreo, y el verdadero mesianismo que trasciende la carne y la sangre para aposentarse en el Espíritu. El primero facilita la acechanza satánica. El segundo es vehiculo de la Salvación. Podríamos invertir los términos y llegaríamos al mismo puerto comprensivo: cada vez que se piensa como los hombres y como el mundo; que se intenta congraciarse y congratularse de lo demasiado humano y mundano. Cada vez que a Dios se le pide comportamientos carnales, no martiriales, el viejo y gastado tronco del fariseísmo gana su tenebrosa batalla. La Iglesia se enferma, deducirá Castellani.

    Si nos vamos a las antiguas fuentes de la pedagogía cristiana, la comprensión substancial del tema no varía. Para San Hilario, por ejemplo, el gesto de Pedro sólo fue posible, por “el instinto de las mañas del diablo” que se aposentó en su atribulado pecho. San Jerónimo, por su parte –que como todos exculpa a Pedro de cualquier intención dolosa- sostiene que, a pesar de la rectitud de sus intenciones, mereció la categórica reconvención del Señor. “porque la palabra Satanás significa adversario o enemigo”, y en aquel difícil percance, el buen apóstol se alineó en el campo enemigo y hostil a la misión redentora de Cristo. El Crisóstomo escribirá que “Pedro perdió su estabilidad”, y Teófilo que no conocía sino carnalmente lo que es humano. Sintetizando la incógnita Santo Tomás nos explicará que Pedro dio escándalo con su ignorancia y su actitud acorde, porque “Él llama escándalo para Él a todo discípulo que peca, como decía San Pablo (Corintios 11): ‘¿quién es escandalizado sin que yo sufra’?”[7]. Cuidado entonces con aquella enemistad que puede empezar con las más promisorias intenciones pero que fuera de cauce y de quicio- acaba prestando un servicio al Enemigo por antonomasia.

    Por fin,si algún epítome transfigurado de belleza se busca del mistérico e ilustrativo pasaje, allí está el Sermón 330 de San Agustín. Contemplemos su gráfico estrambote: “escuchasteis lo que respondió el bienaventurado Pedro al Salvador, que le anunciaba su pasión por nosotros y en cierto modo la prometía. El cautivo contradecía a su redentor. ¿Qué haces, oh apóstol? ¿Cómo le contradices? ¿Cómo dices: Eso no acontecerá? Entonces, ¿no ha de sufrir la pasión el Señor? La palabra de la cruz es escándalo para ti; es necedad para los que se pierden. ¿Necesitas ser redimido y contradices a quien va a pagar tu rescate? No quieras enseñar a tu maestro; busca tu precio, salido de su costado. Escúchalo, más bien, tú cuando te corrige; no quieras corregirlo a él; está fuera de lugar, es alterar el orden. Escucha lo que le dice: ¡Aléjate de mí! Como él lo dijo, yo lo repito; ni callaré las palabras del Señor ni hago injuria al apóstol. Cristo el Señor dijo: ¡Aléjate de mí, Satanás! ¿Por qué Satanás? Porque quieres ir delante de mí; pues, si vas detrás, me sigues; si me sigues, tomas tu cruz, y, en vez de ser mi consejero, serás mi discípulo”[8].


    La vigencia del drama

    No escapará a la acuidad del lector, que hemos comenzado considerando este misterio de un Pedro llamado Satanás por Cristo, precisamente porque creemos que la descorazonadora historia se está repitiendo hoy. Con Francisco como protagonista y responsable del trance escandaloso, usando el término en su sentido más apropiadamente teológico.

    Dos años largos corren ya de su pontificado y la crónica de la desolación acrece día a día. A veces, sin hipérbole, hora tras hora de una misma jornada. Son muchos los católicos autorizados y contritos –perplejos sino atónitos- que llevan la crónica de sus desafueros doctrinales, de sus juicios erráticos, de sus enseñanzas equívocas, de sus heterodoxias múltiples, de su predicación heretizante, de su sincretismo extremo, de su irenismo atroz, de su liturgismo horizontalista, de su ecumenismo nivelador, de su humildad sobreactuada. Sí; también esto último. Porque es de suponer que de San Ignacio debió captar que el primer grado de la humildad[9] es el martirio causado por ir contracorriente del mundo, a causa de no querer pecar. Y no llevarle un emparedado a un soldado de la Guardia Suiza, mientras decenas de cámaras registran y publicitan el inusual episodio.

    Son muchos -e insistimos, ya no feligreses de a pie o rebeldes destemplados, sino representantes de la mejor intelectualidad católica, del resto fiel de la Jerarquía y de bautizados leales- los que no pueden salir del desconsuelo y del asombro, y aún, en ocasiones, de la indignación, al constatar el pertinaz desapego por la Verdad que manifiesta el Obispo de Roma. Sea que hable de Dios, de cristología o de eclesiología; de los novísimos o de la gracia; del judaísmo, de las religiones falsas y hasta de las sectas, de los consejos prácticos para el buen vivir y aún de moral conyugal; de cuestiones fundamentales y básicas de la familia, del vicio nefando de la sodomía; del pecado en general, de los sacramentos, de la educación y de la vida religiosa. Todo; absolutamente todo lo que roza, con una facundia sin pausas para el silencio engendrador de la palabra luminosa, lo aborda dejándonos el regusto amargo del yerro, o del límite con el dislate, o de la innovación confusa, o de la disolución dogmática, o del contubernio con los enemigos de la Fe, o de la insolvencia intelectual, o –digámoslo todo- de la insensatez y la herejía.

    Puede violentar esto último, y a nosotros mismos nos lacera escribirlo. Pero ocurre que el 23 de mayo de 2015, la diócesis de Phoenix, en los Estados Unidos de Norteamérica, convocó a una jornada de encuentro y oración con pastores de grupúsculos evangélicos –de los mismos que Francisco no trepida en recibir bendiciones con gestos de inclinación o de genuflexión plena- y a los escasos minutos de hacer uso de la palabra sostiene que “le viene a la mente decir algo que puede ser una insensatez o una herejía”. Y lo que dice,en efecto, mezcla inarmónicamente ambas cosas. Compruébelo quien lo desee[10].

    Pero aunque nada de esto hubiera proferido, el sentido común reclama sus fueros para preguntarse entre quebrantos: ¿qué hace entreverado con cismáticos de larga y penosa data, ofreciéndoles unidad de sangre, juntura fraterna y unciones reverentes, quien se supone que debería estar allí para convertirlos, testimoniando la Fe Verdadera, fuera de la cual no hay salvación? ¿Cómo es posible que, con acento urgido, les proponga la convivencia de credos, confrontando dialécticamente a los teólogos con el Espíritu Santo, porque “si esperamos que los teólogos se pongan de acuerdo, la unidad recién se va a lograr al día siguiente del Juicio Final”? ¿No tiene acaso esta referencia parusíaca un parafraseo paródico del ut unum sint pronunciado por Nuestro Señor (Jn. 17,11-19)? ¿No confía él mismo en teólogos como Kasper, a quien pondera de modo ostensible, sin reparar en que no pocas de sus páginas están totalmente reñidas -esas sí- con los dones del Espíritu Santo?

    ¿Cómo es posible que indistinga a sabiendas a “evangélicos, ortodoxos, luteranos, católicos, apostólicos”, como indistinguió a "Jesucristo, Mahoma, Jehová, Alá [pues] estos son todos los nombres utilizados para describir un ente que claramente es el mismo en todo el mundo”?[11] ¿Cómo es posible, al fin, que si constata que le viene a la mente algo que puede ser insensatez o herejía, no sólo no reprima o controle sus dichos en atención a su grave investidura, sino que no ofrezca después la reparación de la ortodoxia y de la definición firmísima? Por el contrario, y él mismo lo ha dicho, parecería disfrutar retratándose “medio incosciente”, con una “inconsciencia que lleva a veces a ser temerario”[12].¿No se da cuenta de que, cada vez que habla, tienen sus voces una resonancia universal, por razones obvias y aún pese a sí mismo, y que no puede darle a sus comentarios el tono de esas charlas de café, a las que aludía Ramón y Cajal?[13].

    Ni el mismo Sacramento de la Eucaristía lo detiene en su temeridad de hablar “lo que le viene a la mente”, sin medir las consecuencias de cuanto dice. Nos lo hacía notar uno de nuestros entrañables maestros mientras redactábamos estas líneas. En el Angelus de domingo 7 de junio de 2015, Festividad de Corpus Christi, sostuvo Francisco que “con este gesto[el de tomar el pan y decir ‘esto es mi cuerpo’] Cristo le asigna al pan una función que no es más la de un simple alimento físico sino la de hacer presente su Persona en medio de la comunidad de los creyentes”. Si lo que cambia es la función; la función o potencia para la operación pertenece a la categoría de accidente, no a la de substancia. Ergo, las palabras de Cristo –y la de los sacerdotes que las repiten en tanto alter Christus- no obrarían un cambio de substancia o transubstanciación, sino un cambio meramente accidental. Nada más y nada menos que lo contrario de lo que enseñó la Iglesia durante veinte siglos.

    Para mayor confusión agregó Francisco en la misma homilía de Corpus que “el Cristo que nos nutre bajo las especies consagradas del pan y del vino, es el mismo que nos viene al encuentro en los acontecimientos cotidianos; está en el pobre que tiende la mano, está en el sufriente que implora ayuda, está en el hermano que demanda nuestra disponibilidad y espera nuestra acogida”. No son homologables estos modos de presencia real de Nuestro Señor –el sociológico y el sacramental, digámoslo así- pues ninguno de aquellos modos, por valiosos que sean y lo son, pueden parangonarse con la Eucaristía. Para comprender cuanto decimos ni a Trento o a Nicea hay que remitirse, ni a ninguno de los autores “restauracionistas” frente a los cuales, ya se sabe, Francisco ha manifestado sus reticencias. Baste releer la Mysterium fidei de Paulo VI.

    Por si no fuera ya demasiado abrumador el panorama descrito, el mundo acaba de celebrar gozoso la aparición reciente de la Laudato si, la carta encíclica de Francisco subtitulada sobre el cuidado de la casa común. El respeto intelectual y la humana prudencia invitan a no despachar en un párrafo liviano lo que debería ser objeto de cuidadoso análisis. Lo admitimos. Como admitimos también, de buen grado, los aspectos lúcidos y veraces que el texto contiene y ofrece. Pero si se nos permite un juicio en epítome, movido por la perentoriedad, el mismo no puede sino ser altamente negativo y angustiante.

    Porque más allá de las jocosidades que el documento ha suscitado –al ocuparse de cuestiones baladíes como el uso de los calefactores o el apagado de las luces innecesarias-; más allá incluso de las obviedades presentadas como grandes categorizaciones científicas, y de las concesiones múltiples a la semántica gnóstica de las corrientes verdes emparentadas con la New Age. Más allá del sincretismo desolador que recorre sus páginas, todo indica que Francisco ha querido dar a conocer una especie de neo-cosmogonía, que ya no es, por cierto, la de la tradición católica.


    En esta neo-cosmogonía la tierra resulta una madre cuasi deificada, frente a la cual pecan los hombres que la destratan o descuidan. La expiación y la redención de este pecado contra la tierra, exigen una conversión ecológica y un salvador ecológico. El cual –entre otros dones- deberá tomar las formas de una Autoridad Mundial, paterna, vigilante y correctora a la vez. Lo paródico vuelve recurrentemente por sus fueros en el magisterio bergogliano. Y aterra, para ser francos, hasta dónde puede avanzar este magisterio por el sendero de la paráfrasis, el simulacro, la mascarada o el remedo. ¿Cómo no llorar de desconsuelo y reír a la par de risa agitada y convulsa, al saber que la Iglesia viene de ser diagnosticada por los papas precedentes como la barca que hace agua por los cuatro costados o el lugar en que la cizaña parece prevalecer por sobre el trigo; y ante semejante desenlace, que bien puede ser un inequívoco signo parusíaco, el actual pontífice, en vez de preparar a los fieles para la Segunda Venida, tenga por deber prioritario advertirlos sobre los riesgos del calentamiento global o del reciclado del material plástico?

    Se necesitaría la pluma y el genio de Rubén Darío para reescribir Los motivos del lobo ante la Laudato si. Porque en rigor, más incentivos al lobo que al buen pastor pueden proporcionar las páginas de esta extraña e inquietante encíclica.

    Como lo anticipábamos antes, no conviene seguir con la crónica desgarradora de estos males en los que Francisco nos envuelve y arrastra. Y no porque no se necesiten cronistas de la crisis, o si se quiere, de la apostasía, sino porque parécenos más importante que registrar la letra de este mal enorme, el desentrañar su espíritu. Sólo así podremos abrigar la esperanza de hallar la salida.

    Y ese espíritu que informa tamaño desquicio es el que explicamos al principio. El de un Pedro llamado Satanás, porque carece de una mirada sobrenatural de las cosas, porque busca conformarse primero a los hombres y al mundo que a Dios, porque lo mueve el sentimentalismo antes que la razón iluminada por la Fe, porque prevalece en él el extravío judaico al que se rinde y le rinde vasallaje; porque, en definitiva y por todo ello, se comporta como un estorbo y un tropiezo para Jesucristo.

    Los argentinos tenemos además una involuntaria ventaja para sostener esta desgarradora hipótesis sobre Francisco. Ventaja sin mérito alguno, que a veces no atinan a valorar en su justa medida los observadores extranjeros, tomándonos por exagerados. No nos viene de ningún talento especial esta ocasional y no buscada perspicacia sobre la Iglesia y su actual pontífice, sino del simple hecho de conocer al personaje al desnudo, de entrecasa y durante largo tiempo. De conocerlo en su medio y en su real talante. Sólo para nosotros, por ejemplo, cobra un patético y aterrador sentido verlo al Cardenal Bergoglio recibir en la Santa Sede a la hez de la política y de farándula nativa. Y recibirlos a sus integrantes, no como a pecadores públicos a los que se reconviene con caridad y energía, sino como compinches de correrías pasadas, de amicales relaciones presentes y de trabajos futuros en común. Sólo para nosotros ese desfile impúdico de depravados vernáculos de todo jaez, nos llena el alma de una particular amargura, nos solivianta e irrita de un modo particularmente concreto y vívido. Porque ningún correctivo o pedido de enmienda hay para ellos, sino por el contrario, las ternezas de un compañerismo que irrita y subleva; el plebeyismo y hasta la vulgaridad en el trato, que han ganado triste carta de ciudadanía en estos lares argentos, y ahora vemos exportado nada menos que a Roma.

    Dicen que en la tumba de Roberto Pecham un católico perseguido por Enrique VIII, se puede leer este epitafio: “Aquí descansa Roberto Pecham, un inglés católico, que, al separarse Inglaterra de su Iglesia, abandonó su patria, porque no podía allí vivir sin fe; vino a Roma, y murió, porque no podía vivir aquí sin su patria”. A los argentinos católicos, a partir del ascenso al Papado del Cardenal Bergoglio, deberían escribirnos en nuestras lápidas, algo más o menos similar: “Aquí descansa Fulano, un argentino católico que, al separarse Argentina de la verdadera Iglesia que le dio el ser, abandonó su tierra, porque no podía vivir sin patria; vino a Roma, y murió, porque no podía vivir aquí sin su Fe”.

    Agréguese a lo dicho –esto es, a la particular percepción argentina de la crisis eclesial que padecemos- la mitología urbana de la modestia del Cardenal Bergoglio, alimentada de tal modo aquí, en Buenos Aires, y exportada ahora acullá, tras el Atlántico, que aún en lo que la misma leyenda pudiera tener de cierto, el abuso de la misma ya tiñe todo de sospecha y de caricatura. Nos resulta difícil no asociar el punto a la escena tercera del Fausto de Christopher Marlowe, cuando Mefistófeles se le hace presente al protagonista central de la novela, y éste no acabando de creerle que se trata de un demonio, le pide que se retire y que retorne vestido de franciscano, porque sería la forma sagrada con que mejor podría el diablo ocultarse y manifestarse a la vez. Todo, en suma, nos remite, una vez más, a la circunstancia de Cristo gritando su inmortal ¡vade retro! a quien entonces lo merecía.


    ¿Quo vadis Domine?

    Pero la historia de Pedro –bien lo sabemos- no acaba con un Cristo transido de comprensible ira llamándolo demonio, ni con el gallo tempranero que atestigua su deserción, ni con las debilidades de hombrón elemental, precipitado y bueno. Acaba en el triple examen del amor aprobado con holgura; en la confesión plena y categórica de que Jesús es el Dios Verdadero; en su Cátedra de la Unidad erigida, precisamente, contra el diablo que ronda con voz rugiente buscando a quien devorar (1 Pedro 5,8). Acaba con esas misivas iluminantes escritas a los fieles del Ponto, Galacia Capadocia, Asia y Bitinia. Acaba con su pontificado de largos y fecundos lustros. Acaba, al fin y para su gloria, con la santidad y el martirio.

    Una noche del año 64 le volvió el miedo y sintió el humano horror ante la posibilidad de que lo mataran. El mismo rechazo al sufrimiento y al suplicio que años atrás lo había movido insensatamente a querer corregir la vocación del Mesías. Decidido a fugarse,habrá puesto en la alforja algún mendrugo leve y comenzó su huida, sobresaltado, por los pedregales de la Via Appia.

    La poesía –que desde Aristóteles sabemos que es más verdadera que la historia- cuenta que en medio de la desbandada se le apareció Jesucristo, con una cruz inmensa sobre uno de sus hombros. El diálogo del camino entre los dos ya es parte sustantiva de nuestra catequésis. “-¿Adónde vas, Señor?; -Voy hacia Roma, a hacerme crucificar de nuevo”.

    El óleo de Annibale Carracci, expuesto en la National Gallery de Londres, retrata la legendaria escena

    mostrando un Cristo vigoroso y macizo, señalando con la diestra la Roma hacia la que se encamina; pero nos permite ver a un Pedro que se inclina y se ataja a la vez, con brazos y piernas, mientras en la mirada ya está entera la decisión correcta que está pronto a tomar. A su vez, en la Capilla del Domine Quo Vadis, erigida en la Via Appia Antica, se venera una losa con las huellas de dos pies. Serían los del Señor, exactamente en el sitio en que se le plantó a su Vicario, para recordarle que no hacía tanto, quien ahora se daba a la fuga, le había dicho: “Tú eres Cristo, el Hijo del Dios Viviente”. Entonces, era la hora de imitarlo también en el calvario. Lo entendió Pedro.

    En la cárcel Mamertina, a la que fue arrojado antes de la crucifixión, convirtió a sus mismos carceleros, Proceso y Martiniano, futuros mártires ámbos. Y después, si se nos permite suponerlo de la mano de los Padres del Desierto,pudo haber caído en un glorioso estado de hesicasmo. Que significa (dicho de un modo simplista, perdónesenos) por un lado, una paz interior profunda, fruto de la unión con Dios. Por otro lado el silencio y la soledad de quien no necesita sino el Verbo y la Compañía de la Cruz. Y en tercer lugar la quietud del movimiento hacia el Motor Inmóvil.

    En ese estado llegó al instante cumbre de la sangre vertida por el honor de Cristo Rey. La parábola del rústico que fue llamado Satanás, se cerraba con el pontífice mártir, transfigurado de Verdad, de Bien y de Belleza.

    Quisiéramos que así se cerrara también la parábola de Francisco. Y rezamos por él, como lo pide; porque si su conversión no acontece, sucesos aún más desgarradores sobrevendrán en la vida de la Iglesia. Habrá que prestar atención al terceto de Castellani:


    “¡La rutina dejad, dejad las pullas,oíd las guerras y el rumor de guerra,
    mirad del Anticristo las patrullas!”

    Rezamos por Francisco; por cierto. Pero rezamos también por sus víctimas, que somos todos nosotros: sencillamente los católicos a quienes la enseñanza y la conducta del Pastor Universal arroja a la confusión, la ignorancia, el error y la mentira. Y hasta con sofocante reiteración parece arrojarlos incluso a la compatibilidad entre el catolicismo y la contranatura. Estamos pensando y pesando cada palabra que decimos. Pero es que son los hechos –vueltos del dominio público en los días que corren- los que nos obligan a expedirnos del modo en que lo hacemos.

    Lewis tomó prestada una metáfora de David Lindsay sobre la torre de Babel para componer una de sus novelas. La metáfora alude a los efectos mortíferos de aquella atalaya ruin, como “la sombra de esa fuerza maligna”. Creemos firmemente, y con la misma firmeza esperamos, que la luminosidad benigna de la cúpula de San Pedro, disipe el eclipse que causó y sigue causando aquella torre endiablada. Pero aquí y ahora, cuando los signos prevalentes en el paisaje romano, son un rayo que causa estrépito en el cimborrio, y un cuervo que se devora a una paloma[14], necesitamos de la oración profunda y constante pidiendo la gracia de constatar que la promesa del Señor se cumple: que contra la Piedra no podrán prevalecer las potencias abisales.

    La antología que sigue a continuación de estas líneas introductorias, probará con dolor filial, que no puede ya callarse el inédito mal que hoy nos sacude, como hijos y miembros de la Iglesia. Pero probará también, y eso deseamos de modo expreso y enfático, que junto al dolor nos queda la esperanza. Esa que no puede extirparnos ninguna peripecia humana, ningún naufragio, ningún viento huracanado y homicida, ninguna sombra maligna ni centella tormentosa.



    NOTAS:

    [1] Cfr. Horst Balz y Gherard Schneider, Diccionario exegetico del Nuevo Testamento, Salamanca, Sígueme, Biblioteca de Estudios Bíblicos,1998.
    [2] Juan Straubinger, La Santa Biblia, La Plata, Fundación Santa Ana, 2001, Mc.VIII,32 y Mt. XVI, 22.
    [3] Isidro Gomá y Tomás, El Evangelio explicado, Barcelona,Rafael Casulleras, 1949, vol.III, p. 51.
    [4] Benedicto XVI,Angelus,Palacio Pontificio de Castelgandolfo, Domingo 28 de agosto de 2011.
    [5] Benedicto XVI,Los apóstoles y los primeros discípulos de Cristo, Buenos Aires, Agape, 2009, p. 50-51.
    [6] Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, Buenos Aires, Planeta, 2007, vol. I, p. 345.
    [7] Santo Tomás, Catena Aurea, San Mateo, XVI, 22-23 y Marcos VIII, 27-33.
    [8] San Agustín, Sermones, Madrid, BAC, 1985.
    [9] San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, 164-168.
    [10] Cfr. VIS, Vatican Information Service, 25 de mayo de 2015, Francisco reza con los pastores evangélicos pentecostales de Phoenix por la unidad de la Iglesia; VIS noticias - Oficina de Prensa de la Santa Sede: Francisco reza con los pastores evangélicos pentecostales de Phoenix por la unidad de la Iglesia
    [11] Disertación ante fieles y dirigentes católicos, del miércoles 3 de junio de 2015, cfr. Papa Francisco dice que el Corán es lo mismo que la Biblia - El Mundo - Mundo Cristiano - CBN.com
    [12] Francisco, Audiencia al Movimiento Católico Internacional de Schoenstatt, 25 de octubre de 2014.
    [13] Don Ramón y Cajal es autor de un simpático libro llamado Charlas de café [hay varias ediciones,pero tenemos a la vista la que sacó la famosa Colección Austral de Espasa Calpe, hacia 1947], en el cual dice “El hombre que se dedica a la ciencia, al laboratorio, no tiene necesidad de ser un cartujo […],y para ello, nada mejor que relacionarse con toda clase de personas siendo asiduo de cafés, peñas y casinos". No decimos con esto que el Papa debe ser necesariamente un cartujo, pero sí que le cuadra más andar de vida recoleta y de espíritu monástico, que parloteando como si estuviera en “cafés, peñas y casinos”.
    [14] Los hechos aludidos son reales.El episodio del rayo sucedió el día de la renuncia de Benedicto XVI ,el 12 de febrero de 2013; y el de la paloma el 26 de enero de 2014,cuando dos niños que acompañaban a Francisco y por indicación de él,arrojan unas palomas desde el ventanal del Vaticano que suele utilizar para hablar. Cfr. https://www.youtube.com/watch?v=aUHG_miujUAA y https://www.youtube.com/watch?v=gHuI9Ofuc38


    In exspectatione

  20. #820
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Libros antiguos y de colección en IberLibro

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Francisco Elías de Tejada
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/02/2018, 21:55
  2. Inquisición arquitectónica habemus (habremus???)
    Por Hyeronimus en el foro Cultura general
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 27/03/2012, 03:58
  3. Testamento Francisco Franco.
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/05/2009, 01:59
  4. Francisco Hernández
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/11/2007, 02:45
  5. ¡¡Ilustrísimo forero habemus!!
    Por Juan del Águila en el foro Tertúlia
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 24/07/2006, 11:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •