Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 38 de 46 PrimerPrimer ... 28293031323334353637383940414243444546 ÚltimoÚltimo
Resultados 741 al 760 de 905

Tema: Habemus Papam - Francisco I

  1. #741
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I



    Ocho seglares hispanoamericanos preguntan a Francisco



    Carta entregada en la Nunciatura Apostólica de La Paz, Bolivia

    Oruro, 12 de junio de 2015

    Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

    A S. S. Francisco

    Obispo de Roma

    Ciudad del Vaticano

    Su Santidad,


    Estando muy próxima su visita pastoral a Sudamérica, los seglares cuyos nombres figuran en este reverente documento, nos dirigimos a Usted motivados por los aspectos que cada cual le planteamos y preguntamos.


    Esperando su palabra clarificadora, rezamos a la Reina del Mundo, para que Ella bendiga su visita al Ecuador, Bolivia y Paraguay, a fin de que este «Continente de la Esperanza» siga siendo el lugar privilegiado donde se siga anunciando la salvación en Jesucristo.



    1. Hay una deserción de la Catequesis después de la Primera Comunión, y este período debe ser un período de perseverancia para formarse moralmente. ¿Por qué no preparamos una evangelización eficaz?


    Es evidente que después de su primera confesión, los niños necesitan una evangelización de perseverancia, que les ayude a confesarse mejor, a discernir mejor entre el bien y el mal. No basta con decir que aman mucho a Jesús, si no están dispuestos a seguir conociéndolo más y formarse en la fe. Que no sea una evangelización de ‘valores’, como lo hacen en las escuelas públicas, sino que promueva las virtudes y la formación de su conciencia.


    ¿Cómo podemos desarrollar una evangelización adecuada para este período que sea efectiva tanto en la formación de ellos y la de sus padres de familia
    ? Podría ser una evangelización cristiana, que también incluya otra actividad que les guste y favorezca su desarrollo integral. Esta Evangelización debe desarrollarse con algún programa que permita a sus padres participación en esta formación.


    Los catequistas/evangelizadores que no pueden comulgar no deben ser catequistas de grupos de niños porque los confunden
    . Por lo general, el acompañamiento que necesitan los niños y adolescentes se limita, además de que la catequesis que imparten tiende a ser laxa sobre el pecado. ¿Cuáles serían las cualidades esenciales que debe tener un catequista/evangelizador? Sabemos que no se trata de requisitos ni de ‘perfiles’. Pero, ¿cómo podemos promover una identidad que también permita atraer a catequistas/evangelizadores con verdadera vocación de servicio?


    El trabajo de catequesis/evangelización se realiza en equipo, ya que con frecuencia tenemos que interactuar con los otros grupos. Los catequistas/evangelizadores que no se acercan a los sacramentos no pueden hacer ‘equipo’ con el resto. Resalta la apatía, el ausentismo y la falta de atención hacia los niños y sus familias. También es muy evidente su falta de fidelidad a la Iglesia. De hecho, no resaltan en su catequesis el rol de la Iglesia, como Cuerpo místico de Cristo ni las enseñanzas del Magisterio, ni mucho menos la Tradición. Estas personas necesitan su propia evangelización y se pueden organizar programas para ellos, entre ellos el Catecumenado. También nos pudieran servir como testimonio cuando ya hayan manifestado señales de conversión y perseverancia.


    Promover las virtudes asociadas a la Castidad y la Pureza
    . He observado que la cultura ‘light’ también ha llegado a nuestros servidores en la pastoral; muchos de ellos ni siquiera lo advierten. A los grupos de asociacionismo juvenil, les acercan sicólogos, les hablan de educación sexual, se les habla de la alegría, de su propia imagen, de actividad diversa, etc. ¿Por qué la castidad y la pureza han tomado el asiento trasero? Hemos notado hasta sacerdotes que prefieren no hablar de eso porque quieren ser más populares entre los muchachos.


    Proselitismo de las Sectas, la Teología de la Liberación y su costo social.
    Las sectas desnacionalizan a América Latina y le hacen perder el fervor cívico. Cuando Juan Pablo II visitó el Sur de México, condenó enérgicamente a la Teología de la Liberación porque tenía la evidencia de sus estragos a la mano. Con su teología marxista, estos misioneros y teólogos hicieron que la gente pobre y los indígenas se alejaran de la Iglesia porque ya no encontraban en ella el sustento espiritual. Encontraron un falso refugio en las sectas, que les robaron su identidad nacional y Católica: Perdieron su fe en María; ya no luchaban por defender sus derechos como ciudadanos porque las sectas los volvieron apáticos; ya no votaban; ya no tenían participación cívica en nada; y hasta terminaron por faltarle el respeto a la bandera. En varias escuelas, los maestros reportan que muchos niños no quieren saludar a la bandera porque se los prohíbe su fe. Abandonaron a los indígenas y el costo social era evidente: más pobreza, más marginación, más explotación….mientras que la Iglesia ya no los acompañaba. Hace falta más evangelización de defensa de la fe y llevar a Cristo a sus corazones, en vez de ideología. México pagó muy caro por eso, hasta al gobierno le costó -y en 1994, muchos indígenas de Chiapas se aliaron a las guerrillas del Comandante Marcos. ¿Qué debemos hacer para desterrar esas ideologías que aún proliferan en los seminarios? Es evidente que benefician a las sectas y alejan a la gente de la Iglesia.


    Yvette Camou, México




    1. «Una mirada muy especial se dirige al pueblo judío, cuya Alianza con Dios jamás ha sido revocada, porque ‘los dones y el llamado de Dios son irrevocables’» (Rm 11,29)… «Los cristianos no podemos considerar al Judaísmo como una religión ajena, ni incluimos a los judíos entre aquellos llamados a dejar los ídolos para convertirse al verdadero Dios» (cf. 1 Ts 1,9). «Creemos junto con ellos en el único Dios que actúa en la historia, y acogemos con ellos la común Palabra revelada». (Evangelii Gaudium, 247)


    Teniendo en cuenta que de acuerdo a la definición dogmática del Papa Eugenio III y del Concilio de Florencia, así como la doctrina enseñada por el Papa Benedicto XIV en Ex Quo Primum, en la cual establece siguiendo el antes mencionado Concilio sostiene que la Alianza mosaica ha sido «revocada» y «abrogada»; ¿Cómo podríamos considerar que no se cae en herejía al sostener lo mencionado en el documento Evangelii Gaudium?


    ¿Cómo podríamos entonces entender las palabras de la Sagrada Escritura en Hebreos 8,6-9: «porque ellos no permanecieron fieles a mi alianza, y yo me desentendí de ellos, dice el Señor». «Mirad, días vendrán, dice el Señor, en que concluiré una alianza nueva con la Casa de Israel y con la Casa de Judá, no conforme a la alianza que concerté con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto»?



    ¿Cómo podemos obedecer dichas prescripciones sin contravenir el dogma de «Extra Ecclesiam Nullas Salus», al no llamar a la conversión a los mismos por considerar que creemos en el mismo Dios a pesar de lo expresamente establecido por Nuestro Señor: «Porque así amó Dios al mundo, hasta dar su Hijo único, para que todo aquel que creen en Él no se pierda y tenga vida eterna…» «Quien cree en Él no es juzgado, pero quien no cree, ya tiene sobre sí la condena, por lo mismo que no cree en el nombre del Hijo unigénito de Dios»
    (Jn 3, 16-18)?


    Augusto Espíndola, Argentina




    1. Contemplando que la verdad de Dios es su sabiduría que rige todo el orden de la creación y del gobierno del mundo, que Dios es el único Creador del cielo y de la tierra, que es el único que puede dar el conocimiento verdadero de todas las cosas creadas en su relación con Él.

    Considerando que la creación es el fundamento de «todos los designios salvíficos de Dios», «el comienzo de la historia de la salvación», tomando en cuenta que el fin último de la creación es que Dios, «creador de todos los seres y las cosas, se hace por fin todo en todas las cosas» (1 Co 15,28), procurando al mismo tiempo Su gloria y nuestra felicidad,

    ¿qué acciones concretas debe llevar a cabo el católico para promover una ecología que esté intrínsecamente ligada a la gloria de Dios y que también reafirme y esté en completa armonía con todos y cada uno de los dogmas de la Santa Religión Católica – depositaria de la Verdad, y columna y fundamento de la Fe – definidos solemnemente a lo largo de los más de dos milenios de existencia de la Iglesia de Cristo?

    Javier G. López, Cochabamba, Bolivia



    1. Santo Padre,

    se habla mucho del próximo Sínodo sobre la Familia. En estos días se habla mucho sobre la posibilidad de dar la Comunión a los divorciados en situación de adulterio, algunos a favor otros en contra. Mi pregunta ¿si los Padres Sinodales en su mayoría aceptaran la posibilidad de que estas personas puedan acceder al Sacramento, S. S. estaría de acuerdo?


    Juan Carlos Bertao, Ciudad del Este, Paraguay




    1. Santo Padre Francisco,


    En el videomensaje que envió para la jornada que organiza la diócesis de Phoenix junto con pastores evangélicos, Ud. afirma: «Me viene a la mente decir algo que puede ser una insensatez, o quizás una herejía, no sé. Pero hay alguien que ‘sabe’ que, pese a las diferencias, somos uno. Y es el que nos persigue». Considerando que el primer deber del Papa es confirmar en la Fe a los fieles (Lc 22, 32), ¿qué objeto tiene pronunciar afirmaciones de cuya conformidad al Evangelio duda el Pontífice? ¿No se corre el riesgo de inducir a los fieles al error en la Fe?

    Jesús Herrera, Bogotá, Colombia



    1. Santo Padre:


    En febrero de 1879 el país de Chile, alentado por oscuras élites, con intereses económicos perversos y expertas en guerras y robos, desató una contienda bélica, en contra de Bolivia, un país sin ánimos de guerra, un país desprovisto de conocimientos y tácticas bélicas, y terminó cercenándonos 400 kilómetros de playa y 120.000 kilómetros de territorio, sometiéndonos desde entonces a un enclaustramiento marítimo, ocasionándonos una desventaja económica, misma que repercute en problemas sociales.


    Recientemente Bolivia ha interpuesto una demanda en contra de Chile ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya, reclamando un espacio marítimo.


    Usted Santo Padre, ¿cómo ayudaría a Bolivia en este caso, en el entendido que este hecho atenta directamente al séptimo y décimo mandamientos, y que además la mayoría de la población en Bolivia profesa la Fe Católica?


    Marcelo Leytón Jiménez, Oruro, Bolivia




    1. Mc 8, 38: ‘…Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles.’


    «Presión política y económica, aquí pienso en nuestra hermana y madre tierra, en el planeta, si somos libres de presiones políticas y económicas para cuidarlo, para evitar que se autodestruya. Tenemos adelante Perú y Francia dos conferencias que nos desafían, cuidar el planeta. Recuerdo una frase que escuché de un anciano hace muchos años, Dios siempre perdona… las ofensas, los maltratos, Dios siempre perdona, los hombres perdonamos a veces, la tierra no perdona nunca. Cuidar a la hermana tierra, la madre tierra para que no responda con la destrucción». (En discurso del Visita del Santo Padre Francisco a la Sede de la FAO en Roma con motivo de la II Conferencia Internacional sobre Nutrición Jueves 20 de noviembre de 2014)


    Como ciudadana del país que propuso ante la ONU, que el 22 de abril se cambie el nombre de la celebración por el «Día Internacional de la madre tierra», y leyendo en el discurso citado que en ningún momento se nombra a Nuestro Señor Jesucristo, surge la duda: ¿Cómo es posible que este bien citar a una deidad de un culto neo-pagano (madre tierra – como si fuera un ser personal) y omitir proclamar a Jesucristo y su acción salvadora en el mundo?


    «Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres» Mt 10, 32-33.


    ¿Qué debe perdonar la tierra? ¿Tiene alma/espíritu esta tierra o como ahora la llaman madre tierra?
    En mi país Bolivia, se realizan ofrendas a este ente, que no es el Dios que proclamamos en el Credo, y razón de más para entender toda la injusticia, engaño, corrupción y más frutos de la dureza del corazón que gobiernan y abundan en mi país, pues no servimos ni adoramos al ÚNICO DIOS UNO Y TRINO. Los corazones se han dejado inundar con deidades como esta de la madre tierra, que cada mes de agosto recibe sacrificios y ofrendas sin cesar, incluso de bautizados en la Iglesia Católica.

    Rm 8. 22-23: «Pues sabemos que hasta el presente todo lo creado gime y siente dolores de parto. Ni es sólo eso, sino que también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, suspirando por la adopción, por la redención de nuestro cuerpo». ¿Cómo podrá responder lo creado ante el Poder Supremo de Dios? ¿No somos NOSOTROS quienes debemos aprender a arrepentirnos ante Dios, transformar nuestra vida en Cristo, clamar al Espíritu Santo y bajo su guía aprender a perdonar a nuestro prójimo?


    Cecilia González Paredes, La Paz – Bolivia




    1. Como Usted sabe, no obstante la laicidad del Estado boliviano, en los pasados 6 años las autoridades nacionales y regionales han sido las organizadoras de celebraciones denominadas en principio «ecuménicas», luego «inter-confesionales», con la concurrencia de sectas protestantes y de «amautas». Se ha pretendido asimismo sustituir el matrimonio sacramental católico, efectuando matrimonios colectivos aymaras, en los que las parejas concurrentes recibieron la «bendición» de chamanes.


    Como en su momento había procedido Hugo Chávez en Venezuela creando la herética y disidente colaboracionista «Iglesia Católica Reformada», en Bolivia, junto a los intentos de dar forma a una nueva religión de Estado sincrética y panteísta con el culto a la Pachamama, se ha dado la conformación de una iglesia títere, una pseudo iglesia, llamada «Iglesia Católica Apostólica Renovada del Estado Plurinacional de Bolivia».


    Estando ya cerca su visita a Bolivia, ¿cuál es su postura respecto de estos temas que afectan al desarrollo de la Iglesia Católica en el Estado Plurinacional de Bolivia?


    Germán Mazuelo-Leytón, Oruro, Bolivia



    En nombre de todos ellos suplico del Romano Pontífice su católica bendición.


    Germán Mazuelo-Leytón


    Ocho seglares hispanoamericanos preguntan a Francisco | Adelante la Fe

  2. #742
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I


    ¡Santo Padre, basta de confundir!

    Una vez más…y van… Otra vez una intervención del papa Francisco es motivo de escándalo y confusión. El viernes 29 de mayo de 2015 en la Casa Santa Marta durante un encuentro con 20 niños gravemente enfermos –acompañados de sus padres y voluntarios– el papa intentó decirles “algo” sobre el dolor. Y nuevamente, como hace algunos meses atrás, cuando una niña filipina le preguntó sobre por qué Dios permite que incluso los inocentes sufran, el papa dijo esencialmente que “no hay respuesta” (Encuentro con los jóvenes en la Universidad de Santo Tomás, Manila, 18 de enero de 2015). En ese momento, en Filipinas, el papa, improvisando, dijo textualmente: “Ella hoy ha hecho la única pregunta que no tiene respuesta y no le alcanzaron las palabras y tuvo que decirlas con lágrimas”. Y en vez de responder uno de los interrogantes más acuciantes y profundos de la historia, se limitó a decir que “no tengamos miedo de llorar”.
    Por supuesto hay que ver cómo casi todos los medios del mundo titularon al día siguiente: “Una niña filipina dejó al papa sin respuesta”, “La pregunta de una niña filipina que el papa no supo responder”, redactados casi con la lógica conclusión de que, justamente, si un papa no puede responder esto, qué pretensión más estúpida es la de una religión, la católica, que en el pasado supo acreditarse como “experta en Humanidad” como la calificó alguna vez Paulo VI. Y para risa de los incrédulos, no faltaron por supuesto los papólatras francisquistas que, ciegos ante el escándalo de un papa que no sabe hablar sobre el dolor, no tuvieron mejor idea de decir que lo que había logrado la niña era inspirar al papa una “sublime teología del llanto” (¡la idiotez humana no tiene límites!).

    En el caso de la homilía en Santa Marta no es que no hubo algún tipo de declaración. Sí, por supuesto, algo se pretendió decir, pero si esta es la respuesta del papa católico, si esta es la respuesta de los cristianos frente al dolor, entonces nos merecemos toda las diatribas de los humanistas ateos que siempre nos han acusado de “vender humo”, de “dar opio” a la gente, de disolver los problemas “tirando la pelota al córner” (como decimos “futboleramente” cuando alguien quiere eludir el asunto). Frente al tema del dolor y el sufrimiento, y especialmente frente al sufrimiento de los niños, no basta hallar una mera solución retórica que satisfaga mi inteligencia. Es mi alma herida la que quiere ser confortada sin ser engañada, ser curada sin ser anestesiada.

    Y el papa comienza su intervención con una comparación cuanto menos confusa:

    Cuando en la catequesis nos han enseñado la Santísima Trinidad, nos han dicho que era un misterio: que sí, está el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, pero que comprenderlo todo no se podía. Es cierto, tenemos las pruebas de que es verdad, pero comprenderlo es otra cosa. Las pruebas las tenemos. También aquí, si miramos a Jesús, la Eucaristía, en aquel pedazo de pan está Jesús, es verdad. Pero ¿cómo así? No entendemos cómo puede…pero es verdad, es Él. Es un misterio, decimos. Es así, si hacemos algunas otras preguntas de la catequesis, no podemos explicar profundamente, pero tenemos las pruebas”.

    ¿Realmente tenemos las “pruebas” de la Santísima Trinidad? Esto es novedad, jamás lo había escuchado así. Si se refiere a las pruebas “de la fe” entonces no tiene sentido la comparación respecto al dolor porque también los católicos tenemos las “pruebas de la fe” para creer que el dolor tiene un sentido, incluso el dolor de los niños inocentes. Lo mismo para el caso de la transubstanciación eucarística (salvo que queramos incluir como pruebas “racionales” los milagros eucarísticos, pero sabemos que los milagros son motivos de credibilidad de nuestra fe y que son creídos como tales justamente en un contexto de fe. Que los milagros no reemplazan el acto de fe es algo evidente para cualquiera que haya experimentado la necedad de corazón del incrédulo. Por eso Cristo advierte que para algunos los milagros son inútiles: “Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán, ni aún cuando alguno resucite de entre los muertos”, Lc 16, 31). Por lo tanto, el papa comienza con una indebida comparación entre el misterio de la Santísima Trinidad y el misterio eucarístico (de los que tenemos “pruebas”, aunque no aclara cuáles) enfrentándolos al misterio del dolor (del que parece –y veremos que lo sugiere– que no tenemos “pruebas”). Respecto a la Santísima Trinidad el papa olvida distinguir (y por lo tanto confunde), como sí distingue santo Tomás de Aquino, que se puede probar racionalmente la existencia de Dios, incluso deducir sus atributos entitativos y algunos operativos a partir de la noción del “ipsum esse subsistens”, pero no podemos hablar con puras razones filosóficas del misterio de la Santísima Trinidad, y si intentamos hacerlo daremos pábulo a la “irrisión de los infieles”.

    “Es imposible llegar al conocimiento de la Trinidad de las Personas divinas por medio de la razón natural. (…) Luego mediante la razón natural puede conocerse de Dios lo que pertenece a la unidad de esencia, pero no lo referente a la distinción de personas. El que, pues, se empeña en demostrar la trinidad de personas por medio de la razón natural, atenta contra la fe de dos maneras. Primero, contra la dignidad de la misma fe, que tiene por objeto las cosas invisibles que exceden la capacidad de la razón humana… Segundo, contra el intento de atraer a otros a la fe, pues cuando alguien, para probar los dogmas, alega argumentos que no son demostrativos, la expone a la irrisión de los infieles, quienes se imaginan que nosotros nos apoyamos en semejantes razones y que en virtud de ellas creemos. Por consiguiente, no debe intentarse demostrar las verdades de fe más que por vía de autoridad, para con los que la acaten. Respecto a los otros, es suficiente probar que en el contenido de la fe nada hay que sea imposible…
    ”(S.Th. I, q. 3
    2, a.1 c).

    Después el papa continúa:

    Hay también una pregunta cuya explicación no se aprende en la catequesis. Es la pregunta que tantas veces me he hecho, y tantos de ustedes, tanta gente se la hace: ‘¿Por qué sufren los niños?’. Y no hay explicaciones. También esto es un misterio. Solo miro a Dios y pregunto: ‘¿Pero por qué?’. Y mirando la Cruz: ‘¿Por qué tu Hijo y ellos? ¿Por qué?’. Es el misterio de la Cruz. Tantas veces pienso en la Virgen, cuando le han dado el cuerpo muerto de su Hijo, todo herido, escupido, ensangrentado, sucio. ¿Y qué hizo la Madre? ‘¿Llévatelo?’. No, lo abrazó, lo acarició. También la Virgen no comprendía. Porque ella, en aquel momento, recordó aquello que el ángel le había dicho: ‘Será Rey, será grande, será profeta…’; y dentro de sí, seguramente, con aquel cuerpo así herido entre los brazos, con tanto sufrimiento antes de morir, dentro de sí seguramente habría tenido deseo de decirle al ángel: ‘¡Mentiroso! Fui engañada’. También ella no tenía respuesta.


    Como vemos, el papa no aprende ni siquiera de sus errores. Tropieza dos veces con la misma piedra. Esta expresión ya había causado escándalo. Pero vuelve a repetir la inaudita blasfemia contra la Virgen Santísima que ya había formulado en un sermón de Santa Marta en diciembre de 2013:
    “La Madre de Jesús ha sido el icono perfecto del silencio. Desde el anuncio de su excepcional maternidad hasta el Calvario. Pienso, ha observado el papa, en “cuántas veces se ha callado y cuántas veces no ha dicho lo que sentía para preservar el misterio de la relación con su Hijo”, hasta el silencio más crudo, “a los pies de la Cruz”:

    “El Evangelio no nos dice nada: si ha dicho una palabra o no… Era silenciosa, pero dentro de su corazón, ¡cuántas cosas le decía al Señor! ‘Tú, ese día –esto y aquello que hemos leído– me has dicho que sería grande; tú me has dicho que le darías el Trono de David, su padre, que reinaría para siempre y ahora ¡lo veo ahí [
    en la Cruz, ndr]!’. ¡La Virgen era humana! Y tal vez ella tenía el deseo de decir: ‘Mentiras! ¡He sido engañada!’: Juan Pablo II decía esto, al hablar de la Virgen en ese momento. Pero Ella, con el silencio, ha cubierto el misterio que no entendía y con este silencio ha dejado que este misterio pudiera crecer y florecer en la esperanza”.

    Solo basta repetir aquí lo que ya se ha dicho acertadamente en Panorama Católico Internacional cuando el papa se mandó esta burrada:
    La fe de la Santísima Virgen era perfecta, sus pasiones completamente ordenadas, sus emociones no pudieron haber sido afectadas por las sombras que afectan al resto de los mortales, inclusive a los más grandes santos antes de alcanzar la cima de las virtudes. Ella fue concebida, nació y vivió con la plenitud de gracia. Llena eres de Gracia. (No de gracias, sino de gracia). Plenitud absoluta de todas las virtudes. Altísima contemplación, inmutabilidad de sus pasiones, aún cuando el dolor, la tristeza, la desolación ante la Pasión y Muerte de Jesús hayan sido en ella tan arrasadores casi como en la adorable humanidad de su Hijo. Casi, por eso es Corredentora. Lo más alto que un ser humano podía alcanzar siendo solamente humano.

    La Santísima Virgen no pudo tener nunca una duda de fe ni una moción de rebeldía para con Dios.
    Esto lo define la dogmática mariana y lo explica la abundante teología tradicional sobre ella. (Panorama Católico Internacional, ¡Hay que ser bestia!, 23 de diciembre de 2013).

    Pero vamos a las afirmaciones papales de que “ella no comprendía” y “ella no tenía respuesta” que es el núcleo de lo que tenemos que decir frente a esta nueva intervención confusa, confundida y disolvente del predicador de Santa Marta.

    ¿Es que la Virgen no tenía ninguna luz sobre lo que le estaba pasando a su Hijo? ¿Es que no tenía idea alguna de que era Dios mismo ofreciéndose en holocausto y en expiación por los pecados de todos los hombres? ¿No sabía nada, a punto tal que lo único que se le puede ocurrir al papa es que la Virgen interiormente se sentía engañada, y encima calificando de “mentiroso” a un enviado directo de Dios? ¿Cómo hubiera podido el magisterio de los papas hablar de la “corredención de la Virgen” si simplemente hubiera sido una pobre madre como cualquier otra viendo a su hijo sin comprender siquiera por qué estaba recibiendo tan crudelísimo suplicio? ¿Dónde queda aquello de que la Virgen vivió y padeció en su corazón los dolores acerbísimos de la cruz? ¿Dónde aquello de san Pío X: “Y cuando fue para Jesús la hora suprema, se vio a la Virgen de pie junto a la cruz, horrorizada por el espectáculo; dichosa, sin embargo, porque «su Unigénito era ofrecido por la salvación del género humano, y además tanto padeció con él, que, si hubiera podido hubiera sufrido con más gusto Ella todos los tormentos que sufrió el Hijo»” (San Buenaventura I sent. D. 48, encíclica de san Pío X Ad diem illum, 2 de febrero de 1904). Evidentemente, el papa Francisco parece ignorar todo esto (si no es algo mucho peor).

    Hasta el pobre de Mel Gibson (con todas sus macanas personales a cuestas) lo vio con mucha más fe católica que el papa Francisco, al expresarlo de manera clarísima en su película “La Pasión del Cristo”, cuando muestra a la Virgen acompañando con sus miradas maternales el Vía Crucis de su Divino Hijo, y asintiendo con casi imperceptibles gestos a que continuara su camino a la Cruz para completar su misión (es notable cómo, en el film, cada vez que aparece Cristo en el suelo, luego de un cruce de miradas con su Santísima Madre, se levanta para continuar).

    Y siguen las confusiones de Francisco:
    ‘Pero Señor, ¿por qué? ¿Por qué los niños sufren? ¿Por qué este niño?


    El Señor no nos dirá palabras, pero sentiremos su mirada sobre nosotros y esto nos dará fuerza. No tengan miedo de preguntar, también de provocar al Señor. ‘¿Por qué?’. Quizá no llegará alguna explicación, pero su mirada de Padre te dará la fuerza para seguir adelante. (…) La única explicación que podrá darte será: ‘También mi Hijo sufrió’. Pero aquella es la explicación. La cosa más importante es la mirada. Y su fuerza está ahí: la mirada amorosa del Padre.


    ¿Es lo único que se le ocurre decir? ¿Nada sobre la naturaleza caída, sobre un mundo roto por el pecado, y cómo el Único Inocente cargó sobre sus espaldas todos los pecados del mundo? ¡¿2000 años de teología para que un Papa diga que lo único que se puede decir es que Cristo también sufrió?!

    Son este tipo de respuestas las que provocan “la irrisión de los infieles”. Frente al dolor del niño inocente no se puede, simplemente, decir que “no hay explicación”, pero que “la mirada del Padre te dará la fuerza para seguir adelante”. ¿Adelante hacia dónde? Como siempre, el papa nos deja en la estacada. No lo dice. Simplemente no lo dice.

    Pongámonos por un momento en la piel de un ateo, tratemos de entrar en la mente de esas personas que ven justamente al mal y al sufrimiento de los inocentes como el motivo principal para no creer en Dios, porque si un dios así existiera, donde no hay respuestas de ningún tipo para el problema del mal, estaríamos frente a una especie de Sádico cósmico que nos entretiene un rato cual ratas en su experimento de laboratorio. Escuchemos la respuesta que da Camus a la religión en la boca de uno de los protagonistas de su obra La Peste: No, Padre. Yo tengo otra idea del amor y estoy dispuesto a negarme hasta la muerte a amar esta creación donde los niños son torturados”. “Humanistas ateos” se llaman a sí mismos, “ateos” porque no creen en Dios, y “humanistas” porque pretenden defender al hombre de un dios que si así existiera (desentendiéndose del sufrimiento humano) evidentemente sería un dios malo.

    Pongámonos en el lugar de estos “humanistas”, lo que pueden llegar a opinar frente a este tipo de respuestas del papa. Sería bastante lógico que se preguntaran: ¿“Estos católicos pretenden creer que una persona histórica, Jesucristo, es LA clave de toda la historia humana, el alfa y la omega, y resulta que frente a la simple pero fundamental pregunta de una niña de 12 años, lo único que se le ocurre decir al representante principal de esa religión es que “no hay respuesta”? ¡Por favor!”.

    Seguramente lo único que logran este tipo de salidas (más que “salidas” parecen “huidas”) papales es confirmarlos en su ateísmo.

    Y estos ateos (y cualquier persona medianamente inteligente lo puede ver) se ven fortalecidos en su opinión de que la religión es el opio del pueblo cuando el papa reafirma una y otra vez que no tiene respuestas frente al dolor:
    “ ‘Pero él que es obispo –ustedes pueden hacer la pregunta–, que ha estudiado tanta teología, ¿no tiene nada más que decirnos?’. NO. [destacado mío] La Trinidad, la Eucaristía, la gracia de Dios, el sufrimiento de los niños son un misterio. Y se puede entrar en el misterio solamente si el Padre nos mira con amor. Yo de verdad no sé qué cosa decirles…”.

    ¿Por qué sufren los niños? Es un misterio. Se debe llamar a Dios como el niño llama a su papá y dice: ‘¿Por qué? ¿Por qué?’, reclamar la mirada de Dios, que la única cosa que nos dirá es: ‘Mira mi Hijo, también Él’.


    Y sigue insistiendo el Papa en que no hay respuestas:

    Les agradezco su ejemplo. No sé qué cosa más decir, de verdad, porque estas cosas me impresionan tanto. También yo no tengo respuesta. ‘Pero él es papa, ¡debe saber todo!’. No, sobre estas cosas no hay respuestas, solamente la mirada del Padre. Y después, ¿qué cosa hago yo? Rezo por ustedes, por estos niños, por aquel sentimiento de alegría, de dolor, todo mezclado, del cual ha hablado nuestro hermano
    [se refiere a la intervención de un padre de los niños enfermos]. Y el Señor sabe consolar este dolor en modo especial. Que dé Él la consolación justa a cada uno de ustedes, aquella que necesitan”.

    En realidad hay mucho por decir. No porque seamos genios ni nada por el estilo. No porque hayamos “resuelto” el problema del dolor. No porque no sea un misterio, ¡claro que sí lo es! Pero la Iglesia no se ha “sacado de encima” el problema del dolor diciendo “frasecitas hechas” que “suenan lindo”. Hay mucho más que “solamente la mirada del Padre” (por cierto, el papa Francisco jamás aclara a qué se refiere con eso de “la mirada del Padre”). Notemos que el papa está hablando no solo a niños sino que también hay adultos: están presentes sus padres y otras personas (y además el papa sabe con absoluta certeza que sus palabras serán reproducidas ad nauseam por todos los medios del mundo). Hay una cantidad de cosas que ha dicho la Iglesia durante siglos, algo que por cierto no parece saber o tener en cuenta el predicador de Santa Marta. Quizás, ante la cantidad de veces que deja de lado los discursos escritos y se lanza a la improvisación, cree (“humildemente” por supuesto) que cada una de sus intervenciones están inspiradas por el Espíritu Santo.

    Estoy seguro que a varios de los que han llegado hasta aquí les gustaría saber de qué manera me comporto al experimentar dolor, no cuando escribo artículos o doy charlas sobre ello.

    Pero hay que arriesgarse a hablar. Los católicos se han arriesgado a hablar (y también muchos han arriesgado hasta la vida al hacerlo a lo largo de la historia). Pretendemos decir algo sobre el sentido del sufrimiento, insisto, no porque tengamos resuelto el problema como si de un teorema matemático se tratase, sino porque la experiencia nos dice que la quintaesencia del sufrimiento es la falta de sentido en el dolor humano: sufre más profundamente el que no sabe por qué sufre. “Cuando un hombre tiene un porqué vivir, soporta cualquier cómo” (Nietzsche).
    Como señala ese gran filósofo católico, Robert Spaemann, la pregunta acerca del sentido del sufrimiento es la pregunta acerca de la experiencia de la falta de sentido, pues justamente en esa experiencia consiste el verdadero sufrimiento.

    Podríamos empezar, quizás, por el pecado original, que el papa, en esta intervención, nunca menciona. ¿Será acaso que comparte la visión de su hermano de la orden jesuita, el hereje modernista Teilhard de Chardin?:

    “El Pecado original, bajo la figura actual, contraría a cada instante la expansión de nuestra religión, corta las alas de nuestras esperanzas y nos lleva cada vez más inexorablemente hacia las sombras dominantes de la reparación y de la expiación… Si el dogma del pecado original nos ata y nos anemia se debe simplemente a que, en su expresión actual, representa una sobrevivencia de las vistas estáticas perimidas, en el seno de nuestro pensamiento, que se ha convertido en evolucionista. La idea de caída no es, en efecto, en el fondo, sino un ensayo de explicación del mal en un Universo fixista… de hecho y a despecho de las distinciones sutiles de la teología, el cristianismo se ha desarrollado bajo la impresión dominante de que todo el mal alrededor nuestro ha nacido de una falta inicial. Dogmáticamente vivimos en la atmósfera de un Universo en el que el principal negocio es reparar y expiar… Por todas especies de razones científicas, morales y religiosas la figuración clásica de la caída no es ya, para nosotros, sino un yugo y una afirmación verbal con la que no alimentamos nuestros espíritus y nuestros corazones” (“Cristología y evolución”).
    Por algo los modernistas siempre han odiado este misterioso dogma. Sin el pecado original, se cae de raíz todo el edificio de la dogmática católica, empezando por la Redención de Cristo y, si esto es así, queda mutilada, desde la base, cualquier reflexión que se quiera hacer sobre el sufrimiento humano que pretenda ir más allá de la racionalización pagana y atea. Sin la Revelación y la “condición humana caída” la visión sobre el hombre queda radicalmente incompleta y deformada, y, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, “ignorar que el hombre posee una naturaleza herida, inclinada al mal, da lugar a graves errores en el dominio de la educación, de la política, de la acción social y de las costumbres” (CIC, N°407).

    Pero volvamos a lo del sentido del sufrimiento. Si los niños enfermos de Santa Marta o la niña filipina de Malinas hubieran estado frente a un verdadero maestro de la fe (y no, por lo que parece, frente a un “humilde ignorante”), podrían haber escuchado algo sobre un cierto pecado en los comienzos del Tiempo, sobre cómo el pecado del hombre hizo entrar la muerte en el mundo, cómo el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, se rebeló contra él y provocó una ruptura de proporciones cósmicas en todos los órdenes, físicos y espirituales. Incluso hasta podrían haber escuchado que, como enseña el padre Giocchi, apóstol de los niños sufrientes, sus cuerpecitos enfermos e inocentes pueden llegar a salvar al mundo si sus dolores son ofrecidos en reparación por los pecados de los hombres. ¡Tantas cosas les podría haber dicho el papa! ¡Tantas maravillas de la fe les podría haber transmitido!

    La cuestión sobre el sentido del sufrimiento es específicamente bíblica. Presupone la fe en una ilimitada totalidad de sentido, la fe en que el universo en su conjunto descansa dentro de un contexto de sentido. Sólo desde ahí tiene sentido preguntar sobre el sentido del sufrimiento. Tal pregunta se plantea ante todo allí donde se cree en un Dios omnipotente y bueno, es decir, allí donde, por tanto, es posible preguntar: «¿cómo se armoniza ese hecho con la existencia de sufrimiento en el mundo?». (Spaemann).
    Y también podrían haber escuchado todo lo que está dicho y, especialmente, lo que se ha vivido desde siempre en la religión católica…: la aceptación cristiana del dolor (que no es mera resignación fatalista), el amor al dolor de los discípulos de Cristo (“el que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz de cada día y sígame”, Mt 16, 24), que el dolor nos hace más comprensivos, que la gente madura por el sufrimiento y, entonces, logra una profunda sabiduría e indulgencia para con el prójimo. Se podría hablar de la finalidad física del dolor, timbre de alarma de los peligros, fuente de alegrías (como cuando encontramos a un hijo extraviado), el dolor inspirador del arte (solo el sufrimiento puede lograr que una Comedia sea “divina”). O hablar de la finalidad moral del dolor: que expía nuestras culpas, que purifica y sana, redime, preserva, identifica el verdadero amor porque éste solo puede llegar a conocerse en medio de las pruebas más dolorosas. O hablar del valor social del dolor, que puede disipar la atmósfera envenenada de todo un pueblo con una tempestad purificadora. Y para el final, por qué no hablar de la finalidad religiosa del dolor, que es, en definitiva, el camino al Cielo (del cual, como vimos, tampoco el papa les habla a los niños enfermos), y de los grados de amor al sufrimiento cuyos ejemplos vivos y patentes se han dado en toda la historia cristiana por medio de la acción transformadora de la gracia divina: la de aquellos que no omiten ningún deber a pesar del dolor que producen, los de quienes aceptan con resignación las cruces que Dios permite o nos envía, los de quienes practican la mortificación voluntaria, los de quienes llegan a preferir el dolor al placer (no por masoquismos enfermizos sino por identificación con Cristo mismo), o los ejemplos de quienes llegaron a ofrecerse a Dios como “almas víctimas” como san Pío de Pietrelcina, cuya vida entregada en la identificación total de sus dolores con los de Cristo, no fue óbice para aliviar también los dolores físicos y espirituales de sus semejantes.

    Y si me apuran podemos enriquecernos con la Pedagogía del dolor inocente, esa reflexión asombrosa del padre don Carlo Gnocchi, uno de los más grandes apóstoles de la Caridad en el siglo XX, que dedicó su vida al auxilio espiritual primero, y físico después, de los niños sufrientes (cfr. Sánchez, Sebastián, Don Carlo Gnocchi, pedagogo del dolor inocente, revista Arbil).

    De todo esto y más todavía podría haber hablado el papa Francisco. Pero no, frente a la fundamental pregunta de una niña de 12 años, frente al testimonio provocador de niños inocentes enfermos gravemente, lo único que hay por parte del líder católico es…silencio y confusión. Silencio, confusión y…escándalo, porque si una religión tiene la pretensión de ser la única revelada por Dios (por lo tanto la única verdadera) y, frente a lo que ha sido por siglos desde siempre un espantoso enigma para el mundo pagano, su líder principal no puede decir nada, entonces esta religión “divina” debería ser considerada, lisa y llanamente, un gigantesco fraude.

    Por el contrario, lo mejor de la reflexión católica sobre el dolor nos recuerda que esta vida no es LA VIDA. Desde las Sagradas Escrituras, pasando por todos los santos y doctores de la Iglesia, esto está clarísimo. Todo hombre sabe que algo anda mal cuando está sufriendo. El dolor destroza la ilusión de que todo anda bien. Destroza la ilusión de que lo que tenemos, ya sea bueno o malo en sí mismo, es nuestro y suficiente para nosotros. Como señala brillantemente M. Schmaus, Teología dogmática, tomo 1, pág. 627):

    El hombre olvidadizo, amenazado continuamente por la tentación de enamorarse de sí mismo y del mundo, necesita esta revelación constante y recuerdo. El dolor es un profundo y oscuro misterio iluminado por la luz de un futuro glorioso. Nos impide que consideremos la Tierra como patria definitiva; mantiene viva en nosotros la inquietud y comunica dinamismo a nuestra alma. El dolor es un testimonio de la finitud del mundo y en pro de la infinitud de Dios, hacia el cual estamos siempre en camino, lo sepamos o lo ignoremos. El dolor nos saca fuera de nuestra sujeción al mundo, de nuestro egocentrismo, de nuestro autoenamoramiento. El dolor hace brotar valores que de otro modo quedarían siempre en un estado de penumbra. Descubre profundidades psíquicas que de otro modo quedarían siempre ocultas.


    Es cierto que, como señala el papa Juan Pablo II en la Salvifici doloris (26), Cristo no responde directamente ni en abstracto a esta pregunta humana sobre el sentido del sufrimiento. Como señala Claudel, Cristo no vino a explicarnos el dolor. Contrariamente a las expectativas puramente humanas (“Pues mis pensamientos no son vuestros pensamientos y vuestros caminos no son mis caminos, dice Yavhé”, Is 55, 8) no vino a destruir la Cruz sino a extenderse sobre ella. Pero esa misma Cruz es un gigantesco faro que nos ilumina en tema tan oscuro. No destruyó el dolor sino que vino a transformarlo. Y como escribí en otra parte, yo, vaso de barro, soy testigo de ello…

    13 de enero de 2004. Martes. Ocho de la noche. Estoy doblado sobre mis rodillas porque me acabo de desplomar en mi cuarto por el dolor. Estoy al pie de la cama. Las manos aprietan mi estómago. Mi boca se abre en un grito silencioso porque no sale ningún sonido. Me falta el aire. Me ahogo. Mi corazón arde como si tuviera clavado un dardo de fuego. Acabo de recibir la noticia más terrible que un padre puede escuchar. Las palabras se atropellan en mi mente: “Hubo un accidente…”, “un pozo…”, “¡venite ya!…”.
    Mi hijo de 15 años acaba de morir en el campo de sus abuelos, aplastado por un bloque inmenso de hormigón.

    Todavía no hay lágrimas en mi rostro, aún no, ya habrá tiempo para eso. Levanto la cabeza y mi mirada se clava en el cuadro de la crucifixión que está en el centro de la pared. Lo observo detenidamente. Me fijo en cada detalle: los rostros, los gestos… Lo miro de una manera como nunca antes. Y, de repente, una gracia, un don… Ahora entiendo… por fin entiendo…

    Frente a las posturas ateas y agnósticas, y concretamente, frente a todos los dolores de toda la historia, Dios no sólo no ha permanecido indiferente sino que ha respondido. ¡Y cómo! Y lo ha hecho de la manera más inaudita: enviando a su propio Hijo a “hacerse cargo”.

    Si me preguntaran si creo en la existencia de Dios, creo que ahora no diría que “creo”. Supongo que sería más sincero decir que simplemente “lo sé”. Curioso, ¿no? Porque esto lo descubrí gracias a la muerte de mi hijo.

    Pero esto es algo íntimo y personal. Un don, la gracia de vivirlo y experimentarlo. Un dolor terrible que nos ha transformado a todos y a cada uno. Un dolor que incluso ha sido transformador y vivificante para otros. Ya veremos cuando el dolor físico me invada personalmente. Ya veremos. También ahí necesitaré de la gracia de Dios para aceptarlo y vivirlo…como Dios manda. Pero mientras tanto, nos arriesgamos a hablar, nos arriesgamos a decir algo que ayude a los demás a mirar con otros ojos, con los ojos de la fe católica, el sufrimiento, para decirles que “no existen las casualidades”, la “suerte”, que si hay un Dios providente y amoroso, no existe el absurdo y el sinsentido del dolor.

    Spaemann cuenta que lo que le causaba la impresión más honda cuando estaba en el santuario de Lourdes no eran las curaciones (él fue testigo de alguna), totalmente incomprensibles para la medicina. Lo que más lo impresionaba eran los enfermos que se iban de Lourdes sin haber sido curados. Se hubiera podido suponer que estarían llenos de la más profunda desesperación. Por el contrario, señala Spaemann, el mayor milagro de Lourdes es la serenidad de los que la abandonan sin ser curados. Y reflexiona el filósofo alemán: “¿Cómo puede suceder eso? Tal realidad está relacionada con el hecho de que para ellos la curación milagrosa de alguno les hace entender que el sufrimiento que padecen no es un fatal destino. Si Dios puede curarme, debe tener un motivo para no hacerlo. Un motivo, es decir, ¡un sentido¡ y el sentido consuela” (R. Spaemann, El sentido del sufrimiento. Distintas actitudes ante el dolor humano).

    Además, los enfermos de Lourdes saben positivamente que el dolor que sufren no tiene la última palabra. Desde el Domingo de Resurrección, los cristianos saben que la muerte no es lo último. Y para los enfermos de Lourdes que no han sido curados, pero han sido testigos directos de curaciones milagrosas, la fe y la esperanza se han fortalecido aún más.

    “[La frase] sentido del sufrimiento –
    escribe Spaemann– solo puede significar la integración del sufrimiento en un contexto absoluto, donde al final ya no sea sufrimiento. Es como en el caso del hambre, que solo tiene pleno sentido en cuanto que impulsa a comer y se ha comido. Del mismo modo, la historia de Job tiene como final natural que se le devuelva todo; si esa historia no hubiese acabado así, todo el discurso no hubiese sido sino puras palabras”.

    La fe católica es fe en la verdadera supresión del sufrimiento. El dolor que se ha sufrido, de manera contraria al pecado, no es un motivo de tristeza sino de alivio cuando se considera retrospectivamente. Cualquiera puede entristecerse, aunque las cosas vayan bien, por el dolor que haya causado a alguien. Pero nadie se entristece porque haya padecido dolor, si ese dolor ya no se padece. El sufrimiento aparentemente total solo alcanza a tener sentido cuando ha sido ya relativizado por una más total alegría.

    Spaemann dice que fuera de la perspectiva cristiana no se puede hablar del sentido del sufrimiento. Afuera de eso solo existe la “ oscura lucidez” del sinsentido y el absurdo.

    Por eso san Pablo advertía que si Cristo no hubiera resucitado no solo hubiera sido vana nuestra fe sino que hubiéramos sido los más desgraciados de todos los hombres (porque sin duda habría más desgracia en cuanto buscadores de la verdad en un hombre que creyera en “la mentira más grande la historia”, como calificó Nietszche al cristianismo, que en aquel ateo o incrédulo que simplemente aceptara el absurdo del sufrimiento). El sufrimiento solo puede tener sentido si es relativo, y solo es relativo si todos los sufrimientos pueden ser suprimidos. Y la respuesta real a eso solo se encuentra en el cristianismo. Cristo, con su resurrección, ha demostrado que esa supresión será total y real.

    “¡He aquí la morada de Dios entre los hombres El habitará con ellos y ellos serán sus pueblos, y Dios mismo estará con ellos, y les enjugará toda lágrima de sus ojos y la muerte no existirá más, no habrá más lamentación, ni dolor, porque las cosas primeras pasaron. Y Aquel que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí, Yo hago todo nuevo”
    (Ap 21, 3-5).

    No despreciemos la reflexión sobre el dolor y el sufrimiento de tantos santos y doctores de la Iglesia. Somos, como tantas veces se ha dicho, “enanos subidos a los hombros de gigantes”. Sería bueno que el papa Francisco lo recordara y confiara un poco más en la sabiduría católica de siglos y mucho menos en sus “iluminadas” improvisaciones.

    Augusto del Río

    ¡Santo Padre, basta de confundir! | Adelante la Fe

  3. #743
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    UN DESECHO, UN PURO DESPERDICIO


    En atención al futuro de las especies, no menos que en implícita alusión a las cualidades de hombres como Bergoglio y su escriba el «Tucho» Fernández -ambos de suceso inexplicable si hubiese que juzgar por sus talentos-, la nueva encíclica podría ir encabezada por este acápite genial de Gómez Dávila: se avecinan las épocas en que sólo podrá sobrevivir lo que repta. Rastrero el destino de una humanidad globalizada a golpe de consigna, disciplinada bajo la capa de plomo de axiomas engañosos, sin ya el menor adarme ascensional, sin alguna dilección celeste; rastrera la comandancia del ínfimo entre los parvenus, coronado tras décadas de paciente selección inversa.

    Unas pocas consideraciones al vuelo -relativas apenas a lo que podría llamarse "rasgos de estilo"- ya que la administración de este espacio nos obliga ingratamente a detenernos siquiera un rato en unas páginas que no son para leídas ni que sea bajo amenaza de fusta. Primero: la profusión de obviedades, como en aquel nº 22 que incorpora al magisterio la lección de ciencias naturales de tercer grado: «las plantas sintetizan sustancias nutritivas que alimentan a los herbívoros; éstos, a su vez, alimentan a los carnívoros, que aportan importantes cantidades de desechos orgánicos, los cuales dan lugar a una nueva generación de vegetales». Una risueña selección de obviedades de este tipo, con sus merecidos cáusticos comentos, puede leerse en The Wanderer. Segundo: los imprevistos saltos de tono, como cuando después de describir con el más parsimonioso recurso a los lugares comunes los problemas de los países subdesarrollados al momento de afrontar las catástrofes telúricas y la deuda externa, prorrumpe en románticas expresiones del tipo de «estas situaciones provocan los gemidos de la hermana tierra» (53). Tercero: la fumosa impronta panteísta, como en pasajes (67) como aquel en el que, en referencia al libro del Génesis, se recuerda el mandato de «cultivar y custodiar» el jardín del mundo. «Esto implica una relación de reciprocidad responsable entre ser humano y naturaleza», sic, como si la naturaleza, así, en general, estuviese dotada de espíritu como el hombre -único éste entre los seres, en rigor, dotado de responsabilidad. Todo el texto, pese a las inevitables concesiones a la dignidad peculiar del hombre, rezuma este vaho panteísta que hace del hombre un ser más entre los seres. Cuarto: el altruísmo inmanentista, como cuando, al tratar del episodio de Caín y Abel y el primer homicidio, concluye: «soslayar el deber de mantener una relación correcta con el prójimo, hacia el cual tengo el deber del cuidado y la custodia, destruye mi relación interior con mí mismo, con los demás, con Dios y con la tierra» (70). Como se ve, Dios aparece en tercer lugar, recién después de mí mismo y el prójimo y apenas antes de la tierra, lo que podría justificar una reversión del orden del doble mandato, ahora a enunciarse así: «amarás al prójimo como a ti mismo y al Señor tu Dios con todas tus fuerzas». Por lo demás y en estricto rigor, consta que el desorden de Caín comenzó por su desordenada relación con Dios, a quien le ofreció un sacrificio no acepto.

    Esto, sin el menor ánimo de rebasar más que una tercera parte del indigesto: sin dudas lo siguiente debe abundar en no más gratos hallazgos. Hemos leído al pasar, en otras reseñas, que pese a las justificadas y a menudo también obvias críticas al modelo de producción capitalista, la encíclica señala que el derecho natural a la propiedad privada (que la Iglesia siempre sostuvo como inviolable y como garantía de la dignidad del hombre) debe subordinarse a la "función social" y a los "derechos de los desposeídos", lo que implica la eventualidad de tener que negar este derecho. Ya sabemos a cuántos siniestros despojos y a cuánta granjería de burócratas condujo la impostura marxista para que nos vengan con este cuento. También se ha notado el aparente contrasentido en deplorar las políticas antinatalistas impuestas a los países pobres con el tributo implícito a Jeffrey Sachs, neo-malthusiano de cabecera de Francisco y apóstol de la llamada "salud reproductiva" y del derecho al aborto, e impulsor de la indemostrable hipótesis de la causalidad humana en el presunto «cambio climático» (hipótesis que anima de punta a punta al documento). Bien han recordado en Infocaótica que «el Magisterio no tiene competencia en los aspectos estrictamente científicos y técnicos» porque «ni la Iglesia, ni ciencia alguna, puede aportar la solución definitiva de un problema cuyos datos se renuevan constantemente». Resulta por lo menos paradójico que a la Iglesia se le haya endilgado el cargo de haberse supuestamente inmiscuido en discusiones científicas durante el proceso a Galileo (proceso que, en realidad, no versó sobre la teoría heliocéntrica) y que ahora se la inste a tomar parte en las disputas sobre esta materia. Capítulo aparte, en punto a contrasentidos, merece el impulso a una llamada "ecología integral" en la que quepa la continuidad de las migraciones masivas, según consta habitualmente en el demagógico discurso de Francisco.

    Horroriza el ver citados como autoridades a Teillard de Chardin y a la «Carta de la Tierra», no menos que aquel parágrafo 175, en el que se repite una escabrosa iniciativa común al menos a varios de los pontificados post-conciliares: «el siglo XXI, mientras mantiene un sistema de gobernanza propio de épocas pasadas, es escenario de un debilitamiento de poder de los Estados nacionales, sobre todo porque la dimensión económico-financiera, de características transnacionales, tiende a predominar sobre la política. (…) Como afirmaba Benedicto XVI en la línea ya desarrollada por la doctrina social de la Iglesia, "para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios consiguientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial, como fue ya esbozada por mi Predecesor, Juan XXIII" (subrayado en el original)». Habida cuenta de que no estamos ya en tiempos del Sacro Imperio, ¿de qué signo puede llegar a ser esa mentada «Autoridad» añorada por los últimos pontífices? (Un detallado comentario a este deseo puede leerse en el capítulo 13 del Apocalipsis.)

    Ahora falta esperar la apoyatura cinematográfica de la imagen del Papa eco-paladín, la pantomima del justiciero orbital opuesto a los intereses más desorbitados, los mismos que se esmeran en dorarlo. Por lo pronto ya circula el anticipo, tan ridículo como el sujeto homenajeado:








    Hace unos meses publicamos una entrada anticipando lo que Francisco omitirá decir en su encíclica. No era arriesgada la predicción, se entiende, que el rey está desnudo desde su primera aparición pública, pero allí -entre otras omisiones cantadas- se recordaba la necesidad de recuperar el concepto clásico de naturaleza, entendida no sólo unívocamente como el «conjunto de todos los seres creados» sino también como «esencia en tanto principio de la actividad», lo que implica reconocer las leyes inherentes a lo real -incluidas las leyes morales, que signan como contrarias a la naturaleza a las aberraciones sexuales, tan sistemáticamente soslayadas por Bergoglio. La difusión de Laudato sii confirmó las peores expectativas a este respecto.

    En la primera encíclica de la historia no dirigida, según es uso, «a los obispos, el clero, los religiosos y fieles en general» sino más genéricamente «a todas las personas de buena voluntad», aquel mismo que detenta el cargo de Sumo Pontífice llega a preguntarse: «¿por qué incluir en este documento [...] un capítulo referido a las convicciones de fe?» (62). Apaga y vámonos, que esto ya es el mundo al revés, y la principal entre las especies en extinción es la fe misma.

    La «cultura del descarte», frecuentemente censurada en el texto, resulta el sustrato mismo de una encíclica -como era previsible- descartable.Un desecho, un detritus al que no le cabe ni siquiera el mezquino honor del reciclado.


    In exspectatione

  4. #744
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿EL CÁNTICO DE LAS CRIATURAS O EL CÁNTICO DE LAS IMPOSTURAS?

    La situación de la Iglesia es dramática, con una Europa que abandona en masa la fe y la otra mitad de planeta persiguiendo o masacrando cristianos. Ante este panorama, ¿qué hace el papa Bergoglio? ¿Publica una encíclica sobre la presencia de los cristianos en el mundo, su difícil situación y la libertad de conciencia? No. Publica una encíclica ecológica sobre la clasificación de residuos y la limpieza de los ríos.

    Recuerda a la hilarante escena de Johnny Stecchino, en la que un automovilista de Palermo explica a Benigni cual es en realidad la grave y trágica plaga que afecta a la ciudad: “¡El tráfico!”.


    GUSANOS Y CRISTIANOS

    Resulta conmovedor ver a qué extremos de precisión llega el papa argentino en el mencionado documento preocupándose por la supervivencia de “las algas, los gusanos, los insectos, los reptiles”, especies que “suelen pasar desapercibidas” (nº 34). Por el contrario, a la incierta supervivencia de los cristianos perseguidos, torturados y deportados no se les dedica encíclica alguna. Son masacrados sin que nadie alce la voz para defenderlos.


    ¿Cómo se sentirán todos aquellos cristianos de Iraq, Pakistán, Corea del Norte, China o Nigeria que por no renegar de su fe han perdido su casa y su trabajo, han visto morir a seres queridos o han sido objeto de violación, tortura, crucifixión, decapitación o deportación, al leer la preocupación del Sumo Pontífice por la suerte que corren los gusanos y los reptiles?


    Sabe Dios cómo se sentirán los cristianos que han tenido que huir de su pueblo y viven en campamentos de refugiados al leer que el Papa dedica su encíclica a las especies animales que, por los nuevos cultivos y los embalses “no pueden migrar ni desplazarse libremente”. Menos mal que tenemos un papa que se ocupa de esos animalitos y propone “la creación de corredores biológicos” para que esas especies puedan migrar con toda libertad.


    ¿Se ha ocupado alguna vez el Vaticano de Bergoglio de defender a las poblaciones cristianas amenazadas de exterminio? ¿O a los cristianos que desde hace años se pudren en cárceles por su fe?


    Por ejemplo, Asia Bibi, la pobre madre paquistaní que lleva seis años recluida en una celda sucia y oscura con una condena a muerte sobre sus espaldas por el simple hecho de ser cristiana. En ningún momento ha hecho el papa Bergoglio la menor declaración a favor de ella solicitando su liberación, o por lo menos para pedir oraciones por ella.


    EL VERDADERO SAN FRANCISCO



    Esta larguísima encíclica (recordemos que el propio Bergoglio había criticado los extensos documentos episcopales) es una recopilación de los más triviales lugares comunes ecocatastrofistas.


    Ennoblece las tesis ambientalistas más discutibles desde el punto de vista científico, como el origen humano del calentamiento global. Al consagrar estas tesis, la encíclica corre el riesgo de repetir el error del caso Galileo, es decir, de otorgar autoridad teológica a lo que no es más que una hipótesis científica, y muy dudosa.


    Podría resultar más bien un “Cántico de las imposturas” que un “Cántico de las Criaturas".


    Si esa es la idea, ¿para qué reducir al pobre San Francisco de Asís a un monigote ecologista? Está demostrado que es de todo punto absurdo imaginar a un ecologista en el siglo XII, cuando el hombre carecía de la capacidad tecnológica que posee hoy y la naturaleza le imponía unas condiciones de vida sumamente rigurosas.


    El Cántico de las criaturas que escribió S. Francisco es un himno bíblico que hace paráfrasis de los salmos para alabar a Dios y proclamar la bondad de la creación en una época en que los cátaros, haciéndose eco de las doctrinas gnósticas, consideraban malo todo lo creado.

    En el himno de San Francisco, el bien supremo no es la protección del medio ambiente, sino la salvación eterna de las almas. Hasta tal punto es así que concluye advirtiendo del peligro de morir en pecado mortal porque conduce al suplicio sin fin del infierno (“Ay de aquellos que mueran en pecado mortal. Bienaventurados aquellos a los que [la muerta] encontrará en tu santísima voluntad, porque la muerte segunda no les hará mal”).

    Por el contrario, en el bergoglismo no hay lugar para el pecado original, el pecado mortal, el purgatorio o el infierno, cuando la doctrina católica afirma que la salvación de las almas es la suprema ley de la Iglesia. Lo único que importa.


    UNA SOLA ALMA



    Digo más: a los ojos de Dios, la salvación de una sola alma es más valiosa que todo el universo natural (con perdón de los Verdes). Lo dice también Santo Tomás de Aquino: “El bien sobrenatural de uno solo es superior al bien natural de todo el universo” (Summa TheologiaeI-II, q.113 a.9 ad 2).


    Y el otro maestro supremo, San Agustín de Hipona, escribe: “La justificación del impío es una obra más grande que la creación del cielo y de la tierra, porque el cielo y la tierra pasarán, pero la salvación y justificación de los elegidos no pasará jamás” (In Evang. Johan., 72,3).

    ¿En qué se funda esta doctrina? En el Evangelio mismo, donde Jesús dice precisamente: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt. 24,35).


    Refiriéndose a la actitud de Cristo para con los seres humanos, los Evangelios dicen con frecuencia: “Tuvo compasión”. Este pesar íntimo por todos los seres humanos que le brotaba del fondo del corazón a Jesús revela la concepción de la realidad que caracteriza al Salvador.

    Puede definirse así: para Él, “el mundo entero no vale tanto como la más minúscula persona” (Luigi Giussani, All’origine della pretesa cristiana). Ciertamente Dios ha venido a morir por cada uno de los hombres, y de una muerte ignominiosa. A los ojos de Él, un insignificante y desconocido ser humano vale la muerte de cruz de su único Hijo.


    Al fin y al cabo, ya en el Génesis el Creador otorga al hombre la realeza sobre el universo. Es sabido que para los modernos conceptos ecologistas este decreto sagrado es insoportable, porque invierten la jerarquía bíblica de valores colocando al hombre en el mismo plano que las otras especies vivientes. O peor aún, hay quienes consideran al hombre como el cáncer del planeta.


    ¿LA DEGRADACIÓN DEL HOMBRE?



    Hasta ahora, la Iglesia se oponía a esta ideología verde. Pero en la encíclica bergogliana hay un pasaje que deja perplejo. No sólo porque cita como autoridad a Teilhard de Chardin, sino porque llega a afirmar: “El fin último de las demás criaturas no somos nosotros” (nº 83).

    Sin embargo, este concepto es todo lo contrario de lo que afirma el Concilio Vaticano II. La Constitución Gaudium et spes de hecho declara: “Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos” (nº 12).


    Por su parte, el Catecismo dice: “Dios creó todo para el hombre, pero el hombre fue creado para amar y servir a Dios y para ofrecerle toda la creación” (nº 358).


    El Catecismo cita a San Juan Crisóstomo: “¿Cuál es, pues, el ser que va a venir a la existencia rodeado de semejante consideración? Es el hombre, grande y admirable figura viviente, más precioso a los ojos de Dios que la creación entera; es el hombre, para él existen el cielo y la tierra, el mar y la totalidad de la creación, y Dios ha dado tanta importancia a su salvación que no ha perdonado a su único Hijo por él. Porque Dios no ha cesado de hacer todo lo posible para que el hombre subiera hasta Él y se sentara a su derecha” (Sermones in Genesim, 2, 1: PG 54, 587-588).

    Con esta encíclica, el papa Bergoglio corre el riesgo de dar una terrible señal de rendición a la agenda de Obama, a la del pensamiento dominante que tiene una clara connotación neopagana, anticristiana y antihumana.


    No sé si Bergoglio se da cuenta de la confusión a la que está llevando a la Iglesia (y no sólo con el Sínodo). La verdad es que en las últimas semanas ha habido muy buenas intervenciones del Papa sobre temas como la familia, el hombre y la mujer y la colonización imperialista de la ideología de género.


    Habrían sido unas consideraciones perfectas para esta encíclica en la línea de la "ecología humana" de Benedicto XVI. Desgraciadamente, ha tomado otro camino. Esperemos que sea una moda pasajera.



    Antonio Socci



    Tomado de “Libero”, 17 de junio de 2015


    Cantico di frate sole o Cantico di frate sòla ? - Lo StranieroLo Straniero

  5. #745
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Como siempre, Fray Gerundio da en el clavo:





    Enfriamiento Global


    Si no fuera porque ya me conozco el paño, me resultaría raro que el Papa ande preocupado por el calentamiento global del planeta, mientras se está produciendo un enfriamiento global en el mundo católico. Y además, de proporciones siderales. Supongo que esto último debería ser lo que más le quitara el sueño, en vez de andar obsesionado con las ballenas o con los agujeros de ozono. Mucho me temo que si aplicamos lo que dijo el Señor de que por sus frutos los conoceréis, se ven aquí unos frutos bastante alejados de lo que debería ser su principal preocupación: la salvación de las almas y confirmar en la fe a los católicos, que es al fin y al cabo lo que Dios le ha encomendado.
    Me parece que le pasa al Papa lo que le ocurre a esos que abandonan sus obligaciones más elementales para dedicarse a pequeñas o grandes aficiones. Como esos padres de familia que no hacen mucho caso de sus hijos, pero están trabajando de voluntarios para ayudar a los niños del Nepal, pongo por caso; y regresan a la casa a última hora de la noche, sin poder estar un rato con los niños, porque había mucho trabajo en la ONG de turno. O esas esposas que no cocinan nunca en la casa porque les da pereza, pero se apuntan al curso de cocina de la asociación de amas de casa del barrio. O esos párrocos que nunca visitan a sus enfermos porque tienen mucho trabajo o no dan catequesis porque están muy liados con las actividades culturales de la parroquia. Se podrían poner muchos ejemplos de estas actitudes que en castellano reciben el calificativo de irresponsabilidades, pero que requieren un apelativo mucho más fuerte cuanto mayor es el cargo. Si esto le sucede a un Sumo Pontífice, la gravedad es espantosa.


    He de reconocer que no tengo fuerzas ni humor para leerme entera la Laudato, pero basta con acercarse a ella en alguno de los resúmenes que se nos ofrecen. Me ha gustado el de Sandro Magister por una doble razón: porque está bien hecho, y porque ahora mismo es el nuevo misericordieado de la Santa Sede, sobre el que se ha construido ya el cadalso para su ejecución, como en las viejas películas del Oeste. Otro caso más de Guillotinas Fulminantes.


    Por otra parte, resulta muy divertido saber que tiene uno entre las manos una encíclica del Papa, en la que se habla del aire acondicionado, del huerto en la casa, de apagar la luz, de dar las gracias y de embellecer una fuente. Qué hermoso. No se pierdan lo que dice sobre el elogio del domingo, equiparado al sábado judío: día de la sanación de las relaciones del ser humano con Dios, consigo mismo, con los demás y con el mundo. He de reconocer que en mis años de monje no he escuchado nunca una interpretación tan masónica del Día del Señor. Si esto es así, creo que se puede dejar de ir a Misa (como de hecho ya hacen la mayoría de los cristianos). Bastaría con darle un abrazo al vecino, saludar al repartidor de periódicos, sonreir a la churrera y quemar una varita de incienso mirando al Sol Naciente con un taparrabos indigenista.


    Creo que esta pseudo-encíclica es un vertido tóxico y hay que evitar el contagio que transmite. Este reciente y disparatado engendro, supone un nuevo derrumbamiento de algo tan tradicional y clásico como eran hasta ahora las encíclicas papales. A partir de ahora, como ha ocurrido con tantas otras cosas, las encíclicas podrán tratar sobre cualquier tema. El Papa podrá exhortar a los católicos (y a todos los hombres de buena voluntad, que no se me olvide), sobre el cultivo del melón caucásico, el cuidado de la foca bigotuda septentrional o la necesidad de la aplicación de la economía paleolítica al mundo actual. Total, da lo mismo. Otra institución pontificia destruída. Ya nunca se podrá citar una encíclica como algo perteneciente al Magisterio Pontificio, tras este Papa tan magistralmente anti-magisterial. Como las canonizaciones, desde ahora las encíclicas irán ya al cubo de la basura (reciclada, por supuesto).


    Creo que la misión del Vicario de Cristo en la Tierra (perdón, en la Madre Tierra), es la de predicar y dar testimonio del Evangelio de Jesucristo.
    Nunca la de enredarse en cuestiones humanas por muy importantes que puedan parecer. Y menos todavía si son cuestiones que están en entredicho por parte de la comunidad científica. Pero es que además de eso, me parece muy grave que sus preocupaciones magisteriales y educadoras de sus ovejas vayan por estos caminos. Con la que está cayendo en este momento.


    Preocuparse de la extinción de ciertos animales, mientras están extinguiendo cristianos como animales en Oriente Medio, denunciadas con la boca pequeña y con muy poca energía, me parece como poco una hipocresía descomunal (de esa de sepulcros blanqueados).


    Andar preocupado por las especies marinas y oceánicas, mientras se manosea, se pisotea, se cometen sacrilegios sin número con las especies sacramentales (valga la analogía) es -como poco-, de una gravedad inconmensurable.


    Dar la alarma porque no se cuida todo lo que el Creador nos ha dado, mientras se permite la sistemática destrucción de la Revelación y la Tradición -que constituye el depósito que Jesucristo nos ha transmitido-, es una tomadura de pelo. Es muy curioso que se hable de la conservación de la Creación, mientras se olvida, se desprecia y se deja de lado la conservación de la Redención. Ustedes me entenderán, a poco que piensen.


    Menos mal que ya quedó todo escrito para nuestra enseñanza. En el Evangelio está todo claramente explicado. Estas “doctrinas” pontificias son cosas humanas. Decía San Juan en su primera carta que ellos son del mundo y por eso hablan del mundo. Y se dirigen a todos (y todas), para cuidar la casa común, cuando hay un lío descomunal en la Iglesia común, fomentado desde allá arriba.


    San Pedro, el primer Papa, se empeñó en zascandilear con los judíos para que le aprobaran su actitud y chalaneaba con ellos en ambigüedades notorias. Menos mal que estaba San Pablo por allí y le puso en su sitio: Tú eres como los demás. No te es lícito decir una cosa cuando estás con los judíos y otra cuando estás con los cristianos. Y el mismo Señor, nada más nombrarlo Vicario y Piedra, le tuvo que llamar al orden porque quería barrer de un plumazo la Pasión de Cristo:Apártate de mi, Satanás, porque tú piensas como los hombres y NO como Dios. Menos mal que San Pedro comprendió el disparate y aceptó la recriminación. Pudo hacerlo porque no estaba esperando que le concedieran el Premio Nobel de la Paz, o el Gran Delantal del Sumo Hacedor, o el Toisón de Oro de la ONU, o la Mención Honorífica de la Nueva Era.


    A mí no me la pegan. Lo realmente importante no es el calentamiento global del planeta (suponiendo que lo hubiera), sino el enfriamiento global del catolicismo. Con razón dijo el Señor que en los últimos tiempos se enfriará la caridad de muchos. Y parece que no estaba muy seguro de encontrar fe sobre la tierra cuando viniera de nuevo en gloria y majestad. A este paso, va a ser que sí…..


    Fray Gerundio


    Enfriamiento Global | Adelante la Fe

  6. #746
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Levavi oculos meos in montes...




    Como no podía ser de otra manera, la mayor parte de las personas sensatas han tenido una buena dosis de carcajadas con la encíclica Sanata si. Basta ver los comentarios que aparecieron en blogs de todas las lenguas. Hasta los americanos hicieron un divertidísimo video para promocionar el documento pontificio que contiene revelaciones tan profundas como que el agua es fundamental para la vida y que las barreras de coral están repletas de biodiversidad.

    Si vemos la parte positiva, se trata de un documento que pone seriamente en cuestión al remanido concepto de "Magisterio" y, además, sepulta con una lápida de difícil remoción a la no menos manida Doctrina Social de la Iglesia. En efecto, el documento pontificio se abre diciendo que espera que el mismo entre a formar parte de la DSI. Es imposible sostener que un panfleto socialdemócrata compuesto por capas geológicas de lugares comunes y obviedades distribuidas en doscientas páginas y que nada tienen que ver con la función magisterial de la Iglesia, forme parte de su doctrina.

    Sin embargo, hay una cuestión mucho más grave que pocos han notado y que, si bien como corriente subterránea recorría todo el pontificado de Francisco, ahora se ha patentizado en un documento oficial.

    Son por todos conocidas las correrías del cardenal Bergoglio durante su ejercicio como arzobispo de Buenos Aires, en el que se ponía él mismo y la Iglesia Católica, en pie de igualdad con las otras religiones. Han circulado profusamente por la web fotografías en las que aparece encendiendo junto a un grupo de rabinos la menorá o recibiendo de rodillas la "bendición" de pastores pentecostales. Y sus programas radiales y televisivos, además de libros y artículos, escritos con judíos de todos lo pelajes y protestantes de todos los matices, son más que abundantes e ilustrativos de la situación. Para Bergoglio, el cristianismo y la Iglesia católica, son una tradición religiosa más de entre todas las que pueblan el planeta.

    Y las cosas no cambiaron cuando fue elegido Sucesor de Pedro. Pocos meses después de su elevación, decía en Brasil que “es fundamental la contribución de las grandes tradiciones religiosas, que desempeñan un papel fecundo de fermento en la vida social y de animación de la democracia. La convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado, que, sin asumir como propia ninguna posición confesional, respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad, favoreciendo sus expresiones concretas". La visión del Romano Pontífice es clara: la sociedad debe estar gobernada por un Estado neutro en materia religiosa que permita el desarrollo de todas las religiones pues ese es el modo de fecundar el tejido social.

    Más allá de que esto es un cambio brutal en las enseñanzas de la Iglesia -y después me vienen a hablar de Magisterio...- corresponde preguntarse qué es lo que pasa por la cabeza de este hombre. Si él es el jefe máximo y absoluto de la religión más importante en término políticos, ¿en qué lugar se autoubica dentro de esa maraña de "tradiciones religiosas" a las que hace referencia en sus discursos? La pregunta no es difícil de responder: él es quien asume el liderazgo religioso de todas esas tradiciones y el referente planetario de las fuerzas morales que aportan las religiones a las sociedades democráticas. Una suerte de espeluznante pontífice universal, no en tanto católico, sino de Gran Maestre de la unión mundial de Iglesias.

    Pareciera que es mucho. Pareciera que me estoy deslizando hacia el fangoso terreno de los aparicionistas garabandalianos, lasaletteanos, fatimistas y demás, o que me estoy constituyendo en el enésimo intérprete y exégeta del Apocalipsis. Sin embargo, la última encíclica contiene un mensaje muy claro e inquietante y, creo yo, absolutamente inédito en la historia de la Iglesia: el Papa Francisco culmina su escrito con dos oraciones: una para los fieles de todas las religiones que creen en la existencia de un ser superior, y otra para los cristianos (no siquiera para los católicos).

    ¿Cómo puede entenderse que un Papa, vicario de Cristo en la tierra, redacte e incluya en un documento oficial y magisterial, dos oraciones diversas para usar según conveniencia del orante? No estamos en presencia de un vendedor de baratijas que ofrece el indispensable peine para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero.

    Detrás no sólo ya de los gestos papales y de las homilías martonas sino ahora de un escrito de la más alta jerarquía y que no deja lugar a libertad de interpretaciones, se dibuja con toda nitidez la silueta del Pontífice Máximo del Gran Arquitecto del Universo.

    Quizás sea hora de pensar en alquilar alguna cueva en las montañas: Levavi oculos meos in montes, unde veniet auxilium mihi.



    The Wanderer: Levavi oculos meos in montes...

  7. #747
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    DE LO MALO, LO PEOR



    El nuevo decálogo, o los diez consejos del papa Francisco para hacer feliz a la Madre Tierra


    Es cierto: lo más grave de la reciente encíclica no reside en la adopción de una controvertida hipótesis científica que ni siquiera roza los contenidos de la fe y la moral cristiana, ni en el empleo -a todas luces abusivo- de un instrumento del Magisterio para convencer a los hombres que separen la basura orgánica de la inorgánica o que eviten derrochar electricidad, ni en la fatigosa transcripción de enteras páginas del manual escolar de ciencias naturales. Todo esto no es poco, y en todo caso señala el paroxismo de un «estilo» adoptado por los últimos pontífices, que ya se distingue netamente de lo que antaño se conocía como «carta encíclica». Ésta, que no significó sino la adaptación a los cambiantes tiempos de lo que otrora fueran las bulas pontificias, aparece después de la Ilustración como un instrumento para pertrechar a las conciencias cristianas -extendido ya el alfabetismo y la pública propaganda de opinión- de un bagaje con el que afrontar los ataques de las "Luces" y el racionalismo. Hemos leído por ahí que
    las encíclicas del siglo XIX y el primer siglo XX son lúcidas y claras. Su propósito es exponer la doctrina católica y defenderla de los errores modernos, cosa que cumplieron admirablemente. Rememorando documentos como la Pascendi, Quas Primas, Casti Connubii y otros, se puede inmediatamente recordar la esencia de los mismos y la fuerza de sus argumentos. Pío XII enseñaba que la encíclica era el medio normativo por el cual el Romano pontífice ejercía su oficio de enseñar. No se puede decir lo mismo de las modernas encíclicas: ¿quién podría resumir fácilmente lo que tratan la Redemptor Hominis o la Populorum Progressio sino en los términos más vagos?
    En esencia, la encíclica post-conciliar no sabe lo que quiere ser a medida que se va desenvolviendo. Los papas han continuado utilizándola como un medio de enseñanza, pero en vez de enseñar en qué consiste la doctrina católica, [las encíclicas] se han crecientemente convertido en la ocasión para que los papas expliquen porqué la doctrina católica es lo que es.
    Esto no es enteramente malo: fides quaerens intellectum, ¿cierto? Pero en algún punto del camino parece que los papas dejaron perder el aspecto declarativo de la encíclica con la esperanza sobremanera optimista de que si pudiésemos solamente explicar nuestra doctrina al mundo -simplemente haciéndolos caminar a través de nuestros pensamientos, paso a paso- entonces quizás el mundo aceptaría el mensaje cristiano. Quizás si apenas "propusiéramos" humildemente nuestra razón para creer en vez de declarar que "poseemos" la verdad, ¿no nos mostraría el mundo su reciprocidad, no entraría en un "diálogo fructífero" con el cristianismo de manera de enriquecernos mutuamente?
    Con cuánta razón exponía entonces Rafael Gambra que «la nebulosa dogmática de estos tiempos deja paso a una comunidad en el quehacer por el bien de la humanidad, pacífica y feliz, a cuya consecución la Iglesia parece dirigir todos sus esfuerzos y prédicas. Prédicas que dejan de ser exposición de las enseñanzas eternas que elevan a la contemplación de Dios para convertirse en informaciones sobre el estado del mundo y en llamamientos a la acción». Esto, evidente en los engendros firmados por las Conferencias Episcopales, no dejaba de serlo -aunque con algún decoro proporcionado a la investidura- en los documentos papales del post-concilio. Francisco hereda esta propensión verborreica y la lleva a su culmen -léase: al delirio de la beodez.

    Pero entonces no: ya no es el consabido riesgo del errar por hablar de más, ni el de malbaratar los contenidos de la fe en un imposible diálogo con ese mundo que -testigo la Escritura- «yace bajo el poder del Maligno». No son ni siquiera los solecismos y los tropiezos argumentativos recurrentes en un pontífice que no nació para doctor: lo más grave de la eco-encíclica es esa igualación de todas las religiones sugerida por la doble oración final, una para uso de católicos y otra para el resto. Igualación anticipada en puntos como el 62 («no ignoro que,
    en el campo de la política y del pensamiento, algunos rechazan con fuerza la idea de un Creador o la consideran irrelevante, hasta el punto de relegar al ámbito de lo irracional la riqueza que las religiones pueden ofrecer...»), en los que habla en defensa de todas las religiones en su conjunto, como abogado de todas ellas. O el 217, en el que insta a «algunos cristianos comprometidos y orantes» a una «conversión ecológica» que completaría las deficiencias del Evangelio. En fin, por toda síntesis de las bondades que deben reconocérsele a la doctrina de Jesús, brilla una cita lapidaria: «la espiritualidad cristiana propone un modo alternativo de entender la calidad de vida» (222).

    Por supuesto que a todas estas naderías nos tiene acostumbrados a través de sus sermones diarios y las entrevistas que concede para escándalo de las conciencias católicas. Pero no bastaba con un pontífice que hablara como superior del Gran Oriente: era menester que -por aquello de que scripta manent- cifrara su mensaje por escrito. Así ha de placer a la Autoridad política mundial evocada en el punto 175 (a quien el autor de la Laudato sii arde en ganas de secundar como chamán), que sin dudas prefiere ver refrendado en el papel, convalidado por la imprenta vaticana, aquel viejo proyecto de la fusión de todas las creencias.

    In exspectatione: DE LO MALO, LO PEOR

  8. #748
    Avatar de Cris
    Cris está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    20 jun, 15
    Mensajes
    19
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    No creo haber entendido bien tu comentario, Hyeronimus. Soy nueva en el foro, me interesa el tema pero temo que deberé volver a él para entenderlo en profundidad y comentarlo. En tanto, querría que me dijeras algo más concreto sobre tu visión del papa Francisco.

  9. #749
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Después de tantos mensajes en este hilo, no sé a qué comentario te referís. Y como verás, la mayoría (si no todos) son artículos de procedencias diversas. Pero está claro que no nos parece que cumpliendo muy bien su misión. En la Iglesia ha habido papas santos y papas pecadores. No digo que este sea un pecador (todos lo somos), pero desde luego, aunque no sea su intención, está dejando muy mal a la Iglesia. De todos modos, ahí está la Providencia, que no dejará que naufrague la nave de San Pedro. Ya lo ha impedido en otras ocasiones.

  10. #750
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    PP Franciscus valdenseando

    Cuando en el Jubileo del MM JPII pidió perdones hasta por las Cruzadas, abrió una vena de complejos auto-inculpatorios difícilmente justificable para todo aquel a quien se le pueda suponer una conciencia eclesial de cierto nivel. Al Papa, verbigracia; precisamente por ser el Papa, en primerísimo y sin par lugar entre todos los fieles de la Iglesia. En aquella ocasión, de todas formas y por encima de buenos consejos (que los tuvo) el voluntarioso Papa Wojtyla se empeñó y pidió perdones universales, en San Pedro del Vaticano, el 1er. Domingo de Cuaresma del MM, ante el miracoloso Crocifisso de San Marcello. Se hicieron fotos muy bonitas del Papa abrazado al Cristo. Todo muy wojtyliano.


    Se preparó todo con cuidado. Hasta la Comisión Teológica Internacional elaboró un documento ad casum. Y se cuidó especialmente la ceremonia a celebrar en la Basílica de San Pedro (ver aquí documentos). Se marcaba no sólo un hito sino que se argumentaba su eventual continuidad, presumiendo próximas ocasiones de lo mismo.

    Con su desmañado estilo, pobre dicción y vulgar formato, PP Franciscus ha protagonizado en Turín otra escena de los perdones con los Valdenses, los herejes cismáticos sedicentes discípulos de Pedro Valdo. Simplemente, escenifica, esta vez en la propia casa de los viejos herejes, la ceremonia ya estrenada por su predecesor.

    Me temo que con la efemérides del quinto centenario de la herejía luterana a la vuelta de la esquina, el mea culpa ante los valdenses haya sido sólo un pequeño happening, para ir ambientando lo que se esté preparando.

    Quizá a Uds. que me leen les pase lo que a mí, que esto escribo: No me siento inserto en la escena del perdón. Ni yo he descalabrado nunca a un valdense (jamás he tenido esa oportunidad) ni me echo encima la culpa de ningún valdensinófobo. Muchísimo menos le echo la culpa de los pecadores a nuestra Santa Madre la Iglesia, ni comparto la ocurrencia de que el Papa pida perdones.

    Pero lo que más me inquieta de la escena de los perdones con los valdenses son estas palabras que PP Franciscus pronunció:

    "...ha sucedido y continúa sucediendo que los hermanos no acepten su diversidad y terminan por hacer la guerra uno contra otro".

    El resumen de Zenit lo empeora porque dice (¡¡¿lo dijo el Papa?!!) que - "...Por otro lado, el Papa ha recordado que la unidad que es fruto del Espíritu Santo no significa uniformidad." (ver aquí).

    Es para leer y no creer (o dejar de creer).

    Si esto sigue así, tendrán de introducir un equipo permanente de correcciones ortodoxas en la AAS.


    +T.

    EX ORBE

  11. #751
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    LOS NUEVOS MOTIVOS
    DEL LOBO

    Amigos:


    En las famosas Florecillas de San Francisco, el santo relata el caso del lobo de Gubbio; esto es de la ciudad italiana sita en la actual provincia de Perugia. Según el relato,el animal era un depredador al que sólo sosegó la intervención taumatúrgica del varón de Asís.


    El tema fue abordado literariamente por diversos artistas, siendo una de las composiciones más famosas al respecto, el vigoroso poema “Los motivos del lobo”, escrito por Rubén Darío, y publicado en 1913. Hay un sinfín de ediciones gráficas y recitadas, y el interesado podrá consultar,por ejemplo, la siguiente versión digital: Los motivos del lobo - Poemas de Rubén Darío


    En estos días de junio de 2015 pidieron mi cooperación para publicar una antología de textos críticos sobre el Pontificado de Francisco. Dicho texto saldrá, Dios mediante, en la tercera semana de julio, bajo el título: Francisco: la amenaza del sincretismo.


    Tras terminar de ofrecer mi ayuda bibliográfica, me venía a la mente, una y repetidas veces, el notable poema de Rubén Darío. Y a la par, algunas aventuras satírico-trágicas del Padre Castellani cuando traducía o acomodaba a su gusto un poema. Y hasta memoré la Antología Apócrifa de Conrado Nalé Roxlo,llena de humor y de lirismo.


    Animado por estos precedentes, y consciente de que es aconsejable imitar lo bueno, aunque con las inevitables e insalvables distancias que tal imitación suponen en mi caso, escribí la siguiente versión de Los motivos del lobo del precitado Darío. He hecho el intento de respetar la métrica,el ritmo,el lenguaje y el tono. Sólo reduje su extensión para no agobiar al lector.


    Va con un par de salvedades, por las dudas. La primera, para los mojigatos: no está abolido y nos es lícito practicar el castigat ridendo mores.La segunda para los prosaicos de todas las internas eclesiales:no se puede leer un poema como quien lee la Summa. Por eso el Aquinate, además de su portentosa manualística racional nos regaló su poemario eucarístico.


    Antonio Caponnetto




    LOS NUEVOS MOTIVOS DEL LOBO


    El pastor que cuida de un inmenso aprisco,
    pleno de ternura, de olor rebañal,
    el humilde argento, el Papa Francisco
    está con un fiero y extinto animal.


    Peor que aquellos canes de la policía
    que hincaban sus fauces en el criminal,
    el lobo de Trento que al infiel rugía
    celoso ha asolado las calles de Roma
    reclamando el Credo,latines, sotana,
    aullando a los gritos, que incluso una coma
    pedía San Mateo que fuese cristiana.


    Duros cancerberos de la Nostra Aetate
    fueron engullidos.En crueles dentadas
    tragábase frailes, nuncios y un abate
    que diera herejías por normas sentadas.


    Francisco salió,
    al lobo buscó
    en las catacumbas.
    Lo halló de rodillas al pie de las tumbas
    de mártires, santos,insignes caídos.
    Viendo la amenaza le habló a los oídos,
    sandwich en la mano
    al salvaje ofrece: una silla, hermano
    lobo. El preconciliar
    oyó un verbo nuevo: misericordiar;
    ya no levantisco
    cesó el agresivo rezo del rosario
    y dijo: está bien, fratello Francisco.


    ¡¿Cómo?!, dijo el Papa, ¿eres reaccionario,
    restauracionista,
    cara-vinagrista,
    un príncipe acaso de la Iglesia regia
    que se cree egregia.
    De las periferias temor y temblor,
    del maestro Kasper eres desertor,
    sigues empeñado con el Vetus Ordo,
    vienes de Nicea,
    quién te ha convencido que hay que dar pelea
    al hereje a bordo?


    Algún tiempo el lobo dejó sus desdoros
    sin juzgar manfloros.
    Amaba a gurúes,imanes,deicidas
    y al besar a todos dando bienvenidas
    aprendió a hacer lío, a ahorrar combustible,
    supo que ni Cristo fue tan infalible,
    puesto que aquel cuento de peces y panes,
    no lo creen Tucho Fernández ni Manes.




    Un día Francisco fue a la sinagoga,
    y el lobo sin riñas, sin cepos ni soga
    se encolerizó,llegó a Santa Marta
    y en feraz embiste a todos aparta.
    Corrió a los masones, los pentecostales,
    los mil fariseos infestos de males,
    los ecumenistas de saber hediondo
    y mordió las tabas de Sanchez Sorondo.
    De nada servían los buenos modales
    pues el cavernario
    no retrocedía de furia jamás,
    era un emisario:
    la espada de Pablo, la luz de Tomás.




    Jorge Mario entonces se puso severo.
    Volvió a Santa Marta
    a retar al lobo por camandulero.
    Lo halló y de ternezas por poco lo ensarta.
    ¡En nombre de Gea, la tierra divina
    conmínote, digo,a no usar naftalina.
    No sabes acaso que el hermano piojo,
    la hermana polilla…!
    Lo interrumpe brusco el lobo y un ojo
    le clava en la cara cual punzante abrojo:


    ¡Ay Papa Francisco!,cuida tu mejilla,
    no me llamo Kiko ni Skorka o Cristina
    no me doy la paz,
    heredé del Tata esta carabina
    y soy montaráz.
    Me eduqué en la escuela de fiel obediencia
    y si te hice caso por no ser audaz,
    hoy el Catecismo y la Sacra Ciencia
    me indican el riesgo de ser tu secuaz.


    ¡Ay Papa Francisco! Te apartaste mucho
    de las tradiciones y la Ceremonia
    central de la Fe,
    del misterio expuesto allá en Calcedonia
    piensas que ya fue.
    No nos canonices a felones rojos,
    nunca de insensatos tengas el tupé
    que no te bendigan herejes,de hinojos.




    Palos me da el mundo si amo a Cristo Rey,
    ese mundo que unges con sus embelecos,
    el de tus obispos, más necios que un buey
    casi tan hebreos que kipá con flecos.
    No soporto el vicio de estos recovecos
    vaticanos. Ni soporto aquí
    la guaranguería junto al plebeyismo,
    la Evangelii gaudium, la Laudato si.


    Déjame en el templo, el caliz y el solio,
    déjame el breviario, el coro,el altar
    vuelto hacia el Oriente, hermano Bergoglio
    déjanos del monje saber contemplar.




    El lobo de Trento no dijo más nada.
    Como un hesicasta bajó su celada
    de paz silenciosa, de cielo y de luz.
    Rezó cual si fuera la última odisea
    Rezó con los fieles de Laodicea:
    No tardes, Dios mío. ¡Ven Señor Jesús!



    Antonio Caponnetto


    CABILDO - Por la Nación contra el caos

  12. #752
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I



    Las “partes positivas” del magisterio de Francisco


    [Panorama Catolico Internacional] “Por lo tanto, la Iglesia, por la potestad que le fue por su Fundador divino encomendada, tiene no sólo el derecho, sino principalmente el deber de no tolerar, sino proscribir y condenar todos los errores, si así lo reclamaren la integridad de la fe y la salud de las almas; y a todo filósofo que quiera ser hijo de la Iglesia, y también a la filosofía, le incumbe el deber de no decir jamás nada contra lo que la Iglesia enseña y retractarse de aquello de que la Iglesia le avisare”. Pío IX, Carta Apostólica Gravissimas Inter
    El magisterio de la Iglesia es una de sus misiones. El munus docendi, o sea la misión de enseñar. Esto lo ha establecido Dios y es un dogma de la Fe católica el abecé de la doctrina sobre el fin de la Iglesia.


    Esta función es, como establece el papa Pío IX en la carta apostólica citada, derecho y deber. Por lo tanto lo que se espera del Magisterio, sea el de carácter infalible o el ordinario, es exponer la doctrina revelada y condenar los errores que la contrarían, es decir, que constituyen doctrinas o proposiciones heréticas.


    Lo dicho, no por sabido está de más repetir. Muchas veces hemos oído en boca de católicos de buena fe y bien formados en la doctrina, en estos tiempos de crisis, de tal o cual documento del Magisterio que –si bien tiene partes oscuras- “por lo menos dice” esta o aquella verdad.


    Es algo repetido en los ambientes más conservadores en los últimos 50 años. Hace poco recordábamos el desafío del P. Meinvielle, el gran teólogo argentino, que debatió con Maritain y refutó sus errores: si le daban algunas horas, decía, podía encontrar una forma correcta de interpretar los nuevos documentos magisteriales en sus partes dudosas…


    Esto solo puede significar una cosa: el Magisterio se ha oscurecido.


    Y oscurecido el Magisterio por el lenguaje, o el tratamiento de los temas, o por los temas mismos, las frases que deberían iluminar a los fieles, los entenebrecen. Con giros, terminología y estilos extraños al Magisterio eclesiástico de siempre se desató este debate: ¿cómo podría el Magisterio, en particular ejercido por el papa o por los obispos junto al papa, como en el caso de los concilios ecuménicos, apartarse de la rectitud de la Fe o dar pie a que sus lectores puedan extraviarse por causa de la confusión de los textos?


    Mucho se ha escrito sobre este tema, y el debate de los teólogos continúa. La situación es única. Hoy parece que la única del problema radica en que estos textos no pueden ser parte del verdadero Magisterio (y por lo tanto no gozan del privilegio de certeza, que le es propia). Un documento en el cual no se exponen en el lenguaje clásico del Magisterio católico las verdades de la Revelación, trasmitidas por la Tradición se excluye a sí mismo de la categoría de Magisterio. Pasa a ser mera opinión de quien lo formula, y su valor será opinable.


    Formulado de otro modo el mismo problema: si no se utiliza las categorías del pensamiento aristotélico-tomista, sino uno modo de concebir la realidad inficionado por sistemas filosóficos erróneos, en particular por el idealismo hegeliano, lo dicho bajo este sistema de pensamiento no puede de ser vehículo de las verdades de la Fe. Ni aún queriéndolo su autor podría decir lo que la Iglesia dice.


    La cuestión práctica



    Pero hay que dejar fuera de este comentario la ardua tarea de los teólogos para dilucidar el problema del magisterio posconciliar, y pasar a algunas consideraciones sencillas sentido común, es decir, lo que podemos hacer desde el llano respecto a las consecuencias prácticas de lo dicho.

    Esta necesidad de “enderezar” la interpretación de los textos magisteriales que tantos hoy sienten como un deber de fieles católicos ha puesto ante nosotros con toda crudeza uno de los desafíos más difíciles. Y la creciente degradación del neomagisterio va revelando la hondura creciente de la crisis. A la vaguedad se suman ahora los temas ajenos a la órbita magisterial, la fraseología incomprensible, y más recientemente la vulgaridad ramplona.


    Arduo como es el tema para los fieles de a pie, como nosotros, la cuestión sin embargo, a medida que la crisis avanza, se esclarece a fuerza de oscuridad, algo que en cierto modo debemos considerar auspicioso. La media luz confunde todas las cosas. La penumbra, por el contrario, pone en claro al menos algo: la ausencia completa de la luz. Y Francisco es la penumbra.


    Hasta los textos de Benedicto, y en especial con él, porque su pensamiento más indulgente hacia la liturgia tradicional confundió a muchos, los documentos magisteriales eran un entramado de luces y sombras. De donde muchos católicos fieles, ante el vértigo que produce la idea de rechazarlos, han buscado desesperadamentejustificarlos. O bien se han ido acostumbrando a la fraseología ripiosa.


    Ni criticarlos ni defenderlos



    Hasta Pío XII ningún católico cuestionaría un documento del Magisterio. Pero tampoco sentiría la necesidad de enmendarlo para que se entienda en un sentido correcto. O a lo más, ante alguna expresión poco feliz, se recurría a lo que la Iglesia ha dicho siempre, en todas partes y por todos. Que es la definición de “tradición”.


    Tan condenable sería, ante un Magisterio indubitable, la crítica como el innecesario el esfuerzo justificativo. Cuando un documento produce en algunos la urgente necesidad de lo primero y en otros de lo segundo, hay que dudar de la legitimidad de tal documento como parte del Magisterio.


    Sin darse cuenta, los conservadores, movidos por el sano reflejo de respetar el Magisterio, y tironeados a la vez por el más sano reflejo de ser fieles a la doctrina del Magisterio de todos los tiempos, se han visto empujados a encontrar la forma de salvar las proposiciones de los papas conciliares que resultan extrañas al sentido de la Fe. Esto entre luces y sombras, entre textos oscuros y otros aceptables -a la luz de la Tradición, o sea, interpretándolos en el sentido en que la Iglesia lo ha hecho siempre- aun cuando mostrasen desprolijidades en su estilo y formulación.


    “El último que apague la luz”



    Hoy en cambio, bajo el “magisterio” de Francisco, la tarea se ha vuelto titánica e inútil. Tan desmesurada que, si nos sentamos un minuto a reflexionar, advertimos que es cruelmente ridícula: el doctor supremo de la Iglesia necesita de un grupo de católicos que enderecen en un sentido aceptable sus dichos, cotidianamente.


    Tan trágicamente ridículo como celebrar con entusiasmo que Francisco diga -cada tanto- un par de frases indubitablemente católicas, si acaso ha dicho alguna en un contexto de ese tenor. El Vaticano está en Italia, pero no por eso el papa y los fieles debemos convertirnos en personajes de Fellini.


    En estos días se pueden leer en diversos medios las justificaciones conservadoras de ese engendro literario ecologista que responde al título de Laudato Sì. Todo tiene un límite y con Francisco hace tiempo que lo hemos pasado. Hasta el Card. Burke dijo de la Evangelii Gaudium que no es magisterio, sino tan solo un programa de su pontificado. ¿Qué dirá de esto?


    Hay quienes admiten lo pantanoso, pero destacan que en medio de tanta agua estancada y nauseabunda flotan algunas flores de gran belleza: se apoya, dicen, la teoría del calentamiento global (que en definitiva es una opinión científica), pero se condena el aborto. Y otras cosas por el estilo que no vale la pena repetir.


    Si no resistimos el falso magisterio no nos salvaremos



    Si caemos en el absurdo de buscar las frases rescatables en medio de la confusión estamos comprometiendo seriamente nuestra obligación de defender la Fe. Frases que por otra parte están dichas en un lenguaje lavado y confuso, al mismo nivel o por debajo de otras reflexiones sobre temas ajenos al Magisterio y por momento tan ajenos a la pluma de un papa, como el uso de los acondicionadores o el ahorro de la energía eléctrica, que llegan a lo grotesco. Se puede hacer una apología de la austeridad y la templanza sin adoptar la agenda ecologista.

    Señores, tomemos el problema por donde el problema debe ser tomado: Laudato Sì es una lamentable caricatura del magisterio pontificio, y por lo tanto no tiene el menor valor como tal.


    No olvidemos que este problema, como todos los que ha planteado Francisco en su pontificado, no es nuevo, aunque nos sorprenda por el nivel de degradación al que el ha llegado. Si para algo nos sirve es para suscitar una reflexión seria sobre las contradicciones que arrastra desde su origen el “magisterio conciliar”, incluso cuando defiende las buenas causas, generalmente mal, urgido por la necesidad de hablar el lenguaje del mundo.


    La cosa viene de lejos



    Si llegamos como llegamos, al Sínodo de octubre no es solamente por culpa de Francisco, sino porque el magisterio previo no ha sido lúcido sino más bien lo contrario. Si los fieles dudan sobre la naturaleza del matrimonio o han devaluado de tal manera el modo de hablar de él es porque, entre otras cosas, en una encíclica en su defensa Juan Pablo II invierte los fines de la sociedad conyugal. Menudo error que estamos pagando, como tantos otros.


    Cuando el clero dice a sus fieles que salgan a vocear la consigna “queremos un papa y una mamá” contra la pretensión de legalizar el homosexualismo como “matrimonio” los está engañando: los católicos no deben pedir la existencia de dos sujetos de sexo opuesto que puedan procrear, sino que deben defender la institución del matrimonio.


    Deben vocear “queremos que se respete el matrimonio”, cuyos miembros son “los esposos”, no meramente personas de sexo distinto bajo cualquier circunstancia, “parejas” casadas, no casadas, recasadas… Todo igual.


    Tampoco debemos celebrar, a riesgo de caer en el ridículo, cuando Francisco pide perdón a los jóvenes por proponerles la castidad. Casi como si fuera imposible y por lo tanto un buen ideal que nunca se podrá cumplir. El lenguaje magisterial hablaría virilmente de la pureza que Dios quiere en el corazón y en las costumbres para ser dignas moradas del Espíritu Santo y ser dignas de alcanzar la visión beatífica.

    Cuando los católicos nos enfrentamos a estos documentos, o a los interminables sermones y discursos del “magisterio ordinario” (nunca tan ordinario como en estos tiempos) lo que debemos exigir, ya que la Iglesia tiene “el deber de no tolerar sino de proscribir todos los errores”, es que se nos hable un lenguaje claro, nítido, rotundo y católico. De cuestiones atinentes al Magisterio, no de otras. De un modo tal que se nos deje en claro lo que es de Fe, y lo que manda Nuestro Señor en materia Moral. Todo lo que se sale de allí, sobra. Todo lo que no se dice con la certeza de iluminar las mentes, solo sirve para confundirlas.


    No hay “por lo menos habla de”… que valga. No en el Magisterio. Y si eso es lo que hoy rescatamos, ya estamos perdidos. No encontraremos nunca el límite que nos pide exige la resistencia a toda autoridad civil o eclesiástica que nos trata de llevar fuera de la recta doctrina.

    Las “partes positivas” del magisterio de Francisco | Adelante la Fe

  13. #753
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,350
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Y con "ésta", Su Santidad ha perdido definitivamente para mí toda su credibilidad intelectual. Desde luego, que cruz de Pontificado...........¿Así que el "grito de independencia nació de los oprimidos"?. Sí, de los oprimidos por las fuerzas demoniacas, "iluminados" por las doctrinas de la masonería antiespañola.

    El Papa dice que independencia de Hispanoamérica nació del grito de saqueados - La Razón
    Última edición por DOBLE AGUILA; 08/07/2015 a las 01:38

  14. #754
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Son chorradas que creen el 90% de los hispanoamericanos, incluidos los católicos. Y las han aprendido de los españoles peninsulares.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  15. #755
    Marcosmontt está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    01 mar, 15
    Mensajes
    48
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Eso esta en la mentalidad de los hispanoamericanos, al nivel casi de como la Iliada estaba en la mentalidad de los griegos.
    Piensa que son ya mas de 200 años de pura propaganda y educación ideologizada, mas aun si el Papa es Jesuita y creo que sabemos que responsabilidad tienen ellos en todo esto.
    Agregarle a eso que son muy pocos los historiadores que han entrado al tema, y aunque son muy buenos lamentablemente son poco conocidos hasta en sus propios países y tocan campos muy específicos. Se prefieren mas los historiadores que tocan temas mas ideologizados y, en estos casos, los viejos de hace 100 años.
    Ademas con la Iglesia hoy en día que busca ser mas democrática y, por lo tanto, intenta venderse mas como un producto de supermercados, obviamente le haría mala publicidad decir lo contrario a lo dicho... esto despierta el espíritu nacionalista o chovinista y hace que "el Papa sea mas simpático y cercano"...

    ya no sé para donde va la Iglesia, no pido que sea como en la Edad Media, o ninguna época en general, pero simplemente ver que esta dando golpes de ahogado hacen sentir impotencia...

  16. #756
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,780
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Mentiras e injusticia

    Lo primero que llamó la atención en la misa celebrada ayer por el papa Francisco en Quito fue su casulla. En realidad, un poncho con diseños indígenas de muy mal gusto. Nada nuevo. Es casi idéntico al que había usado hace treinta años, en el mismo lugar, Juan Pablo II. Como dice un amigo, "el bergoglismo no es más que un juanpablismo grasa... y eso que el juanpablismo era grasa".
    Pero lo grave de esa celebración no fue el mayor o menor acierto en la elección de los ornamentos litúrgicos. Fue lo que dijo el Sumo Pontífice. Y lo que dijo fueron mentiras -no puede argüirse ignorancia- e injusticias.
    Comenzó repitiendo las afirmaciones políticamente correctas que le aseguraran los aplausos: "El Bicentenario de aquel Grito de Independencia de Hispanoamérica. Ése fue un grito, nacido de la conciencia de la falta de libertades, de estar siendo exprimidos, saqueados, «sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno». Mentiras. Puras mentiras y, lo que es más grave aún, una enorme injusticia con respecto a España que se desangró por hacer de América un continente cristiano y convirtió a sus habitantes en súbditos de la Corona, tan súbitos y con tantos derechos como los que tenía un vecino de Castilla. Recomiendo el artículo al respecto publicado en Infocatólica.
    Al papa Francisco le importa un bledo la verdad y la justicia. Intelecto práctico puro, no se fija en medios para alcanzar los fines que se ha propuesto: acumular poder e influencia.
    Lo curioso es que, como bien señala Ludovicus, se viene a hacer el criollo cuando no es más que un tanito que nació en Hispanoamérica por casualidad. Mimetización tipo Zelig para parecerse a los ecuatorianos de tez oscura que lo escuchaban extasiados.
    Pero no quedó todo allí. Un poco más adelante dijo: “La evangelización no consiste en hacer proselitismo, el proselitismo es una caricatura de la evangelización, sino evangelizar es atraer con nuestro testimonio a los alejados, es acercarse humildemente a aquellos que se sienten lejos de Dios en la Iglesia, acercarse a los que se sienten juzgados y condenados a priori por los que se sienten perfectos y puros”. En otro contexto, quizás hubiese acordado con algunas de las afirmaciones del pontífice. Pero todo texto debe ser leído y escuchado en su contexto. Decir que en Quito, delante de delegaciones aborígenes, y luego de haber exaltado injusta y falazmente la independencia americana, que “el proselitismo es una caricatura de la evangelización” es, lisa y llanamente, condenar la labor de los misioneros españoles que durante siglos dejaron su vida y su sangre en las tierras americanas.
    ¿Qué hicieron los jesuitas, franciscanos y dominicos? Proselitismo, tal como lo entiende el papa Francisco. Claro que atraían a los indígenas con su testimonio, pero también los atraían con el violín, como San Francisco Solano, y con la predicación del evangelio de Jesucristo. Esos millares de hombres admirables se acercaron ciertamente a los que se sentían alejados -en realidad, en poder de los demonios- y a los más pobres, pero se acercaban para predicarles la Buena Nueva y para bautizarlos en el nombre de la Trinidad. Pareciera que el pontífice está aludiendo a una mera cercanía humana, de consuelo emocional y de promoción social.
    Por otro lado, es notable la sibelina maldad de las palabras papales. Dijo: “… acercarse a los que se sienten juzgados y condenados a priori por los que se sienten perfectos y puros”. Dichas esas palabras en el contexto en el cual fueron pronunciadas, ¿quiénes se sentían perfectos y puros y que, por tanto, juzgaban y condenaban? Los cristianos españoles que consideraban que los indígenas americanos eran impuros puesto que servían a dioses falsos detrás de los cuales se escondían los demonios.
    En la homilía de ayer, Francisco no ha tenido vergüenza en renegar de sus hermanos jesuitas a los que América debe en buena medida la fe; de renegar de San Roque González, Alonso Rodriguez y sus compañeros que, jesuitas como él, fueron martirizados a machetazos por hacer proselitismo entre los aborígenes americanos. Y tampoco ha tenido vergüenza el Santo Padre en repudiar la obra evangelizadora de España en América, denigrándola y asumiendo claramente y sin tapujos los postulados que proclama el mundo.


    El Papa se está cargando la Iglesia. Lo hemos dicho en varias ocasiones.
    Ayer se lo vio con dificultades para subir los pocos escalones del altar, con la mirada perdida en ocasiones y la voz pastosa. El juicio de Dios está cerca. No quisiera estar yo en sus mocasines negros.

    The Wanderer
    DOBLE AGUILA y Marcosmontt dieron el Víctor.

  17. #757
    NacionalSindical está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    27 feb, 15
    Mensajes
    30
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Corregidme si no estoy en lo cierto pero creo que la evangelización que pretende Francisco es hacer sentir a la gente no culpable de sus errores en lugar de ofrecer una solución a estos corrigiéndolos (Que para él sería proselitismo).

  18. #758
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,092
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Comparto vuestra indignación por las palabras del Papa en las que aludía a la presencia de España en América. Lo que ha dicho es mentira y ofende mis sentimientos de español, pero además está mal decir a la gente lo que quiere oír. Si no es bueno en un político que regale los oídos del populacho, mucho menos lo es en un papa.

    Sin embargo, me ha hecho gracia que esto lo resalten con indignación en el blog argentino Wanderer, donde siempre han expresado una opinión muy parecida sobre la Emancipación de España, o en Infocatólica, donde han aprovechado para contrastarlo con los "idílicos" pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Parece que el pontificado de Francisco está provocando que algunos católicos sufran una suerte de amnesia en lo que respecta a los pontificados anteriores. Juan Pablo II se pasó medio pontificado pidiendo perdón por hechos gloriosos que protagonizó la Iglesia y en cambio se olvidó de pedir perdón por hechos muy negativos, que provocan la indignación en toda persona de bien, protagonizados por él mismo. Como nación destacada en la defensa de la Cristiandad, España no se salvó de la de la quema, y no escuché entonces el lamento de ningún neocón español:

    ¿Cómo podría olvidar en este V Centenario los enormes sufrimientos infligidos a los pobladores de este Continente durante la época de la conquista y la colonización? Hay que reconocer con toda verdad los abusos cometidos debido a la falta de amor de aquellas personas que no supieron ver en los indígenas hermanos e hijos del mismo Padre Dios

    Fuente: https://w2.vatican.va/content/john-p...i-america.html

    Benedicto XVI tampoco se quedó manco cuando se le presentó la ocasión:

    El recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano. No es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias hechas por los colonizadores a las poblaciones indígenas, con frecuencia avasalladas en sus derechos humanos y fundamentales.

    Fuente: El Papa se rectifica y admite que la Conquista avasalló a los indios

    Esto es sólo un ejemplo. Seguro que se pueden encontrar más cagadas rebuscando por ahí. Y por supuesto, también dijeron cosas buenas, como las dice de vez en cuando Francisco. Pero me parece que algunos católicos están usando un rasero diferente para juzgar las palabras de este papa o bien han perdido la memoria en lo que respecta a los pontificados anteriores. Sería un error pensar que las cagadas de Francisco no hunden sus raíces en papados anteriores, lo que tampoco quiere decir que se exculpe a Francisco, sino que se tiene una mejor comprensión de la desgraciada situación en la que nos encontramos. Por cierto, en Infocatólica me censuraron el mensaje en el que exponía todo esto con otras palabras.
    Donoso, Xaxi, DOBLE AGUILA y 1 otros dieron el Víctor.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  19. #759
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Muy buen apunte.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  20. #760
    Marcosmontt está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    01 mar, 15
    Mensajes
    48
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Libros antiguos y de colección en IberLibro


    -----------------------------

    Un local de Burger King será utilizado como sacristía por el papa Francisco

    El Sumo Pontífice dará una misa junto a 60 obispos este jueves en Santa Cruz de la Sierra; un grupo de operarios trabajó todo el día para acondicionar el predio




    SANTA CRUZ DE LA SIERRA (Enviado especial).- La cadena norteamericana de hamburguesas Burger King tendrá este jueves un privilegio insólito. Los organizadores de la visita papal pidieron la utilización de uno de sus locales de esta ciudad, el ubicado junto al monumento del Cristo Redentor, como sacristía para que el papa Francisco y los 60 obispos que concelebrarán con él, se revistan para la liturgia.
    "Para nosotros es un orgullo poder ceder nuestras instalaciones", dijo a LA NACION el gerente general de Bolivian Foods, Alfredo Troche, dueño de las marcas Burger King y Subway en el país.
    Un grupo de operarios trabajó este miércoles a todo ritmo para cubrir con lonas blancas las promociones de las hamburguesas y las listas de precios, y darle así al local un tono más sobrio acorde con la ceremonia.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Marcosmontt; 09/07/2015 a las 07:37

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Francisco Elías de Tejada
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/02/2018, 21:55
  2. Inquisición arquitectónica habemus (habremus???)
    Por Hyeronimus en el foro Cultura general
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 27/03/2012, 03:58
  3. Testamento Francisco Franco.
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/05/2009, 01:59
  4. Francisco Hernández
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/11/2007, 02:45
  5. ¡¡Ilustrísimo forero habemus!!
    Por Juan del Águila en el foro Tertúlia
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 24/07/2006, 11:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •