Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 33 de 46 PrimerPrimer ... 232425262728293031323334353637383940414243 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 641 al 660 de 905

Tema: Habemus Papam - Francisco I

  1. #641
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    CON LAS BESTIAS, AL CIELO


    Y entonces Francisco se decidió a dilatar los lindes de su delirante apocatástasis incluyendo a los animales. Pues si no era suficiente con aquella reciente y entusiasta lección relativa a la gloria irrestrictatodos nosotros nos encontraremos allí. Todos, todos, allí, todos. Es bello»), ahora -y abusando por enésima vez de la petrina potestad de atar y desatar- resulta que metió a las mascotas en el empíreo, a empujones. Según lo reportan los azorados cronistas, «un día veremos a nuestros animales de nuevo en la eternidad de Cristo. El Paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios».

    Alguien tendría que advertirle al Santo Padre que sus sorprendentes máximas, si es que las inspira su declamado "Dios de las sorpresas" (que no, sin dudas, el Dios «admirable en sus obras y en sus santos»), corren el riesgo de causar un tedio insoluble a fuerza de atraer la atención por vías tan poco fecundas. Que acaba volviéndose repetitivo y machacón con sus sorpresas, que sus recursos resultan previsibles hasta el sopor. Y sobre todo: que si bien el foris canes del Apocalipsis no versa precisamente acerca de los perros sino de otra porción entre los protegidos de Su Santidad, lo cierto es que sirve a señalar con eficacia los límites de la Ciudad Celeste.

    Goya. De los «Caprichos»: Tú que no puedes.


    Uno de los más visibles frutos de la demencia de la vida moderna, después de la fortísima caída de la natalidad experimentada en los últimos 50-60 años, es la adopción de mascotas a las que se les concede el trato de hijos. Esto, en el fondo, supone menos la ilusión de creer dotados a los perros de condición personal que lo contrario: sentirse el hombre degradado al nivel de las animalias. Se cumple irónicamente, en pago a la presunción antropocéntrica, aquello de Daniel 5, 21: «su corazón fue hecho semejante al de la bestias y marchó a convivir con los onagros». O lo que en una de las vibrantes invectivas de León Bloy contra sus contemporáneos, a quienes fustigó por no temer el «alcanzar un destino de perros, hijos de perra, parientes del cerdo».

    Hay un poema de un autor francés poco traducido en nuestra lengua, Francis Jammes, contemporáneo y amigo de Paul Claudel, que se titula Oración para ir al cielo con los burritos. Allí se lee, a guisa de súplica final:

    Dios mío,
    haz que me acerque a Ti
    con los burritos [...]
    haz que,
    en ese recreo de las almas,
    inclinado sobre tus aguas divinas,
    yo me parezca a los burritos
    que contemplarán su pobreza humilde
    y suave en la limpidez
    del amor eterno.

    Pero esto no deja de ser atribuible a la fantasía y a la emotividad del poeta, que quisiera rescatar para el Cielo todo cuanto cae bajo su simpatía cordial. La invención teológica de Bergoglio supone otra cosa, y el cielo que éste parece indicar -a juzgar por la ancha y espaciosa senda que señala como conducente a él- no debería ser otro que aquel cuyo ingreso custodia el can Cerbero.

    In exspectatione

  2. #642
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    La noche de los bastones blancos



    Los argentinos sabemos bien qué fue la Noche de los Bastones Largos. Se trató del desalojo por parte de la Dirección General de Orden Urbano de la Policía Federal Argentina, el 29 de julio de 1966, de cinco facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en Argentina, ocupadas por estudiantes, profesores y graduados, en oposición a la decisión del gobierno militar de intervenir las universidades y anular el régimen de gobierno. Por cierto, profesores y estudiantes eran marxistas que no querían dejar sus guaridas de adoctrinamiento. Las dejaron a bastonazos, pero los efectos no pudieron ser evitados.
    Un lector me envió la traducción de una columna que apareció el 12 de diciembre en la página de Sandro Magister, sobre los "bastones blancos" que está asestando democráticamente el Papa Francisco a todos aquellos que osan oponerse a sus designios.






    EL CLIMA DEL PONTIFICADO y UNA NUEVO DESEO DE BASTONEAR

    por Pietro De Marco. Profesor emérito de sociología de la religión,
    en la Universidad de Florencia, facultad teológica de la Italia central.

    Me cuenta este caso reciente, sintomático del clima católico que está floreciendo: hace unos meses, en una histórica asociación florentina de voluntariado, han sido expulsados algunos miembros por sus críticas al papa Bergoglio.
    Al parecer, las pruebas han sido obtenidas mediante infiltración en el trabajo social donde ellos expresaban, o acaso gritaban su disenso. Conclusión: una expulsión sin proceso ni defensa, invocando articulos estatutarios inaccesibles a los acusados.También de otros ambientes toscanos nos llegan señales de una gran disponibilidad para actos sancionatorios contra tendencias “tradicionales”, que jamás fueron intentandos en el pasado contra ideas y comportamientos anti-institucionales, cuando no subversivos del rito y del dogma.
    Quien ha vivido en la Iglesia recordará, así, la encubierta hostilidad por décadas, de ciertos ámbitos y personas contra los papas Wojtyla y Ratzinger, con la toleracia de la autoridad católica (así se tratase de obispos o de dirigentes de asicaciones laicales) formalmente alineada con Roma. Resulta singular que tal alineamiento, inerme por entonces, ahora se ejercita en una fuerte defensa del papa reinante sólo para pegar a individuos o ambientes ortodoxos.
    Naturalmente, como en toda represión que se digne, nadie resulta “expulsado”. Losimputados, de dice, se han puesto afuera por sí mismos, y no es importante (salvo como agravante) que en sus polémicas se opongan a la religiosodad líquida queimpregna la predicación, la pastoral, la ética católica, etc. De modo semejante, y como se habla peyorativamente en la vida política de “enemigos de la Constitución”, sa ha ido consolidando dentro de la Iglesia el uso de fórmulas letales como “enemigos del Concilio” o bien “hostiles a Francisco”.
    Baste el ejemplo modelo, en todo caso sangrante, del Comisariato impuesto a los Franciscanos de la Inmaculada, caso en el cual el derecho de la Iglesia es usado como un bastón, es decir de un modo antijurídico, con Comisarios que reaccionan a las críticas con lenguajes intimidatorios propios de procesos políticos de otras épocas. Estos hechos graves, no menos que las pequeñas depuraciones que he mencionado, resultan legitimadas recurriendo a los dichos y a los gestos del mismo papa Francisco. Es el conocido fenómeno del abuso de las palabras del Jefe para ejecutar una venganza.
    Pero, hay que decirlo, hay algo más que la simple voluntad de complacer al Papa y a su entorno, que estambién terreno fértil para este inédito frente filo-papal. Con el final del pontificado de Benedicto XVI, laicos y clérigos parecen no tener ya más anticuerpos (ya tenían pocos tenían antes) para confrontar toda esa basura cristiana postmoderna que consiste en recepción y pedido de disculpas, en autocrítica del pasado a la luz del Evangelio, en abrazar cualquier tema por el hecho de estar en la agenda de los medios.
    La cultura católica está acabada, frente a un renovado anticlericalismo –que pasa por las cruzadas, la inquisición y a la pedofilia— incluso alimentado por una catarata de best sellers y costosas producciones cinematográficas. Aún más: para los católicos críticos, una Iglesia así empantanada estaría en coincidencia con la “Iglesia del no”, de la cual también hay que liberarse. Y el pontífice reinante no resulta un dique ante tamaña auto-destrucción.
    De tal suerte que no me he sorprendido que, para permanecer en la Iglesia y en la Toscana, el clero, los religiosos y los laicos han recientemente aplaudido un nuevo producto cinematográfico (1), financiado con fondos públicos, en el cual el director, puntualmente “católico”, nos muestra la vida en los seminarios de los años 50, durante el gran pontificado de Pio XII, pero aludiendo a tal cantidad de estupideces contra la formación en los mismos, que deberían haber reaccionado muchos católicos con sentido común y algo de rigor.
    La infeliz expresión “quién soy yo para juzgar?” resulta,entonces, válida....salvo cuando se trata del pasado de la Iglesia. Para el resto, eximirá del esfuerzo de evaluar, discernir, oponerse al mundo; eximirá, en suma, del específico testimonio católico. Una “liberación” que, sin más freno procedente de Roma, obliga incluso a los moderados a decir “sí, sí”, complulsivamente a conductas, ideas y leyes presentadas como finalmente “humanas”, y a unirse al coro de las deprecaciones públicas rituales contra la pobreza, la guerra, la mafia, temas que a cualquier ciudadano o católico medio no cuestan nada, y menos reflexión.

    De este modo --olvidando que es sólo el nihilismo quien tiene siempre un rosto humano, benevolente, que no juzga, solícito por la felicidad pública, como el Anticristo de un celebre escritor ruso—muchos católicos calificados, clérigos y laicos, dejan de cumplir con su deber esencial: recordar al Occidente y al mundo la antropología cristiana que tiene a la base, ya se trate de cuerpo o de alma, de vida o de muerte, de reproducción o de identidad de genero. Actualmente casi ninguna voz católica dotada de autoridad de oficio se levanta contra la infundada (filosófica y científicamente) y neurótica manipulación libartaria de lo masculino y lo femenino que se intenta imponer en nuestra cultura difusa, sobre los parlamentarios, en la escuelas, etc.
    Junto con esa mezcla de miedo y atracción hacia el Papa que trastorna al clero y al laicado, co-existe también el son de la razón católica, una conciencia de sí en los mínimos términos, una sujeción a la ética pública tan diversa que –se dice—bajo este papa Bergoglio no existen más razones para ser disimuladas. Además, miméticamente, dependiente de una opinión pública que simula estar en pro de los valores, y creyéndose legitimada por un papa interpretado por los “mass media” (formadores de opinión), muchos laicos y eclesiásticos con responsabilidad sobre hombres y organizaciones se transforman (conforme a una constante de la sociología política) en “tiranos democráticos” ante los disidentes.
    “Nada nuevo”, se dirá.. Pero en el pasado las sanciones eran motivadas para proteger la integridad de la fe y a las instituciones necesarias para ese fin. En cambio hoy se usa el bastón bajo el efecto de formulas impuestas por una falsificación secular del cristianismo, como cuando se habla de “amor” y de “misericordia” en contra de responsabilidades y juicios rectos; o de “natuarelza” y “felicidad” contra pecado y salvación, o bien de “Concilio” contra tradición cristiana. Éste es el horizonte de muchas homilías, en las cuales parece escucharse, ambiguo y fuera de tiempo, lo peor del mismo post-Concilio.
    Hemos pasado, pues, del Gran Inquisidor al Anticristo ? No, ni lo uno ni lo otro resultan adecuados a la realidad de la Iglesia. Pero la pregunta resulta buena para ser pensada.





    (1) Il film, del 2014, è “Il seminarista“, ideato e diretto da Gabriele Cecconi, premiato al Gallio Film festival 2014 con il gran premio della giuria “Emidio Greco” e presentato, in settembre
    The Wanderer: La noche de los bastones blancos

  3. #643
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Esta vez vale la pena publicar los comentarios:

    AQUEL GRAVOSO AYUNO EUCARÍSTICO

    No será un maestro de la polisemia como Quevedo, pero lo cierto es que Francisco logra a menudo agolpar tal cantidad de desmanes en una sola frase que obliga a reconocerle dotes poco usuales. Tanto, que si un venturo Von Pastor se diera a componer la historia de los papas de nuestro oscuro período podría anteponer a los dicta y a los acta Francisci el virgiliano horresco referens a mo' de acápite, pudiendo aderezarse la analecta con gárgolas y toda una siniestra imaginería a mo' de guardas. Morisquetas con vida propia, capaces de morder los dedos del lector o de escupirle tinta a la cara: tal el complemento más adecuado a una colección de este tenor.

    Un mérito tiene, en todo caso, este pontificado, y cumple en buena ley enunciarlo: el de venir a ser como el sumidero de todos los topicismos típicos del fofo clero conciliar. La paciente acumulación de alusiones insípidas, de desleídas verdades que pueden pasar también por sus contrarias, toda esa inane abundancia de lugares comunes y palabras sin nervio fundadas en la mera adhesión sensible (sensiblera) a Cristo, esa fe afirmativa pero con ruido a hueco propia de la impostura modernista (tan parecida a su medio hermana, la sola fides luterana), todo este inerte montón propalado durante décadas desde casi todas las diócesis del mundo ha venido a confluir, al fin, en ese imprevisto foco de efervescencias que es la lengua de Francisco, señaladamente fértil en estupideces, en vulgaridades, en errores y aun en blasfemias más o menos manifiestas. Como si un furor oculto, escondido -pero capaz de hacer incontenible acto de presencia en el curso de un sermón o una entrevista-, acabara por dar al traste con tan calculado disimulo y exhibiera al cabo el sulfuroso genio de la Contraiglesia.

    La más reciente de las erupciones orales del Santo Padre, en todo caso, luce como una de las más horrísonas en estos veintiún meses de extravío, y es mucho decir. Resulta que en el curso de una de sus homilías diarias, luego de ensayar el consabido "tiro al blanco de la moral católica" y luego de insultar por enésima vez a la ley de la Iglesia por su dolosa comparación con las prescripciones farisaicas, el Obispo de Roma tuvo a bien acotar que

    «Pío XII nos liberó de aquella cruz tan pesada que era el ayuno eucarístico. Tal vez alguno de ustedes lo recuerdan. Ni siquiera se podía beber una gota de agua. ¡Ni siquiera! Y para lavarse los dientes, se tenía que hacer sin tragar agua. Yo mismo de joven fui a confesarme de haber hecho la comunión, porque creía que una gota de agua había ido dentro. Es verdad ¿o no? Es verdad.»
    Sin dejar por ello de mesarse las barbas ante lo espantoso de la enseñanza, el buen lector podrá comprobar sin esfuerzo que hay tres o cuatro agravios contra la fe de la Iglesia condensados en tan breve pasaje, a saber:

    1- «...nos liberó de aquella cruz tan pesada...». No es de católicos cabales asociar la cruz, signo e instrumento de nuestra redención, a la mera idea de «carga» o «fardo», sin más. El Señor no habla nunca de liberarse de la cruz, sino de lo contrario: si quis vult post me venire, abneget semetipsum et tollat crucem suam (Lc 9, 23). Bergoglio ve a la cruz con ojos profanos, con mal disimulado rencor.

    2- «...que era el ayuno eucarístico». Era cosa asaz pesada, según Francisco, el ayuno eucarístico de tres horas. Pero el Señor recuerda que «la reina del sur vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y acá hay uno que es más que Salomón». ¿Qué esfuerzo puede ser excesivo comparado con la excelsitud de un tal Objeto que lo reclama?

    3- «Ni siquiera se podía beber una gota de agua». Acá o falsifica a sabiendas con tal de fortalecer la desventurada tesis, o habla con grosera ignorancia, pese a haber conocido en su juventud el régimen entonces en vigor. Lo detalla el nº 635 del Catecismo de San Pío X al prescribir para el ayuno eucarístico la abstención «de alimento sólido o bebida alcohólica tres horas antes de comulgar, y de alimento líquido o bebida no alcohólica, una hora antes de la comunión. El agua natural puede tomarse a cualquier hora y en cualquier caso», pues ésta no rompe el ayuno. [Nota: sobre este punto, recomiendo leer el aporte de Martin Ellingham más abajo, en la casilla de comentarios]

    Este pasaje, pronunciado para fustigar a los "rígidos" que mantienen que "la disciplina no se toca, es sagrada" en el contexto siempre latente de las presiones por extender la comunión a los re-casados, redondea así su sentido y aviesa intención. Habría que recordarle a Bergoglio y a su gota de agua que la única disposición vital que permite comprobar experimentalmente aquello de que «mi yugo es suave y mi carga ligera» es la plena centralidad de Dios y no la del hombre: entonces los mandatos divinos se hacen cumplideros y se gruñe menos. Lo dice el Tridentino en su decreto sobre la justificación: Dios no manda cosas imposibles, sino que al mandar avisa que hagas lo que puedas, y pidas lo que no puedas, y ayuda para que puedas.


    Publicado por Flavio Infante en 20:32



    7 comentarios:


    1. Martin Ellingham15 de diciembre de 2014, 23:12
      Estimado:

      Tenemos que rectificar un punto sobre el ayuno eucarístico. Recién con Pío XII se estableció un nuevo principio como general y común para todos, fieles y sacerdotes: el agua natural no quebranta el ayuno eucarístico. Antes de la constitución Apostólica Christus Dominus (1953) el ayuno eucarístico era total desde la medianoche e incluía el agua si era bebida. La anécdota del Papa sí es reveladora de una mala comprensión, tal vez escrupulosa, de una disciplina que definía el ayuno con los siguientes rasgos:

      “¿Qué condiciones se requieren para infringir el ayuno? Cinco, que son : 1ª Que lo que se toma sea cosa exterior, porque lo que proviene ab intrínseco, como la sangre que proviene de la boca , lengua , encías, etc., aunque se degluta, no viola el ayuno. 2ªQue dicha cosa pase al estómago; porque si se echa fuera antes de llegar á él , tampoco infringe el ayuno. 3ªQue tenga razón de comida ó bebida, esto es, que sea cosa alterable en el estómago , pues de otro modo no la estima el hombre como comida ó bebida, porque nadie dice come hierro, vidrio, madera, etc. 4ªQue se tome per nioclum cíbi, potus aut medicince; porque según la estimación del hombre, sólo de ese modo se viola el ayuno natural, pues lo que se toma per modum salives, respirationis vel atractionis, v. gr. : el polvo, una mosca ú otra cosa que venga de la atmósfera, tampoco infringe el ayuno. 5ªY que dicha cosa se tome precisamente después de la media noche , ó desde que dé la primera campanada de las doce...”

      “¿Las gotas de agua que se mezclan con la saliva, infringen el ayuno si se pasan con ella? Si se toman por casualidad praeter intentionem, no; á no ser que sean en mucha cantidad. Y lo mismo diremos de las gotas de agua que se tragan involuntariamente lavándose la cara; porque no se toman per modum potus. Consta de dicha rúbrica. Pero si se toman de propósito, sí; porque entonces nada les falta para tener razón de bebida, aunque no se ordene á ese fin.” (Diez, Clave de Teología Moral, ed. 1891).

      Es probable que el Catecismo de San Pío X sea de una edición retocada para adaptarla a la disciplina de Pío XII.

      Saludos.

      Responder

    2. Martin Ellingham15 de diciembre de 2014, 23:18
      Notemos que el principio anterior a Pío XII era la prohibición de comer o beber per modum cíbi, potus aut medicince.
      Responder
      Respuestas


      • Flavio Infante16 de diciembre de 2014, 2:18
        Gracias, Martin, por el esclarecido comentario. Me queda la duda sobre si la cita del Catecismo de San Pío X corresponde efectivamente a una ulterior edición retocada. De no, habría que aducir el absurdo de que la constitución Apostólica Christus Dominus vino a reformar algo que ya estaba reformado.


      • Flavio Infante16 de diciembre de 2014, 3:25
        Y acá compruebo, en una vieja edición impresa del «Compendio de la doctrina cristiana prescrito por la Santidad del Papa Pío X a las diócesis de la provincia romana» (sin pie de imprenta, pero emitido por el papa en julio de 1905) que:

        - para hacer una buena comunión son necesarias tres cosas: 1ª estar en gracia de Dios; 2ª estar en ayunas desde medianoche hasta el acto de la comunión; 3ª saber lo que se va a recibir y acercarse a comulgar con devoción;

        agregándose que

        -quien tragó alguna cosilla que quedó entre los dientes o alguna gota de agua al lavarse, puede con todo esto comulgar, porque entonces esas cosas, o no se toman por modo de comida o de bebida, o han perdido la naturaleza de tales.

        Esto corrige lo expuesto más arriba, en el punto 3 de la nota. Pero corrige a su vez a Francisco con su casuística de la gota de agua.


      • Martin Ellingham16 de diciembre de 2014, 6:02
        La casuística de Francisco es mala. O está queriendo decir que había interpretaciones escrupulosas de la disciplina. Que no son buenas, como tampoco lo es la laxitud imperante...


        Responder




    3. Anónimo16 de diciembre de 2014, 4:46
      lo que yo veo una vez mças es que Bergoglio resume lo que la progresía hace rato estaba diciendo,a saber, que el ayuno no hace falta. Y por otro lado,equipara insidiosamente a los fariseos con ´´los cristianos rígidos de hoy" que seguramente vendríamos a ser nosotros.Es muy vivo...pero Él que ríe último ríe mejor.
      Responder

    4. Jose16 de diciembre de 2014, 5:05
      ¡Guias ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello! Mt 23, 24.
      Es cierto que el Señor llamo hipócritas a letrados y fariseos por hacer lo que denuncia, pero nunca dijo que superado los escrúpulos con el mosquito, siguieran tragandose el camello del rencor y el resentimiento.
      Creo que Bergoglio aquí no ha llegado; alguién en su entorno de palmeros se lo debería advertir, aún cuando sólo fuera por caridad.


      In exspectatione: AQUEL GRAVOSO AYUNO EUCARÍSTICO


  4. #644
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    La cáscara de banana

    Fray Gerundio de Tormes

    Esto es lo que necesitan los cristianos rígidos. Una banana ante sus pies, para que resbalen y pequen y así puedan aprender a ser menos rígidos y más misericordiosos. Esta es la consigna del papa emitida, proferida o vomitada ayer, si me lo permiten ustedes. Una nueva vuelta de tuerca, con mensaje claro a los que se atan a la disciplina de la Iglesia.

    Hombre, yo creía que lo que hay que hacer es evitar el pecado; y siempre había entendido que la disciplina de la Iglesia, que con tanta displicencia es mentada en el sermoncito de Santa Marta, es algo necesario que nos ayuda, nos lleva de la mano, nos sirve justamente para eso mismo. Por supuesto, como todo, si se saca de sus límites, se convierte en algo rígido e hipócrita. Pero también creo que es verdad que si se pasa olímpicamente de ella, se hace mal. Claro que para este Papa, que anda intentando cargarse la Ley Natural apoyando (con tantas simpatías) a los homosexuales que quieren comulgar y que se quieren casar; que anda intrigando para dar la Comunión a los divorciados o que anda dando instrucciones constantes para que se olvide todo lo que huela a verdad permanente y/o a dogma en la Iglesia, despacharse con esta soltura unas cuantas leyes eclesiásticas, es una cosa sin importancia.

    Tal vez alguno de ustedes lo recuerdan. Ni siquiera se podía tomar una gota de agua. ¡Ni siquiera! Y para lavarse los dientes, se tenía que hacer sin tragar agua. Yo mismo de muchacho fue a confesarme de haber hecho la comunión, porque creía que una gota de agua había ido dentro. Es verdad ¿o no? Es verdad. Cuando Pío XII cambió la disciplina – ‘¡Ah, herejía! ¡No! ¡Ha tocado la disciplina de la Iglesia!’ – tantos fariseos se escandalizaron. Tantos. Porque Pío XII había hecho como Jesús: ha visto la necesidad de la gente. ‘Pero pobre gente, ¡con tanto calor!’. Estos sacerdotes que celebraban tres Misas, la última a la una, después de mediodía, en ayunas. La disciplina de la Iglesia. Y estos fariseos eran así – ‘nuestra disciplina’ – rígidos en la piel, pero como Jesús les dijo, ‘putrefactos en el corazón’, débiles, débiles hasta la putrefacción. Tenebrosos en el corazón.
    Lo que me ha irritado esta vez, ha sido que se utilice el nombre de Pío XII para decir que nos liberó de la disciplina del ayuno eucarístico. Ahora ya no me queda duda de que este hombre no habla por hablar, sino que es un sofista y un engañador y puede que me quede corto.

    Puestos a comentar las cosas de las que nos liberó Pío XII, podría haber hablado de su encíclica Humani Generis, que nos liberó del neomodernismo (aunque sólo por unos años), de su encíclica Mediator Dei, que nos liberó de doctrinas heréticas y enseñó verdades fundamentales sobre la liturgia y especialmente sobre el Sacrificio de la Misa, ahora pisoteadas; de su encíclica Mystici Corporis, que nos liberó de doctrinas protestantes y habló de la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo, ahora fulminado en la vaporosa doctrina del Pueblo de Dios; que nos dejó instrucciones bellísimas sobre la música sacra, y nos liberó de las misas criollas de Su Santidad; que exhibió en todo momento un estilo y un porte pontificio, y nos liberó de las patochadas presentes y las que nos esperan en el futuro. Ver una grabación suya es respirar aire puro, aunque luego necesitemos una cáscara de banana para despertar de nuestro sueño dogmático.

    Desde luego, Pío XII nos liberó, sin lugar a dudas, de un Papado vulgar, zafio, cochambroso y vergonzoso.

    Pero no. Ni una palabra sobre la importancia del ayuno eucarístico. Ni una palabra sobre el desmadre posterior. Ni una palabra sobre el peligro de comer el Cuerpo del Señor sin estar preparado. Al contrario, todos a comulgar. Y los primeros los divorciados, los maricas y los adúlteros. Los demás, ya se sabe, comulgan con hipocresía. Ni una palabra sobre el sentido de respeto que conllevaban aquellas denostadas leyes eclesiásticas. ¡Qué manera de hablar con desprecio!

    Si esto es lo que dice en público, qué será lo que comente en privado, las instrucciones que se distribuyan entre los sátrapas más fieles, las actuaciones directas para las convenientes purgas o las normas estrictas para el funcionamiento de las guillotinas….

    Necesaria Despedida


    He escrito ya demasiadas veces sobre este tipo de denuncias proféticas. Ya no me quedan fuerzas. Entre la vejez, las dificultades de los ojos para trabajar ante estas malditas pantallas de ordenador, entre la guerra a muerte que se está gestando contra todo lo que suponga aferrarse a la Iglesia de siempre, y los pequeños toques cardiovasculares… me recomiendan mis allegados muy seriamente que deje de escribir. Así lo voy a hacer, sin duda.

    Siempre aconsejo vivamente a todos aquellos con quienes hablo, que no se desanimen ni se desesperen. Que se aferren a los buenos pastores. Gracias a Dios, internet está suficientemente dotado de buena doctrina, si se sabe hacer una correcta selección. Hay que huir de los malos pastores, de los pastores que son lobos con piel de oveja. Porque ya parece que ha llegado el tiempo en que se cumpla, más plenamente que nunca, la profecía del libro de Zacarías, 11, 16-17:
    He aquí que suscitaré en la tierra un pastor que no cuidará de las ovejas que se pierden, que no buscará las descarriadas ni curará las heridas, ni alimentará a las que están sanas; sino que comerá la carne de las gordas y les romperá las pezuñas.
    ¡Ay del pastor inútil, que abandona el rebaño!
    ¡Espada sobre su brazo y sobre su ojo derecho!
    ¡Que se seque completamente su brazo y oscurézcase del todo su ojo derecho!"


    https://fraygerundiodetormes.wordpress.com/
    Última edición por Hyeronimus; 16/12/2014 a las 18:51

  5. #645
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    MFranco dio el Víctor.

  6. #646
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,439
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Parece que se van a reanudar las relaciones cubano-estadounidenses, lo que sin duda es un gran triunfo para los Castro. Obama y Raúl Castro agradecen al Papa la intermediación.
    El papa, feliz tras ser clave en el inicio de las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos - 20minutos.es

    PD: Por lo menos que sirva para mejorar algo los niveles de vida de los cubanos; pero "el tanto" ya sabéis quién se lo va a adjudicar.

  7. #647
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Lo dices como si los 53 años de bloqueo les hubieran perjudicado en algo. A los cubanos mucho, pero a los Castro nada en absoluto.

    Pero bueno, eso aparte, si Francisco ha ayudado a termine esa canallada made in USA, bien por él.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  8. #648
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,439
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Pues sí, nunca les ha quitado el sueño a los Castro el tema del bloqueo (ellos comen muy bien). Lo malo es que o mucho me equivoco, o esto les va a reforzar bastante internacionalmente; por no hablar de lo contentísimos que se van a poner todos los modernistas. Pero en fin, al menos los cubanos se podrán alimentar algo mejor.......

  9. #649
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Ya hace tiempo que están fortalecidos en ese aspecto, precisamente gracias al bloqueo se pueden vender en todas partes como los primeros y más veteranos resistentes a EEUU, lo que les da prestigio en toda Hispanoamérica que ha sufrido a esos mismos EEUU, mientras pueden ocultar todas sus deficiencias con la excusa del mismo bloqueo. Como siempre hace EEUU cuando parece que "combate el mal", en realidad lo fortalece.
    Última edición por Donoso; 18/12/2014 a las 03:34
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  10. #650
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿Vale la pena seguir?



    La pregunta que titula esta entrada es pertinente. Después de un año y medio de dedicar esta bitácora casi exclusivamente a alertar sobre los peligros que entraña el pontificado del Papa Francisco, me da la impresión de administrar un blog dedicado a advertir que la comida chatarra es dañina para la salud. Creo que es hora de volver a temas más amables y formativos, y propongo un proceso de desentoxicación para estas vacaciones, lo cual no obsta para que, cuando sea necesario, volvamos a ocuparnos del personaje.

    Sin embargo, antes de iniciar esa tarea sanitaria, me quiero detener en un par de expresiones de Francisco y sobre Francisco.

    El día lunes, en sus indigestas homilías de Santa Marta, dijo:

    “Pío XII nos liberó de aquella cruz tan pesada que era el ayuno eucarístico:

    Tal vez alguno de ustedes lo recuerdan. Ni siquiera se podía tomar una gota de agua. ¡Ni siquiera! Y para lavarse los dientes, se tenía que hacer sin tragar agua. Yo mismo de muchacho fue a confesarme de haber hecho la comunión, porque creía que una gota de agua había ido dentro. Es verdad ¿o no? Es verdad. Cuando Pío XII cambió la disciplina – ‘¡Ah, herejía! ¡No! ¡Ha tocado la disciplina de la Iglesia!’ – tantos fariseos se escandalizaron. Tantos. Porque Pío XII había hecho como Jesús: ha visto la necesidad de la gente. ‘Pero pobre gente, ¡con tanto calor!’. Estos sacerdotes que celebraban tres Misas, la última a la una, después de mediodía, en ayunas. La disciplina de la Iglesia. Y estos fariseos eran así – ‘nuestra disciplina’ – rígidos en la piel, pero como Jesús les dijo, ‘putrefactos en el corazón’, débiles, débiles hasta la putrefacción. Tenebrosos en el corazón”.

    Es, literalmente, un caníbal; un caníbal institucional, como bien lo ha caracterizado Ludovicus. Más allá de la discusión acerca de si el ayuno eucarístico efectivamente era tal como afirma el Romano Pontífice, el problema está en su actitud. No dice nada acerca del sentido que tenía, y tiene, tal ayuno: purificación y penitencia para prepararse correcta al misterio que se va a recibir. No le importa en absoluto decir, indirectamente, que todos los pontífices –y la Iglesia misma- anteriores a Pío XII eran una suerte de sádicos que se solazaban imponiendo dolorosas condiciones y ocasionando graves problemas de conciencia a los fieles que querían recibir la eucaristía (¿Bergoglio con problemas de conciencia? Habrá sido hace mucho, mucho tiempo…). Y la misma acusación de sadismo y crueldad pesa para las Iglesias Orientales que mantienen ese ayuno hoy en día. No le importa utilizar como aliado de esta majadería al Papa Pío XII; no le importa confundir al calificar a quienes imponían esas prácticas –la Iglesia misma- como fariseos: rígidos en la piel, pero como Jesús les dijo, ‘putrefactos en el corazón’, débiles, débiles hasta la putrefacción. Tenebrosos en el corazón.

    ¿Qué logra Bergoglio con todo esto? Aumentar su autoridad y estima frente a los ojos del mundo a costa de canibalizar a la Iglesia. En el fondo, la actitud que ha tenido desde el comienzo mismo de su pontificado ha sido la de refrendar todas las críticas que el mundo hace a la Iglesia presentándose él como el salvador que viene a enderezar todos estos entuertos.




    La segundo observación tiene que ver con declaraciones que hizo ayer el inefable Mons. Karcher con ocasión de la caída del “Muro del Caribe”, artífice de lo cual pereciera que fue el mismo Papa. Aquí pueden leer, y escuchar, la nota. Yo sólo me detengo en esta frase:

    “Yo creo que el papa está cumpliendo con su rol fundamental de “pontífice”, el que tiende puentes, el hombre que está llamado a crear y a mejorar relaciones entre los hombres y entre los pueblos”.

    Me pregunto seriamente si esta gente fe. No solamente fe católica, sino fe a secas. Es básico y de manual: el pontífice –Cristo el primero de todos y, luego, los obispos- está llamado a ser “puente” entre Dios y los hombres. Es de ese modo como la Iglesia, desde el mismo San Pablo en adelante, siempre lo enseñó. El Secretario General de las Naciones Unidas podría ser, análogamente, un pontífice destinado a tender puentes entre los hombres y mejorar las relaciones entre los pueblos. El obispo de Roma ha sido elegido para en su cargo para tender puentes entre la humanidad caída y redimida, y Dios.

    Decir lo que dijo Karcher –no me cabe duda que aleccionado por el mismo Bergoglio- es constituir a éste frente al mundo como un líder del mundo, sin ninguna referencia a su función sobrenatural. Es, en pocas palabras, bautizar a Bergoglio con el nombre de Julián Felsenburg. No pretendo ser apocalíptico ni tengo propensión a serlo, pero aquí se trata de cambiar radicalmente el papel del pontificado romano.


    La antífona del Benedictus del día de hoy dice: “Vigilate animo, in próximo est Dominus, Deus noster”; “Que tu alma este vigilante, porque el Señor está muy cerca”. Aunque también podríamos hacer una variación: “Tened cuidado. Que vuestro ánimo no decaiga. Estad atentos. Falta poco. Ya estoy a las puertas”.

    The Wanderer

  11. #651
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    15 pajas en ojos ajenos



    Quince - casi docena y media - son las plagas que PP Franciscus detecta en su amada Curia.

    (Cualquier cosa son amores /
    dicen que decía la Curia /
    oyendo las 15 flores). (aquí la noticia)

    El docto Rosmini sólo vio, en su tiempo, cinco plagas en la Iglesia. Al fin, tanto concilio y concilieo para que las dolencias, en vez de curarse, se tripliquen en medio siglo. Un desatino. O una mala cura. O una intensa infección de patógenos curiali-víricos - ¡quién lo iba a decir! - que han proliferado en vez de la omnímoda mejoría que las recetas conciliares pregonaban.

    A lo peor es por las ventanas abiertas y las malas corrientes (de aire), que son muy traicioneras y en cuanto te relajas y te quitas la sotana, pillas una de las 15 (dolencias) o las quince en ristra, una tras otra, como un rosario.

    Si me pregunta algún impertinente si me hecho una analítica con el guión de PP Franciscus, le respondo que no, que como no soy curial estoy exento del rapapolvo pontificio, que no me atañe. Sólo he leído apenas la noticia, pensando que se trataría de una caridad amable más de esas que prodiga a sus bienamados, ogni giorno, en Santa Marta.

    (Los bienamados decían /
    al oir al Padre Santo /
    ¡Ay Santo Padre Francisco /
    por Dios no nos quieras tanto!).

    Así y todo, sólo con la lectura somera, puedo asegurar y aseguro que estoy absolutamente libre, indemne y sano de la décima afección maligna: 10ª - La enfermedad de divinizar a los jefes; es un piojo que nunca me ha picado.

    Y muy particularmente me declaro ileso de la 10ª calentura tocante al jefe diagnosticador de las 15 neo-plagas curiales-eclesiales, porque desde que se asomó al balcón me resultó evidente. En cuanto salió, el espectro del Dante me sopló fríamente: -'Lasciate ogni speranza!'.

    Yo me subí el alzacuellos, me re-abroché la sotana, me puse un solideo de lana y un tabarro veneziano, para no enfriarme.

    Y así procuro conservarme. Mejorable siempre, pero de la 10ª, inmune.


    +T.

    EX ORBE
    Última edición por Hyeronimus; 23/12/2014 a las 14:19

  12. #652
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Adrián Salbuchi en RT:

    Una historia de dos papas


    Adrian Salbuchi


    Esta semana, la Iglesia Católica celebra su segunda Navidad teniendo dos papas vivos. ¿Tiene esto algún significado más profundo de lo que parece? ¿Estará revelando el Vaticano algún indicio "a plena luz del día", que sólo "quienes tienen ojos para ver y oídos para escuchar" puedan desentrañar?

    La Iglesia Católica es la más importante institución cristiana del mundo. Ha transitado por profundos cambios para alinearse con los "signos de los tiempos" que corren. La clave para comprender el éxito de sus más de dos milenios de existencia la hallaremos en su propio nombre: la Iglesia es "Apostólica" (se apoya sobre la vida y obra de los discípulos directos de Jesucristo); es "Católica" (de griego καθολικός que significa universal; hoy diríamos "global"); y por último, es "Romana" (geográfica, cultural y geopolíticamente).

    A pesar de los cientos de miles de primeros cristianos que fueron martirizados por los Emperadores Romanos, en verdad la Iglesia le debe mucho a Roma. No sólo fijó su sede central en el corazón de la Ciudad Eterna, sino que adoptó su idioma secular – el latín – convirtiéndolo en lengua sacra; absorbió gran parte de la estructura legal y administrativa romana, y adoptó muchos de sus símbolos, conceptos y estilos.

    Así, el "Pontífice" – constructor de puentes – tiene la llave de la Salvación Eterna, y el propio nacimiento de Cristo lo celebramos el 25 de diciembre igual que Roma celebraba el de Mitra, dios iraní traído por los Legionarios Romanos cuando regresaron de lejanos confines orientales del Imperio. Incluso la Cruz – símbolo supremo de Martirio – era un artefacto creado por los romanos.

    Independientemente de la opinión y Fe de cada uno, la verdad es que la Iglesia ha sobrellevado muy bien el paso del tiempo. Desde luego que hoy se la ve un poco cansada, desgastada y gris, mas sigue siendo la institución más antigua de Occidente, con dos mil años de continuidad, habiendo fijando su sede en la propia Roma. En verdad, es mucho tiempo.

    ¿Existirá algún plazo máximo vital para las instituciones colectivas que debe medirse en períodos muy extensos, que no logramos comprender dado que nuestras propias breves vidas nos obligan a pensar en tiempos muchísimo más cortos?

    Tiempo, tiempo y tiempo

    Las sutiles leyes que gobiernan el paso de los milenios seguramente son diferentes a nuestro moderno, materialista y cortoplacista concepto del tiempo. En verdad, en la Antigüedad había tres conceptos distintos para abordar el tiempo: "Cronos", que describía el tiempo profano y lineal; "Kairos" que señalaba los momentos significativos de la vida cuando Dios o los dioses manifestaban su plan divino a los hombres: "hitos cósmicos", podríamos llamarlos; y "Aion", del dios romano de los periodos muy extensos de tiempo cíclico, de donde se deriva el vocablo moderno "eón".

    La historia de la Iglesia parece decirnos que Cronos deviene dentro de Kairós, que son sus hitos cargados de significado y que ayudan a explicar lo "profético" ("Mi "kairos" aún no ha llegado" le responde Jesús a su Madre cuando las Bodas de Cana…). Ambos, a su vez, se insertan dentro de Aion, el cíclico "tiempo de las edades" en que cambios sutiles, lentos y a muy largo plazo surgen y decaen dentro de la psique colectiva de los hombres.

    En la oscura y aguda crisis que vive el mundo actual, ¿habrá algunos hombres iluminados dentro de la propia Iglesia que han comprendido estos complejos mecanismos, y les están permitiendo que se manifiesten según su naturaleza misteriosa?

    El año pasado, el papado atravesó un hito – un "kairós" – sin precedentes cuando el papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) abdicó para ser reemplazado un mes después por el actual papa Francisco (Jorge Bergoglio).

    ¿Se debió este vuelco insólito en el orden sucesorio y ordenado al trono de San Pedro, según el cual los nuevos papas siempre ascendían luego de muerto su antecesor, tan sólo al hecho de que Benedicto se sintió demasiado viejo, cansado y débil para seguir desempeñando sus funciones mundanas y espirituales?

    Pedro y Pablo: fundadores de la Iglesia

    San Pedro (Simón Pedro, en latín; Petrus, la piedra) murió alrededor del año 64 AD crucificado por el emperador Nerón Augusto César. Fue uno de los doce discípulos originales ordenados por Jesucristo de quién dijo sería "la Piedra de mi Iglesia" (Mateo 16:18), que la Iglesia considera como su primer papa. La Tradición sostiene que Pedro fue crucificado donde hoy se erige la Capilla Clementina y que sus huesos descansan debajo de la Basílica de San Pedro.

    San Pablo, es un caso distinto. Su nombre judío era Saulo; era más joven que Pedro y no formó parte de los doce apóstoles directos de Jesús. En realidad, Saulo comenzó persiguiendo a los discípulos de Jesús en Jerusalén, pero un día mientras se encaminaba hacia Damasco se le apareció el Cristo resucitado como poderosa Luz que lo encegueció. Luego de tres días, recuperó la vista y "habiendo visto la Luz", se convirtió, cambio su nombre al de Pablo, y comenzó a predicar que Jesús de Nazaret era el Mesías y el Hijo de Dios.

    Pablo fue un intelectual prolífico y brillante: catorce de los veintisiete libros del Nuevo Testamento son tradicionalmente atribuidos a él. Sus Epístolas forman la columna vertebral de la teología, la fe y el ritual cristianos, no solo para el catolicismo sino también para ortodoxos y protestantes.

    Pablo predicó principalmente a los paganos y a menudo se lo conoce como "el Apóstol de los Gentiles", mientras que Pedro mantuvo unidos a los judíos convertidos a la nueva Fe a pesar de las grandes persecuciones.

    Podríamos decir que el leal Pedro es el "corazón" de la Iglesia – la mismísima piedra sobre la cual fue erigida y hoy sigue en pie en Roma; mientras que el brillante Pablo fue el "cerebro" de la Iglesia, forjador del Dogma que se mantiene hasta nuestros días (o casi, luego del Concilio Vaticano II…)

    En términos generales, casi podemos decir que Pedro y Pablo magistralmente fundaron juntos la estructural mundana, temporal y espiritual de la Iglesia Católica Apostólica y Romana. No ha de sorprender entonces que el santoral de la Iglesia los honre juntos el 29 de junio, Fiesta de las Solemnidades de San Pedro y San Pablo.

    Veamos ahora a la Iglesia de nuestros días.

    ¿Estaremos presenciando hoy un reflejo contemporáneo de aquellos dos magníficos fundadores de la Iglesia Romana – Pedro y Pablo – que trabajaron juntos, vivieron juntos y casi murieron juntos, en los dos pontífices que hoy también viven y trabajan juntos (y probablemente mueran juntos) en Roma, Francisco (el papa "verdadero") y Benedicto XVI (el papa "emérito" retirado)?

    La Lista de San Malaquías

    Malaquías fue un santo irlandés del siglo XI, arzobispo de Armagh, y el primer hijo de Irlanda a ser canonizado. Hoy, sin embargo, Malaquías es más conocido por la visión apocalíptica que tuvo mientras viajaba a Roma, que rápidamente anotó, en la que "vio" a los 112 papas que reinarían luego de su tiempo hasta el Día del Juicio Final y la Segunda Venida de Jesucristo.

    Aquella "Lista de Malaquías" quedó olvidada durante cuatro siglos hasta que el monje benedictino Arnold de Wyon la descubrió y publicó en el año 1590, llamándola la "Profecía del Fin de los Tiempos". Muchos investigadores, sin embargo, la consideran una falsificación del siglo XVI.

    Puede que así sea… Sin embargo, hay algo muy extraño en la manera en que las 112 oscuras frases en latín que Malaquías asignó a cada uno de los 112 futuros papas a partir del Clemente II, parecieron luego revelarse como verosímiles - sea de manera pequeña o portentosa - en los sucesivos obispos que a lo largo de los siglos ascenderían al trono de San Pedro.

    Si se trató de una falsificación, ¡decididamente fue urdida de manera muy inspirada! O, como dicen los italianos, se non e vero e ben trovato.

    Agreguemos a esto otro factor insólito: el del tiempo. Desde el momento en que Malaquías anoto su visionaria Lista, hemos visto algunos papas reinar largos años como Pio IX y Juan Pablo II (31 y 26 años, respetivamente), mientras que otros tuvieron reinados tristemente breves, como los 33 días de Juan Pablo I.

    Ante semejantes enormes variaciones en la duración de los sucesivos papados, la Lista de Malaquías bien podría haberse desviado siglos enteros terminando demasiado pronto (hace ya siglos), o sino transcurriendo demasiado lentamente (teniendo aún siglos por cumplir); y sin embargo…

    Aquí nos encontramos en el Año de Nuestro Señor de 2014, viendo al ultimo papa de la Lista de Malaquías en el trono de San Pedro: un hombre que acaba de cumplir 78 años y que no debiéramos esperar que viva demasiadas décadas más…

    De manera que conviene no descartar tan a la liviana el mensaje del viejo San Malaquías, a pesar de que su insólita Lista haya sido manoseada y banalizada por quienes se adscriben al "New Age" o "Zeitgeist". Después de todo, no olvidemos que en su Irlanda nativa, Malaquías era arzobispo del pueblo de Armagh, que tiene claros ecos de Armagedón... A menudo, Dios escribe verdades derechas con renglones torcidos…

    ¿A dónde vamos desde aquí?

    ¿Se habrán activado algún sutil factor psicológico colectivo en este tema? ¿Lo que muchos hoy sienten como la proximidad de "tiempos finales apocalípticos", será el reflejo de algún arquetipo colectivo hasta ahora adormecido? ¿De lo que hablara e investigara tan profundamente el psicoanalista suizo Carl G Jung en el siglo pasado?

    Sin embargo, también puede que exista un fuerte componente de profecía auto-cumplida en todo esto.

    En 1935, el dramaturgo inglés T. S. Eliot escribió una obra teatral llamada "Asesinato en la Catedral", en la que relata el asesinato en su propia catedral de Canterbury de su arzobispo Tomás Becket por dos caballeros al servicio del rey Enrique II Plantagenet de Inglaterra.

    Rey y arzobispo estaban enemistados por una lucha política respecto de quién debiera tener la última palabra en los asuntos mundanos: si el rey instalado en Londres o el papa instalado en Roma.

    En una magnifica escena, al ver acercarse a los caballeros armados del Rey Enrique, monjes leales a Becket pretenden bloquear las puertas de la Catedral para proteger al arzobispo. Becket, sin embargo, da la orden que las puertas permanezcan abiertas de par en par, atrayendo así y por propia voluntad su martirio; una verdadera "Imitación de Cristo" en el sentido de que la profecía siempre "debe cumplirse", lo que a Becket le ganó la santidad.

    Cuando antiguas profecías se tornan sagradas y se enquistan profundamente en la psique colectiva, suelen generar una cada vez más fuerte compulsión inconsciente entre los pueblos de vivirlas en el tiempo y el espacio; casi como si fueran una obra teatral o una ópera.

    Esta fascinación colectiva no disminuye por el mero hecho de que sepamos exactamente como concluirá el drama, se trate del Asesinato en la Catedral, Hamlet, Macbeth, Fausto, el Anillo del Nibelungo wagneriano, o …. La Lista de Malaquías.

    Secreto de Secretos

    ¿Se estará dinamizando, consciente o inconscientemente, la materialización de estas profecías desde los corredores más profundos y ocultos del Vaticano, que tantos secretos y misterios ocultan?

    Veamos a los cuatro últimos papas de la Lista de Malaquías:

    - Juan Pablo I (109 de la Lista): Malaquías lo denominó "De la media luna". El pobre Albino Luciani fue entronizado durante una media luna en 1978 y hallado muerto 33 días despues durante la siguiente media luna...

    - Juan Pablo II (110 de la Lista) fue descripto como "De las labores del sol" (que algunos interpretan como del eclipse – labor - solar): Karol Wojtyła nació durante un eclipse solar y sus funerales solemnes se realizaron durante otro eclipse 84 años después…

    - Joseph Ratzinger (111 de la Lista) es denominado "Gloria del olivo". El nombre elegido por Ratzinger honra a San Benedicto de Nursia, fundador de la orden de los benedictinos una de cuyas ramas son los Oliventinos...

    Pero entonces el año pasado ocurrió lo inesperado: Benedicto XVI abdicó, generando gran expectativa respecto del siguiente, y aparentemente ultimo, papa. Pues la Lista de Malaquías concluye con el papa 112 al que en lugar de asignar una breve descripción, le coloca el siguiente mensaje tremendo: "Durante la última persecución de la Santa Iglesia Romana reinará Pedro el Romano, quien apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas (¿Roma? ¿Jerusalén?) será destruida y el tremendo Juez juzgará a su pueblo. Fin."

    Ese papa 112 sería el argentino Jorge Mario Bergoglio quien felizmente no eligió como nombre papal el de Pedro. En verdad, desde el primer Pedro, jamás algún papa eligió el nombre Pedro, tabú no aplicado a Pablo (hubo seis papas con su nombre).

    Si San Pablo fue el "cerebro" de la Iglesia, ¿podemos ver en Benedicto XVI su contraparte moderna? Un intelectual brillante, frio, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, hombre alejado de las cosas mundanas?

    Y si Pedro fue la "piedra" sólida, emotiva y simple sobre la cual Jesús erigió su Iglesia, ¿será Francisco – que tan rápidamente conquistó los corazones de católicos y no católicos con su estilo cálido, simple, llano y sin sofisticación – su contraparte moderna?

    Hace seis siglos que la Iglesia no tenía a dos papas vivos al mismo tiempo. Aunque San Pablo jamás fue papa, reunir hoy a "Pedro y Pablo" nuevamente para "juntar fuerzas" - por así decirlo - en estos tiempos tan desafiantes para la Iglesia y su grey no parece una mala idea.

    Especialmente viendo como todos los pueblos son agredidos por una misma compacta y oscura elite de poder que se ha enseñoreado sobre el mundo. Innegablemente todo ello viene cargado de oscuros presagios.

    Pues estos son tiempos de "guerras y rumores de guerras" promovidos por las élites enquistadas dentro de EEUU, el Reino Unido, la Unión Europea e Israel (que hemos dado en llamar los "Cuatro Jinetes del Apocalipsis"): Ucrania y Siria; Corea, África e Irak; Afganistán, Egipto y Malí; Somalia, India, Paquistán, Libia, Crimea y, Sudán; Chechenia e Irán; las parasitarias deudas impuestas por la internacional dorada y la amenaza creciente de la bomba atómica…

    ¿Estará tomando la Iglesia mucho más en serio a San Malaquías de lo que admite abiertamente? ¿Habrá considerado que hoy resulta particularmente prudente "prepararse para lo peor, mientras se reza para que ocurra lo mejor"?

    Si resultara ser cierto que, con toda la sabiduría, información, Profecía, verdades secretas, evidencia condenatoria y evidencias inconfesables hoy escondidas en los recovecos y salones más profundos del Vaticano, la Iglesia misma se prepara para lo peor, entonces quizás todos nosotros haríamos bien en seguir su ejemplo.

    Las tragedias políticas suelen ocurrir porque relatos vitales son suprimidos; información clave es ocultada, y lo obvio no es reconocido.

    Miles de millones de hombres y mujeres en todo el mundo experimentarían un cambio colectivo de entendimiento si esas Verdades vitales fueran reveladas al mundo; si los verdaderos culpables fueran desenmascarados; si perversos buscapleitos fueran justicieramente castigados, y si los leales buscadores de la Verdad fueran escuchados y honrados.

    Hoy, más que nunca, el mundo está necesitado de un Mensaje Vital.

    Quizás ya sea hora que la Ciudad Eterna hable con total claridad y urgencia… Pues si la Verdad no ha de venir de Roma, inspirada en el espíritu de Pedro y Pablo y por voluntad divina, entonces ¿de dónde habría de venir esa Verdad que hoy los pueblos tanto anhelan y necesitan? El mundo espera con aliento contenido…

    Feliz Navidad y Paz a los hombres de buena voluntad…

    Adrian Salbuchi para RT

    Adrian Salbuchi es analista político, autor, conductor del programa de televisión "Segunda República" por el Canal TLV1 de Argentina. Fundador del Proyecto Segunda República (PSR) –

    www.proyectosegundarepublica.com




    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  13. #653
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Hipocresías con Alzheimer




    Es muy notable, casi increíble. ¿Cuándo, en las últimas décadas, el discurso de fin de año de un Papa a la Curia Romana ha tenido tanta repercusión en los medios del mundo? Ayer ocupó durante varias horas la primera plana de los portales electrónicos de los principales diarios del planeta.
    ¿Cómo se entiende? Yo veo solamente una respuesta: porque el papa Francisco le dijo a la Curia lo que el mundo le viene diciendo desde hace años. Las palabras del Pontífice tuvieron tal repercusión porque son las mismas palabras las mundo.
    Viéndolo desde otro costado: Bergoglio construye su poder basado en las fuerzas de este mundo: sus medios de prensa, sus tejes y manejes políticos, sus slogans y sus ideales y, para hacerlo, no tiene otra opción que canibalizar a la propia Iglesia. Y no le importa. Y lo hace cotindianamente. Es probable, por ejemplo, que festeje esta Nochebuena como lo hizo el año pasado: comiendo con judíos sandwiches sin jamón en la sacristía de San Pedro.
    El Papa Francisco le habla al mundo y se debe al mundo. No le habla a los católicos sino para criticarlos y despellejarlos. ¿Será que pretende ganar de ese modo al mundo para Cristo? No lo creo capaz de tal ingenuidad.
    Como decía ayer un encumbrado miembro de la Curia, entusiasta de las reformas francisquistas: “¿Es que este hombre dirá alguna vez algo positivo sobre nosotros?”.
    El Papa Bergoglio tiene la infalible habilidad de retratarse cuando hostiga, sólo habla de sí y consigo. Estamos ante un autorretrato espiritual involuntario: “terrorismo de las habladurías”, “murmuración asesina”, “esquizofrenia existencial”, “Alzheimer espiritual”, “narcisismo”, son sus autodiagnósticos, en un juego de espejos que no puede percibir, característica típica de personajes enfermos y peligrosos.


    "Oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora llega la salvación, el poder, el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque fue precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y de noche".
    Apocalipsis 12, 10.


    The Wanderer

  14. #654
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I


    Le Figaro: Guerra secreta en el vaticano. De qué manera el Papa Francisco revuelve la Iglesia



    LE FIGARO MAGAZINE
    VIERNES 19 Y SÁBADO 20 DE DICIEMBRE

    Guerra secreta en el vaticano.
    De qué manera el Papa Francisco revuelve la Iglesia.

    Todos los sondeos muestran la popularidad planetaria del Papa Francisco. Pero, en el seno de la Iglesia, sus métodos de trabajo y algunas de sus ideas suscitan resistencia.


    Jean-Marie Guénois relata los enfrentamientos que sacuden a la curia romana. Jean Sévillia nos describe la forma con la que este Papa, que trae un nuevo estilo, es percibido por los católicos franceses.


    POR JEAN-MARIE GUÉNOIS

    SU GUARDIA MÁS CERCANA.
    CARDENAL SEAN PATRICK O’MALLEY, arzobispo de Boston, despiadado con los asuntos de pedofilia. Aconseja al Papa muy de cerca.

    CARDENAL OSCAR MARADIAGA. Este hondureño ha propuesto al Papa nombrar un matrimonio para un cargo clave de la curia romana.

    CARDENAL GEORGE PELL. Este australiano es prefecto del nuevo secretariado para los asuntos económicos de la Santa Sede.

    CARDENAL WALTER KASPER. Abogado del ecumenismo, este alemán es partidario del acceso a los sacramentos de los católicos divorciados y vueltos a casar.

    CARDENAL REINHARD MARX, Arzobispo de Múnich, presidente de la conferencia episcopal alemana, quiere “una Iglesia que cierre”.


    Una vez elegido Papa, Francisco ha roto enseguida con la cortesía de Europa y sus viejas costumbres. Es una “abuela estéril”, lanzó en Estrasburgo, a principios de diciembre, hablando del Viejo Continente. Todo lo que el papado conservaba de “imperial”, se ha desmoronado. Nada de genuflexiones delante de él. Menos aún el besamanos. Este Papa, que se siente antes obispo de Roma –la palabra “Papa” sale poco de sus labios-, ¿no le ha echado en cara su sotana, hace unos días, a un prelado que recibió para una reunión de trabajo? Basta el clergyman como vestimenta.


    El 13 de marzo de 2013, cuando el cardenal Jorge Mario Bergollio, el irreductible cardenal-arzobispo de Buenos Aires, asumió el gobierno de la barca de Pedro, todo el mundo ha saludado a este “Papa que ha venido de fuera”, pero no se midió bien, entonces, hasta qué punto su origen le llevaría a mirar al mundo desde otra perspectiva: desde abajo, desde el hemisferio Sur.


    Desde fuera, este Papa gusta. Como nunca antes: su brillantez, sus frases chocantes, sus gestos espectaculares han tenido éxito. Pero este estado de gracia se difumina entre los círculos dirigentes de la Iglesia. Incluso parece que algo se ha tambaleado desde el sínodo de la familia de otoño de 2014. Como si de la tormenta surgiese una majestuosidad que no se había manifestado a priori tras la elección papal. Y el cúmulo de indicios autoriza a preguntarse: ¿no se expone la Iglesia católica a afrontar una tempestad para fines de 2015, tras la segunda sesión del sínodo sobre la familia?



    Dos razones fundamentales explican este contrasentido
    . En primer lugar, la visión eclesial de Francisco. Aunque es de espiritualidad clásica, parece claramente, ahora, que está directamente inspirado y aconsejado por las corrientes católicas herederas de la visión más progresista del Vaticano II. El contraste es más llamativo si tenemos en cuenta que estas tendencias fueron combatidas –frontalmente- por Juan Pablo II y por Benedicto XVI. Sin embargo, la Iglesia no puede “empequeñecerse”, como dice el Papa, ni a la derecha ni a la izquierda, solo cuenta que esta última “sensibilidad” está hoy al mando.


    El segundo factor que explica esta degradación del clima eclesial: los métodos de Francisco. Decidido a conducir el cambio, practica un modo de hacer inspirado en la cultura viril de los argentinos, que le lleva a golpear… sin ponerse los guantes. Por tanto, hay añicos en esta tienda de porcelana que es también el Vaticano.


    “Él se ocupa de todo”
    , se afirma en las oficinas que dominan la plaza de San Pedro. Este Papa es un patrón, efectivamente. El último ejemplo, como dato: el despido, sin explicaciones, del comandante de la Guardia suiza, Daniel Anrig, nombrado por Benedicto XVI. ……. Ha tocado, esta vez, a un obispo de Paraguay considerado muy conservador, Mons. Rogelio Livieres Plano. Acusado de distintos asuntos, y demostrando que no estaba implicado, este miembro del Opus Dei ha sido obligado a dimitir, el 25 de septiembre, denunciando su disgusto por no haber podido explicarse ante el Papa.

    CUANDO GOLPEA, EL PAPA NO SE PONE GUANTES DE BOXEO

    LOS CONTESTATARIOS.

    CARDENAL WALTER BRANDMULLER. Este alemán se ha opuesto a las tesis del cardenal Kasper respecto al matrimonio y la familia.

    CARDENAL RAYMOND LEO BURKE. El Papa ha retirado de su función en la curia a este estadounidense juzgado por él como demasiado conservador.

    CARDENAL VELASIO DE PAOLIS. Este teólogo italiano se ha posicionado también muy fuertemente contra el cardenal Kasper.

    CARDENAL CARLO CAFFARRA. Muy escuchado por Juan Pablo II y por Benedicto XVI, este italiano se opone al cardenal Kasper.
    Un pontificado que golpea por tanto. ¡En Argentina, su país de origen, Francisco ha desplazado o nombrado, en menos de año y medio de reinado, nada menos que… a 26 obispos de 74! Es decir, poco más de un tercio. Una fuente bien informada de ese país, muy cuidadoso para no ser identificada, considera que estos nombramientos van “todos en el mismo sentido”.

    Otro ejemplo que ha saltado a los titulares, este otoño, en los Estados Unidos. El 20 de septiembre, Francisco ha nombrado para Chicago, una de las diócesis más importantes del país, a Mons. Blase J. Cupich, el obispo norteamericano considerado de los más progresistas. Francisco ha cogido totalmente a contrapié a la tendencia dominante entre los católicos estadounidenses, mucho más clásicos y “pro-vida”. La primera decisión del nuevo arzobispo, el 24 de octubre, fue abandonar el palacio episcopal sito en el distrito de alto nivel de Gold Coast para vivir en un lugar más modesto.


    En Roma, el prefecto encargado del nombramiento de obispos, el cardenal canadiense Marc Ouellet, nombrado por Benedicto XVI, ha sido sobrepasado por su número 2, amigo de Francisco. El mismo método en el sector de la liturgia: el 24 de noviembre, el Papa ha colocado al muy conservador cardenal africano Robert Sarah a la cabeza de la Congregación para el culto divino, pero no sin haber cambiado antes, el 5 de noviembre –con “efecto inmediato”- a los que debían ser sus adjuntos: el inglés Anthony Ward y el español Miguel Ferrer Grenesche, dos prelados cercanos a la línea de Benedicto XVI en tal materia. Han sido reemplazados por un italiano, defensor de una vuelta a la liturgia moderna, el padre Corrado Maggioni.


    Caso, por último, muy emblemático: el desplazamiento del cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Tribunal de la signatura apostólica. Nombrado por Benedicto XVI, se ha atrevido a expresar públicamente su desacuerdo con el Papa Francisco sobre la cuestión de los católicos divorciados y vueltos a casar y de los homosexuales. Consecuencia: dos semanas después de acabado el sínodo, el 8 de noviembre, ha sido degradado y “nombrado” capellán de la Orden de Malta.

    “Su forma de gobernar desconcierta”, confiesa un alto responsable de la Santa Sede, considerado por su moderación. Apoyándose en esta serie de hecho, unos cuantos –que es preciso catalogar como “contrarios” a la línea del Papa Francisco, incluso si la Iglesia no es una organización política- han inventado un neologismo para caracterizar lo que denuncian: ¡la “desratzingerización” de la curia! Esta expresión, caricaturesca, da una idea de las tensiones presentes.
    “El clima interno no es bueno. El miedo impera pues nadie a día de hoy está seguro de su futuro, puesto que la Santa Sede era, por encima de todo, sinónimo de estabilidad”, explica un laico que trabaja en el Vaticano. Informado de este mal ambiente dentro de su propia casa, Francisco ha convocado a todos los empleados del Vaticano, para el 22 de diciembre, a una reunión inédita. Andrea Riccardi, fundador de San Egidio, cercano a Francisco, justifica siempre estos golpes de timón.

    Llamado para ocupar altas funciones en la curia, este laico escribe, el 22 de octubre, en el portal Vatican Insider: “El gobierno actual es el que dejó Benedicto XVI. Y es precisamenteen el equipo de su gobierno en el que Francisco encuentra las resistencias más fuertes al cambio. La reforma de la curia no puede limitarse a l a fusión de algunos dicasterios. El Papa tiene necesidad de colaboradores que estén en sintonía con él”.



    En sí misma esta reforma no es revolucionaria
    . Su estructura debería estar publicada hacia mitad de febrero. Las dos medidas estelares consisten en suprimir todos los actuales consejos pontificios, que podrían compararse a las secratarías de Estado en el gobierno francés, para reunirlos en dos Congregaciones, lo equivalente a nuestros ministerios. Una de esas nuevas Congregaciones estaría encargada del mundo de los laicos, la otra de las cuestiones de justicia social. Pero es el espíritu de esta reforma lo que suscita más temores.


    El cardenal Maradiaga es uno de los más cercanos consejeros del Papa ya que coordina el consejo de los ocho cardenales (“G8“ luego “G9”, con la admisión en este círculo del cardenal Pietro Parolin, el secretario de Estado del Vaticano). Explica que “la curia no puede ser considerada como la corte papal, ni como un super-gobierno de la Iglesia centralizada, sino como una estructura ágil al servicio del ministerio del Papa”.

    EN EL PUNTO DE MIRA,
    LOS QUE MANTIENEN
    LA LÍNEA RATZINGER.
    “Una estructura ágil”, he ahí el cambio. Un documento interno, no hecho público, nos da el alma: los cardenales, los todopoderosos jefes de los dicasterios, serán reemplazados por prelados o por laicos, considerados como expertos en sus campos propios, para ayudar a gobernar en concreto al Papa. Si son obispos, no se convertirán automáticamente en cardenales. El tiempo de unos príncipes-cardenales alrededor de un rey-papa ha sido finiquitado.


    Detrás de todo esto, Francisco conduce una guerra contra “el carrerismo eclesial”, así está escrito en el texto, pero pretende gobernar también según una modalidad sinodal. Si bien él es el único que decide, quiere apoyarse en procesos de maduración colectiva en los que serán consultados estructuralmente los obispos de campo y las conferencias episcopales. Esto viene de bastante lejos: con Benedicto XVI, el Secretario de Estado, el cardenal Bertone, había cogido todas las riendas. En ocho años de pontificado, el consejo de los jefes de dicasterio, los ministros, no se habían reunido más que dos o tres veces, y de un modo formal… este exceso provocó la exasperación de los cardenales que han exigido esta reforma. Pero esta reforma refuerza al Papa… A día de hoy, la política reformadora de Francisco la lleva a un cierto aislamiento. Pues, manteniendo a distancia a su administración natural, la curia, porque no tiene confianza en ella, el Papa se apoya en un equipo muy restringido y no siempre experimentado. Para las grandes decisiones, consulta a su consejo de cardenales, el G9, pero estos hombres no viven en Roma y solamente van allí cada dos meses. Un viejo “pateador” del Vaticano, italiano –conoce la casa desde niño, pues sus padres ya trabajaron también allí- puede perfectamente concluir: “Este Papa reformador está solo. Desconfía de demasiada gente. Pero algunos de sus consejeros, más realistas que el rey, empujan a veces demasiado lejos. No le hacen ningún servicio”.


    Detrás del timonel, están los hombres de la maniobra inmediata, los cardenales Maradiaga o Marx, en particular, miembros del G9, para mantener el tipo. Pero hay también teólogos que definen los nuevos conceptos. Son tres: el cardenal alemán Walter Kasper, el obispo italiano Bruno Forte y el obispo argentino Víctor Manuel Fernández. Ha sido este trío el que ha encendido el fuego en el sínodo de la familia. Hasta el punto de haber provocado el bloqueo de la asamblea que no ha votado –los dos tercios requeridos- los pasajes discutidos respecto a los divorciados vueltos a casar y los homosexuales.

    El documento preparatorio del sínodo de la familia, encargado, en febrero de 2014, por el Papa Francisco al cardenal Walter Kasper (aquí al lado), ha desencadenado una batalla en el seno de la curia romana.
    Solicitado repetidas veces por Le Figaro Magazine para mantener una entrevista análoga a la que nos concedió el cardenal estadounidense Raymond Burke, adversario de estas tesis, el cardenal Kasper no ha encontrado el momento para la entrevista, pero tenemos aquí lo que nos ha respondido por escrito: “No estoy disgustado. Lo que se viene en llamar ‘el efecto Francisco’ se extiende lentamente. Por consiguiente estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo bastante amplio hacia el final del próximo sínodo. Por tanto, no hay ningún motivo para dramatizar esta situación como lo han hecho algunos medios. Pero es preciso evitar igualmente el concentrar demasiado los debates en los puntos calientes, como la cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar. Hay problemas mucho más fundamentales y urgentes en el contexto del matrimonio y de la familia, que debemos debatir conjuntamente”.

    Como táctica, mons. Forte, el secretario del sínodo, para nada se desconcierta: “En el Concilio Vaticano II, explica, las verdaderas revoluciones se han hecho en los debates de las sesiones”. El prelado espera por tanto que los ánimos evolucionen a favor de las reformas, de aquí al próximo octubre, en la segunda sesión del sínodo. Pero paga muy caro su compromiso: candidato, a mitad de noviembre, a la vicepresidencia de la Conferencia episcopal italiana, fue derrotado ampliamente. La elección seguía al sínodo. Este fracaso fue percibido como un mensaje al Papa. De la misma manera, particularmente en África y en los Estados Unidos, los obispos han elegido, para la próxima asamblea, representantes especialmente contrarios a cualquier evolución. Sin embargo, estas tensiones galvanizan en Mons. Fernández, hombre clave de la triada, portador de una teología de corte muy progresista. Es “el” teólogo de Francisco. Los que se oponen al Papa. A sus ojos, son “fanáticos”. El 21 de octubre, al día siguiente del sínodo, ha confiado al diario argentino La Nación haber tenido que combatir a un “grupo de seis o siete prelados, muy fanáticos y muy agresivos, pero que no representan más que el 5% del total”. Palabras que confirma en un libro-entrevista publicado precisamente estos días en Roma.

    LA ORDENACIÓN SACERDOTAL
    DE HOMBRES CASADOS
    ENSAYADA EN BRASIL.
    En este contexto tan conflictivo, el Papa Francisco trata de tranquilizar a fin de calmar a una opinión católica inquieta. En este sentido ha hablado tres veces en una semana: “Las verdades fundamentales del sacramento del matrimonio, es decir, la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la apertura a la vida” serán mantenidas, garantizó el 10 de diciembre. La víspera, sin embargo, hizo enviar a todas las conferencias episcopales diversos “puntos de profundización” de cara al próximo sínodo que parecen confirmar la reforma que está en camino. El documento insiste otra vez y muy claramente en los dos puntos que no tuvieron la aprobación de los dos tercios de la asamblea: el acceso a la comunión de los divorciados y vueltos a casar y la acogida a las personas homosexuales…

    Otro dossier se perfila igualmente en el horizonte, pero esta vez muy discretamente: la ordenación de hombres casados, los viri probati, hombres en edad madura y de fe probada a los que la Iglesia conferiría el sacerdocio. En octubre, el Papa ha encargado a mons. Edwin Kräutler, un obispo brasileño de origen austriaco que le había pedido permiso para avanzar en este sentido, que le haga diversas propuestas. Apoyado por el cardenal Claudio Hummes, un amigo muy cercano del Papa (Francisco le había pedido estar a su lado en su primera aparición en el balcón de San Pedro), este obispo acaba de obtener de la Conferencia de los obispos brasileños la creación de un “comisión de estudio para la ordenación de hombres casados”. El proyecto ha sido ya puesto en marcha. Roma no hará otra cosa sino autorizar ad experimentum algunos casos en Brasil. “El episcopado alemán está preparado igualmente para esta “experiencia”.


    ¿Qué quiere, pues, Francisco? Un español que le conoce particularmente bien, ya que es el superior de los jesuitas, el padre Adolfo Nicolás, corrobora que Francisco no pretende hacer una reforma, sino una “revolución”. Si va hasta el final, “las consecuencias de estos cambios serán de una gravedad inaudita”, se intranquiliza el cardenal italiano Velasio De Paolis.


    ¿Hasta dónde irá pues Francisco respecto a las cuestiones morales en particular? A su regreso de Estrasburgo, preguntado sobre el sínodo, el Papa ha eludido el rumbo que ha tomado, insistiendo sobre el método: “Siamo in camino”, ha proclamado, “Estamos en camino”.



    JEAN-MARIE GUÉNOIS


    Le Figaro: Guerra secreta en el vaticano. De qué manera el Papa Francisco revuelve la Iglesia | Adelante la Fe
    Última edición por Hyeronimus; 01/01/2015 a las 20:02

  15. #655
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,439
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Si es cierto que tienen en mente hacer todo eso, lo único que puedo decir, es que san Malaquías acertó en su predicción sobre los papas con una precisión matemática.......y seremos NOSOTROS los que tengamos que contemplar el fin (que no sé cuánto podrá durar, si meses, años o décadas). Pero en todo caso y aunque en el fondo no prevalezcan "las puertas del infierno", la Iglesia como ha sido en 2000 años habrá dejado de existir.

  16. #656
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    La humildad del Papa Francisco




    - ¿Se enteró Wanderer? Ya salió la revista dedicada exclusivamente al Papa Francisco.
    - No lo creo.
    - Aquí le estoy mostrando la tapa. Y aquí puede consultar el sitio web. Es un semanario.
    - ¿Un semanario? Pero eso es un disparate... Debe ser algún neocon enajenado.
    - No, no. Tiene el apoyo de Bergoglio. Fíjese que el director ha tenido una entrevista de una hora con el Pontífice, y aparecen abrazados en la portada.
    - Pero esto no se puede creer, o más bien, yo podría creerlo de un papa como Pío IX, personalista y monárquico, pero del Papa Francisco, tan despojado de los oropeles del mundo, abierto, popular y democrático. ¿Cómo se entiende?
    - ¿Se entiende?
    - La verdad que cuesta. ¿Qué pasaría si en Alemania apareciera una revista titulada "Mi canciller", y se dedicara todas las semanas a promover el culto de Angela Merkel? Todos pondría el grito en el cielo: "Apareció un nieto de Goebbels"; "El nazismo y el culto a la personalidad del líder de regreso en Alemania", serían los titulares de los diarios. Ni a La Cámpora se le ocurrió crear una revista dedicada a Cristina...
    - Bueno Wanderer, pero hay una diferencia: usted está comparando a gobernantes del mundo con el Vicario de Cristo...
    - Pues entonces que funden una revista titulada "Il mio Signore Gesú Cristo" y no "Il mio Papa". Al final, ¿quién es el importante? ¿El titular o el suplente?
    - ¡Qué disparate!
    - Y fíjese bien: el mismo Papa que rechazó obstinadamente toda la pompa con la que la Iglesia rodeó desde hace siglos el ministerio petrino: muceta y zapatos colorados, estolón, ornamentos preciosos, etc., es el Papa que permite y alienta la pompa que recibe de los medios mundanos.


    "Adorarán a la Bestia todos los que moran en la tierra, cuyos nombres no han sido escritos, desde la fundación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado". Apocalipsis 13, 8.

    The Wanderer

  17. #657
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Último tango en San Pedro


    Quizás los historiadores del futuro recordarán que en 2014, en la plaza de San Pedro, se bailaba el tango mientras que los cristianos eran masacrados en Oriente y la Iglesia se encontraba al borde del cisma. Esta atmófera de ligereza e inconsciencia no es nueva en la historia. En Cartago, recuerda Salviano de Marsella, se bailaba y daban festines en la vigilia de la invasión de los Vándalos y en San Petersburgo, según el testimonio del periodista americano John Reed, mientras los bolcheviques conquistaban el poder, los teatros y restaurantes seguian estando repletos de público. El Señor, como dice la Escritura, enceguece a quien quiere perder (Jn. 2, 27-41).

    El drama principal de nuestro tiempo no es, sin embargo, la agresión que viene del exterior, sino el misterioso proceso de autodemolición de la Iglesia que está llegando a sus últimas consecuencias, después de haber sido denunciado por primera vez por Pablo VI en el famoso discurso al Seminario Lombardo del 7 de diciembre de 1968. La autodemolción no es un proceso fisiológico. Es un mal que tiene responsables. Y los responsables son en este caso aquellos hombres de Iglesia que sueñan con sustituir el Cuerpo Místico de Cristo con un nuevo organismo, sujeto a una perpetua evolución sin verdad y sin dogmas.
    Un cuadro impresionante de la situación ha sido ofrecido hacia fines de 2014 por dos dossier sobre la Iglesia, publicados respectivamente por el diario francésFigaro y por el italiano Repubblica.
    El Figaro, un diario de centroderecha, conocido por su moderación, dedicó su suplemento de diciembre “Figaro Magazine”, al tema Guerre secrète au Vatican. Comment le pape François bouleverse l’Eglise [publicado en español en elWanderer]: 11 páginas, con la coordinación de Jean-Marie Guénois, considerado uno de los vaticanistas más competentes.
    “Algo parece parece agitarse en la Iglesia después del Sínodo sobre la familia del otoño de 2014 –escribe Guénois- y la acumulación de los indicios autoriza a preguntarse: ¿no hay riesgo de que la Iglesia enfrente una tempestad hacia fines de 2015, después de la segunda sesión del Sínodo sobre la familia?” Guénois revela la existencia de una “guerra secreta” entre los cardenales que no tiene como finalidad la conquista del poder. Lo que está en curso es una batalla de ideas que tiene como objeto principal la doctrina de la Iglesia sobre la familia y el matrimonio. El Papa Francisco es acusado, dentro de la Curia, de una gestión autocrática del poder que el periodista francés resume en la fórmula: “Cuando el Papa golpea, no usa guantes de boxeo”, pero el verdadero problema es su visión eclesial, inspirada y aconsejada por las corrientes más progresistas del Vaticano.
    Según Guénois, son tres los teólogos los que definen los nuevos objetivos: el cardenal alemán Walter Kasper, el obispo italiano Bruno Forte y el arzobispo argentino Víctor Manuel Fernández. “Este es el trío que ha encendido la pólvora durante el Sínodo sobre la familia”. Kasper es el ariete para la admisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, Forte es el autor de la legalización de la homosexualidad y Fernández el exponenete de la teología peronista del pueblo.
    Guénois entrevistó al cardenal Burke sobre lo ocurrido en el Sínodo quien, como es habitual, se expresó con total claridad: “El Sínodo fue una experiencia difícil. Había una línea, la del cardenal Kasper, con la que se alinearon los que tenía el gobierno del Sínodo. De hecho, el documento intermedio parecía que había sido escrito antes de las intervenciones de los Padres sinodales. Y escrito según una sola línea, la del cardenal Kasper… Además se introdujo la cuestión homosexual –que no tiene nada que ver con el matrimonio- buscando en ella elementos positivos (…) Todo ha sido muy desconcertante. Como también el hecho de que en el documento final se hayan mantenido los párrafos sobre la homsexualidad y sobre los divorciados vueltos a casar aunque no hayan contando con la aprobación de la mayoría de obispos necesaria. (…) Estoy muy preocupado –agregó el cardenal Burke-, y llamo a todos los católicos, laicos, sacerdotes, obispos, a dedicarse, desde hoy hasta la próxima asamblea sinodal, a fin de poner luz sobre la verdad del matrimonio”.
    Que las preocupaciones del cardenal Burke están justificadas lo demuestra el suplemente semanal de la Reppublica del viernes 27 de diciembre de 2014, dedicado enteramente a una investigación sobre la Iglesia: 98 páginas con 20 artículos, en los que se describe “la nueva era de Francisco, entre adversarios, santos, perseguidos y pecadores”.
    El campeón de la Repubblica es el cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich y Freising, que confirma su apertura a los divorciados vueltos a casar y a las parejas homosexuales, niega la decadencia moral de Occidente y afirma que la “así llamada secularización es un desarrollo necesario de la libertad. Y una sociedad libre es un progreso según el verdadero punto de vista del Evangelio”. Francisco, explica, “quiere conducir a la Iglesia a la fuerza originaria de su testimonio. Tiene una clara visión de lo que quiere, pero no sigue un plan fijado, personal o prestablecido, ni un programa de gobierno. Lanza señales y da ejemplo, como ha hecho en el Sínodo dedicado al matrimonio y a la familia”.
    En el mismo dossier, Marco Ansaldo, en una entrevista con el título “Franzoni, la venganza del ex abad rojo”, concede un amplio espacio a Giovanni Franzoni, ex abad de la basílica de San Pablo Extramuros, subrayando cómo las posiciones doctrinales por las cuales fue condenado se acercan ahora a las del Vaticano. Franzoni fue expulsado del estado clerical por su “sí” a las leyes del divorcio y del aborto y por su declaración de votar a favor del Partido Comunista. Casado con una periodista atea japonesa, hoy no reniega de sus ideas y afirma haber “descubierto la sexualidad como enriquecimiento total y no como privación de energías que deberían ser dedicadas al Señor”.

    Según algunas indiscreciones, el Papa Francisco tendría la intención de admitir al sacerdocio a algunos laicos casados (los así llamado viri probati) y de reintegrar a la administración de los sacramentos a sacerdotes casados que hayan sido reducidos al estado laical como al mismo Franzoni o al ex franciscano y teólogo no-global Leonardo Boff, que vive actualmente en Brasil junto a una compañera. El 17 de diciembre Boff, que pasó de la teología de la liberación a la eco-teología, confirmó a Ansa de haber enviado al Papa, respondiendo a su pedido, material para la próxima encíclica, y el 28 de diciembre, en polémica con Vittorio Messori, expresó a “Nosotros somos Iglesia” su apoyo al Papa Francisco contra un escritor nostálgico, con estas palabras: “Es sumamente importante una Iglesia abierta como la quiere

    Francisco de Roma. Es necesario que sea abierta a la irrupción del Espíritu llamado por algunos teólogos la ‘fantasía de Dios’, en razón de su creatividad y novedad, en la sociedad, en el mundo, en la historia de los pueblos, en los individuos, en las Iglesias y también en la Iglesia católica. Sin el Espíritu Santo, la Iglesia se convierte en una institución pesada, aburrida, sin creatividad y que, en un cierto punto, no tiene nada que decirle al mundo más allá de doctrinas sobre doctrinas, sin suscitar esperanzas y la alegría de vivir”.
    ¿Quién puede negar la existencia de una confusión absoluta? El tango bailado en San Pedro el 17 de diciembre de 2014 por el cumpleaños del Papa Francisco recuerda a otra música: la que sonaba sobre el Titanic la noche de la tragedia. Pero en esa ocasión, la punta del iceberg apareció de improviso, y los danzantes no eran conscientes del desastre inminente. Hoy el iceberg es visible y hay quienes brindan por el imposible naufragio de la Barca de Pedro. Pero muchas personas están alarmadas y tienen la fuerte sensación, como dijo el cardenal Burke, que la Iglesia es un barco a la deriva. Nosotros estamos entres estos y por este motivo no saludamos al 2015 con bailes y fuegos artificiales, sino con la firme decisión de obedecer la llamada del mismo cardenal Burke a combatir, desde hoy y hasta el próximo Sínodo, y después también, para defender la verdad del Evangelio sobre el matrimonio.



    Roberto De Mattei
    Publicado en Il Floglio.


    [Traducción de Wanderer]
    The Wanderer: Último tango en San Pedro

  18. #658
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,347
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿MÁS CARDENALES? ¿PARA QUÉ?

    Aun sabiendo que ni el feroz otomano vencido en Lepanto debió ser tan peligroso para la suerte del nombre cristiano como lo son las últimas generaciones de prelados, aun en la convicción de que el detalle ominoso que espiguemos en la trayectoria de uno u otro cardenal no hará más que sumarle un trazo a la cebra, no deja el horror de renovarse al comprobar lo obvio y esperado: los frutos podridos de la prolongada infición modernista de la Iglesia. Nihil novum sub sole, pues, cuando hablamos de la apostasía pública y notoria de tal o cual miembro del Colegio. Ni que la púrpura que hoy se concede ya no simboliza la sangre de los mártires sino el rubor, la vergüenza que debiera cubrir por entero a muchos de los portadores de tanta dignidad.

    Nos lo hacíamos a Ricca, el querendón, de púrpura

    Los medios católicos de internete titularon hoy cosas como «Francisco, imprevisible» o «El Papa de las sorpresas», al comprobar que muchos de los "nombres puestos" para vestir la birreta roja resultaron felizmente desahuciados, tales el impresentable de Tucho Fernández, o los monseñores Bruno Forte, Piero Marini y Enzo Bianchi, entre otros demoledores. E incluso algunos se apresuraron a reconocer con alivio que dos o tres nombres de la lista corresponden a prelados proclives a la celebración de la ahora llamada forma extraordinaria del Rito Romano, como el mexicano Alberto Suárez Inda o el italiano Edoardo Menichelli. Una mayor indagación, en todo caso, y para no alentar mayores expectativas de coherencia en estos perfectos hijos de nuestro tiempo, comprueba rápidamente cómo el propio Menichelli supo manifestarse favorable a la concesión de la comunión a los re-casados y al reconocimiento de las coyundas sodomíticas, pese a no estorbarle a ningún de sus subordinados la celebración coram Deo. Se trata, parece, de un caso de pluralismo tan extremo como para hacer saltar por aire toda afirmación conclusiva. Misma preferencia manifestó el pontífice por otro de los prelados promovidos en la ocasión, como el neozelandés Dew, contra el natural candidato australiano y arzobispo de Sydney, mons. Anthony Colin Fisher, reacio éste a las novedades que pretenden introducirse en la disciplina de los sacramentos, según lo informa Sandro Magister. «Todo como Francisco lo manda, él solo», titula el vaticanista, que entiende que estas nóminas señalan «en qué dirección corren sus simpatías en lo tocante a la pastoral de la familia».

    Otrosí se diga de las fobias bergoglianas: en condiciones normales se hubiese dado por descontado, por razón del prestigio de la Sede, el cardenalato del patriarca de Venecia, a la sazón monseñor Francesco Moraglia. Pero éste cuenta en su contra el pertenecer a la escuela del cardenal Siri, afección para la que no se entiende prescribir el fármaco conocido como misericordina ®.

    No pudiendo, con todo, abarcar la amplitud de las nóminas -que Francisco se guardó representasen a los cinco continentes y a la entera rosa de los vientos-, como rioplatenses que somos queremos solamente aludir, al pasar, a los dos neo-purpurados de nuestras latitudes. Para muestra basta un botón: ahí lo tenemos al arzobispo de Montevideo, monseñor Sturla, que hace unos pocos meses, según lo comentáramos aquí, «se reunió con dirigentes de los colectivos gays y transexuales del país para pedirles disculpas en nombre de la Iglesia Católica por las continuas agresiones verbales recibidas desde la Iglesia», contándose al parecer entre estas agresiones el pasaje paulino que dice que «ni los afeminados ni los sodomitas heredarán el Reino de Dios» (I Cor 6,10). El otro es el actual arzobispo emérito de Tucumán, monseñor Villalba, partícipe junto con el entonces cardenal Bergoglio de una vergonzosa declaración episcopal acerca del juicio al que fuera sometido el padre Christian Von Wernich, juicio preñado de toda suerte de irregularidades en el que triunfó una vez más la venganza bolchevique, y con el que sus respectivas eminencias se esforzaron en exhibir su más pleno asentimiento. Recomendamos la lectura de una carta a los obispos sobre el inicuo juicio en cuestión, que fuera oportunamente difundida y que sirve a retratar a sujetos como monseñor Villalba.

    Los monseñores Bergoglio y Villalba, ambos con la cruz escondida,
    y monseñor Arancedo, posando con miembros de la Corte Suprema
    de Justicia, consumados y notorios enemigos de Cristo
    Ateniéndonos a las abrumadoras evidencias de rigor en estos casos, es más que presumible que esta gente haya acabado por perder la cuenta de sus traiciones contra Cristo y su Iglesia. Encaramados precisamente a causa de las mismas, que no por sus méritos, más que la recepción de los atributos cardenalicios debieran presentarse a suscribir en masa el Actus formalis defectionis ab Ecclesia Catholica, y veríamos acaso un período de gloriosa restauración. Pero esto es soñar despierto. Cumplirá a los ángeles el día menos pensado, el día que estos cretinos crean celebrar victoria, cumplirá a los ángeles separar la cizaña del trigo.













    In exspectatione

  19. #659
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Thumbs up Re: Habemus Papam - Francisco I

    Después de tantos artículos posteados donde le buscan al Santo Padre hasta el pelo en la sopa (los de The Wanderer ya no saben que encontrarle), les dejo estos dos, veremos que le encontarán después:


    El Papa bautiza a 33 niños: «Enseñen a sus hijos que no se puede ser cristiano fuera de la Iglesia»


    «Los bautizados somos “cristianos”, consagrados como Jesús por el Espíritu Santo, por ello, queridos padres, queridos padrinos y madrinas, ayuden a sus hijos a ser verdaderos cristianos “consagrados” en el Espíritu Santo». Es la exhortación del Papa en su homilía en la solemnidad del Bautismo de Jesús, celebrada en la Capilla Sixtina, durante la cual bautizó a 33 niños.

    Comentando las lecturas bíblicas que la liturgia nos presenta este día, Francisco recordó la importancia de la Palabra de Dios en la vida de los creyentes. «Como un buen papá y una buena mamá, Dios quiere dar cosas buenas a sus hijos. Y ¿qué cosa es este alimento sustancioso que Dios nos da? Es su Palabra: su Palabra nos hace crecer, nos hace producir buenos frutos en la vida, como la lluvia y la nieve hacen bien a la tierra y la hacen fecunda. Así ustedes, padres, y también ustedes, padrinos y madrinas, abuelos, tíos, ayudarán a estos niños a crecer bien si les dan la Palabra de Dios, el Evangelio de Jesús».

    E hizo una comparación con el alimento físico: «Ustedes mamás den a sus hijos la leche (incluso ahora, si lloran por hambre amamántenlos, ¿eh?, tranquilas). Agradezcamos al Señor por el don de la leche, y oremos por estas mamás –son muchas, lamentablemente– que no están en condiciones de dar de comer a sus hijos. Oremos y tratemos de ayudar a estas mamás».

    Explicando la importancia de este sacramento, el Sucesor de Pedro dijo que la Palabra de Dios hace crecer la fe, y gracias a la fe nosotros somos generados de Dios y es esto lo que sucede en el Bautismo. En esta fe los niños son bautizados, en la fe de los padres, padrinos y madrinas. Es la fe de la Iglesia, dijo el Papa, en la cual estos pequeños reciben el bautismo. Pero mañana, con la gracia de Dios, será su propia fe, su personal “si” a Jesucristo, que nos dona el amor del Padre.

    Además subrayó que el bautismo nos incorpora a la Iglesia, nos hace miembros de ella gracias a la fe que recibimos y que nos es transmitida de generación en generación. «El Bautismo nos incorpora en el cuerpo de la Iglesia, en el pueblo santo de Dios. Y en este cuerpo, en este pueblo en camino, la fe viene transmitida de generación en generación: es la fe de la Iglesia. Es la fe de María, nuestra Madre, la fe de San José, de San Pedro, de San Andrés, de San Juan, la fe de los Apóstoles y de los Mártires, que ha llegado hasta nosotros, a través del bautismo».

    «Enseñen a sus hijos que no se puede ser cristianos fuera de la Iglesia, no se puede seguir a Jesucristo sin la Iglesia, porque la Iglesia es madre y nos hace crecer en el amor a Jesucristo», exhortó el Sumo Pontífice.

    Antes de concluir su homilía, el Papa Francisco resaltó que en el Bautismo somos consagrados por el Espíritu Santo. Afirmó que la palabra “cristiano” significa consagrado como Jesús, en el Espíritu. «Él es el “Cristo”, los bautizados somos “cristianos”. Entonces, queridos padres, queridos padrinos y madrinas, si quieren que sus hijos se hagan verdaderos cristianos, ayúdenlos a crecer “consagrados” en el Espíritu Santo, es decir, en el calor del amor de Dios, en la luz de su Palabra». Por esto, dijo Francisco, no se olviden de invocar siempre al Espíritu Santo, todos los días e invito a hacerlo con esta sencilla oración: “Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor”. «Cuando recen esta oración, recordó el Papa, sientan la presencia materna de la Virgen María. Ella nos enseña a rezar al Espíritu Santo, y a vivir según el Espíritu, como Jesús».

    Texto íntegro de la homilía del Papa

    Hemos escuchado en la primera lectura que el Señor se preocupa de sus hijos como un padre: se preocupa de dar a sus hijos un alimento sustancioso. Mediante el profeta Dios dice: «¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no sacia?» (Is 55,2). Dios, como un buen papá y una buena mamá, quiere dar cosas buenas a sus hijos. Y ¿qué cosa es este alimento sustancioso que Dios nos da? Es su Palabra: su Palabra nos hace crecer, nos hace producir buenos frutos en la vida, como la lluvia y la nieve hacen bien a la tierra y la hacen fecunda (cfr. Is 55,10-11). Así ustedes padres, y también ustedes, padrinos y madrinas, abuelos, tíos, ayudaran a estos niños a crecer bien si darán a ellos la Palabra de Dios, el Evangelio de Jesús. ¡Y también lo harán con el ejemplo! Todos los días, tendrán la costumbre de leer un pasaje del Evangelio, pequeñito, y será el ejemplo para los hijos, ver a papá, a mamá, a los padrinos, abuelos, abuelas, tíos, leer la palabra de Dios.

    Ustedes mamás den a sus hijos la leche – incluso ahora, si lloran por hambre amamántenlos, ¿eh? Tranquilas. Agradezcamos al Señor por el don de la leche, y oremos por estas mamás – son muchas, lamentablemente – que no están en condiciones de dar de comer a sus hijos. Oremos y tratemos de ayudar a estas mamás. Entonces, lo que hace la leche por el cuerpo, la Palabra de Dios lo hace por el espíritu: la Palabra de Dios hace crecer la fe. Y gracias a la fe nosotros somos generados de Dios. Es esto lo que sucede en el Bautismo. Hemos escuchado al apóstol Juan: «Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios» (1 Jn 5,1). En esta fe sus niños son bautizados. Hoy es su fe, queridos padres, padrinos y madrinas. Es la fe de la Iglesia, en la cual estos pequeños reciben el bautismo. Pero mañana, con la gracia de Dios, será su propia fe, su personal “sí” a Jesucristo, que nos dona el amor del Padre.

    Decía: es la fe de la Iglesia. Esto es muy importante. El Bautismo nos incorpora en el cuerpo de la Iglesia, en el pueblo santo de Dios. Y en este cuerpo, en este pueblo en camino, la fe viene transmitida de generación en generación: es la fe de la Iglesia. Es la fe de María, nuestra Madre, la fe de san José, de san Pedro, de san Andrés, de san Juan, la fe de los Apóstoles y de los Mártires, que ha llegado hasta nosotros, a través del bautismo. ¡Una cadena de transmisión de fe! ¡Y esto es muy bello! Es pasar de mano en mano la luz de la fe: lo expresaremos dentro de poco con el gesto de encender las velas del gran cirio pascual. El gran cirio representa Cristo resucitado, vivo en medio a nosotros. Ustedes, familias, tomen de Él la luz de la fe para transmitirla a sus hijos. Esta luz la toman en la Iglesia, en el cuerpo de Cristo, en el pueblo de Dios que camina en todo tiempo y en todo lugar.

    Enseñen a sus hijos que no se puede ser cristianos fuera de la Iglesia, no se puede seguir a Jesucristo sin la Iglesia, porque la Iglesia es madre y nos hace crecer en el amor a Jesucristo.

    Un último aspecto emerge con fuerza de las Lecturas bíblicas de hoy: en el Bautismo somos consagrados por el Espíritu Santo. La palabra “cristiano” significa esto, significa consagrado como Jesús, en el Espíritu con el cual ha sido consagrado Jesús en toda su existencia terrena. Él es el “Cristo”, ungido, consagrado, los bautizados somos “cristianos”, es decir, consagrados, ungidos. Entonces, queridos padres, queridos padrinos y madrinas, si quieren que sus hijos se hagan verdaderos cristianos, ayúdenlos a crecer “consagrados” en el Espíritu Santo, es decir, en el calor del amor de Dios, en la luz de su Palabra. Por esto, no se olviden de invocar siempre al Espíritu Santo, todos los días. “¿Ella reza señora? ¡Sí! ¿A quién le reza? Yo le rezo a Dios”. Pero Dios así no existe: Dios es la persona y en cuanto persona existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. “¿Tú, a quién le rezas? Al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo”. Habitualmente nosotros rezamos el “Padre Nuestro”, rezamos al Padre. Pero al Espíritu Santo no le rezamos tanto…¡Es tan importante rezarle al Espíritu Santo! Porque nos enseña a llevar adelante la familia, los niños, para que estos niños crezcan en esta atmósfera de la Trinidad Santa. Es precisamente el Espíritu que los lleva adelante. Por esto, no se olviden de invocar con frecuencia al Espíritu Santo, todos los días.

    Pueden hacerlo, por ejemplo, con esta sencilla oración: “Ven, Santo Espíritu, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor”. Pueden rezar esta oración por sus hijos, ¡además que por ustedes mismos!

    Cuando recen esta oración, sientan la presencia materna de la Virgen María. Ella nos enseña a rezar al Espíritu Santo, y a vivir según el Espíritu, como Jesús. La Virgen, nuestra madre, acompañe siempre el camino de sus hijos y de sus familias. Así sea.

    (Traducción del Italiano, Renato Martinez - RV)

    Visto en: Religión en Libertad.

    Destaco:

    «El Bautismo nos incorpora en el cuerpo de la Iglesia, en el pueblo santo de Dios. Y en este cuerpo, en este pueblo en camino, la fe viene transmitida de generación en generación: es la fe de la Iglesia. Es la fe de María, nuestra Madre, la fe de San José, de San Pedro, de San Andrés, de San Juan, la fe de los Apóstoles y de los Mártires, que ha llegado hasta nosotros, a través del bautismo».
    «Enseñen a sus hijos que no se puede ser cristianos fuera de la Iglesia, no se puede seguir a Jesucristo sin la Iglesia, porque la Iglesia es madre y nos hace crecer en el amor a Jesucristo».
    “¿Ella reza señora? ¡Sí! ¿A quién le reza? Yo le rezo a Dios”. Pero Dios así no existe: Dios es la persona y en cuanto persona existe el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. “¿Tú, a quién le rezas? Al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo”.
    La Iglesia de siempre, la doctina de siempre.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  20. #660
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Francisco: «El Evangelio no condena la riqueza, sino que se idolatre»


    Uno de los caballos de batalla del pontificado de Francisco está siendo la denuncia de la «economía que mata» y de «la cultura del descarte» que deja en la cuneta a pobres, ancianos y niños, entre otros colectivos. Siempre salen de su boca palabras para los más débiles, para los que sufren, y denuncias contra aquellos que se enriquecen a costa del descarte de otros, aumentando la pobreza y la desigualdad.


    Pues bien, los vaticanistas de «La Stampa» Andrea Tornielli y Giacomo Galeazzi han escrito un libro, que sale a la venta mañana en Italia, en el que se reúne y reflexiona sobre el magisterio social y económico de Pontífice argentino, y que incluye opiniones de expertos como la del profesor Stefano Zamagni, economista asesor de los Papas, y la de Ettore Gotti Tedeschi, ex presidente del banco vaticano. Como principal reclamo, el texto incluye una entrevista que los autores realizaron al Papa Francisco a principios de octubre y en la que aborda distintas cuestiones económicas.


    Habla así sobre el capitalismo y la crisis que ha sufrido nuestro mundo en los últimos años: «Es cierto que ha aumentado la riqueza mundial, pero este sistema se mantiene con esa cultura del descarte de la que ya he hablado en varias ocasiones. Existe una política, una sociología y una actitud del descarte. Cuando ya no es el hombre, sino el dinero lo que ocupa el centro del sistema, cuando el dinero se convierte en un ídolo, los hombres y las mujeres son reducidos a meros instrumentos de un sistema social y económico caracterizado, es más, dominado por profundos desequilibrios».


    Una cultura que el Papa no relaciona sólo con cuestiones económicas, sino también «con el aborto que rechaza a los niños» o «la eutanasia oculta de los ancianos, que son abandonados». En este sentido, Francisco pide que se contruya una sociedad y una economía en la que el hombre y su bien, y no el dinero, sean el centro». « Detengámonos, por favor. Debemos detenernos a tiempo. No debemos considerar las cosas como irreversibles, no debemos resignarnos», apunta.


    Apuesta asimismo por la ética en la economía y en la política, y por no esperar más para resolver las causas estructurales de la pobreza, «para curar a nuestras sociedades de una enfermedad que sólo puede llevarnos hacia nuevas crisis». «Los mercados y las especulaciones financieras no pueden gozar de una autonomía absoluta. Nunca resolveremos los problemas del mundo sin una solución a los problemas de los pobres. Se necesitan programas y procesos orientados a una mejor distribución de los recursos, a la creación de trabajo, a la promoción integral de los excluidos», añade.


    Francisco, que ha sido criticado desde algunos católicos liberales de Estados Unidos por sus tesis económicas, defendió que «la atención a los pobres está en el Evangelio y en la tradición de la Iglesia. No es una invención del comunismo y no hay que ideologizarla, como a veces ha sucedido durante la historia». Opina lo mismo cuando lo acusan de pauperismo: «No, es Evangelio. La pobreza aleja de la idolatría, del sentirse autosuficientes. (…) El del Evangelio es un mensaje que va dirigido a todos, el Evangelio no condena a los ricos, sino la idolatría de la riqueza, esa idolatría que nos hace insensibles al pobre». También quiso dejar claro que la Iglesia está lejos de cualquier interés político y de cualquier ideología: «Movida únicamente por las palabras de Jesús, quiere ofrecer su aporte a la construcción de un mundo en donde se custodien los unos a los otros».


    En este sentido, insistió en que la preocupación de la Iglesia por los pobres no es «una novedad», pues tiene su origen en el Evangelio y está documentada ya en los primeros siglos del cristianismo. De hecho, afirmó que si repitiera algunos pasajes de las homilías de los primeros Padres de la Iglesia, correspondientes al siglo II y III, sobre cómo habría que tratar a los pobres, «algunos dirían que mi homilía es marxista». Y lo hizo, con palabras de San Ambrosio: «No es parte de tus bienes lo que das al pobre; le pertenece. Porque lo que ha sido dado para el uso de todos, tú te lo apropias. La tierra ha sido dada para todo el mundo y no sólo para los ricos». Así, cree el Bergoglio que la propiedad privada no es un derecho absoluto, sino que tiene que estar subordinada al bien común.


    Francisco también abordó las palabras de Pío XI en su encíclica «Quadragesimo Anno» contra el imperialismo internacional del dinero, para afirmar que sólo «a los que se sienten golpeados y castigados por sus denuncias les parecen exageradas las palabras de este Papa». «Pero no era exagerado, dijo la verdad después de la crisis económica y financiera de 1929. Como buen alpinista, veía las cosas como era, porque sabía ver lejos». De hecho, dice que la opresión a los pobres es un pecado.

    FUENTE



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Francisco Elías de Tejada
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/02/2018, 21:55
  2. Inquisición arquitectónica habemus (habremus???)
    Por Hyeronimus en el foro Cultura general
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 27/03/2012, 03:58
  3. Testamento Francisco Franco.
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/05/2009, 01:59
  4. Francisco Hernández
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/11/2007, 02:45
  5. ¡¡Ilustrísimo forero habemus!!
    Por Juan del Águila en el foro Tertúlia
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 24/07/2006, 11:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •