Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 35 de 46 PrimerPrimer ... 252627282930313233343536373839404142434445 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 681 al 700 de 905

Tema: Habemus Papam - Francisco I

  1. #681
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Thumbs up Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    A mí me dio un malísimo fario aquel día, exactamente igual que el momento justo en que eligieron a Bergoglio. Recuerdo que, un segundo después del nombramiento, Fernández de la Cigoña que era el experto invitado en la cadena en la que yo estaba viendo la ceremonia, hizo (aunque no se vio) un gesto de total desaprobación; entonces otro invitado le preguntó en voz baja (aunque audible): "¿Pero es que no te gusta NADA?". No hubo respuesta, automáticamente todos los invitados se pusieron a hablar maravillas del nuevo Papa; yo pensé involuntariamente: "ya está hecho", y se me pusieron los pelos como escarpias.
    Bue, por lo menos ahora parece que le da lindas sorpresas:

    Con este Papa vamos de sorpresa en sorpresa


    Algunas preocupantes, otras hirientes para quienes creo que no se lo merecen, y que algunos lectores se encargan de protestar, muchas, óptimas. Pero también en las óptimas cabe la sorpresa. Porque no debería sorprender que el Papa dijera cosas muy buenas y muy bien dichas. Parecería que iba en el cargo.


    Sería interminable señalar todo lo bueno que ha dicho el Papa Francisco. Muchísimo. Y en algunas cuestiones, muy importantes, con más reincidencia que otros Papas anteriores. Éste no es un Blog pontificio. Hay otras páginas que recogen cuanto el Papa dice. Creo, al menos no es mi intención, que tampoco es un Blog crítico con el Papa. Por mi parte. Que es el Blog. Los comentarios son ya de quienes los hacen. Y bastantes notablemente críticos. Borro lo que me parece impresentable y en lo demás que cada palo aguante su vela. También pienso que no sería labor eclesial eliminar toda crítica a cosas del Papa ocultando una realidad que ahí está. Con razón o sin ella. Por parte de muchos o de pocos.


    Hoy me voy a referir solamente a una cuestión seguramente de escasísima importancia. Por segunda vez en su pontificado el Papa se ha referido, positivamente, a un autor que creo que es absolutamente desconocido hoy. Tal vez mis lectores sepan algo de él porque publiqué una recensión de su obra más conocida: El Señor, o el Amo, del mundo.


    Me refiero a Benson, hijo de un primado anglicano, converso al catolicismo el hijo, sacerdote y autor leidísimo a comienzos del siglo pasado y del que hoy no se acordaba nadie. Ha habido alguna reedición en España, de la que me hice eco entusiasmado, porque el libro vale la pena, pero lo asombroso, y para mí gratísimo, es que el Santo Padre, ya en dos ocasiones, vamos a una por año de su pontificado, se haga eco, con elogio, de Benson. En novela de doctrina segurísima, ciertamente apocalíptica, y católica a machamartillo.


    Ciertamente Francisco es el Papa de las sorpresas. El Benson duplicado es una de ellas. Y no molestará a algunos molestos con el Papa. Aunque lamentablemente la mayoría de ellos no sepan quien es Benson. Leed al inglés y pienso que es posible que a algunos, o a bastantes, les sorprenda la fijación del Papa en él. A los críticos con Francisco pienso que les sorprenderá gratamente. A los entusiastas del Papa, descontando a esa inmensa mayoría de analfabetos eclesiales, tal vez no.
    Visto en Infovaticana.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  2. #682
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Me pensaba tomar unas vacaciones de este foro, pero me voy a quedar para equilibrar un poco este hilo porque en los últimos meses sólo se postea info de blogs hostiles al Santo Padre (y siempre son los mismos).

    Para el mamarracho de Jiménez "non sancto":

    "“Puesto que la blasfemia viola el honor divino, es un pecado más grave que el homicidio."

    (Santo Tomás de Aquino)



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  3. #683
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿Qué quiso decir el Papa al hablar de "paternidad responsable"?

    Roma (Italia) (AICA): Uno de los más cercanos colaboradores del papa Francisco, reveló que el Santo Padre se sintió molesto y dolido por las malinterpretaciones que surgieron de sus declaraciones sobre la familia. El arzobispo Ángelo Becciu aseguró que Francisco no quiso disminuir para nada la belleza y el valor de las familias numerosas y subrayó la confirmación que el Santo Padre hizo de las enseñanzas de la encíclica Humanae Vitae, de Pablo VI.

    Uno de los más cercanos colaboradores del papa Francisco, reveló que el Santo Padre se sintió molesto y dolido por las malinterpretaciones que surgieron de sus declaraciones sobre la familia. El arzobispo Ángelo Becciu aseguró que Francisco no quiso disminuir para nada la belleza y el valor de las familias numerosas y subrayó la confirmación que el Santo Padre hizo de las enseñanzas de la encíclica Humanae Vitae, de Pablo VI.

    Monseñor Becciu concedió una entrevista al diario italiano Avvenire en la que habló sobre la reacción del Papa, aclaró los puntos oscuros y agregó detalles de esa conferencia de prensa de la que él mismo fue partícipe.

    -¿El Papa se ha reconocido en la interpretación preponderante dada por los medios a sus palabras, cuando dijo que para ser buenos católicos no hace falta ser como conejos?
    - Al ver los títulos de los periódicos, el Santo Padre, con el que hablé ayer, se quedó un poco sorprendido por el hecho de que sus palabras –voluntariamente simples- no han sido puestas en su contexto respecto a un pasaje clarísimo de la Humanae Vitae sobre la paternidad responsable.

    La frase del Papa debe interpretarse en el sentido de que el acto procreador en el hombre es un acto responsable enraizado en el amor y en la recíproca donación de uno mismo. Lamentablemente, a menudo la cultura contemporánea tiende a disminuir la auténtica belleza y el alto valor del amor conyugal, con todas las consecuencias negativas que se derivan de ello.

    -Algunos dicen que, hablando de tres hijos por pareja, el Papa ha querido indicar un número “taxativo”...
    - ¡De ningún modo! El número 3 se refiere únicamente al número mínimo indicado por sociólogos y demógrafos para asegurar la estabilidad de la población. De ningún modo el Papa quería indicar que ése es el número “justo” de hijos por matrimonio. Cada pareja cristiana, a la luz de la gracia, está llamada a discernir, según una serie de parámetros humanos y divinos, cuál es el nímero de hijos que puede tener.

    -Muchas familias numerosas están desorientadas ante la versión que los medios de comunicación han presentado de las palabras del Santo Padre...
    - El Papa verdaderamente siente mucho que se haya creado esa desorientación. Él no quería disminuir para nada la belleza y el valor de las familias numerosas. En la audiencia general [n. de r.: del miércoles 21 de enero] afirmó que la vida es siempre un bien, y que tener muchos hijos es un don de Dios por el que hay que dar gracias.

    -¿Cuál es entonces la correcta interpretación de la paternidad responsable de la que habla la Humanae Vitae, subrayada por el Papa en diversas ocasiones?
    - Es la interpretación que nace de la enseñanza del Beato Pablo VI y de la tradición milenaria de la Iglesia reafirmada en la Casti Connubii [n. de r.:enciclica de Pio XI de 1930]: que no hay que dividir nunca el carácter unitivo y procreativo del acto sexual, y que éste debe inscribirse siempre en la lógica del amor, por la que la persona entera (física, moral y espiritual) se abre al misterio del don de sí misma en el vínculo del matrimonio.

    -¿Podemos decir que el Papa ha reafirmado la validez de este documento en todos sus aspectos?
    - No tengo la menor duda. El Papa es un gran admirador de Pablo VI, lo ha dicho en varias ocasiones. Además, ha sido él quien lo beatificó. Y en Filipinas, hace pocos días, contemplando una nación tan joven, ha querido subrayar que la posición expresada por Pablo VI en 1968 fue “profética”.

    -¿Cómo conciliar entonces la apertura a la vida con las dudas reales de las parejas que deben afrontar tantos problemas, a veces incompatibles con la recepción de una nueva vida?
    - Sabemos que esto es un verdadero drama para muchas parejas. Aquí se debería hablar del apoyo económico de los gobiernos a las familias con rentas bajas. De todas formas, como dice a menudo el Papa, es preciso tratar cada caso con misericordia y con mucha atención pastoral. Los problemas pueden nacer de cuestiones médicas, económicas o psicológicas. Para algunos cónyuges, el desafío es enorme, y la Iglesia tiene como primer deber ayudarles y confortarles.

    -El Papa se ha referido a la crisis demográfica en Italia. ¿Cuál es el mensaje para los países en la misma situación?
    - Podría decir que este gravísimo síntoma sociológico es representativo de una cultura que no tiene alegría ni esperanza, una cultura del descarte. El deseo de tener niños es, de hecho, la prueba de que se cree en el futuro, en lo que uno es. Italia y Europa están perdiendo su identidad, se están volviendo viejas. El espectáculo de la juventud desbordante de los países asiáticos ha confirmado aún más esta percepción del Papa.+
    FUENTE



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  4. #684
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I


    ¿Son deliberadas las contradicciones permanentes en el discurso de algunos clérigos?

    A muchas personas les confunde los mensajes aparentemente fluctuantes y contradictorios que algunos clérigos lanzan un día sí, y otro también. Un día parecen opinar blanco, y al día siguiente negro. Estas continuas contradicciones hacen que sea difícil exponer de forma sistemática y clara lo que piensan en realidad, originando una gran confusión sobre sus intenciones. ¿Es esto casualidad? ¿es deliberado?


    Como siempre, el Magisterio de la Iglesia tiene algo que decir al respecto. San Pío X, en su encíclica Pascendi contra el modernismo, nos advierte muy claramente de que hay “un gran número de católicos seglares y, lo que es más deplorables, hasta sacerdotes que se ocultan.. no desde fuera… sino en las entrañas misma de la Iglesia y en sus mismas venasy que tienen un modus operandi muy claro, consistente no declarar nunca su pensamiento de forma clara y sistemática, sin temor alguno a la contradicción, con el objeto de evitar la condenación y reacción:


    “su táctica es la más insidiosa y pérfida… consiste en no exponer jamás sus doctrinas de un modo metódico y en su conjunto, sino dándolas en cierto modo por fragmentos y esparcidas acá y allá, lo cual contribuye a que se les juzgue fluctuantes e indecisos en sus ideas, cuando en realidad éstas son perfectamente fijas y consistentes;“.



    Estas personas, continúa el Santo Padre, “so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia… Tales hombres se extrañan de verse colocados por Nos entre los enemigos de la Iglesia. Pero no se extrañará de ello nadie que, prescindiendo de las intenciones, reservadas al juicio de Dios, conozca sus doctrinas y su manera de hablar y obrar.


    No lo olvidemos nunca.


    Miguel Ángel Yáñez


    ¿Son deliberadas las contradicciones permanentes en el discurso de algunos clérigos? | Adelante la Fe

  5. #685
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    El juego de las diferencias


    Hay dos personajes que, desde hace ya un buen tiempo, no cesan de avergonzar a todos los argentinos frente al mundo. Ellos son, claro, el Papa Francisco y la Presidente Cristina Kirchner. A tal punto llega nuestra desolación que es frecuente leer comentarios en blogs católicos donde se dice, por ejemplo, que Bergoglio es “como el resto de los argentinos”, o que “no podía esperarse otra cosa de un argentino”. Y tienen razón sólo en parte, o bien, tienen la razón que tienen todas las generalizaciones. Debo decir con pesar que, en las últimas décadas, la mayoría de los argentinos forma parte del grupo al que pertenecen el Papa y la primera mandataria. Pero hay otros argentinos, entre los cuales me cuento, que no somos de esa calaña. Somos pocos, y cada vez menos, pero estamos.

    No me interesa escribir una entrada plañidera. No es cosa de caballeros deshacerse en lágrimas y secar los trapos al sol pero sí lo es señalar lo que evidencia a estos personajes calamitosos quienes, a su paso, infringen daños irreparables a un país y a la Iglesia toda.


    Y la cuestión es que los acontecimientos de los últimos días han mostrado ya, y de un modo palmario, las innegables similitudes que tienen el Pontífice con la Presidente. Veamos aquí algunas de ellas:


    1.
    La filiación política: Ambos son hijos de San Perón. Como escribe el blog In Exspectatione, ambos poseen las “habilidades adquiridas en la escuela de aquel santo doctor y fundador de impar progenie”. Perón y su movimiento fue el sepulturero de la Argentina que supo ser hasta el año ’40. Es verdad que había mucho para enterrar: era un país con una selecta y eficiente clase dirigente pero liberal y masona, muchas veces anticlerical y que privilegiaba sus vínculos con los sectores occidentales liberales y masones de Francia, Inglaterra o los Estados Unidos. El problema es que, con todo eso, se sepultó la posibilidad de una clase dirigente y, desde ese momento, el país estuvo gobernado por los parias, es decir, por representantes de las clases inferiores incapaces de toda incapacidad para el gobierno y la administración de la cosa pública. Quienes debieran haber cumplido su rol en el teatro de la vida -diría Epicuro- en el honrado oficio de vendedores callejeros de achuras o menajes con el cual se habrían honrado a sí mismos y a la sociedad, se convirtieron en senadores, gobernadores y presidentes de una república. Perón y el peronismo des-ordenaron la sociedad; se mezclaron los papeles; su confundieron los roles; se ensució la política. Y esta es una situación irreversible. Argentina nunca más volverá a ser lo que fue: la nación líder en Latinoamérica por su educación, su cultura y su economía.


    2.
    El peronismo de ambos explica la desvergonzada duplicidad de discursos. Lo hemos visto hasta el hartazgo en el Papa Francisco, diciendo siempre lo que la platea que tiene enfrente desea escuchar, sin importarle que sea exactamente lo contradictorio a lo que dijo un día antes o a las mismas proposiciones de la fe. Omar Bello, uno de los biógrafos del Papa, cuenta el caso de un alto empleado de la curia porteña que fue echado de su trabajo por orden del entonces cardenal Bergoglio. Cuando el pobre hombre se acercó al cardenal para consultarle los motivos de su despido, éste le dijo: “¡Qué te hicieron! Son los viejos empleados de la Curia. No puedo hacer nada. Me torcieron el brazo”. Y así, todos en paz. Bergoglio le dice a los periodistas que los católicos deben controlar la procreación, abriendo disimuladamente una puerta a la contracepción y, un día después, le dice a los católicos que las familias numerosas son una bendición. Y de estos ardides, ¿cuántos llevamos desde el inicio de su pontificado? Cristina, por su parte, en la última semana ha dado un claro ejemplo de la misma política de cambio de discurso sin el menor sonrojamiento de mejillas: el martes, el fiscal Nisman se había suicidado; el jueves, en cambio, había sido asesinado. En 2011 Irán era un país terrorista y en 2012 había que buscar un entendimiento a través de una Comisión de la Verdad. Para ambos peronistas, la verdad, y con ella la realidad, no existen o no tienen entidad apreciable: lo importante es el momento y la conveniencia que marcan las circunstancias. Ayer, era conveniente echar a un funcionario; hoy, cuando soy interpelado por él, es conveniente mostrarme solidario en su desgracia: ¡Qué te hicieron! Doble discurso o mentira a secas sin rubores.


    3.
    Si bien ambos, Bergoglio y Cristina, son parlanchines y les gusta extenderse en palabras y alocuciones, necesitan, sin embargo, de intérpretes que popularicen sus discursos y deseos. Estos lenguaraces suelen ser personajes impresentables que no pasan de paniaguados. En el caso de la presidente argentina, tenemos especímenes como Capitanich y Aníbal Fernández, la espantosa Diana Conti o el católico Julian Dominguez. El Romano Pontífice, en cambio, usa a su ceremoniero Karcher o a su secretario Pedacchio y, cuando la cosa se pone pesada y estos dos pobres infelices son insuficientes, recurre al P. Lombardi o, como en el último caso, a Mons. Becciu.



    4. Bergoglio y Cristina poseen, además, otra característica en común bastante más profunda de las anteriores: ambos son descastados, es decir, no poseen un grupo social de pertenencia. No están adscriptos e identificados a clase o colectivo social determinado lo cual genera en ellos una fuerte dosis de resentimiento. Cristina Fernández, por ejemplo, es hija natural de una mujer que, en su época, era obrera fabril e hincha fanática de fútbol, y que luego que se casa con un colectivero. Su hija jamás aceptó al padrastro y siempre buscó el ascenso precipitado de clase. Cuando joven, cuentan sus biógrafos, era habitual verla asistir a los partidos de rugby, caminando por sus canchas enlodadas con tacos aguja, en busca de algún pretendiente que perteneciera a familias distinguidas cuyos hijos practicaban ese aristocrático deporte. Bergoglio, por su parte y como lo narra el mismo Omar Bello, ha negado siempre a sus padres. Relata que, en una ocasión, hablando con él en su despacho, le preguntó si la mujer mayor de un pequeño retrato que había allí había era su madre. El cardenal le respondió que no, que era la mujer que lo había criado a él y a sus hermanos y por la cual, una vez que ingresó a la Compañía de Jesús, nunca más se había interesado. Muchos años después, cuando ya era arzobispo de Buenos Aires, la mujer se había acerca al arzobispo a pedir ayuda porque estaba sumida en la pobreza. Bergoglio no quiso atenderla y la hizo echar. Tiempo después la buscó, pero era tarde: ya había fallecido en la miseria. La anécdota indica una personalidad particular: no tiene la foto de su madre pero sí la de una empleada doméstica, que había sido muy cercana a él, pero de la que se había desentendido durante décadas. Este renegar y no reconocerse en los suyos produce el resentimiento que se manifiesta de diversos modos. En Cristina, por ejemplo, cargándose de joyas carísimas, Rolex y carteras Vuitton pero, al mismo tiempo hablando delicias de los pobres trabajadores y pestes de la clase media y de los dueños del campo. Bergoglio criticando por televisión a los dirigentes de Cáritas que concurrían a un festejo a un caro restaurante de Puerto Madero y no perdiendo ocasión de mostrar su despecho por todo lo que implique cierta distinción, bueno gusto o meramente cultura, mientras alquila la Capilla Sixtina y los Jardines Vaticanos a los usuarios europeos de Porsche.

    5.
    Ambos personajes están rodeados de una corte de aplaudidores incondicionales. La mayor parte de los argentinos no podemos soportar los discursos en cadena nacional de nuestra presidente en los que, rodeada de ministros, legisladores y empresarios, se desliza entre aplausos y ovaciones a cada una de sus afirmaciones o bromas tontas. En el otro caso, cualquiera puede ver, por ejemplo, el video de la conferencia de prensa del papa Francisco a su regreso de las Filipinas. El P. Lombardi, la inefable Piqué junto con su marido, el ex sacerdote Jerry O’Connell, se deshacen a carcajadas con cada una de las vulgaridades pontificias: conejos copuladores, patadas en “donde no da el sol”, etc.


    6.
    Bergoglio y Cristina, también, tienen una particular inclinación y gusto por romper con las normas del protocolo y la buena educación. Así como Francisco decidió usar sotana blanca casi transparente con pantalones y zapatos negros, Cristina decidió que sus edecanes debían ser mujeres, para lo cual produjo un verdadero estropicio en las Fuerzas Armadas para que las señoras militares que se dedicaban a sus oficios de médicas ascendieran al grado de coronel. Mientras Francisco le dio una silla y un sanguchito de mortadela al guardia suizo que lo custodiaba, Cristina y los suyos se mataban de risa, y de desprecio, cuando los jefes de su guardia personal cumplían los rituales acostumbrados a su llegada a la Casa de Gobierno. Mientras Francisco despreció el usó de las seculares insignias pontificias, Néstor Kirchner jugueteó con el bastón de mando presidencial cuando le fue entregado. Mientras el Papa no asistió, sin aviso previo, a un concierto en su honor que se realizaba en el Aula Pablo VI, los Kirchner dejaron plantada a la reina Beatriz de Holanda en la comida que la soberana daba en su honor en su visita de estado a la Argentina.


    El juego de las diferencias o el juego de las similitudes.







    The Wanderer

  6. #686
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Thumbs down Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Hay dos personajes que, desde hace ya un buen tiempo, no cesan de avergonzar a todos los argentinos frente al mundo. Ellos son, claro, el Papa Francisco y la Presidente Cristina Kirchner. A tal punto llega nuestra desolación que es frecuente leer comentarios en blogs católicos donde se dice, por ejemplo, que Bergoglio es “como el resto de los argentinos”, o que “no podía esperarse otra cosa de un argentino”. Y tienen razón sólo en parte, o bien, tienen la razón que tienen todas las generalizaciones. Debo decir con pesar que, en las últimas décadas, la mayoría de los argentinos forma parte del grupo al que pertenecen el Papa y la primera mandataria. Pero hay otros argentinos, entre los cuales me cuento, que no somos de esa calaña. Somos pocos, y cada vez menos, pero estamos.
    Si lo leyera el turco Asís diría que este tipo es un gil. Esa actitud es típica de algunos porteños que van desde "semo' lo más mejor" a "semo' el cuarto mundo"; en modo alguno nos identifica a todos los argentinos. Y comparar al Santo Padre con Kretina ya es lo último, antes me gustaban algunas notas de ese blog pero en los últimos meses se fue al carajo.

    En cuanto a los comentaristas antiargentinos se pueden ir todos a la m*rda; si escriben en castellano deben ser de otros países hispanos y que yo sepa hoy día no hay ninguno de nuestros países que sea un modelo de virtudes cristianas ("la paja en el ojo ajeno"). Por otra parte, sean hispanos o no, son pésimos católicos ya que están descalificando a hermanos de un país entero, empezando, nada más ni nada menos, ¡¡¡que por el mismísimo Papa!!! Muchas veces yo mismo he señalado lo mal que hacen muchos hispanistas en descalificar a todos los anglosajones; siempre hay que separar la gente de los gobiernos o sistemas malos.


    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Bergoglio y Cristina poseen, además, otra característica en común bastante más profunda de las anteriores: ambos son descastados

    Sin comentarios.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  7. #687
    Avatar de Erasmus
    Erasmus está desconectado Socio vitalicio
    Fecha de ingreso
    03 ene, 06
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    4,184
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Agregar también que si fuera de otro país hispanoamericano también molestaría, ya que a los dueños del circo no les gusta nada que sea de esta región. En este mismo hilo tenemos una colección de posts donde se lo ataca desde distintas posturas y se le achacan las más variadas ideologías. El último ejemplo es el de Jiménez "Non-sancto"; si el Papa fuera mexicano le diría que es un mariachi o un típico pistolero y si fuera brasilero diría que es "o Papa bossa nova", como es argentino le llama "matón peronista". ¿Qué hacen los obispos españoles que no sancionan a este tipo?, que supuestamente es católico; acá en tiempos del Proceso clausuraron la revista Mad por burlarse del cardenal Caggiano.

    ¿Por qué le molestaría a algunos "euro-pedos" que este papa sea sudamericano si es hijo de piamonteses?, porque para esta gente los hijos de europeos que nacimos en esta región del planeta nos habríamos transformado en otra cosa vaya a saber porque extraña mutación, no así los nacidos en JUSA, Canadá o Australia. Lamentablemente esta actitud se ve en no pocos españoles peninsulares, Jiménez Losantos en manera alguna es un caso aislado.

    Y como si esto fuera poco el inefable Marcos Ghio en su programa talibán dice "en realidad es argentino de nacimiento, el tipo es italiano étnico". Como si existieran argentinos "étnicos"... Y Ghio es italiano nativo, como tantos otros por estos pagos, en fin.
    despistado dio el Víctor.



    Imperium Hispaniae

    "En el imperio se ofrece y se comparte cultura, conocimiento y espiritualidad. En el imperialismo solo sometimiento y dominio económico-militar. Defendemos el IMPERIO, nos alejamos de todos los IMPERIALISMOS."







  8. #688
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Esto y aquello





    Es un «signo de los tiempos» (signo de descomposición) el frecuente olvido del «et, et» (esto y aquello), cuando se predica de realidades distintas pero complementarias, y la asunción del «aut, aut» (esto o aquello), que contrapone dialécticamente y de manera artificiosa. Los ejemplos son abundantes. Tomamos uno ofrecido por Ratzinger:


    «No existe ninguna diferencia entre lo que hoy se suele contraponer como ortodoxia y ortopraxis, como doctrina recta y obrar recto, reflejando por lo general un tono más bien despectivo con respecto a la palabra «ortodoxia»: a quien tiene recta doctrina se le presenta como de corazón estrecho, rígido, potencialmente intolerante. En definitiva, todo dependería del obrar recto, mientras que sobre la doctrina se podría discutir siempre. Sólo serían importantes los frutos que la doctrina produce, mientras que sería indiferente por qué caminos se llega a las acciones justas.


    Esa contraposición habría sido incomprensible e inaceptable para la Iglesia antigua, comenzando por el hecho de que la palabra “ortodoxia” no significaba “recta doctrina”: significaba la adoración y glorificación auténtica de Dios».


    Otro ejemplo lo tenemos en el sacramento de la confesión. Ciertamente el ministro del sacramento ha de actuar como juez. Pero no sólo como juez, sino también como médico. Como juez, el sacerdote ha de juzgar de la gravedad de los pecados; de la integridad de la confesión; de las disposiciones del penitente. Teniendo siempre presente la infinita majestad de Dios ofendido, ha de ser juez que condene el pecado y absuelva al pecador arrepentido. Y ha de ayudarle a formar una conciencia recta, cierta y segura. Como médico: en cuanto que todo pecado es una enfermedad del alma; el confesor ha de diagnosticar esa enfermedad y detectar sus causas y raíces profundas; proponer el remedio medicinal, adecuado al penitente y a los pecados; curar las heridas (secuelas del pecado) en el alma; imponer una satisfacción.


    Sería, por tanto, una contraposición forzada decir que «la confesión no es un juicio, sino una medicina»; o afirmar que «la confesión no es medicina, sino un juicio». Porque la confesión es un sacramento que conjuga ambos aspectos de modo complementario: es juicio y medicina. El equívoco se evitaría introduciendo un adverbio: «sólo», «solamente», «únicamente», «exclusivamente»…


    También sería una contraposición artificiosa decir «la confesión es un juicio, y no un encuentro». Porque la confesión es, además de juicio y medicina, un «encuentro» con Cristo que es quien perdona los pecados por la mediación del ministro. El término «encuentro» significa la acción de Cristo por medio de los sacramentos y en este sentido lo emplea el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 1097; 1153).


    ¿Dijo Francisco que la «confesión no es un juicio, sino un encuentro con Dios que perdona»? Así titula la agencia AICA, entre otras. Pero la agencia oficial del vaticano añade la conclusión de sus palabras según las cuales la confesión «más que un juicio, es un encuentro». El audio completo puede escucharse aquí.


    Una vez más, hacemos nuestra la opinión de don Terzio:


    «Desde que comenzaron, dijimos lo que pensábamos: Que los sermoncitos de las Misas de Stª Marta eran impropios del Papa, no apropiados ni a su ministerio ni a sus circunstancias. No recuerdo uno que no haya sido decepcionante, tratándose de quien se trata. El Papa no es, no puede ser, un cura de parroquia que improvisa e hilvana una reflexión desde el ambón. Francisco no puede ser Don Jorge. Pero se empeña en no dejar de serlo, para consternación de quienes mantenemos que el Papa se debe a sí mismo una dignidad incompatible con las formas francisquistas»

    El hallazgo de unos huesos pone rostro a la incendiaria toma de Alicante por los romanos - ABC.es

  9. #689
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

  10. #690
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Gracias, Montealegre. Se me había quedado copiado el último enlace.

  11. #691
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I



    Francisco recibe en audiencia privada a una “pareja” del mismo sexo: transexual “nacida mujer” y “esposa”

    El periódico españo Hoy revela una reunión privada en el Vaticano con “Diego” Neria Lejárraga, una mujer de Plasencia, España, y su “esposa”.


    Extractos:
    El bendito encuentro entre Francisco y Diego
    El Papa recibió el sábado en El Vaticano a un placentino que se siente fuera de la Iglesia desde que se sometió a una reasignación de género.

    Nunca antes me hubiera atrevido, pero con el Papa Francisco sí; después de oírle en muchas intervenciones, sentí que él me escucharía». Diego Neria Lejárraga es un placentino de 48 años, que el sábado fue recibido por el Papa Francisco en un encuentro estrictamente privado -como tantos otros del Santo Padre- en su residencia de Santa Marta, en El Vaticano, a las cinco de la tarde. Un momento excepcional para cualquier creyente, para miles de ciudadanos en todo el mundo, y único en la vida de Diego. Porque, ahora sí, su espíritu está en paz.

    la persona que más ha querido en el mundo, «el alma de mi vida», su madre, le pidió que no cambiara su cuerpo mientras ella viviera. «Y por ella en una y mil vidas esperaría siempre». A ella la cuidó durante los últimos años de su vida y uno después de su muerte, cuando Diego cumplió los 40, dio por fin el paso: contactó con una cirujana plástica y comenzó a cambiar su cuerpo…
    ..
    Diego le preguntó al Santo Padre entonces si tal como es hoy, si después de su reasignación de género, hay algún rincón en la casa de Dios para él. Y el Papa Francisco ayer le abrazó en El Vaticano. En presencia de su mujer, con la que muy pronto formará una familia.

    Hoy su espíritu está en paz


    [Fuente diario Hoy, Artículo original] [Actualización: confirmó la información en los periódicos italianos en el Corriere della Sera , Repubblica , Il Giornale , etc.]
    Fotografía diario Hoy



    Francisco recibe en audiencia privada a una “pareja” del mismo sexo: transexual “nacida mujer” y “esposa” | Adelante la Fe

  12. #692
    Avatar de Montealegre
    Montealegre está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    31 dic, 13
    Ubicación
    Civdad de los Reyes, Reynos del Perv
    Mensajes
    464
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Gracias, Montealegre. Se me había quedado copiado el último enlace.
    De nada, Hyeronimus

  13. #693
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ¿Quién está en la ortodoxia?


    Anotaciones de Pensamiento y Critica

  14. #694
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    LO QUE FRANCISCO OMITIRÁ DECIR EN SU ENCÍCLICA


    Si en esta alocada sazón del mundo contásemos al menos con un Papa católico, posiblemente no tendríamos que pasar el trago amargo de la publicación de una encíclica sobre ecología, como la ya largamente anunciada por Su Discretísima Santidad para marzo próximo. O, en caso de que esta carta tuviese que escribirse, la esperaríamos como confutación de la marea ideológica que viene tiñendo la cuestión del medio ambiente, rehusando para tal fin todo consejo que pudiera brindar, v.g., un Leonardo Boff, boffetada de Anagni para un cabal sentido católico de la Creación. Y si las directrices del pensamiento de Francisco no fuesen reiterativas y previsibles como el vicio, saludaríamos quizás en la clamoreada encíclica el arbitraje católico en materia tan tristemente lastrada por errores, omisiones y mistificaciones, según consta hasta el cansancio. Habrá que descontar, por el contrario, que la progenie de Judas continúe pagando en nombre de la Iglesia el consabido tributo al discurso oficial articulado por periodistas y políticos.

    El Poverello de Asís
    ataviado con la jeta de Boff
    Si no fuera por sus desafueros intrínsecos, el discurso ecologista debería despertar sospechas por el sólo hecho de gozar de tanta publicidad, por haber ganado un lugar preeminente en los contenidos de la estragadísima escuela de nuestros años, por concitar las tertulias -con tufo a logia- de varias de las más funestas personalidades de la alta política mundial. Más que auténtica y medular réplica al actual estado de cosas en el mundo, se diría una "disidencia programada", el bocado ofrecido por la élites gobernantes a los tontos que se precian de rebeldes: de hecho ha sido advertido cómo, tras la caída del bloque soviético, el rápido poder aglutinador de las reivindicaciones ecologistas ganó muchas voluntades antes adscritas al discurso marxista y desorientadas ante su pálido finiquito. Huelga señalar, pues, la gravedad de que la Iglesia aparezca cohonestando estas majaderías.

    Y así será, si Dios no fulmina antes a Bergoglio con un rayo como el que sacudió a la cúpula de San Pedro el día de la abdicación de Benedicto. En tanto, y a la espera de documento tan poco promisorio, nos limitamos a adelantar apenas algunas de las cosas que Francisco no atinará siquiera a insinuar en su eco-encíclica. A saber:

    - que la Tierra no es un fetiche sino el rastro de la obra del Creador. Que todas las criaturas son vestigia Dei y que entre éstas el hombre, por el poder que se le ha concedido sobre toda la Creación material, es imago Dei, llamado a ser su similitudo según el orden de la gracia. Lo que supone que el fin remoto de todo humano operar no queda circunscrito a los lindes terrenos, sino que se proyecta a la gloria ultraterrena. Limitar esta dignidad, o proponer una dignidad fundada en otro principio, supone también un atentado contra la naturaleza -específicamente: contra la naturaleza humana.

    - Porque se debe recordar que el tan blasonado término «naturaleza» entraña un doble significado: el primero, como el «conjunto de todos los seres creados»; el segundo (y hoy más resistido, a expensas de las ulcerosa difusión del existencialismo ateo, el deconstructivismo y demás filfas urdidas a medida de la pequeñez del hombre moderno) supone la «esencia en tanto principio de la actividad». Urge recuperar esta segunda acepción, que pone un coto a la hybris y al desatino contemporáneos. Pues si el hombre atenta contra el equilibrio ecológico -como se lo denuncia en todos los idiomas- es porque finge desconocer que hay unas leyes ínsitas en su misma constitución creatural, y que éstas limitan sus operaciones.

    - Lo que dirige la mirada a un Dios que es no sólo misericordioso, como se acostumbra presentarlo para encubrir arteramente nuestros delitos, sino también legislador, pues a todos los seres les dio leyes inmutables, inseparables de su específica consistencia. Y al hombre, como ser de naturaleza compuesta -carne y espíritu-, aparte de las leyes que regulan sus operaciones necesarias le dio preceptos morales, para regular su libertad según el bien. Esto obliga a recuperar, en el contexto de la preocupación por el respeto a la naturaleza, el concepto hoy perimido de «pecado contra natura», que supone una doble y violenta transgresión: contra las leyes que regulan la sexualidad según su específico fin (válidas para todos los animales sexuados), y contra el Decálogo, expresión escrita de lo que llamamos «ley natural». La por muchos motejada como «agenda gay» de Bergoglio (con inclusión de audiencias privadas y abrazos a transexuales) no deja lugar a muy católicas expectativas a este respecto.

    - Esto también obliga a censurar la inconsecuencia e hipocresía latentes en la solicitud por el ecosistema de parte de aquellos grupos que cultivan parejamente la indiferencia, la admisión o incluso la promoción del crimen del aborto. Un pontífice que hablara según el Espíritu no dejaría de conminar a los movimientos y dirigentes ecologistas a pronunciarse sobre esta cuestión, y a condenar sin cortapisas toda incongruencia que ésta proyecte sobre el orden lógico aun antes que en el de las conductas -que se verán invariablemente afectadas por aquella inicial defección.

    - Por el mismo motivo por el que sabemos que las cosas salieron buenas de las manos del Creador y el pecado del hombre introdujo el desorden en el cosmos, una auténtica mirada católica sobre la naturaleza no puede enturbiarse con mitologías de cuño rousseauniano: nuestro estado es el de naturaleza caída. Por lo demás, la historicidad y la cultura, dimanadas de la condición espiritual del hombre, le son a éste connaturales. Es menester recomendar la enseñanza de aquellos hombres como Chesterton que, firmemente fundados en la ortodoxia católica, propusieron una sensata salida del atolladero de la modernidad a través del distributismo, doctrina informada por principios fundados en la Doctrina Social de la Iglesia. Se debe dar al traste con la distorsión romántica de la naturaleza para trazar el encomio de la ruralidad como soporte y ámbito de la tradición: a trueque del concepto abstracto de «tierra», las concretas tradiciones campesinas con la religión al centro. La gran ciudad moderna es cosa «contra natura» decía Rilke, y Ortega recordaba cómo la urbs imperial romana, en tiempos de su mayor esplendor, miraba asiduamente al campo, donde los propios jefes militares montaban a menudo sus castra y tenían sus quintas no sólo para solaz sino para labranza y ganadería.

    No tenemos la esperanza de que Bergoglio trate ni por asomo alguno de estos ítems. Ni que recuerde cuánto el Redentor supo apoyar su predicación de las realidades espirituales en hechos y cosas tomados de la observación diaria de la naturaleza y las sencillas costumbres aldeanas, lo que es suficiente a ilustrar cuánto sea para nosotros inescindible la relación entablada entre ambos orbes -celeste y terrestre- a instancias de la Encarnación. Urge, pues, una mayor atención a los hechos eminentemente espirituales, que son los que dirigen eficazmente las acciones humanas, para lo que no está demás volver a las anécdotas y relatos rurales que, con carácter de advertencia alegórica, pueden indicar las soluciones que se nos viene escatimando en esta hora trágica para el espíritu.

    Bandurria mora
    Lo hemos visto esta mañana con nuestros ojos, para no ir tan lejos: bandadas de bandurrias que le ponían un volátil manto de ébano al campo recientemente segado. Resulta que la alfalfa, antes de la siega, había atraído gran cantidad de isocas (pequeñas mariposas entre amarillas y anaranjadizas que dejan sus huevos adheridos en los tallos de las plantas. De allí eclosionan los voracísimos gusanos capaces de dar cuenta en tres o cuatro días de todo un alfalfar). Las faenas mecánicas (corte y enfardado) truncaron el avance de la plaga, y las aves fueron suficientemente atentas como para reconocer el desparramo de vermes en toda la extensión del potrero. Así los querríamos a nuestros pastores, capaces de descender del cielo de la oración y de la bien llevada dignidad apostólica al labrantío de la Iglesia, y de extirpar todos los errores que infestan al Cuerpo Místico de Cristo en la persona de los apóstatas latentes, activos siempre para demoler. Un papa capaz de condenar explícitamente la peste de las malas doctrinas y de separar a los herejes, consciente de la alta e impar autoridad que lo asiste. Capaz también de recordar a los poderes públicos la responsabilidad que les compete de favorecer la verdad y combatir el error, al precio de ser severamente juzgados el día de la cólera de Dios, que será a la vez el tiempo de premiar a los piadosos «y de arruinar a los que arruinaron la tierra» (Ap 11, 18) con sus doctrinas perversas. Incluidas las ambientalistas.

    Lo viene señalando hace años el padre Sanahuja: el proyecto, de parte de empinadas personalidades políticas y financieras internacionales, de sustituir el Decálogo por una así llamada "nueva ética planetaria", promotora de la "vida sustentable". Los únicos "pecados" que esta nueva ética tendrá por tales serán los que afecten directamente a la Madre Tierra, aun al precio de que para fiscales del caso haya que convocar a ecologistas del piso quince. Habría que recriminarle entonces a Bergoglio: ¿a quién sirve que adoptemos la jerga y las gárgaras de los ideólogos y sus ideologizadas víctimas? Si por fuerza de las circunstancias hemos de compartir el planeta con los eco-fundamentalistas, al menos no sufraguemos sus dislates. Recordemos la imperiosa lección de san Jerónimo: con los herejes no debemos tener en común ni siquiera las palabras, para que no dé la impresión de que favorecemos sus errores.


    In exspectatione: LO QUE FRANCISCO OMITIRÁ DECIR EN SU ENCÍCLICA

  15. #695
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Última edición por Hyeronimus; 29/01/2015 a las 14:15

  16. #696
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Un poco de cunicultura

    Juan Manuel de Prada

    Algunos lectores coñones me zahieren por haber publicado en ABC un artículo titulado El puñetazo a Gasbarri en defensa del Papa Francisco, justo el día en que comparaba a ciertos católicos de numerosa prole con los conejos. No soy, desde luego, alguien que se distinga por sus adulaciones a Francisco; de hecho, los fariseos profesionales me pusieron a caldo el día en que publiqué un artículo titulado Los nidos de antaño, lamentando unas penosas declaraciones del Papa. Hace ya algún tiempo que quemé todas mis naves: no aspiro a ninguna prebenda, mamandurria o distinción, de modo que me expreso con la libertad de un hijo de Dios, que es la libertad del que busca la verdad, se despoja de las anteojeras de los respetos humanos y renuncia a falsas glorias mundanas. Creo que quienes me leen (independientemente de que estén o no de acuerdo con lo que escribo) saben que no tengo otro señor sino mis convicciones, que por no ser las que halagan al mundo me valen muchos coscorrones y magulladuras.

    En mi artículo El puñetazo a Gasbarri, donde en efecto defendía al Papa, decía también que Francisco «ha contado mayormente con el aplauso del mundo, que es la compañía más perniciosa para el cristiano»; y que este aplauso del mundo Francisco lo ha logrado «con un lenguaje campechano un poco chanta (que diría un argentino) y un involuntario embarullamiento en cuestiones doctrinales sensibles, que ha sido aprovechado con regocijo por los demoledores de la Iglesia». Creo que la referencia a los 'conejos' forma parte de ese lenguaje campechano y de ese embarullamiento.Cada vez que he escuchado unas declaraciones penosas (o simplemente bienquedas) de Francisco me he consolado pensando en aquel pasaje evangélico en que Cristo tiene que increpar a un Pedro inspirado con pensamientos mundanos que lo invita a rehuir su Pasión. Como afirmaba Castellani, «Pedro representa a Cristo y está en lugar de Cristo; y cuando reconoce, confiesa, profesa y proclama a Cristo, habla con la voz de Dios; pero el mismo Pedro como persona privada, hablando con sus fuerzas naturales y con su entendimiento humano, puede decir y hacer cosas indignas, escandalosas e incluso satánicas». Quien niegue esto es un papólatra descerebrado; o, como jocosamente añade Castellani, alguien que confunde el amor al Papa con el fetichismo africano. Porque amar a alguien no consiste en asentir bobaliconamente a sus sandeces, o tratar de justificarlas de modos babosos que injurien la inteligencia. Pienso que Francisco, sobre todo cuando se sube a un avión o tiene un teléfono a mano, propende a la facundia; y a veces su facundia puede incluir alguna sandez que cualquier católico no afectado por el síndrome del fetichismo africano puede señalar con naturalidad.


    Observaba Gustave Thibon que, cuando las instituciones son fuertes e inamovibles, están por encima de las personas que las encarnan coyunturalmente. Dante, por ejemplo, incluyó en el elenco de condenados al che fece per viltade il gran rifiuto, refiriéndose a Celestino V (que renunció a la tiara pontificia), sin que por ello se menoscabara el prestigio del papado. Hoy, a diferencia de lo que ocurría en tiempos de Dante, cuando las instituciones se han debilitado y casi nadie las defiende, surge como una putrescencia el fervorín idolátrico, la exaltación grosera y grotesca de las personas que coyunturalmente las encarnan. Pero tales excesos papólatras -tan vacuos- ocurren mientras la Iglesia católica es arrastrada por el fango un día sí y otro también, a veces como consecuencia de sus pecados, pero casi siempre por odium fidei.


    Benedicto XV dedicó a Dante una encíclica (¡ay, aquellos tiempos en que los papas dedicaban sus encíclicas a asuntos imperecederos!), In praeclara summorum, en la que reconoce que «arremetió con terrible acrimonia contra los Sumos Pontífices de su tiempo»; mas no por ello deja de declararlo el más grande poeta católico de todos los tiempos.
    Y Pablo VI, en su motu proprio Altissimi cantus, dedicado también a Dante, repetía la misma idea, reconociendo al divino autor de la Commedia como el más elevado fruto del genio católico, sin que sus «reprensiones acerbas» a los Papas manchen tal consideración, pues actuaba de «juez y censor» de «vicios lamentables». Yo creo que intentar halagar al mundo hablando de 'conejos' para referirse a quienes heroicamente crían a sus hijos en un mundo que los mira como si fuesen friquis es algo lamentable. Desde luego, mi pobre pluma vale infinitamente menos que la de Dante; pero la de los fetichistas africanos que alaban o justifican toda palabra inepta salida de la boca papal vale infinitamente menos que la mía.



    Un poco de cunicultura

  17. #697
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    ÉSTA ES LA IGLESIA DE FRANCISCO

    ¿Quién podría reconocer hoy a la Iglesia en las palabras de aquella constitución dogmática del Concilio Vaticano I, que dicen ser ella «como una bandera levantada para las naciones, [que] no sólo invita a sí a los que todavía no han creído sino que da a sus hijos la certeza de que la fe que profesan se apoya en fundamento firmísimo» (Dz 1794), cuando la misma Jerarquía insta a los infieles a mantenerse en sus falsas creencias y a sus hijos les ofrece una enseñanza mudable y tornadiza, ajena al Magisterio perenne?Extemporáneas se dirían aquellas palabras (o alusivas a otra Iglesia, portadora de sus cuatro notas hoy irreconocibles) que afirman que a ella sola «pertenecen todas aquellas cosas, tantas y tan maravillosas, que han sido divinamente dispuestas para la evidente credibilidad de la fe cristiana. Es más, la Iglesia por sí misma, es decir, por su admirable propagación, eximia santidad e inexhausta fecundidad en toda suerte de bienes, por su unidad católica y su invicta estabilidad, es un grande y perpetuo motivo de credibilidad y testimonio irrefragable de su divina legación». Ciento cuarenta años atrás los padres conciliares hablaban decididamente otro idioma: el de la fe.

    Los astros se horrorizaron esa vez
    Apenas como una muestra del efecto que la apostasía provoca en las costumbres, ahí está la denuncia del fiscal del tribunal del Vaticano, Gian Piero Milano, acerca de que las blasonadas transparencia y reforma francisquistas han dejado el ominoso saldo de un aumento de las prácticas delictivas muros adentro del pequeño Estado. Con menos de 800 habitantes entre cardenales, nuncios, sacerdotes y guardias suizos, en 2014 se abrieron dos investigaciones por tenencia de material pornográfico de menores, a la vez que se advierte un aumento de la criminalidad financiera y del tráfico de drogas (hemos tratado aquí el caso, pronto silenciado por los medios, de la carga de cocaína en el auto del secretario del cardenal Mejía). Lodazal, que no fons signatus. El estatuto monárquico de la Iglesia trocado en una caquistocracia de hecho, y ésta comandada por un bufón cuya elección se deduce fraudulenta, a juzgar por el vejamen en que se incurrió contra la Universi Dominici Gregis, la constitución apostólica que regula los términos del cónclave.

    Entre los dos polos del cinismo y la hipocresía: así naufraga la nueva Iglesia. Cinismo como el del cardenal de peluca y prefecto de los Institutos de Vida Consagrada, João Braz de Aviz, que dedica a los frailes de la devastada orden de los Franciscanos de la Inmaculada sendos documentos en los que los alienta -perífrasis fatigada por diezmilésima vez- a reconocer los "signos de los tiempos", de los negros tiempos que corren. A rendirse, en una palabra, tomando sobre un total de 84 notas (al menos en el segundo de los documentos en cuestión, que el primero arroja similares cifras), 73 del magisterio volátil de Francisco, entre la Evangelii gaudium, fragmentos de homilías, la explosiva entrevista con Antonio Spadaro, etc. De las restantes notas, dos son de Benedicto XVI, dos de Juan Pablo II, dos de la Congregación que dirige el mismísimo peluquín y otras dos de san Ambrosio, sin la más mínima alusión a algún texto magisterial anterior al Vaticano II. Es seguramente una manera de actualizar aquella insistente enseñanza de Francisco acerca del «salir la Iglesia de sí misma», en la más cruda acepción de "tirar por la borda" la propia identidad. Ya lo supo san Gregorio Magno: «de dos maneras podemos salir de nosotros mismos. La primera es cuando nos zambullimos en pensamientos rastreros. La otra cuando nos sublimamos por la gracia de la contemplación. Así el que apacentaba puercos se rebajó a la divagación del espíritu y a la impureza, mientras que el otro [Pedro, cfr Act 12, 7ss.], a quien el ángel rompió las cadenas que lo amarraban -llevado y arrebatado por el espíritu-, fue levantado sobre sí». La equivocidad de la enseñanza post-conciliar, ya con cincuenta años de experiencia, se vuelve diáfana por la evidencia de sus definitivos efectos: «salir de sí mismo» significa para éstos revolcarse en el cieno, teniendo a los cerdos por confidentes de su desgracia.

    Hipocresía, decíamos, porque últimamente no le han faltado ocasiones a Francisco para llamar en auxilio de sus entuertos a los santos de otras edades, haciéndolos garantes de los mismos. Hace poco más de un mes manoteó el santo recuerdo del papa Pío XII para avalar su proverbial laxismo en relación con las disposiciones para comulgar (esta vez en lo relativo al ayuno). Ahora se sirve convocar a una jornada de oración mundial por la paz para el día que se cumplan los 500 años del natalicio de santa Teresa de Jesús. «Se va a comunicar a todas las conferencias episcopales para que a lo largo de ese día, después de que el Papa haya comenzado la oración, todo el mundo, incluidos miembros de otras religiones, puedan unirse a ella durante una hora de silencio, al estilo teresiano», informaron con lacónica desvergüenza los divulgadores. Sinceramente, preferimos que Bergoglio omita toda mención a los santos de la Iglesia y continúe ensalzando en cambio a sus Romero, sus Angelelli, sus Arrupe, ya que lo suyo es como de un anti-Midas: lo que toca lo vuelve barro.

    La paz con el dragón, el último sapo
    que nos quiere hacer tragar Francisco
    Pero no hay razón ¡ay! para creer esto posible. El universalismo católico, tal como lo concibe el Neopapa, supone -después de la razonable purga de los refractarios- sentar en una misma mesa a los opuestos. Ya lo sugiere la tenebrosa alegoría del dragón bueno, con un mediador entre éste y los hombres llamado Pedro, según el cuento ilustrado que se distribuye a instancias del proyecto Scholas Occurrentes, creado por Bergoglio y financiado por entidades de dudosa catadura moral. Un cielo que se confunde con la tierra, la aspiración celestial trocada en roznidos. Astronomía -llamémosla así para el vulgo, para las muchedumbres descristianizadas- que no es sino gastronomía.









    In exspectatione: ÉSTA ES LA IGLESIA DE FRANCISCO

  18. #698
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    El Dragón “fecundo” de Francisco – Beatriz Reyes Oribe

    EL BOSQUE DEL DRAGÓN





    LA PAZ. Nº 15 DE LA SERIE DE CLARÍN, CON FRANCISCO A MI LADO.


    Cuento: "El bosque de la Paz"


    Ayer recibimos este fascículo de unos visitantes amigos de Buenos Aires sorprendidos por lo pedestre de su lenguaje y presentación. Como ellos tienen hijos grandes, ya no están en estos temas, de manera que nos legaron el cuadernillo publicado por Clarín y Scholas Occurrentes – para quienes no lo saben: las escuelas internacionales promovidas por el actual pontífice.


    El panfleto (que forma parte de un proyecto de educación en valores) gira alrededor del cuento “El bosque de la paz” de Juan Salvo. Lo he googleado y me he encontrado con que el protagonista del Eternauta lleva dicho nombre, y es el único dato sobre el autor. ¿Será un pseudónimo? Quizás alguien pueda colaborar con algún otro dato sobre el autor.


    Pero vamos a lo que quería comentar. El cuento es previsiblemente aburrido como muchos de su estilo con brujas buenas y piratas honrados: recurre al mismo lenguaje vulgar que, se supone, gustará a los niños; hace desaparecer el verdadero conflicto que suele tener el héroe con el villano o con algún ser malvado, para que todo se resuelva en un falso final feliz: en realidad todos eran buenos, hasta los malos; elimina prolijamente todos los motivos tradicionales de los cuentos o invierte su significado. No tiene nada de aquello que atrajo a generaciones a escuchar y a leer cuentos de hadas. No hay un San Jorge, ni una doncella. Tampoco posee reminiscencias del milagro de San Francisco, el que amansó a un lobo.


    Se trata de unos aldeanos asustados por un temible dragón, que clava sus garras en la tierra y echa fuego. La aldea busca apoyarse sucesivamente en tres personajes: un guerrero y un armero, quienes abandonan su puesto; finalmente, acuden a un filósofo –curiosamente llamado Pedro-, quien descubre que el dragón era bueno, mientras que sus obras, en apariencia dañinas y peligrosas, eran en realidad fecundas. Cuando Pedro descubre que el Dragón habla y aprende sobre sus gustos, costumbres y funciones, vuelve a la aldea para convencerla de que el dragón es bueno y de que, juntos, pueden vivir en paz.


    Lo primero que salta a la vista es la chatura: ninguna visión sobrenatural del asunto, ni menos, la más mínima referencia a Dios.


    Además, no está claro por qué los aldeanos pueden confundirse tanto sobre las actividades del dragón. Todo lo que ellos ven y les parece malo, resulta bueno al final del cuento, a partir de la mera explicación del temible animal. No hay ninguna realidad objetiva que los atemorizados aldeanos puedan reconocer como buena obra del dragón. Está el bosque con sus frutos, pero es la antigua fiera la que reconduce su actividad temible a la fecundidad del bosque. ¿La fecundidad de la tierra es obra del Dragón?


    Ahora bien, la cuestión central es que, dentro de la cultura occidental, cristiana y bíblica, el dragón es una figura del demonio o de un mal sobrehumano. Que en algunas partes del Oriente los dragones sean figuras benévolas no aporta nada a un cuento occidental. Entonces, no puede dejar de sorprender que Pedro sea el que hable con el Dragón para descubrir que es bueno en el fondo.


    Uno podría pensar que en el cuento se rescata el valor del diálogo o de la racionalidad frente a las respuestas violentas; sin embargo, hay una desigualdad entre los antagonistas: de un lado, los hombres; del otro, el Dragón. "Hablando, se entiende la gente"… con las otras gentes; no con los dragones. Esto se ve reforzado por la necesidad de recurrir a un mediador. Mediador entre el Dragón y los hombres…


    También es posible imaginar a Pedro como un nuevo Sócrates que fue a la caverna para visitar al Dragón y ser ilustrado por él mismo. Acá el filósofo vuelve a la aldea y nadie lo mata, todos lo obedecen y le creen, del mismo modo que él le creyó al Dragón. Hasta se pueden detectar rasgos iluministas: el pueblo irracional teme a lo desconocido porque vive en medio de sus costumbres tradicionales. El filósofo, más parecido a Kant que a Platón, lo saca de su “culpable ignorancia”. Pero, en definitiva, todo se resume en deponer las armas frente al archiconocido enemigo, el Dragón.


    Confiamos en que de tan aburrido no haga daño.


    Beatriz Reyes Oribe




    Visto en: Homeschooling católico en Argentina Educación católica en el hogar


    Nota de NCSJB: El encabezado de la página corresponde a nosotros, y cabe aclarar que el autor del “cuentito infantil” no es Bergoglio, pero fue publicado en el proyecto por él promovido y por lo tanto de su responsabilidad.


    Nacionalismo Católico San Juan Bautista: El Dragón “fecundo” de Francisco – Beatriz Reyes Oribe

  19. #699
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    El gran silencio

    Es muy llamativo. ¿Cómo es posible que el Santo Padre siempre tuvo algo que decir cuando de política argentina se trataba y justamente ahora que el país está atravesando su peor crisis política en treinta años, con asesinato incluido, permanezca en el más absoluto silencio? Fuera que se presentara en el Congreso un nuevo proyecto de ley o que se vislumbrara una división en el interior del algún sindicato, la palabra iluminadora siempre veía de Roma. Y ahora, si siquiera la parlanchina Elizabetta Piqué abre la boca. Solamente ayer, periodista del diario Clarín se animó a decir que el papa Francisco había optado por la prudencia y nos invitaba a todos a aprender a leer sus silencios.



    Ajá. ¡A papá mono con bananas verdes! Todos olíamos algo raro, y sucio, detrás. Y un amable informante de este blog me acercó lo que parece la explicación plausible del silencio pontificio. Para evitar probables misericordiasiones, evitaremos dar a conocer el nombre de la fuente. Baste decir que se trata de un importe funcionario de una de las curias más influyentes del conurbano bonaerense.


    Finalmente está saliendo a la luz una cosa que yo ya sabía desde hace mucho tiempo y que entiendo es la razón profunda (pero no expresada, obviamente) de la estrategia de seducción que el Bergoglio electo ha desarrollado con Cristina Kirchner. Me explico: el sabía que lo escuchaban [se refiere a escuchas telefónicas ilegales] desde hace años. Y como desde siempre ha tenido una línea directa cuyo número lo daba a los que él quería (yo mismo lo he tenido y usado: teléfono y fax), resultó que por mucho tiempo (ahí sí sin que él lo supiera, a los inicios) los Kirchner grabaron un sinfín de sus tejemanejes de poder. Sin duda que muchas cosas hoy resultan comprometedoras, sobre todo en cómo resolvía cuestiones de moralidad. Y todos sus vericuetos conspirativos. En esos años yo trabajaba en una curia vecina a la de Buenos Aires y también nuestros teléfonos estaban intervenidos por la inteligencia estatal. Como sólo tratábamos cuestiones eclesiales, muy seguido, ante ruidos extraños, mandaba saludos a los muchachos de la SIDE. Yo nunca tuve miedo de que se supiesen cosas que eran pastorales, no tenía nada que ocultar. Bergoglio sí. Y fue amenazado de que se divulgarían sus trapitos sucios. De allí ese hielo en las relaciones entre él y los Kirchner por años.


    Pero el 13 de marzo 2013 las cosas cambiaron. Ambos, Bergoglio y Cristina Kirchner, tuvieron unos días para definir estrategias. El gobierno atacó con bueyes idos con su participación en el secuestro de dos curas durante el gobierno militar. Luego, vista la seductora acogida que Bergoglio le dio en el Vaticano, vino la orden del silencio total sobre ese asunto. Pero los otros secretos del pasado ahí estaban, como una espada de Damocles. ¿Qué decidió hacer entonces Francisco? Se hizo kirchnerista y llenó a la presidente de progresivas atenciones. Por miedo. Por miedo a la divulgación de sus secretos.



    Ahora que se ha desatado una guerra de espías y un fiscal ha sido asesinado, y ni siquiera la propia Cristina sabe cómo detener las denuncias contra ella misma, ¿no es llamativo el silencio de Bergoglio por los acontecimientos más resonantes de las últimas décadas? Hasta hace unos días él opinaba y mandaba cartas y hacía llamadas hasta de las cosas más nimias. Muchas cosas pueden salir a la luz...


    En definitiva, si Bergoglio habla sobre el caso Nisman, diga lo que diga, siempre le pegará al gobierno de algún modo. El escándalo es demasiado grande para intentar siquiera una mínima defensa de los impresentables kirchneristas. Pero el papa también sabe que, si se pone contra el gobierno, aunque más no sea de resfilón, comenzarán a filtrarse las escuchas que tienen de sus conversaciones telefónicas durante años. Y ese podría ser un escándalo que bien podría terminar con su pontificado.

    The Wanderer

  20. #700
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Habemus Papam - Francisco I

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Montealegre dio el Víctor.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Francisco Elías de Tejada
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/02/2018, 21:55
  2. Inquisición arquitectónica habemus (habremus???)
    Por Hyeronimus en el foro Cultura general
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 27/03/2012, 03:58
  3. Testamento Francisco Franco.
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 14/05/2009, 01:59
  4. Francisco Hernández
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/11/2007, 02:45
  5. ¡¡Ilustrísimo forero habemus!!
    Por Juan del Águila en el foro Tertúlia
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 24/07/2006, 11:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •