Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 4 de 4 PrimerPrimer 1234
Resultados 61 al 68 de 68

Tema: La Cruzada de 1936 a debate

  1. #61
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Cita Iniciado por Reke_Ride Ver mensaje
    Lo que al tal "Guy" se le olvida de un modo descarado, lo cual solo ha servido para desenmascarar a este cripto-comunista, era el proyecto frentepopulista de "democracia de nuevo tipo", es decir, democracia popular (aquélla que describía a los satélites en órbita soviética). Federica Montseny (ministra anarquista) confesó que los soviéticos les aconsejaron durante la guerra, ya que ésta les había truncado los planes para hacerlo en la "paz", el establecimiento de una democracia controlada (o séase, una dictadura marxista) y que se alcanzó con el siniestro Negrín (uno de los artífices del expolio del oro español).

    Largo Caballero (PSOE) a Stalin: "Cualquiera que sea la suerte que el porvenir preserva a la institución parlamentaria, ésta no goza entre nosotros, ni aun entre los republicanos, de defensores entusiastas". De la República Burguesa del 14 de abril, todo estaba estudiado para llegar a la República democrática de nuevo tipo (Vamos, lo que era la antigua DDR o la actual Corea del Norte).

    ...y ahora nos sale éste a hablar de los terratenientes (que por otro lado, serían los herederos de los burgueses liberales del XIX, si, aquéllos que expropiaron las tierras a las Iglesias durante la desamortización de Mendizábal). Nos ha jodío.
    Pido perdón, por las modificaciones en mis mensajes. Había escrito dos mensajes para contradecir lo que había escrito el tal Guy Fawkes, pero al ver que ya no estaba aquí, he decidido quitarlos porque me había parecido que no estaba bien, por mi parte, seguir atacando las ideas de alguien que ya no estaba entre nosotros.

    Al final la pólvora del sr. Guy Fawkes parece que le ha explotado entre sus propias manos...

  2. #62
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,125
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Texto 5 La Constitucin de 1876

    En el enlace se puede obtener una panorámica de la situación de la Iglesia Católica y de los católicos, mientras estuvo vigente la Constitución de Cánovas. Pero, además, también hay un enlace directo al texto completo de sus 89 artículos. En ninguno de ellos hay referencia alguna a un posible cambio de régimen. El advenimiento de la II República se debió a dos causas directas fundamentales: la dejación en las obligaciones del Trono por parte del monarca y, dos, literalmente por un golpe de mano civil. El asunto ya lo iremos desgranando poco a poco, pero con todo detalle, pues surgió ilegalmente, fue ilegítima e inmoral y acabó como sólo podía acabar un régimen de odio masónico (no lo olvidemos), separatista, marxista y liberal. Marxista contra Dios; liberal masónica e internacionlista antiespañola.

    Es, pues, evidente que la Segunda República fue un régimen ilegal golpista.
    Última edición por Valmadian; 13/04/2012 a las 20:41
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #63
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Tema limpiado. A ver si colaboráis en dejarlo limpio.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  4. #64
    jasarhez está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    17 mar, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    3,123
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Revista ARBIL, nº 74. 1936-1939. La Tercera República Española o la República revolucionaria: el ensayo de democracia popular en España


    Revista Arbil nº 74
    1936-1939. La Tercera República Española o la República revolucionaria: el ensayo de democracia popular en España
    por Francisco Torres García
    En la zona frentepopulista, durante la guerra civil, se dio un auténtico proceso revolucionario cuyo objetivo último era la implantación de lo que se anunciaba como una "democracia de nuevo tipo", antecedente de lo que serían los regímenes comunistas tras el telón de acero. Las últimas revisiones historiográficas están dando un giro importante a las tesis al uso, hasta tal punto de que se comienza a admitir la necesidad de definir la incorrectamente denominada zona republicana como la República Revolucionaria


    Algo más de seis décadas nos separan del final de la guerra civil española. Los últimos supervivientes se encuentran ante el doloroso trance de dejar de ser un testimonio vivo de la historia. Sin embargo, el debate sobre aquel acontecimiento y su prolegómeno que fue la II República, que a veces parece querer hacer pervivir un inútil e innecesario guerracivilismo impulsado por los intereses de la propaganda política y los deseos de saldar cuentas con la derrota por parte de la izquierda española, continua siendo objeto de permanente actualidad.

    El mito de la II República levantado por la izquierda en los mismos tiempos de la contienda, el mito que ha presentado la guerra como producto de una rebelión militar en defensa de intereses de clase, y a la contienda como el enfrentamiento entre la democracia y el fascismo, comienza lentamente a desvanecerse ante el empuje de una profunda revisión historiográfica que, poco a poco, va abriéndose paso entre la censura mediática con la que se la intenta silenciar y el mantenimiento de los mitos por parte de la historiografía de izquierdas, que aún trata de salvar el mito haciendo concesiones ante la difusión de las nuevas investigaciones, y de un sector de lo que se podría denominar historiografía liberal-conservadora, cuyo ejemplo más característico podría ser el del profesor Javier Tusell.


    Estas nuevas aportaciones, que están desmontando el mito de la República, vienen, es cierto modo, a suscribir, como un eco lejano, parte de las razones e interpretaciones de los vencedores de la guerra. Naturalmente nos encontramos con otro lenguaje, muy alejado del lógico e inevitable maniqueísmo de aquellos tiempos. Por otro lado, muchas de las intuiciones de entonces ahora se presentan avaladas por una ingente documentación.
    Hoy resulta difícilmente sostenible, salvo en la propaganda mediática, la imagen de una República que perece por la acción de un golpe fascista y antidemocrático. La II República resultó, finalmente, inviable por su incapacidad de consolidarse como régimen democrático. La historia de la II República es la de un proceso de exclusión, ya que en ella acabarán perdiendo el derecho y la posibilidad de gobernar las derechas y de ella fueron excluidos los católicos. La II República pereció, no por el asalto y acoso de las fuerzas antirrepublicanas y autoritarias de la derecha, sino porque en su seno se desató un lento proceso revolucionario en dos vertientes, marxista y anarquista, pues la mayor parte de la izquierda española consideró siempre la república burguesa como un período de transición y no como un fin. La II República tampoco logró, y es un factor esencial, el necesario consenso político, principalmente por la consideración patrimonial que los republicanos, encabezados por Manuel Azaña, tuvieron de ella, lo que les llevó al jacobinismo y al peligroso ejercicio de la exclusión.


    El proceso revolucionario, que fue adquiriendo intensidad durante la II República, estalló de forma violenta a partir de febrero de 1936 y se hizo realidad como revolución en julio de 1936. Resulta insostenible mantener la pervivencia histórica de lo que fue la II República después de julio del treinta y seis, por lo que es preciso asumir una nueva definición. Es imposible sostener, por muy laxa y abierta que sea la interpretación, que la zona frentepopulista fuera la continuación de la república burguesa y del proyecto político de los republicanos, y por tanto de los restos de un sistema democrático occidental.


    La revolución que se desata en la zona frentepopulista no es realmente consecuencia y respuesta de la rebelión cívico-militar, sino la lógica desembocadura del proyecto final del Partido Comunista, de las diversas facciones anarquistas y del ala mayoritaria del Partido Socialista Obrero Español que tuvo por líder a Francisco Largo Caballero. De ahí que Payne haya tenido que acabar admitiendo que la "rebelión militar fue un ataque preventivo", con todo lo que ello significa.


    Esta realidad subrayada es la que nos obliga a admitir como válida la propuesta de definir el período histórico que sea abre en la zona frentepopulista, a partir de julio de 1936, como la Tercera República Española o la República Revolucionaria.


    La evolución de esa República revolucionaria estuvo marcada, y ahora lo confirman los documentos de la URSS y los primeros estudios sobre los mismos, por la presencia del Partido Comunista, que aspiraba a asumir la hegemonización política, y por la bolchevización, querida y promocionada, del PSOE, así como por las orientaciones de la Komintern y por las decisiones finales del propio Stalin. La progresiva sovietización, con purgas incluidas, de la zona frentepopulista es otro hecho incuestionable, al igual que el objetivo de la misma continuamente anunciado: crear una democracia de nuevo tipo. Un sistema que siguiera la esta de lo aplicado en Mongolia en 1924.


    Esta realidad, asumida en la historiografía nacional, presente en los trabajos de Ricardo de la Cierva, fue celosamente camuflada por la dictadura cultural e historiográfica ejercida por la izquierda desde el final de la II Guerra Mundial. Fuera de España, algunos estudios clásicos como los de David T. Catell o Burnett Bolloten (The great camouflage. The Communist Conspiracy in the Spanish Civil War), ya denunciaron esta realidad. Sin embargo, hemos tenido que aguardar hasta prácticamente hoy para que las primeras investigaciones sobre fuentes soviéticas confirmen no sólo esta realidad, sino la gigantesca campaña propagandística que la ocultó. Especialmente clarificadores han sido, en este terreno, los trabajos de Ronald Ardoz, Mary Habeck y Gregory Sevostianex (Spain betrayed), o el de Antonio Elorza y Marta Bizarrondo ("Queridos camaradas. La internacional comunista y España, 1919-1939); a los que se suman los trabajos de Pío Moa, las reactualizaciones de Ricardo de la Cierva o las investigaciones sobre la represión republicana de César Vidal y Casas de la Vega, que comienzan a colocar las cifras en su sitio. En esta línea también es necesario significar la puesta al día sobre el estado de la cuestión realizada recientemente por Stanley G. Payne (Unión soviética, comunismo y revolución en España, 1931-1939).


    Las conclusiones son inapelables y no hacen sino suscribir lo que los mismos comunistas sostuvieron en otros tiempos: en España los consejeros rusos trabajaron por la sovietización del país, y el PCE, junto con la mayor parte del socialismo, buscaron crear una "democracia de nuevo tipo" siguiendo los planteamientos del VII Congreso de la Komintern (1935), que podría considerarse el primer ensayo de las Repúblicas Populares creadas por Stalin en el Este de Europa hasta la II Guerra Mundial.


    Los testimonios aportados, en este sentido, son irrebatibles. Para La Pasionaria el objetivo era una "república parlamentaria y democrática pero de nuevo tipo"; para Dimitrov, secretario de la Komintern, "España fue el primer ejemplo de una democracia popular" (1947); el dirigente comunista Julián Gorkin, llegó a escribir un libro titulado "España, primer ensayo de democracia popular"; y, en 1984, Santiago Carrillo afirmaba: "es claro que si la República hubiera vencido habríamos sido el primer ejemplo de una democracia popular".


    Queda pues precisar los orígenes de ese proyecto revolucionario que sacudió e impidió, junto con otros factores, el normal desarrollo de la República. Después de las investigaciones de Pío Moa y de la publicación del programa revolucionario socialista para la revolución de octubre de 1934 pocas dudas quedan sobre la posición mayoritaria del socialismo, porque ese programa contenía propuestas que abrían la implantación del socialismo real en España: declaración de todas las tierras como propiedad del Estado, control industrial por parte de los trabajadores, disolución del Ejército. A lo largo de 1935 el sector caballerista del PSOE pedía abiertamente la bolchevización del PSOE. Y en 1936, con un socialismo controlado por Largo Caballero, se defendía abiertamente el fin de la república burguesa para dar paso a la república socialista: "llamarse socialista no significa nada, hay que ser marxista, hay que ser revolucionario… la conquista del poder no puede hacerse por la democracia burguesa, la clase trabajadora tiene que apoderarse del poder político… queremos establecer la dictadura del proletariado, no para reformar, si no para transformar el régimen actual" (Largo Caballero, 24-I-1936).


    El Partido Comunista, fiel súbdito de Moscú, ya que entonces los partidos comunistas nacionales eran secciones del PCUS, jugó un papel secundario hasta después de las elecciones de 1936, pero no es menos cierto que el en torno de Largo Caballero experimentó la tendencia bolchevique que después se manifestaría durante la guerra (Negrín, Álvarez del Vayo, Araquistain, Edmundo Domínguez, Amaro del Rosal, Felipe Pretil, Margarita Nelken, Francisco Montiel, Santiago Carrillo) y que contribuiría al intento comunista de hacerse con el poder en la república revolucionaria entre 1937 y 1938. Desde el VII Congreso de la Komintern y el lanzamiento de la táctica del Frente Único que cristalizaría en el Frente Popular se tenía la concepción del mismo como un elemento clave para el avance hacia la revolución. Cierto es que la posición en España del Frente Popular fue dual: hubo una idea del FP promocionada por los republicanos, impulsada por Azaña, que creía posible restaurar la conjunción que había protagonizado el primer bienio de la República; hubo otro FP promocionado por el PCE y el mayoritario sector caballerista del socialismo que lo veía como el inicio del proceso revolucionario, este sector sería el que al final acabaría imponiéndose mientras se mantenía la ficción del otro Frente Popular, en la primavera trágica de 1936. Ese será el Frente Popular que se haga con el poder real a partir de julio de 1936, haciéndose efectivo con el gobierno Largo Caballero, que será el primer peldaño hacia el intento de dominación comunista en España que, como primera fase, como anotaba Dimitrov dará como resultado la aparición "de un tipo específico de república con una auténtica democracia popular".

    Francisco Torres García
    Pious dio el Víctor.

  5. #65
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,125
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Autoeditado:XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

    A continuación el texto entero de la Constitución de 1876.

    http://www.congreso.es/constitucion/.../cons_1876.pdf

    Léase en particular el artículo 63.
    Última edición por Valmadian; 15/04/2012 a las 01:57
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #66
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Tema limpiado otra vez, a ver si esta vez SÍ colaboráis a mantenerlo limpio.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  7. #67
    Avatar de muñoz
    muñoz está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    12 oct, 08
    Mensajes
    741
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Cita Iniciado por VICTORIA Ver mensaje
    Vd. posee la información correcta pero no la interpreta bien.
    En 1931 Alfonso XIII abdicó dejando el trono vacío y sin sucesor. Por tanto, la II República no fue impuesta por nadie, sino que fue la única salida al vacío creado por la dimisión voluntaria del monarca. Monárquicos y republicanos declararon La República porque sin Rey, como Vd podrá entender, no había otra salida que la República.
    La abdicación de Alfonso, llamado XIII, se dió el 15 de enero de 1941. Y en 1931 no abdicó, renuncio a sus derechos. Y de dimisión voluntaria, poco. Le hubiese gustado seguir. Es más, el mismo esperaba un golpe militar en las primeras horas de su destronamiento que le repondría en el trono. En el libro "La pequeña historia" de Melchor Almagro San Martín, página 265, dice Alfonso en la madrugada del 14 de abril: No pienso irme ¿qué se han creído?.

    El comité revolucionario se instaló en el Ministerio de Gobernación ¿eso no es un golpe de Estado? Sin aguardar, encima, al transpaso de poderes que el mismo Alfonso estaba dispuesto a dar. En el mismo libro, en la página 280 y 281: Telefonean que el Comité Revolucionario exige, sin más demora, la entrega total del poder y la ausencia del rey.

    Por no hablar de la sublevación de Galán y Hernández, el pacto de San Sebastián o la campaña antimonarquica de los intelectuales.

  8. #68
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Re: La Cruzada de 1936 a debate

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Valmadian Ver mensaje
    Qué razón tiene el bueno de Don José Luis, (Historia de la España Contemporánea Ediciones RIALP) y, peculiarmente, con él también aprendí Astronomía ya que es el mejor divulgador amateur de la misma en España. Ya está jubilado de su cátedra de Historia en la Universidad de Sevilla, pero sigue asesorando a mucha gente.
    Además, ese "trozo" de nuestra Historia, es el mas complicado de entender (por la gran cantidad de "agentes" tanto internos como externos que entran en juego); y qué mejor que estos grandes autores para entenderlo. Pero te digo una cosa...para mi sigue siendo el periodo mas "chungo" y oscuro de nuestra historia.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






Página 4 de 4 PrimerPrimer 1234

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. ¿“Espíritu de Cruzada” en la Reconquista? Controversias
    Por ALACRAN en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 21/11/2010, 20:22
  2. Tercio Irlandés : La XV Bandera en la Cruzada
    Por Ordóñez en el foro Europa
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 30/05/2009, 19:12
  3. Carlismo e Cruzada
    Por Hyeronimus en el foro Italiano
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/02/2009, 18:13
  4. Cruzada Cordimariana
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 18/01/2006, 11:46

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •